El laberinto existencial de la UNRWA

La perversa situación de los refugiados palestinos

Aparte de los problemas que les significa a los palestinos estar en algunas de sus regiones bajo la administración de Israel o los controles militares y políticos de zonas que eventualmente deberían ser parte de su Estado, hay una serie de factores que complican la vida del pueblo palestino no necesariamente en la Franja de Gaza y el territorio histórico de Judea y Samaria (Cisjordania) incluyendo el Jerusalén Este, primordialmente desde el marco de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Oriente Próximo (UNRWA), en especial por la naturaleza de su existencia. Al tener características muy sui generis con respecto a su homóloga de ACNUR, genera una serie de factores que complican la vida de los catalogados como refugiados palestinos.

Según UNRWA, son refugiados palestinos aquellas personas cuya residencia habitual era Palestina entre el 1 de junio de 1946 y el 15 de mayo de 1948 (territorio de Mandato Británico en este momento), que perdieron sus hogares y medios de vida a consecuencia del conflicto de 1948, que se refugiaron en alguno de los países o regiones donde opera la UNRWA y los descendientes de las personas que cumplen los anteriores requisitos.

Primero que nada, esa circunstancia hereditaria del carácter de refugiado palestino, que pasó de tener una cifra de 711.000 refugiados según la United Nations Conciliation Commission for Palestine (1950) a un número de 5,3 millones de personas a comienzos del 2018, con el crecimiento demográfico del 25% que ha experimentado dicha población en los últimos 10 años, de mantener ese ritmo dentro de poco tiempo podrían llegar a la cifra de los 6 millones de personas consideradas refugiadas.

En el panorama más optimista, de que se resuelva el conflicto con los israelíes, creando las condiciones para un Estado palestino y permitiéndose a estos refugiados migrar hacia el nuevo país, ¿qué capacidad realmente pueden tener de absorber cerca de 2,7 millones de personas (más de 2,3 millones de los considerados como refugiados viven en los territorios de Cisjordania y Gaza)?

Otro factor de este desgaste tiene que ver con la cantidad de recursos que consume el caso de los refugiados palestinos en las instituciones globales, a través de fondos de ayuda humanitaria, y de los cuales la corrupción mancha la gestión de los recursos destinados para mejorar la calidad de vida de esta población, ya que en grandes porcentajes, hay dinero que termina en manos de líderes corruptos palestinos o de Gobiernos donde se asientan, y también ocurre que son destinados a otras actividades; principalmente beligerantes, que acarrea profundos problemas para la labor humanitaria para lo cual fue creada, y por esa beligerancia, en la actualidad Estados Unidos amenazó con realizar un recorte de los aportes que brinda a la oficina de la ONU para los refugiados palestinos de una porción nada despreciable que podría alcanzar hasta la tercera parte del presupuesto de dicha institución.

La legitimidad de las labores de UNRWA también ha sido puesta en duda. Por ejemplo, mientras se calcula que cerca de medio millón de refugiados palestinos viven en Líbano, la Dirección Central Libanesa de Estadísticas, bajo la supervisión de Marel Tuturian, calculó en 174.422 a los refugiados palestinos, una tercera parte de lo contemplado por la máxima entidad, además se destacó que en algunas ciudades al sur del Líbano (donde mayormente se asientan los refugiados palestinos) estos se han transformado en minorías, superados en ocasiones por una enorme masa de refugiados sirios que habitan en estos territorios.

Este mismo factor asociado con los refugiados palestinos, además de mantener una institución, que ya muestra inoperancia. La categoría de refugiado es un castigo para los propios palestinos, desde el frente de la Liga Árabe se prohibió en algún momento que los palestinos pudieran obtener una nacionalidad árabe distinta porque podrían perder su «derecho a retorno». De esta manera, hay países que les garantizan ciertos derechos, mientras que en otros casos les aplican alguna especie de «discriminación» por no ser ciudadanos, por lo que en ocasiones es más fácil que un palestino consiga una ciudadanía en un país occidental; Chile, Canadá, Alemania, EEUU, etc. antes que ser libanés, iraquí, sirio, etc.

Por ejemplo, en el Líbano no les permiten la naturalización, tienen limitaciones en derechos sociales y civiles, además deben acceder a servicios otorgados por UNRWA ya que el Estado les limita los servicios que reciben.

En Siria por su parte, el gobierno de los Assad les permiten tener derechos y privilegios de los ciudadanos, excepto otorgarles ciudadanía. En este país a enero de 2018 se había dado el deceso de poco más de 3.600 palestinos en la guerra civil que encaran desde el 2011, revelado de este modo por la ONG árabe, Middle East Monitor.

Los palestinos que viven en Jordania disfrutan de condiciones similares a los ciudadanos plenos, exceptuando aquellos que provienen de la Franja de Gaza; y quienes están confinados en su mayoría en un campo de refugiados al estilo favela llamado Jerash o conocido también como «Campo de Gaza» lo que se puede explicar con la ocupación jordana y posterior anexión de los territorios de Judea y Samaria (incluyendo la parte oriental de Jerusalén), en su momento los jordanos les habían otorgado ciudadanía a los habitantes de estas regiones. Mientras tanto en Gaza tuvieron una ocupación y administración egipcia, no les otorgaron ciudadanía, sino que entraron bajo un régimen especial.

En el marco de la guerra de 1967, ambas zonas fueron conquistadas y quedaron bajo administración israelí, y quienes encontraron refugio en Jordania entraron en este impasse de no obtener garantías individuales como sus coterráneos asentados en la Margen Occidental y Jerusalén Este. A esto se debe sumar que desde 1988 los jordanos renunciaron a cualquier reclamo sobre los territorios conquistados por Israel, toda la discusión de la zona entra en el marco del conflicto palestino – israelí, pero los refugiados siguen obteniendo garantías similares a su época como ciudadanos con pasaporte jordano, excepto los ya mencionados de Jerash.

Los propios refugiados palestinos bajo la administración de la Autoridad Nacional Palestina, sufren discriminación al no poder participar en procesos electorales internos en los territorios palestinos, de esta manera se garantizan que no renuncien a su derecho de retorno hacia territorio administrado actualmente por Israel que es donde eventualmente ellos aspiran regresar.

