Archivo del sitio

¿Se hará Christiana la ONU?

christiana-figueres

El gobierno nacional decidió por aclamación de las principales fuerzas políticas proponer a Christiana Figueres Olsen como candidata a la Secretaría General de las Naciones Unidas, en sustitución del surcoreano Ban Ki Moon.

La señora Figueres Olsen, es economista y analista. Se ha destacado en una sorprendente labor con el tema del Cambio Climático, presente en los principales foros mundiales de dicho tópico, además de ser la fundadora del Centro para el Desarrollo Sostenible de las Américas, ha sido la Secretaria Ejecutiva de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, al cual ha renunciado para poder postularse a este importante puesto.

Le tocará competir contra otros 11 candidatos entre los que se encuentran también 5 mujeres, destacando la señora Irina Bokova quien desde el 2009 ha ejercido como Directora General de la UNESCO, un puesto por demás de mucho alcance mediático por la labor realizada en los temas de cultura y educación, así como el importante lobby de naciones que puede alcanzar para respaldar su candidatura.

Costa Rica a la vanguardia política mundial.

El país tiene una importante gama de diplomáticos que tendrán una dura labor en vender la candidatura de la señora Figueres Olsen ante los demás países para que la respalden a fin de alcanzar tan importante puesto.

Para Costa Rica sería un logro político de magnitudes sorprendentes. Se trataría de la primera mujer en alcanzar esta posición en la historia de la organización desde su fundación en 1945, por otra parte, destacaría que sea un país sin ejército quien tenga semejante líder a la cabeza de una de las instituciones más importantes del mundo, en especial contemplando que una de las prioridades de las Naciones Unidas es lograr la resolución pacífica de las disputas en el mundo, así como el fortalecimiento de la respuesta ante las crisis mundiales.

En algún momento previo se había contemplado la candidatura de otra costarricense para el puesto en ONU; la Señora Rebeca Grynspan Mayufis, quien ejerce desde el año 2014 como Secretaria en la Secretaría General Iberoamericana, quien también ha sido una mujer de una destacada trayectoria en la política mundial.

Lo anterior demuestra el crecimiento evidente en cuanto a la mujer en política que el país está presentando, ya se ha roto el paradigma con una presidenta de la República y ahora se está frente a la gran posibilidad de que una mujer se coloque a la cabeza de las Naciones Unidas.

La gestión proselitista no será sencilla, las oportunidades de que sea designada no serán sencillas, la labor de Christiana a nivel global ha sido destacable, aunque mucho dependerá del trabajo que a nivel del gobierno de la República puedan lograr para promover a la señora Figueres Olsen y llevarla a lo alto de diplomacia global.

C.R neutrales o con bipolaridad moral?

 

 

El conflicto entre Israel y los palestinos no se mantiene estático sino que se ve modificado su escenario de batalla y el tipo de enfrentamiento, algunas veces armado como ha sucedido en las últimas semanas con el cambio de fuego entre el ejército hebreo y agrupaciones islamistas en la Franja de Gaza. Pero otras veces los enfrentamientos se dan en el campo diplomático, se vio en la última Asamblea General de Naciones Unidas y lo hemos observado en la última semana con la admisión de Palestina como un Estado miembro de UNESCO, en otro acto de búsqueda por parte de los palestinos de imponer su Estado de facto, sin negociar con Israel siquiera el tema de seguridad o fronteras, lo que le convierte en un acto todavía más irreal y lo que es peor, manipulado por la pasión que ha despertado en las últimas dos décadas (desde la Primer Intifada) el tema de la autodeterminación palestina, pasión que no hemos visto en otras situaciones de pueblos que buscan su autodeterminación desde hace décadas también, como los tibetanos, los sarahuis y kurdos por citar algunos ejemplos.

