Archivo del sitio

Costa Rica la salomónica

 

 

Por Bryan Acuña (Internacionalista)

En los últimos días hemos leído comentarios y visto columnas acerca de la posición que Costa Rica debe adoptar de cara a un intento palestino de pedir ser reconocido como un Estado en la próxima Asamblea General de Naciones Unidas. Se ha tenido la posibilidad de leer comentarios de personajes públicos de peso político importante como el Ex Presidente Oscar Arias Sánchez y su Ex Canciller Bruno Stagno, quienes argumentan que Costa Rica no puede abstenerse ni votar contrario a una imposición política de un Estado que no cumple ni con los mínimos requerimientos que exige el Derecho Internacional para ser considerado un Estado.

 

No cuentan con un gobierno estable, sino con dos sub gobiernos liderando posiciones en la zona geográfica en que se desarrollan, la Autoridad Nacional Palestina en Cisjordania y el grupo islamista Hamas en la Franja de Gaza. Y a pesar de los esfuerzos por unificar ambos liderazgos, la realidad es que no hay consenso interno respecto a la decisión de auto proclamarse Estado, ya que la vía política no es para Hamas la adecuada. Tampoco poseen los palestinos un territorio con fronteras definidas, ni siquiera las denominadas líneas del armisticio son consideradas las fronteras del eventual Estado Palestino, porque deben cumplirse condiciones de seguridad indicadas en la resolución 242 de 1967 en Naciones Unidas, las cuales en la actualidad no son reales.

 

Menos podría considerarse que los miembros palestinos están de acuerdo en la sana convivencia con sus vecinos y procurar mantener la paz y la armonía, esto porque la decisión de unilateralidad busca obligar a Israel a retroceder forzadamente en territorios, y cumplir con los deseos de los líderes de Palestina de crear un Estado Palestino “Jüdenrein” es decir, limpio de judíos, e insistir en los artículos constitutivos de Hamas que llaman a destruir a Israel e implantar un Estado desde el Río Jordan hasta el Mar Mediterráneo.

 

A pesar de todo lo negativo anteriormente, la razón debemos darle al expresidente Arias, a don Bruno Stagno y a todos los que piensan como ellos, Costa Rica no puede votar negativamente, no es correcto en realidad, pero las condiciones actuales deberían inteligentemente permitirnos exponer la posibilidad de plantear una abstención, no es una salida cobarde, sino salomónica, reconocer el derecho legítimo que tienen los palestinos de tener su Estado, basado en los principios de autodeterminación de los pueblos y de la solución de dos Estados para dos pueblos, pero a la vez reconocer que el mismo debe surgir mediante las negociaciones con Israel, y no con imposiciones montoneras que puedan relanzar una cadena de hechos violentos injustos para los intereses de ambos pueblos.

 

La abstención tampoco es salirse del paso, sino conservar nuestra histórica tradición civilista donde siempre hemos considerado el camino de la diplomacia el más adecuado y no caer en simplezas que rayan en racismos alegando presiones de un lobby judío que parece salido de los oscuros recuerdos de los “Protocolos de los Sabios de Sión”, solamente por la presencia de judíos en el ejecutivo nacional, ni en temores socio económicos por los mercados árabes, finalmente no estamos diciendo que no, sino más bien, decimos que sí a un Estado Palestino pleno, pero en convivencia pacífica con Israel, finalmente si en 1979 y 1994 dos Estados Árabes pudieron firmar la paz con Israel quiere decir que es posible y el camino siempre será el dialogo y no la imposición.

 

 

 

 

Anuncios

Petición al Gobierno de Costa Rica

Si usted, como yo, piensa que Costa Rica debe de regresar a la senda de la promoción de sus principios y valores por medio de su política exterior – valores intrínsecos al ser costarricense como la democracia y la paz – le invito a tomar dos minutos de su valioso tiempo para firmar una petición al Gobierno de Costa Rica para que se abstenga de apoyar el reconocimiento en la ONU de la declaratoria unilateral del Estado Palestino.

Costa Rica debe de usar su fuerza moral para enviar al mundo el mensaje de que, si bien apoyamos la creación de un Estado Palestino – como fue reconocido desde el año 2008 – no podemos dar ahora un voto a una entidad compuesta por una organización terrorista (Hamas), cuyo objetivo fundamental es la destrucción del Estado de Israel, negándose a reconocer su derecho a una existencia pacífica al lado del futuro Estado Palestino, y negándose también a renunciar a la violencia.

Por favor ingrese a la página que indico a continuación, complete sus datos, y agregue su firma a esta petición que será entregada a las autoridades del Gobierno de Costa Rica al cierre de la campaña de recolección de firmas.

http://tinyurl.com/abstencioncr

DIFERENCIAS ELEMENTALES

–         Mientras en USA se levantó un muro para evitar que inmigrantes mexicanos buscaran un mejor porvenir en el país vecino, Israel levantó una valla para evitar que los terroristas destruyeran el porvenir israelí.