Finalmente, para no hacer extensiva la cantidad de ejemplos, en Irak, durante el Gobierno de Sadam Hussein, los palestinos gozaron de muchos privilegios; dejando por fuera de nuevo el tema de la ciudadanía, pero tenían garantizadas muchas facilidades. Esto cambió radicalmente con la caída del régimen de Hussein y desde el 2003 la población palestina pasó de ser 40.000 hasta aproximadamente 7.000 en la actualidad, en un caso que se podría considerar de limpieza étnica, y que, por otro lado, en diciembre de 2017 se aprobó una ley que podría generar más discriminaciones contra esta minoría, en una especie de esquema de segregación contra la población palestina.

Todo lo anterior en grave perjuicio contra este grupo de refugiados que se ven seriamente castigados y poco beneficiados por los privilegios que les concede la UNRWA, que como ya fue mencionado, terminan en manos principalmente de líderes corruptos, en actividades ajenas muchas veces a lo que por naturaleza debería de hacer.

Lo mejor que podría pasarle a los refugiados palestinos es que su causa sea absorbida por la ACNUR y que la UNRWA desaparezca. Que todas las funciones que hacía la oficina especializada sean tomadas por la primera y se pueda canalizar y supervisar adecuadamente los recursos y las condiciones en las cuales se desarrollan las poblaciones palestinas en las zonas externas a los territorios de Judea, Samaria y Gaza.

Al igual que otros casos de refugiados, debe existir un límite de tiempo para que estas poblaciones dejen su situación y retornen si las condiciones lo permiten o, por el contrario, que sean nacionalizados por los países que les han dado acogida, obteniendo además este país una indemnización por cada ciudadano que opte convertirlo en suyo. El confinamiento de los campos de refugiados no son tampoco los adecuados, considerando que en estos se desarrollan también poblaciones sensibles (adultos mayores, niños, personas con alguna discapacidad o enfermedad), por lo que al garantizarles mejoras en su calidad de vida, fuera de los campos de refugiados como ciudadanos de pleno derecho en los diferentes países, cambiaría radicalmente el panorama y expectativa que estas personas necesitan.

Finalmente, en pro de garantizar una solución a este tema esencial en el conflicto entre israelíes y palestinos, es que la necesidad de desaparecer la UNRWA se hace imperativo, contemplando que la naturaleza para la cual fue creada, en vez de solucionar este elemento vital, lo ha profundizado y endurecido con el paso de los años.

Fuente: WSIMAG

Anuncios

El quinto As escondido, la perpetuidad de la condición de “Refugiados Palestinos”

UNRWA-2

Resumen:

Cuando se hace un recuento de las exigencias palestinas o de los liderazgos que dicen apoyar la causa palestina, uno de los temas más engorros y difíciles de abordar, es el referente a los refugiados palestinos.

Pareciera tan fácil de resolver si todo dependiera de un tema de absorción de poblaciones o del retorno hacia zonas donde pudieran convivir con sus vecinos sin represiones de por medio. De hecho, las resoluciones 194 (1948) y 393 (1950) harían pensar que efectivamente este era el camino deseado, pero pocos (o nadie) contaban con la posibilidad de que las poblaciones sin una condición legal clara se pudieran transformar en una letra de cambio para conservar las magnitudes con las que el conflicto se ha ido envejeciendo, casi 70 años después de enfrentamientos, con repentinos cambios de paradigmas que lo complicaría aún más.

Para terminar de consolidar la complejidad en el terreno, se creó una oficina exclusiva para los refugiados palestinos; la UNRWA, que tiene condiciones diferentes a las que el trato común de los refugiados posee, por lo tanto, la propia condición de refugiado palestino se transformaría en un “activo” heredable entre generaciones que engrosaría la demografía de quiénes entran bajo la condición de refugiados según el estatuto propiamente de esta oficina extraída de las entrañas de la ACNUR.

Palabras clave: Palestina, Refugiados palestinos, UNRWA, ACNUR, Liga Árabe, Israel.

El tema de los refugiados palestinos es de los más complejos de incorporar en futuros acuerdos entre israelíes y los liderazgos de Palestina. No porque no exista una solución integral sino porque la demografía de los refugiados ha crecido con el paso del tiempo. Se debe considerar que, a diferencia de otros refugiados, los palestinos reciben esta condición de forma hereditaria de los primeros que fueron denominados bajo esta designación.

Cualquier caso en el mundo de refugiados se legisla basado en el estatuto de la Oficina de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), sin embargo, cuando se generó el estatuto de esta dependencia los Estados Árabes no participaron, y se consideraría incompatible con su carácter no político incorporarlos por lo que a finales de los años 40 se creó la Oficina de Socorro y de Trabajos de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Oriente Próximo (UNRWA), quienes con una normativa propia aparecieron como una medida temporal para solucionar la crisis de los desplazados por el conflicto entre Israel y los Árabes principalmente del territorio de Palestina administrado por el Mandato Británico hasta 1948.

De esta forma, este grupo sería diferenciado de los demás, debido al hecho de que se esperaba la aplicación de las resoluciones pertinentes de la Asamblea General de las Naciones Unidas, principalmente la 194 (III) del 11 de diciembre de 1948 que indica la necesidad de “repatriar” o “indemnizar” a esos refugiados. También se menciona la Resolución 393 (V) del 2 de diciembre de 1950 donde se habla de su reintegración a la vida económica de Oriente Medio, ya sea por la vía de la “repatriación” o de la “reinstalación” (en ambos casos, nótese el énfasis en la “o” de este aspecto legal).

La condición de refugiado según la normativa de ACNUR se pierde bajo las siguientes circunstancias:

  • Adquisición voluntaria de una nueva nacionalidad.
  • Si se regresa voluntariamente a su país o territorio de origen.
  • Si se ha establecido voluntariamente en otro país y se ha realizado la correspondiente transferencia de responsabilidad.
  • Cuando desaparecen las condiciones que motivaron su desplazamiento, es decir cuando han cambiado las circunstancias iniciales por las que se consideró refugiado.

Desde la perspectiva de la UNRWA, los alcances de sus funciones corresponden solamente a las zonas de Cisjordania, partes de Jordania, Siria y el Líbano, y solamente aquellos que se hayan inscrito ante dicha dependencia y hayan dejado por escrito los nombres de sus familiares directos. Los demás refugiados palestinos ingresan bajo la tutela de la ACNUR y de adquirir documentos de identidad y de viaje expedido por la administración de países fuera de los alcances de UNRWA, pasan a la categoría de “refugiado apátrida de origen palestino”, y el documento de viaje sirve para el libre viaje por cualquier país excepto el de origen.