Costa Rica, país que desde el 2008 mantiene relaciones diplomáticas con la Autoridad Palestina, ha sido contradictoria en su posición de política de Estado en materia de relaciones internacionales, en cuanto a los conflictos entre naciones, peor aún, ha actuado pasionalmente en el tema de la aceptación de Palestina como miembro de una organización onusiana que también ha violentado su naturaleza de preservador del patrimonio histórico de la humanidad, para editar la historia a favor de las organizaciones islamistas que les financian. Pero Costa Rica no se ha quedado hasta allí en sus acciones contradictorias, siendo parte de los 107 que votaron favorablemente a esta admisión, sino que también ha borrado de un plumazo con sus actos la propuesta de “neutralidad en los conflictos” replanteada en los últimos días en la Asamblea Legislativa; y que se venía manejando desde la época del Expresidente Luis Alberto Monge, y si dicen que no la han borrado, al menos en este caso particular la han guardado en el baúl del recuerdo o no la quisieron aplicar.

La posición que Costa Rica asumió al favorecer una acción unilateral palestina, desecha totalmente nuestra supuesta envestidura de país neutral ante los conflictos, que promociona el diálogo entre las partes involucradas, y hace temer que del mismo modo que actuó el gobierno anterior con tantas sorpresas en materia de manejo de la temática de Oriente Medio, Costa Rica olvide que es neutral y asuma otra posición favorable a los actos poco pacifistas de los palestinos que enciendan la llama de enfrentamientos entre ambas poblaciones, en vez de estar Costa Rica insistiendo en que el camino no tiene atajos para la paz (como lo expresó Obama), sino que solamente el diálogo puede trazar mejor el proyecto de paz.

De buenas intenciones está empedrado el camino al infierno dicta el argot popular, si este gobierno se jacta de cumplir en materia de política internacional y promueve una agenda pacifista, heredada desde la abolición del ejército por parte de José Figueres Ferrer, neutral desde los años 80’s y ratificada este año, pero en sus actos se comporta como cualquier nación populista que se deja llevar por “el momento” y no analiza las consecuencias de apoyar estas mociones ajenas al camino del diálogo y el entendimiento entre las partes, debe asumir su responsabilidad si en vez de ver un mejoramiento en la relación entre israelíes y palestinos, ven el crecimiento de violencia y de acciones unilaterales como respuesta a la falta de voluntad política de los actores principales (Israel y Palestina) y los actores secundarios (Comunidad Internacional en General)

Seamos consecuentes entre lo que decimos y lo que hacemos, si decimos ser neutrales en los conflictos, debemos promover el diálogo, y no ser parte de las masas que en Oriente Medio atacan a Israel, pero ante otros conflictos se quedan en un silencio sepulcral. La UNESCO lastimosamente tiene dentro de sus filas países árabes que no mantienen relaciones cordiales con Israel y que hacen lobby contra el Estado Hebreo, que no le reconocen ni en su naturaleza “Judía”, mucho menos como Estado (aunque algunos sí mantengan relaciones económicas) y desde un comienzo han buscado destruir a Israel en cualquiera de sus formas, primero en su establecimiento como Estado en 1948, por las armas no pudieron, lo intentaron varias veces más por las armas (1956, 1967, 1973, 80’s, 2000) y no pudieron, ahora lo intentan con el revisionismo, niegan el holocausto o lo transfieren a lo vivido por los palestinos, convierten en mezquitas tumbas de patriarcas de Israel (con apoyo de la UNESCO), y se están encargando de transcribir la historia para borrar la judería de la historia o transferirla a los “palestinos” para expresar que ellos son los verdaderos herederos de esa tierra, que dejaron de ser judíos y se convirtieron al Islam, y que los judíos actuales no son nada más que “jázaros” que quieren usurpar una identidad que según ellos no les pertenece.

Debemos abogar siempre con que la posición costarricense sea la de fortalecer las buenas relaciones entre los Estados y la resolución pacífica a los conflictos, por medio del diálogo y la diplomacia que tantas victorias políticas nos ha dado, recordando las palabras de un gran hombre de paz en Israel, que falleció creyendo que era posible alcanzar algún día un momento de verdadera convivencia pacífica con los palestinos, ese hombre fue Isaac Rabin quien dijo “…Damas y caballeros el tiempo de la paz ha llegado…”

Bryan Acuña O.

Analista Internacional.