–         Mientras en Israel se invierten millones de dólares en sistemas como el “Iron Dome”, refugios antimisiles y fuertes operativos de fronteras, en Gaza y el Sur del Líbano los liderazgos de Hamas y de Hezbollah respectivamente no invierten un solo centavo en sistemas de seguridad para la población que ellos mismos exponen cada vez que atacan a Israel con sus armas.

–         Mientras que en Libia, Gadafi y su ejército asesina a la contra por querer acabar con un gobierno despótico, Israel en el 2006 y 2009 ha enfrentado guerras por defender su soberanía y preservar la vida de sus ciudadanos sin importar que fueran judíos, musulmanes, ateos, cristianos, etc.

–         Mientras en Tel Aviv los gays tienen su propio festival, en Irán estos son colgados por “depravados”.

–         Mientras en Siria asesinan a millares por oponerse al régimen de Al Asad, en Israel un ex presidente va a la cárcel y un ex primer ministro está en lista de juicios por presuntos delitos económicos, indicando que el sistema judicial y democrático israelí es parejo para todos.

–         Mientras que los Bahai son perseguidos y asesinados en otros países musulmanes, en Israel tienen su centro espiritual en el Norte del País.

–         Mientras que Hamas clama por expulsar a todos los judíos de Israel, en el Estado Hebreo muchos de sus líderes insisten en que se puede negociar Tierras por Paz.

–         Mientras los palestinos “bautizan” algunas de sus calles y parques con el nombre de algún “mártir” que logró asesinar israelíes, en Israel el asesino de Rabin está en la cárcel y recibe la desaprobación de la mayoría de los israelíes del país.

–         Mientras que en cualquier país del mundo meten preso a quien quema la bandera de su Nación, a Israel le exigen que permita las consignas de odio y de llamado a la disolución del Estado en la denominada “Nakba”.

–         Mientras que agentes secretos estadounidenses realizan matanzas selectivas de terroristas en Pakistán, a Israel le exigen que no responda militarmente cuando es atacada con misiles en el Norte o Sur de su país.

–         Mientras que los europeos expulsan a los inmigrantes ilegales que ingresan a su territorio, el sistema israelí exige que los inmigrantes sean absorbidos por la sociedad ya que es un Estado para aquellos que son perseguidos.

–         Mientras que los palestinos no tienen derechos laborales absolutos en países como el Líbano, Jordania y Siria, en Israel tienen empleos, casa y hasta seguro social.

–         Mientras que en algunos países europeos, mujeres musulmanas son asesinadas por “honor” en sus familias, en Israel los noviazgos y matrimonios mixtos están a la orden del día.

En estos ya 63 años, muchas cosas se le pueden criticar a Israel, ciertamente es una Nación con seres humanos hay muchas diferencias de criterio y probabilidades de cometer errores (y a veces horrores) que se cometen en el proceso, pero a veces pareciera que solamente Israel existiera para cargar con las críticas y castigos que le quiere imponer el mundo; y es bueno indicar que el mundo porque tanto los “occidentales democráticos”, como los países despóticos se toman la atribución de señalar a Israel y todas sus acciones.

Insisten en que la defensa de su territorio es contraindicada, probablemente porque no causa suficientes bajas en Israel como para que sea “políticamente correcta”.

Mantienen la hipócrita idea que Israel debe recibir misiles de sus enemigos porque de todos modos son de fabricación casera y no causan “tantos daños”, porque cualquier respuesta militar israelí se convierte automáticamente en “desproporcionada”, esto porque probablemente cuentan las proporciones en número de tumbas.

Hipócritas del mundo, que teniendo tantos yerros internos se sacuden sobre el chivo universal; el judío de las naciones, El Estado de Israel, que a la postre se ha convertido en la cajita de excusas milagrosas de los líderes ineficientes de Occidente y exaltador de las imágenes de los despóticos islamistas y autócratas, se han válido de Israel para mantenerse “poderosos en sus cargos” dándole a los leones carne fresca para que continúen haciendo de las suyas.

Pero a pesar de la crítica, Israel sigue manteniéndose, cada día que pasa y que ve a quienes intentan prostituir su nombre con poses políticas, y se da cada vez más cuenta que su existencia depende de sí mismo y del valor de su gente más que de los “favorcitos” que algunos liderazgos pretenden luego cobrarles con un garrote en sus manos.

Bryan Acuña Obando.

Internacionalista.

Movimientos de honor…

El camino que llevaron algunos hitos históricos en la política internacional costarricense, consigo cargaban el sello Arias marca registrada, ya que los mismos habrían sido planeados con intenciones de crear imagen internacional al país de peso, así como al mandatario Oscar Arias Sánchez, premio Nobel de la Paz por sus esfuerzos en la pacificación de Centroamérica en la era de los 80’s.

Cuando se encaminaba a entablarse relaciones con la China continental, el camino se vio lleno de desamores, engaños y falsas esperanzas, hacia nuestro anterior socio; Taiwán.