A pesar de esto, los palestinos que según la normativa de ACNUR pierden la condición de refugiados, mientras estén recibiendo ayuda proveniente de UNRWA, no pierden su estatus, lo que junto con los censos realizados por esta oficina se convierten en parte de los fallos que incurre dicha dependencia, la cual tiene un presupuesto anual cercano a los $1.000 millones, de los cuales al menos el 49,9% ($337 millones) están designados en la “Adquisición de conocimientos y habilidades”, es decir en educar a las poblaciones refugiadas en Palestina, elemento que será mencionado en el siguiente apartado.

De cómo UNRWA existe para perpetuar el conflicto.

Cuando la dependencia para los refugiados palestinos apareció a finales de los 40’s y comenzó su gestión en 1950, su destino era desaparecer. Una vez que se implementaran las resoluciones 194 y 314, el organismo debería desaparecer cediendo el fuerte presupuesto que manejan a otras actividades propiamente de la oficina para los refugiados de Naciones Unidas.

Esta oficina de la ONU, tiene contratados al menos a 29 mil palestinos en sus oficinas, muchos de los cuales pertenecen a ramas políticas que están en contra de cualquier normalización de relaciones con el Estado de Israel.

Los censos realizados por el ente, no contempla la salida de refugiados de las zonas bajo su administración, ni tampoco excluye a aquellos palestinos que se hayan ido de los territorios y adquirido una nueva nacionalidad en zonas de administración directamente de ACNUR.

La Liga Árabe en algún momento emitió una orden de no nacionalizar refugiados palestinos en sus territorios para que estos no perdieran su condición y poder seguir manteniendo latente el reclamo contra Israel. Además, en el caso propiamente de la UNRWA, desde su creación se han visto obligados a no actuar en aquellas actividades que puedan ser interpretadas como una forma de resolver el problema palestino levantando construcciones sólidas que reemplacen las tiendas de campaña o ubicando a los refugiados en el mercado laboral local, ni tampoco financiar esfuerzos de pequeños empresarios.

De esta forma, los recursos seguirían llegando a la dependencia, la ayuda humanitaria otorgada a cuenta gotas (12,8% del presupuesto anual está dedicado a la mejora en la calidad de vida) y acusaciones de desviación de fondos para actividades ilegales como entregar recursos a agrupaciones beligerantes de los territorios palestinos y demás como fue el caso en el 2002 de Nahd Rashid Ahmad Atallah.

Anteriormente se mencionó el caso de $337 millones que son destinados anualmente a la educación palestina. La perpetuidad del conflicto se realiza desde las aulas de UNRWA y su currículo educativo, con libros de primaria y secundaria avalados por las organizaciones palestinas y con alto contenido de odio contra los judíos. Actividad que asegurara la perpetuidad del conflicto con las nuevas generaciones.

En un modelo idealista (poco objetivo la verdad) donde la oficina de ONU para los refugiados palestinos cerrara y sus funciones absorbidas por la dependencia regular de refugiados (ACNUR) y, además, se nivelara el estatus de refugiados como se manejan los demás, los palestinos en esta condición estarían correctamente definidos y la solución a este tópico encontraría una solución pronta dado que comenzaría una carrera contra el tiempo para regularizar la ubicación en el territorio a centenares de familias que aún entran bajo el parámetro UNRWA que perpetúa y acrecienta la condición palestina de refugiado.

¿Hacia dónde se debe dar el retorno de los refugiados palestinos?

La negativa en su momento de la Liga Árabe de otorgar a los refugiados palestinos una nacionalidad alternativa, o al menos condiciones de vida adecuadas para su desarrollo como individuos, extendió durante años los focos de miseria en los cuales las poblaciones palestinas se encontraron, mientras estuvieron bajo la tutela de sus propios “hermanos”. Por ejemplo, el Líbano, Irak o Egipto donde se les privaba de ciertas categorías de trabajos, carreras universitarias y hasta condiciones de irregularidad dentro del territorio donde eran vistos como “ilegales”.

Sumado a lo anterior, se encuentra la negativa de los liderazgos palestinos también, de aprobar las propuestas de paz que aseguren el retorno de los refugiados hacia el territorio del futuro Estado Palestino y renunciar a cualquier exigencia de retornar a lo que hoy es el Estado de Israel, esto apegado a las resoluciones 194 y 393 que condiciona la posibilidad de indemnizar a quienes por algún motivo no puedan regresar y además de reinstalarlos en una zona negociada entre ambas partes.

Además, como la condición de refugiado palestino se puede heredar entre familiares directos (situación única en la legislación sobre refugiados), el número de refugiados bajo los parámetros de UNRWA en la actualidad es mucho mayor a las 750 mil personas iniciales del conflicto en 1948 y contemplando los desplazamientos de las posteriores guerras (principalmente 1967) y “herederos” de la condición, al año 2014 se estimaba 5,1 millones de refugiados palestinos registrados en las oficinas de UNRWA.

Por lo tanto, la respuesta sencilla de hacia dónde deben regresar los refugiados “palestinos”, es hacia Palestina, es decir la extensión de tierra sobrante de la resolución 181 del año 1947, porque ningún país podría absorber la cantidad de refugiados actuales que dicen ser los palestinos contemplando la serie de circunstancias que han pasado en casi 7 décadas de conflicto entre las partes.

A pesar de los reclamos generales y siendo objetivos, se trata de población con una posición hostil en su mayoría que no está dispuesta a convivir en paz con sus vecinos bajo administración de un gobierno no árabe, recibiendo una indemnización por la pérdida de sus propiedades, quizás en estudiados casos dentro de territorio israelí se pueda absorber una pequeña cantidad de refugiados y hacerlos parte de la sociedad que ya habita en el país, como ocurrió con muchos residentes de la parte anexada en 1967 que recibieron la nacionalidad israelí.

La solución parece sencilla, pero no lo es, los reclamos intransigentes del liderazgo palestino para no permitir una propuesta alternativa que no incluya el interés de movilizar gran cantidad de refugiados a una eventual invasión pasiva de los territorios que hoy administra Israel. Es junto con estatus final de Jerusalén, dos de los temas más complejos de llegar a un acuerdo que sea beneficioso para ambas partes.

Hablar de la intransigencia y beligerancia de los liderazgos palestinos no es una forma poco objetiva de abordarlo, ya que no es un secreto que para un grupo como Hamas el arma de los refugiados funciona para su objetivo de destruir al Estado Judío de Israel.