Costa Rica la salomónica

 

 

Por Bryan Acuña (Internacionalista)

En los últimos días hemos leído comentarios y visto columnas acerca de la posición que Costa Rica debe adoptar de cara a un intento palestino de pedir ser reconocido como un Estado en la próxima Asamblea General de Naciones Unidas. Se ha tenido la posibilidad de leer comentarios de personajes públicos de peso político importante como el Ex Presidente Oscar Arias Sánchez y su Ex Canciller Bruno Stagno, quienes argumentan que Costa Rica no puede abstenerse ni votar contrario a una imposición política de un Estado que no cumple ni con los mínimos requerimientos que exige el Derecho Internacional para ser considerado un Estado.

 

No cuentan con un gobierno estable, sino con dos sub gobiernos liderando posiciones en la zona geográfica en que se desarrollan, la Autoridad Nacional Palestina en Cisjordania y el grupo islamista Hamas en la Franja de Gaza. Y a pesar de los esfuerzos por unificar ambos liderazgos, la realidad es que no hay consenso interno respecto a la decisión de auto proclamarse Estado, ya que la vía política no es para Hamas la adecuada. Tampoco poseen los palestinos un territorio con fronteras definidas, ni siquiera las denominadas líneas del armisticio son consideradas las fronteras del eventual Estado Palestino, porque deben cumplirse condiciones de seguridad indicadas en la resolución 242 de 1967 en Naciones Unidas, las cuales en la actualidad no son reales.

 

Menos podría considerarse que los miembros palestinos están de acuerdo en la sana convivencia con sus vecinos y procurar mantener la paz y la armonía, esto porque la decisión de unilateralidad busca obligar a Israel a retroceder forzadamente en territorios, y cumplir con los deseos de los líderes de Palestina de crear un Estado Palestino “Jüdenrein” es decir, limpio de judíos, e insistir en los artículos constitutivos de Hamas que llaman a destruir a Israel e implantar un Estado desde el Río Jordan hasta el Mar Mediterráneo.

 

A pesar de todo lo negativo anteriormente, la razón debemos darle al expresidente Arias, a don Bruno Stagno y a todos los que piensan como ellos, Costa Rica no puede votar negativamente, no es correcto en realidad, pero las condiciones actuales deberían inteligentemente permitirnos exponer la posibilidad de plantear una abstención, no es una salida cobarde, sino salomónica, reconocer el derecho legítimo que tienen los palestinos de tener su Estado, basado en los principios de autodeterminación de los pueblos y de la solución de dos Estados para dos pueblos, pero a la vez reconocer que el mismo debe surgir mediante las negociaciones con Israel, y no con imposiciones montoneras que puedan relanzar una cadena de hechos violentos injustos para los intereses de ambos pueblos.

 

La abstención tampoco es salirse del paso, sino conservar nuestra histórica tradición civilista donde siempre hemos considerado el camino de la diplomacia el más adecuado y no caer en simplezas que rayan en racismos alegando presiones de un lobby judío que parece salido de los oscuros recuerdos de los “Protocolos de los Sabios de Sión”, solamente por la presencia de judíos en el ejecutivo nacional, ni en temores socio económicos por los mercados árabes, finalmente no estamos diciendo que no, sino más bien, decimos que sí a un Estado Palestino pleno, pero en convivencia pacífica con Israel, finalmente si en 1979 y 1994 dos Estados Árabes pudieron firmar la paz con Israel quiere decir que es posible y el camino siempre será el dialogo y no la imposición.

 

 

 

 

El pan nuestro de cada día… Nos lo roban hoy…

No sabía de qué manera comenzar este post, ya lo tenía mentalizado días atrás, pero tristemente debo decir que una noticia publicada en un diario costarricense me hizo dar el siguiente paso:

“Dos menores de 16 y 17 años condenados a pena máxima por matar a niño en La Carpio (La Nación, Costa Rica, 31 de Mayo de 2011)”

En mayo del 2010 se anunciaba con bombos, platillos, comparsa y cimarronas un plan contra la delincuencia, el mismo que fue presentado y que no satisface las necesidades de nuestro país que se ha visto flagelado una y otra vez por criminales que hacen de las suyas, que han creado sus propias zonas de acción, sus codigos de conducta y sus propios sistemas legales.