El 17 mayo de 2007 Costa Rica votó en contra de la posibilidad de incorporar a los taiwaneses al foro de la Organización Mundial de la Salud, aún así la cancillería indicó unos días después que dicha acción no pretendía modificar las relaciones que el país y Taiwán poseían desde hacía seis décadas.

Pero era casi profético lo que se veía venir; lo que se sospechaba y que posteriormente, sucedió, el 7 de junio de 2007, Costa Rica rompe relaciones diplomáticas con Taiwán y decide establecer un vínculo con la China Continental:

“Con esta decisión nos sumamos a los 168 estados miembros de las Naciones Unidas que han reconocido el principio de una sola China y que han reconocido diplomáticamente a la República Popular China” (BBC, Jueves, 7 de junio de 2007)

Movimiento político que buscaba tener un nuevo socio comercial, opción alterna a las relaciones existentes con nuestro principal aliado comercial; Estados Unidos.

De este modo, Costa Rica buscaba el protagonismo económico necesario para llevar adelante una política comercial expansiva, misma que hoy; cuatro años después va teniendo frutos, aunque colocando sobre la palestra moral un señalamiento. Costa Rica decide romper relaciones con Taiwán para ponerse en norma internacional con el reconocimiento de una sola China oficial, pero al mismo tiempo al entablar relaciones con el país continental muestra una ambigüedad de criterio, por la clara defensa de los derechos humanos que muestra siempre el país centroamericano en los foros internacionales, y donde China está entre los principales agresores a todo lo que encierran los derechos fundamentales del ser humano.

Este señalamiento que apareció en los cables internacionales extraídos por la agrupación Wikileaks, da a conocer como hasta cierto punto, las relaciones económicas mejorarían a partir de este movimiento, pero moralmente dejaban mal parado a Costa Rica y al Premio Nobel de la Paz, al ofrecer la imagen de Nación pro derechos humanos al mejor postor económicamente hablando.

Pero la crítica no se quedará solamente entre las Chinas, ya que otro movimiento político anterior quería que aseguraran a Costa Rica ante uno de los más importantes foros internacionales de Naciones Unidas; el Consejo de Seguridad, como miembro no permanente, plataforma política para decirle al mundo que las palabras de Costa Rica son tan importantes como las de las potencias y que en algún momento el país podría convertirse en una potencia emergente del continente americano.

Pero, ¿cómo lograr épica hazaña?

El 17 de agosto del año 2006 Costa Rica anuncia que realizaría el traslado de su embajada de la ciudad de Jerusalén en Israel, hacia Tel Aviv, argumentando el ex mandatario Arias:

“…enmendar un error histórico y estar acorde con las resoluciones de Naciones Unidas…” (GMT, 17 de junio de 2006)

De esta forma se comenzaba a realizar los movimientos necesarios para obtener la tan ansiada silla, se necesitaba tener simpatía de un pueblo que hace rato resentía las políticas costarricenses con respecto a Medio Oriente; los árabes, pero la gran movida del Nobel, le otorgó un estatus de privilegio ante los países árabes y musulmanes del mundo. El beneplácito chino lo obtuvieron con el acercamiento post Taiwán por lo que el 16 de octubre de 2007 en una votación aplastante y de trámite según la página de la ONU, Costa Rica reemplazaría a Perú en el Consejo durante dos años a partir de enero del 2008.

El jaque mate político internacional del gobierno de Oscar Arias Sánchez, lo dieron en febrero de 2008 cuando Costa Rica mostró su reconocimiento al Estado Palestino, lo que le ha otorgado mayores simpatías de los países árabes y “estatus de honor” al Estado costarricense, siguiendo la línea de “…donde va Vicente va la gente…”

Pero todo juega en el ambiente de la política exterior, para Costa Rica y Oscar Arias, jugó favorable, se obtuvieron nuevos socios comerciales de inmediato (China) y a posteriori (algunos países árabes), además de un acomodo político en foros internacionales importantes para obtener mayor protagonismo internacional.

Tristemente cabe destacar que pareciera que para Costa Rica ha quedado en segundo lugar el plano de los derechos humanos en China, porque sus relaciones con ellos son comerciales, y hasta un TLC están a punto de ratificar, por lo que la crítica tiene mucho peso, porque repercute hasta nuestros días.

En el caso de los árabes, Costa Rica sobrevive en la actualidad, a base de pura pose política que no muestra mayores avances ni a colaborar con el proceso de paz entre israelíes y palestinos donde más bien este se estanca por ratos y cae en un letargo peligroso.

Ni tampoco se muestra claramente posicionado de manera objetiva por el proceso revolucionario que viven naciones árabes en estos momentos; entre ellas Egipto que es su socio comercial, sino que las expresiones al respecto carecen de continuidad, viviendo de la renta de la imagen que quiso posicionar el ex presidente Arias en su afán de ser protagonista directo de temas delicados de política internacional, aunque no haya mucha pasta para aportar, sino solamente discursos.

Bryan Acuña Obando.

Relaciones Internacionales.