Por su parte, el gobierno de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), no se siente preparado para absorber esta cantidad de refugiados en su territorio, ya que el uso de los fondos provenientes de la comunidad internacional ha servido para mejorar solamente las condiciones de vida de algunos palestinos en los territorios administrados por la ANP y para gastarlo en salarios exorbitantes entre los miembros de su cúpula política y para el pago de subvenciones a la lucha armada contra Israel, a la cual ellos mismos han indicado no van a renunciar hasta acabar con toda la “ocupación”, lo cual dicho sea de paso es muy subjetivo contemplando los recurrentes cambios en lo que esto significa para ellos.

Finalmente, los refugiados palestinos siguen siendo una carta bajo la manga para aquellos que juegan con la política de cara a los objetivos de los años 40 y los principios de las cartas fundamentales de 1964 y 1987 (años de la aparición de la OLP y Hamas respectivamente) que dictaminan; bajo el auspicio de países patrocinadores del terrorismo contra Israel; que el objetivo final más allá de la conformación de un Estado Palestino, se trata de la destrucción del Estado de Israel o como ellos mismos lo dictan, “la entidad sionista”.

Versión descargable: Academia – Investigador independiente.

Una solución para Yarmuk…

Campo de refugiados de Yarmuk
Campo de refugiados de Yarmuk

Por Lic. Brayan Acuña Obando (Analista Internacional)

Introducción:

Días atrás en la prensa y redes sociales publicaban comentarios que señalaban que el problema de los refugiados palestinos en Yarmuk[1] (Siria) se solucionaría con un Estado Palestino Independiente.

La idea no pierde lógica, pero se atrasaron más de 60 años en el tiempo. Mientras el Estado de Israel aparecía en la escena mundial, los árabes de la restante “Palestina Británica” ingresaron en la encrucijada entre salir huyendo de sus casas producto de la opresión de hordas de agrupaciones militares judías, de salir mientras sus hermanos árabes acababan con el intento de un Estado Judío independiente, o quedarse en sus hogares a pesar de cualquier situación.

El Doctor israelí cofundador de la organización no gubernamental B’Tselem[2], Amnon Kapeliouk entre sus estudios sobre el Medio Oriente, explicaba que una situación que empujaría a los árabes fuera de sus casas estaban ligadas a la hostilidad:

“…El 70% de los árabes habían abandonado sus casas, en la primera ola del éxodo [hasta el 1 de junio de 1948], por las hostilidades cometidas por la Haganah, el Irgún y el grupo Stern [Lehi[3]]…”

Por otra parte el escritor israelí y activista, Arieh Avneri destacaba  en uno de sus libros que en una ocasión, un líder del Comité Nacional Árabe en Haifa, Hajj Nimer el-Jatib, dijo que los soldados árabes en Jaffa maltrataron a los residentes[4]:

“…Robaban a los individuos y las casas. La vida era de poco valor, y el honor de las mujeres era ultrajado. Este estado de cosas llevó a muchos residentes [árabes] a salir de la ciudad bajo la protección de los tanques británicos…”

Finalmente un importante grupo de árabes de Palestina (60.000 según el propio censo de la ONU) por las dos razones mencionadas anteriormente, se fueron de sus hogares y decidieron marcharse hacia Siria.

Y como los ejemplos mencionados anteriormente, existen otros más que podrían lanzar la culpabilidad entre un sector y del otro acerca de la situación por la que hubo refugiados árabes de la Palestina huyendo hacia los países vecinos, como también los hubo de judíos huyendo de países árabes, los cuales se marcharon hacia países occidentales principalmente Estados Unidos, o decidieron irse al recién creado Estado Judío.

Quizás los hechos más destacables de esta situación de los refugiados palestinos es mencionar que realmente en las guerra de 1948, 1967 y 1973 que han sido las más mediáticas y de un impacto territorial fuerte porque las zonas que el “Plan de partición” designaron para crear un nuevo Estado Árabe en Palestina, se vio invadido por el ejército israelí, el mismo se procuró negociar devolverlo a cambio del reconocimiento y la paz, pero la respuesta no fue positiva, todo lo contrario.

Lo mismo se podría decir de los cambios en la forma de intentar destruir a Israel por medio de la creación de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), o el patrocinio del terrorismo por parte de países islamistas que ven como una afrenta la existencia de un Estado no musulmán en esa zona, por lo que la OLP y sus intifadas logran minar la imagen israelí hasta el día de hoy.

Pero dirigiéndose al aspecto central de este documento, por qué los refugiados palestinos en Siria sufren y qué impidió aparte de lo mencionado anteriormente, que estos obtuvieran un país soberano e independiente.

La Gran Siria

Una de las razones por las cuales los palestinos no obtuvieron un Estado en 1948 es porque en su momento el presidente Hafez Al Assad no reconocía la existencia de un grupo social llamado “palestinos” como algo independiente a los principios del panarabismo. En alguna ocasión le dijo al líder de la OLP, Yasser Arafat:

“…Ustedes no representan a Palestina tanto como nosotros. Nunca olviden éste punto: No existe tal cosa como un pueblo palestino, no existe ninguna entidad palestina, existe sólo Siria. Ustedes son parte integrante del pueblo sirio, Palestina es parte integrante de Siria. Por lo tanto somos nosotros, las autoridades sirias, los verdaderos representantes del pueblo palestino…”

Por supuesto que quienes han leído del conflicto solamente lo que el siglo XX trajo y lo que el siglo XXI ha continuado, obvia algunos aspectos de la historia al menos de la geografía del territorio que explicarían mejor las palabras de Al Assad y también otros reclamos territoriales.

Durante el período correspondiente al liderazgo Otomano, el territorio que comprendió la Palestina Británica fue parte de la División Administrativa del Territorio (Eyalatos) siendo directamente distritos del Eyalato de Damasco (1549 – 1586) posteriormente en 1874, Jerusalén se transforma en distrito de administración general (Mutesarriyyet) obediente aún a las autoridades de Siria, esta era conformada además por los distritos (Sanjak) de Nablus y de Acre.

Siria Otomana 1918[1]

La disolución de la Gran Siria por parte de las potencias coloniales a comienzos del siglo XX, a través del acuerdo Sykes – Picot (1916), disolvió ese gran bloque de agrupaciones árabes en su mayoría y empiezan a conformar nuevas fronteras impuestas y la aparición de nuevos Estados. Es así como surgen Estados artificiales tales como Iraq, Siria, Líbano, Palestina; dividida posteriormente en Transjordania (Jordania) y Palestina, posteriormente dividiéndola una vez más en dos territorios nuevos para las agrupaciones de la zona, tanto árabe como judía.