Basta con darse una vuelta por la avenida 7ma en San José para ver un sector que continúa tomado por delincuentes dominicanos que habitan cuarterías, que se reúnen en bares, cafés, y en las esquinas, a vista y paciencia de nuestras autoridades criollas.

Se puede luego dar un “tour” por Ciudadela La Carpio o por “Tierra Santa” (En los barrios del Sur de San José) para descubrir que ciertamente no vivimos en paz.

Y no solamente en las partes marginales de nuestro país se vive en inseguridad constante, porque muchos de los planes en contra de la ciudadanía se realiza entre altos empresarios del “lado oscuro” que han encontrado en el delito su sustento, y en dar las migas a las marionetas que realizan el trabajo sucio.

Que ya lo han dicho? Probablemente, pero esta vez es mi turno de repetirlo insistente, nos están destrozando el país, nos secuestraron nacionalmente los delincuentes. Y no me refiero a delincuentes extranjeros solamente, esos son solamente parte de la calaña que se ha auto denominado dueño de nuestra Nación.

Me refiero a todos, criminales nacionales, extranjeros, armados, de cuello blanco, todos los que han convertido a este país en la “puta” de t0dos los que quieren hacer lo que les da la gana con los ciudadanos de Costa Rica.

¿Y en qué hemos colaborado nosotros?

  • Exportando telenovelas de narcos.
  • Presentando como moda vestirse como mareros o como pandilleros.
  • Con policías que se prestan a realizar extorsiones.
  • Jueces que colaboracionistas con la delincuencia.
  • Legislaturas que no protegen al ciudadano sino a los delincuentes.
  • Políticos que han utilizado el tema de la seguridad en su carta de promesas falsas.
  • Ciudadanos que no reportan los delitos.
  • Enseñanza en los hogares carente de valores morales y preocupado por otros valores materiales.

Sí hemos caído bajo, sí nos hemos resignado a convertir este país en una porqueriza, y lo peor, no nos gusta la comida de cerdos, pero abrimos bien la boca cuando nos la dan en cucharadas.

Hemos regalado este país a los delincuentes, ni siquiera hay un plan serio y listo en contra de la violencia que nos aqueja.

Pasará otro gobierno y todo seguirá en picada, seguirán creyendo que el asunto de seguridad es solamente judicial o penal, y no coordinarán con los otros ministerios e instituciones que deberían ayudar a prevenir la delincuencia; educación pública, defensoría de los habitantes, instituciones contra la drogadicción, etc.

“Vivan siempre el trabajo y la paz” es la frase que algún día al ritmo que llevamos, será la que adorne la lápida de un país que estamos dejando que se pierda.

Esto si no se toman acciones reales y se sigue con promesas idílicas que solamente tienen efecto sobre acomodados polítiqueros que creen que el asunto es de soplar y hacer botellas.

Costa Rica debe madurar…

Al analizar los últimos eventos en la no siempre amada “Asamblea Legislativa”; el parlamento nacional; es bueno colocar sobre la mesa nuevamente un tema que puede resultar de grandes modificaciones a nuestra forma de hacer política.

Esto es la posibilidad que Costa Rica acceda a una profunda reforma constitucional que de como resultado la implementación de un sistema parlamentario nacional.

Nuestro desgastado sistema presidencialista ha demostrado una falta de liderazgo real en un solo “estadista” que enrumbe por el camino del desarrollo real y concreto al país, y además de sufrir con gobiernos de dos años de trabajo “verdadero”, porque los otros dos años los utilizan en campaña política de cara a los siguientes comicios, demostrando así nuevamente su insistente gobierno para el partido y  no tanto para los electores.

Ya Costa Rica debería enfocarse en tener un desarrollo integral de su sistema político, dejar atrás las imagenes unipersonales y crear conciencia colectiva más allá del gobernar por colores políticos y concentrarse más en un sistema de gobierno con partidos que presenten soluciones basados en sus bases ideológicas y principios, y que sepa que en su período debe hacer las cosas lo mejor posible sino se quiere exponer a un período acortado y posteriores castigos políticos que pueden llevar hasta eventuales desapariciones partidarias de la palestra política de la Nación.