Esas divisiones fueron en contra posición de la idea inicial con la cual las potencias coloniales asegurarían la alianza de los países árabes que buscaban conformar una sola gran Nación Árabe una vez que el Imperio Otomano fuera vencido. Lejos de eso, cambiaron un imperio de siglos, musulmán, por otro occidental (no islámico) que en vez de darles lo que en su oferta inicial platearon, y más bien, como en África, dividieron los territorios en diferentes nuevos países, con algunas agrupaciones hostiles entre sí que dificultaban la sana convivencia y la paz. Además se dejaría por fuera de estas fórmulas algunos grupos que buscaban su independencia, como lo es el caso de los kurdos.

Es así que el resultado inmediato mencionado; que se dio la conformación de algunos Estados que todavía en la actualidad no se terminan de consolidar, y otros que eventualmente se notan que por su composición étnica, religiosa, ideológica y tribal están destinados a modificar nuevamente la composición territorial que los comprende. De esto, el denominado Estado Islámico (ISIS), ha realizado fuertes experimentos para devolverle parcialmente a la “Gran Siria” su época dorada, dejando atrás los tiempos en los cuales los liderazgos actuales vienen heredados por la colonia y donde el laicismo parece haber fracasado en darle un lugar importante a los pueblos musulmanes del Medio Oriente, especialmente el Levante.

La adaptación de los palestinos a las condiciones sirias, tienen sus raíces históricas en su vínculo con Damasco en el liderazgo otomano por casi 4 siglos. De hecho las condiciones en que viven los palestinos en la Siria actual, a diferencia de los otros países vecinos (exceptuando Israel y los territorios palestinos), es de las mejores, sus derechos son garantizados por medio de una ley establecida desde 1956 y en cierto modo son vistos como iguales, gracias a las normas de los gobiernos de los Al Assad.

Reciben fuertes sumas de dinero de los organismos internacionales que les ayuda a tener desarrollo social y además en algún momento sus pueblos han tenido fuerte actividad económica para beneficio de los sirios y de los palestinos por igual. También cabe destacar que los palestinos de Siria no viven en carpas sino que están en complejos habitacionales, técnicamente es una ciudad con transporte público, colegios, hospitales, mezquitas, etc.

Su condición de “refugiados” es una carta para mantener latente el conflicto contra Israel, aunque en estos momentos se mantiene enfocado en la situación grave que afecta a Siria en general por las revueltas contra el gobierno de Al Assad y la entrada de agrupaciones terroristas como Jabat Al Nusra (Al Qaeda) y el ISIS. Y como históricamente los palestinos relativamente han mantenido buenas relaciones con el gobierno de Bashar Al Assad, estas agrupaciones islamistas les castigan fuertemente. Pero en el momento que la situación de Siria merme (si es que pasará), echarán de vuelta la mano al conflicto de los refugiados palestinos contra Israel.

Tal es así la situación, que información reveló que al presidente actual de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmoud Abbas, Israel le ofreció habilitar un puente aéreo para traerse a los palestinos que están siendo masacrados en Yarmuk hacia los territorios de Cisjordania (Judea y Samaria) y la Franja de Gaza. La respuesta de Abbas fue un no rotundo[2], ya que indicó que haciendo algo así les obligaría a los palestinos de Yarmuk a renunciar a su derecho al retorno a los territorios de las líneas del armisticio de 1949. También se recordó las palabras del propio presidente palestino diciendo que antes de renunciar a su derecho al retorno, los palestinos de Siria primero deberían morir[3].

De la guerra del 48 hasta “Los 3 No”

Durante la guerra de 1948, parte de los territorios que reclaman hoy los palestinos fueron tomados respectivamente por Jordania a la denominada Cisjordania y el Este de Jerusalén, y Egipto que se hizo con el control de la Franja de Gaza.

De la guerra de 1948 se dio el primer problema de refugiados del conflicto. Agrupaciones de árabes musulmanes salieron huyendo de las zonas hostiles, así como árabes judíos fueron técnicamente expulsados de los países árabes musulmanes donde se encontraban. De esta situación humanitaria se desprende la Resolución 194 del 11 de diciembre de 1948 en su artículo 11 se explica acerca de permitir a los refugiados del conflicto a regresar a sus hogares y vivir en paz con sus vecinos, y quienes no deseen hacerlo recibir una compensación económica por la pérdida[4].

Después de este enfrentamiento las tensiones no cesaban, los ataques suicidas de “fedayines” se hacían constantes y se convirtieron en un dolor de cabeza hasta que en 1956 se dio una nueva confrontación en el Canal de Suez en 1956.

En 1964 de la mano del nasserismo[5] egipcio y del libanés Ahmad Shukeiri nace la Organización para la Liberación Palestina (OLP), creada con el objetivo panarabista y panislamista de destruir a Israel y dividir los territorios entre los países árabes de la zona. Con este nuevo actor en la escena, las tensiones del conflicto se ampliaban y los ecos hacia una nueva guerra eran cada vez más fuertes.

Después de la guerra de 1967 (denominada la guerra de los 6 días), se dictaminó varias resoluciones importantes, entre la que destaca la “Resolución 242”, además de esto, Israel propuso un plan denominado “Territorios a cambio de paz”, en el cual se comprometían a devolver los territorios capturados durante la guerra a cambio del reconocimiento de los países árabes y la paz con Israel. Egipto, Jordania y Siria habían perdido grandes extensiones de territorio en este enfrentamiento contra los israelíes, algunos de los cuales todavía hoy se reclaman, y otros se destinaron a ser parte de los territorios para un eventual Estado Palestino.

En contraposición a esa propuesta, el 1 de setiembre de 1967 en Jartum (Sudán), los líderes de ocho países árabes proclamaron la Resolución de Jartum donde se proclamaba continuar con las hostilidades contra Israel, acabar con el boicot petrolífero[6], acabar con la Guerra Civil del Yemen del Norte, asistencia económica para Egipto y Jordania, así como proclamar en su artículo 3° “tres no” de entrar en buenas relaciones con Israel, por lo que aseguraban su NO rotundo a la paz con Israel, al reconocimiento de Israel y a las negociaciones con Israel.

Bajo estas premisas hay un escenario claro, no habría Estado palestino independiente, aunque tampoco era el objetivo de turno cuando se dio la guerra de 1967 ya que el objetivo claramente no apuntaba hacia ese aspecto, sino por el contrario ideas de expansión territorial de los países árabes. Algo sí habría de cambiar, los países soviéticos y no alineados se ensamblaron con los países árabes para combatir las alianzas que Estados Unidos estaba logrando en la región, a partir de acá la propaganda en el conflicto será una herramienta importante.

Los Acuerdos de paz y Siria

Después del conflicto de 1967, en el año 1973 se enfrentarían nuevamente los árabes contra los israelíes, en la denominada Guerra de Yom Kipur (Guerra del Ramadán según fuentes árabes), en la cual en un nuevo intento por recuperar sus territorios y destruir a Israel, los países árabes se lanzarían en una aventura militar de la cual también saldrían derrotados. Parecía definitivo, en la lucha ejército contra ejército no habría mucho qué hacer para los países árabes, por lo que comienza el boicot diplomático y propagandístico con mayor fuerza.

En noviembre de 1975 la Asamblea General de las Naciones Unidas por medio de 72 votos a favor; 25 de Estados patrocinadores de la resolución (países musulmanes más Cuba y Dahomey) sumando los votos de 47 países (del bloque de los No Alineados), votan una resolución no vinculante en la cual equipararon al sionismo con el racismo en particular y con el apartheid en general (En la conferencia de Madrid del año 1991 que relanzaría el proceso de paz entre israelíes y palestinos).

A pesar de la campaña diplomática anti israelí, en 1979 y después de varias conversaciones, los presidentes de Estados Unidos, Jimmy Carter, así como el Egipcio Anwar Al Sadat, junto con el Primer Ministro Menájem Beguin firman la paz entre ambos países y se acaban décadas de hostilidades. Así también los egipcios recuperarían los territorios conquistados por Israel en un plan de desconexión que termina en 1982, exceptuando la Franja de Gaza que quedaría bajo la administración israelí.

En el año 1988, el gobierno jordano renuncia a los territorios que Israel le conquistó durante la guerra de 1967 y en 1994 firman la paz por medio de Abdul Salam Majali, Primer Ministro de Jordania, Isaac Rabin, Primer Ministro israelí y Bill Clinton, presidente de los Estados Unidos.

Con Siria el tema ha sido más complejo. Este país ha mantenido una posición de beligerancia contra Israel que se vio compensada y fortalecida con la Revolución Islámica de 1979, y con la firma de un acuerdo petrolífero en el que Irán se comprometía a abastecerle petróleo a cambio del cierre del oleoducto iraquí que pasaba por Siria.

Además de esta relación, Siria se transformó en el canal de distribución de armas para la agrupación libanesa chiíta Hezbollah[7]quienes son un brazo armado iraní contra Israel que invadió Líbano en 1982 procurando expulsar a la OLP que estaba establecida en dicho territorio. También el gobierno sirio se ha convertido en un importante aliado y patrocinador de las agrupaciones palestinas de Hamas, el Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP) y la Yihad Islámica, a pesar de sus diferencias religiosas (más afines de Siria con Hezbollah), poseen un enemigo y objetivo único, la destrucción de Israel.

Sin una negociación clara entre Israel y Siria, la normalización entre ambos países se hace imposible, la carta de los refugiados sigue presente, y aún cuando haya negociaciones de paz entre israelíes y palestinos, el tema sirio entorpecería los acuerdos mientras estos refugiados dependan de la buena voluntad del gobierno sirio.

La retirada israelí de los Altos del Golán es solamente uno de los temas del conflicto entre ambos países, el apoyo sirio a las milicias palestinas, más la normalización diplomática (reconocimiento según los parámetros de 1948), las relaciones sirio – iraníes y el tema de los mantos acuíferos dificulta una solución en un plazo considerable (aparte que no hay negociaciones).

Y en el tema de los Altos del Golán hay fuertes diferencias porque no se ha definido cuáles son las líneas definitivas hasta dónde debe haber una desmilitarización de la zona, ya que existen tres líneas de separación: la frontera franco – británica de 1923, los límites del armisticio de 1949 y el frente de la guerra de 1967.

Aunque pareciera que no tienen ningún vínculo el tema Altos del Golán con los refugiados palestinos que habitan Siria. Cada vez que se sientan las partes a negociar, una de las solicitudes que se hacen es que Israel debe devolver los Altos del Golán para poder llegar a un acuerdo definitivo, por supuesto que la manutención durante décadas de un gran porcentaje de refugiados palestinos en Siria, convierten a estos en un grupo de poder para elegir una decisión final, ya que el derecho de retorno se dará hasta que plenamente la situación territorial sea similar a la de las líneas de armisticio, antes esta comunidad seguirá pujando para mantener el estatus quo permanente.

Intifadas y propuestas de paz

Los levantamientos populares de 1987, así como los del año 2000 tuvieron en parte motivaciones que provenían de los líderes palestinos del FPLP en Siria, organizaron los primeros grupos que lucharon contra los soldados israelíes, recibían de este modo el apoyo del gobierno sirio e indirectamente de Irán y sus brazos armados.

Cuando se realizaban las conversaciones de paz de Camp David en Estados Unidos, entre Yasser Arafat presidente de la Autoridad Nacional Palestina y Ehud Barak Primer Ministro israelí en el año 2000, el gobierno sirio manifestaba abiertamente lo siguiente:

“Siria ha apoyado y seguirá apoyando la lucha del pueblo palestino hasta que se le devuelvan todos sus territorios y derechos[8]

Por lo que la propuesta llevada fue rechazada plenamente e impulso posteriormente este fallo al comienzo del segundo levantamiento popular.

Después de este intento, en el año 2008 el primer ministro israelí envió una propuesta de reactivar el proceso de paz entre Israel y Siria, lo que fue rechazado por el gobierno sirio, y repitió su deseo de que les sea devuelta toda la Meseta del Golán para intentar alcanzar la paz con Israel[9].

El mismo ex Primer Ministro Ehud Olmert, en el año 2009 realizó un plan de paz en el cual se devolvería grandes extensiones de territorio a los palestinos, y el que no se pudiera devolver se le canjearía por extensiones similares de otros territorios y entre este plan se incluía la partición de Jerusalén[10]. El plan de paz, fue rechazado por el Presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmud Abbas quien reitera el mismo discurso de su antecesor, y las presiones provenientes de un país como Siria donde hay una importante e influyente comunidad palestina dificulta más el acuerdo sin que se toque el tema Golán.

El futuro de los palestinos sirios frente al islamismo de ISIS y Al Nusra.

Si las agrupaciones islamistas continúan ampliando sus zonas de influencia en el Levante, logran debilitar políticamente al gobierno de Bashar Al Assad, o al menos partir el país como hasta este momento han logrado hacerlo. Muy probable que los palestinos que le han jurado lealtad al gobierno alauita de Al Assad no la pasen muy bien y sean masacrados sin que medie ninguna misericordia.

Las condiciones de vida de los palestinos se van haciendo cada vez más compleja, algunas agrupaciones pro Al Assad, entre estas el ejército ha cobrado la vida de refugiados palestinos en sus intercambios de fuego contra las agrupaciones islamistas. En otros casos el propio gobierno permite la muerte de civiles palestinos por inanición[11] porque el interés actual del presidente sirio es mantenerse en el poder a cómo de lugar y si entre este fin, los objetivos tienen de por medio a los palestinos, estos serán el efecto colateral que la historia no le juzgará con tanta vehemencia, así como el asesinato masivo de palestinos durante “Setiembre Negro” (1970[12]) no le cobraron nada al Rey Hussein de Jordania.

Para las agrupaciones islamistas, el asesinato de palestinos es parte también de su forma de someter la zona a su gobierno, a ellos mucho no les interesa que exista un Estado palestino, porque finalmente lo que quieren establecer es un Califato que gobierne toda la zona. Respaldan la destrucción de Israel, pero no para establecer a los palestinos allí, sino simplemente para arrancar al Estado kafir[13] judío. Por lo que los palestinos que apoyen al gobierno de Bashar al Assad serán tratados como infieles y ejecutados, su sometimiento está puesto en entredicho y el destino de los palestinos sirios para poder ver su Estado hacerse realidad se aleja cada vez más.

Aunque no todo es turbio en las condiciones de la conquista de los islamistas en Siria, en noviembre de 2014 una encuesta realizada por el Centro Árabe para el Estudio de Investigación y Política[14] (Doha Institute) ubicado en Qatar, encontró que la mayoría de los árabes se oponen al ISIS, y están de acuerdo en los ataques aéreos contra el grupo terrorista.

Explica la encuesta que el grupo árabe que muestra el nivel más alto de apoyo al ISIS son los palestinos, con casi una cuarta parte (24%) de los palestinos que expresa una visión positiva.

Al menos un 4% de los palestinos tienen una visión positiva totalmente, en línea con la tasa de respuesta promedio de otros grupos árabes. Pero un 20% considera que están de acuerdo relativamente (aún con un porcentaje mayor que el promedio árabe general).

Los que tienen una posición relativamente negativa alcanzan el 36% y quienes se oponen totalmente también llegan a la cifra del 36% una cifra que corresponde a la mitad de las posiciones del resto de los árabes consultados.

doha institute

Respuestas de los encuestados a la pregunta: “En general, ¿tiene usted una visión positiva o negativa sobre el ISIS?” (Foto: dohainstitute.org)

Estos números se podrían explicar desde el propio abandono que sienten los liderazgos palestinos de los países vecinos y las agrupaciones políticas de la región (y de las potencias), ya que el conflicto israelí – palestino se ha dejado en un segundo plano y se le ha dado mayor énfasis a otras situaciones, como lo es el acuerdo nuclear con Irán, el desequilibrio de poderes en Iraq, el conflicto en el Yemen, la inestabilidad política de Egipto, la guerra sectaria liderada por Arabia Saudita e Irán y ahora la guerra contra el ISIS.

Finalmente para los palestinos, si el liderazgo pasa a manos del ISIS, les quedará someterse, o sucumbir, pero no tendrían complicado asimilarse a un gobierno bajo el mandato de ISIS, ya que finalmente están acostumbrados a tener liderazgos militares comandados por el sunismo, como Hamas y la Yihad Islámica.

Consideraciones finales:

En estos momentos se podría estar dando una modificación al paradigma palestino en la región y sus intenciones de conformar un Estado. Si el poder de ISIS se establece y somete a los demás liderazgos sunitas de la región, así como debilitar las posiciones chiitas de la zona, los palestinos podrían considerar ser parte de la noción de califato, principalmente los que “no les queda de otra”, por estar dentro del territorio sirio.

No se les complicaría más allá de sus intenciones originales; la destrucción de Israel y  el establecimiento de un Estado de liderazgo musulmán en el territorio. Así como en algún momento la zona fue parte del Eyalato de Damasco, podrían ahora formar parte del Califato Islámico, regidos por la sharia y si la zona se considerara esencial, convertirse en el Emirato de Al Quds y rendir cuentas ante los líderes del ISIS.

Serán estas las intenciones de los palestinos bajo la tutela de la Autoridad Nacional Palestina o refugiados en Israel. En un ejercicio de poder, difícilmente quieran cambiar sus condiciones actuales de vida, tan occidentales, para someterse a un gobierno religioso fundamentalista. Quizás en un principio opongan resistencia, pero finalmente si se diera esta opción, serían sometidos a la fuerza también. Claro está en el caso hipotético que lograran vencer a Israel, algo que se ve complicado de creer.

Por otra parte, en el supuesto de que se cree un Estado Palestino soberano y los refugiados acudan masivamente a irse a este Estado (aunque no tienen una estructura estatal fuerte aún), una vez sometido Siria, Iraq, sacado del juego el Hezbollah en el Líbano y tomadas posiciones importantes en el Sinaí, nada asegura que Palestina no se convierta en el siguiente objetivo inmediato de ISIS, y el poder militar que puedan contar los palestinos de ese nuevo territorio independiente no le permitiría aguantar un embate militar de esta envergadura.

El destino de los refugiados palestinos de cara al ISIS es oscuro, hoy quienes sufren son los palestinos que habitan los territorios en Siria, pero más adelante los que tendrán fuertes problemas serán los palestinos del Líbano, cuando las fuerzas del Estado Islámico la emprendan con la intención de sacar del juego a Hezbollah totalmente y hacerse con ese poder que ejerce la milicia chiita en el “país de los cedros”.

A estas alturas los únicos palestinos que están seguros relativamente son los que se encuentran dentro de los territorios administrados por ellos mismos o bajo la supervisión de Israel, irónicamente es la única “trinchera segura” que tienen en estos momentos y su condición de país independiente no le daría ninguna garantía de sobrevivencia como Estado pleno.

Además, las condiciones actuales por más presiones diplomáticas que se empleen no permiten que sea una realidad en el terreno y cuanto más se alejan de la solución negociada, más distancia las posibilidad de ver un Estado fortalecido apareciendo en el mapa mundial y por el contrario se podría estar a las puertas de un nuevo Estado fallido que en poco tiempo sería sometido por una nueva fuerza ocupante cuyos valores morales distan de los que están acostumbrados a lidiar con Israel, un país que a pesar de sus yerros como fuerza “ocupante”, tiene una crítica interna tan fuerte la cual no puede ser tomada a la ligera en sus intenciones de acabar con un conflicto desgastante de décadas.

Fuente: https://www.academia.edu/12006111/Una_soluci%C3%B3n_para_Yarmuk_

REFERENCIAS

[1]  http://commons.wikimedia.org/wiki/File:Ottoman_Syria_1918.png#/media/File:Ottoman_Syria_1918.png

[2] http://news.yahoo.com/palestinian-leader-rejects-deal-syria-refugees-105551580.html

[3] http://www.timesofisrael.com/abbas-rejects-israeli-offer-to-allow-refugees-from-syria-to-enter-west-bank-and-gaza/

[4] http://es.wikisource.org/wiki/Resoluci%C3%B3n_194_de_la_Asamblea_General_de_la_ONU

[5] Campanini Massimo, Il socialismo dell’Islam:Mustafa As-Siba‘i e il nasserismo

[6] http://www.jstor.org/discover/10.2307/2536897?uid=2&uid=4&sid=21106046494551

[7] http://www.irinnews.org/report/26242/lebanon-the-many-hands-and-faces-of-hezbollah

[8] http://www.emol.com/noticias/internacional/2000/07/25/27474/siria-rechaza-acuerdos-impuestos-a-palestinos-por-eeuu-e-israel.html

[9] http://noticias.terra.com/noticias/el_presidente_sirio_rechaza_toda_negociacion_secreta_con_israel/act1220650

[10] http://safed-tzfat.blogspot.com/2009/12/el-plan-olmert-de-paz-aluf-benn-haaretz.html

[11] http://www.palestinalibre.org/articulo.php?a=47340

[12] http://www.emol.com/noticias/internacional/2010/09/16/436455/medio-oriente-conmemora-los-40-anos-del-episodio-septiembre-negro.html

[13] Kafir: Infiel.

[14] http://dohainstitute.org/portal

[1] https://es.noticias.yahoo.com/blogs/gaceta-trotamundos/asi-es-la-vida-en-el-infierno-de-yarmuk-o-como-vivir-sin-comida–medicinas-y-electricidad-090258027.html

[2] http://www.btselem.org/

[3] Kapeliouk, Amnon (1987): New Light on the Israeli-Arab Conflict and the Refugee Problem and Its Origins. Journal of Palestine Studies, Vol. 16, No. 3. (Spring, 1987), pp. 16-24.

[4] Avneri, A. (1984): The Claim of Dispossession. NJ: Transaction Books.

Abbas el nefasto…

El Presidente de la Autoridad Palestina solicitará a la ONU elevar su estatus en la Asamblea General el próximo 29 de noviembre como “Estado observador no miembro” del organismo. Mientras tanto, Israel sospecha de “un apoyo europeo para el reconocimiento palestino en las Naciones Unidas”.

Según el artículo “Abás tiene ‘confianza plena’ de triunfo en ONU” de la Cadena AFP, el presidente palestino Mahmoud Abbas vende la idea que es un triunfo hacer una movida en Naciones Unidas a favor del establecimiento de Palestina como Estado Observador.

El movimiento político que está a punto de realizar solamente alargará más tiempo el conflicto, no le beneficia ni siquiera a su liderazgo, por el contrario ahora que Abbas quiere salir de la escena política palestina, le dejará el terreno empantanado al siguiente líder que tome la batuta de la Autoridad Palestina, quien técnicamente deberá comenzar de cero, o hasta con saldo negativo en la confianza de su propia población.

A esto debemos sumarle que en Gaza el gobierno de turno es Hamas (fortalecido con guerrillas islamistas menores), patrocinado por Irán y quien no ve correcto el movimiento político de Abbas, porque la aceptación de condiciones de Estado le dará reconocimiento automático a Israel; ya no de palabra como sucede hasta ahora, sino de hecho. Y con la división que hay al respecto entre los palestinos, Abbas estará condenando a los palestinos a conformarse con un Estado fundado bajo las bases de lo que tienen actualmente, que en nada se parece ni al “Plan de paz” israelí más conservador de todos, mucho menos al plan de paz arriesgado propuesto por Ehud Olmert.

Para testigo del suicidio de Abbas, el tiempo, los países que voten a favor de Palestina como Estado Observador lo hacen motivados por emociones, no por el sentido común, el 29 de noviembre le estarán dando un nuevo golpe histórico al derecho palestino de tener su Estado propio, condenando dicho territorio a seguir siendo un Estado paria sin posibilidades de autosuficiencia e independencia, sino aislado y dependiente como hasta hoy de la ayuda internacional, de los actos humanitarios que no contribuyen al desarrollo sino que son soluciones temporales.

Ciertamente lo peor que le puede pasar a los palestinos es irse por la vía rápida en Naciones Unidas, Abbas que estuvo al lado de Yasser Arafat lo debe saber mejor que nadie, conoce que las condiciones de los palestinos podrían ser peores con su movimiento, pero quiere pasar a la historia con un acto nefasto, lo va a lograr, profundizará la crisis, la posición moderada y laica de los palestinos de Cisjordania se les podría tornar en su propia contra; ya lo han visto en protestas contra las soluciones económicas del Primer Ministro Salam Fayyad, pero lo podrían ver todavía más fuerte si además del estancamiento económico, el territorial se verá congelado y algunas zonas anexadas a Israel por la ruptura del diálogo según los Acuerdos de Oslo para la paz.

Flaco favor a la paz de dicha región y fuerte favor para las posiciones radicales en Palestina e Israel, es esa desacreditación del otro lo que impera en este conflicto, donde por razones ideológicas, religiosas o egoístas algunos liderazgos de ambos lados quieren la ecuación “ganar – ganar”, dejando de lado que por esa falta de diálogo y decisiones unilaterales se ha restado confianza a la solución de “Dos Estados”, transformando el panorama en una nueva propuesta de “Tres Estados”: uno formal, uno observador y otro de facto.