Las últimas coaliciones parlamentarias que se han podido observar en el parlamento nacional:

  • “La alianza de la aceituna” o movimiento “Li-Li”, Liberación Nacional – Movimiento Libertario.
  • Alianza por Costa Rica, conformada por la oposición al oficialismo.

Demuestran que con mayorías políticas que busquen objetivos en común se puede trabajar mejor las agendas gubernamentales de cara a oficializar leyes.

Estas coaliciones que en los últimos meses han trabajado de la mano, han podido sacar adelante proyectos o por lo menos realizar avances significativos en los  mismos, porque al contar con porcentajes altos de aceptación facilita y agiliza la conformación de nuevas leyes y crear comisiones encargadas de que estas se ejecuten en un tiempo determinado, así como les enseña a negociar con sus contrapartes.

Por supuesto que para que un sistema parlamentario en Costa Rica funcione, se debe acostumbrar al costarricense al esquema político de no 57 diputados sino de muchos más diputados elegidos por listas en elecciones populares, divididos porcentualmente basados en un esquema establecido por las reformas constitucionales, que podrían ser por ejemplo regiones nacionales, zonas geográficas, provincias o cantones, lo que podría duplicar y hasta triplicar el número de diputados y de curules legislativas negociando para mejorar el país.

Además y sin menospreciar su excelente trabajo, se podría decir que la imagen presentada en este primer año electoral por parte de la presidenta Laura Chinchilla, ayuda a reconocer que se puede convertir al presidente en un elemento representativo del gobierno nacional ante otros países del mundo, como jefe de Estado, con funciones limitadas y específicas.

Así como otorgar a los ministros del ejecutivo funciones prácticas dentro del esquema de trabajo de su labor de ejecutor de las leyes aprobadas por el parlamento, encabezados por el Jefe de Gobierno; es decir el Primer Ministro, que dicho sea de paso es una figura de liderazgo, pero no “omnipotente” sino que debe conocer que se debe abocar a lo que sus funciones y limitaciones establecen so pena de ser movido de su puesto por una decisión parlamentaria.

El poder judicial actuaría normalmente con independencia política, asegurando de este modo que las leyes emitidas vayan acordes a la “Carta Magna” nacional y las normas legales establecidas o modificadas en el sistema político nacional. Estableciendo un esquema de blindaje a normas “delicadas” y uno para las normas más flexibles.

El Tribunal Supremo de Elecciones con su ya acostumbrada labor de fiscalizador de los procesos electorales, actuaría con la independencia que se le conoce, a favor de preservar el derecho de libre elección de los ciudadanos y además con una ardua labor constante por los llamados del parlamento a comicios, ya sea por referendos, elecciones de medios períodos o anticipadas dependiendo de una eventual estructura de control político incluido dentro de las modificaciones constitucionales.

Aunque pareciera un panorama díficil de dislumbrar en el corto período, no es descartable la posibilidad que ante tantos bloqueos políticos por parte de agrupaciones en la ya “Multipolar” Asamblea Legislativa, un nuevo sistema político le de un giro a estas acciones por parte de los partidos y se le pueda sacar un provecho real, esperando que de este modo las leyes sean:

  • Mejor estructuradas.
  • Presentadas con presupuestos más “realistas”.
  • Votadas en menor tiempo.

Lo que derivaría en avances más sustanciales en el tiempo que duren los gobiernos y sabiendo el partido que un gobierno con una imagen positiva, o una oposición con acciones objetivas y no tan de color político, significará mayores votos en el siguiente proceso electoral, esto quiere decir, más presencia parlamentaria para tener sumados respaldos ante leyes propias que se puedan ejecutar con amplia facilidad.

Esto solamente puede pasar si Costa Rica se decide a dar el paso tan necesaro para dejar atrás los temores a abandonar los vicios de la burocracia excesiva y a formalizar un esquema firme hacia el avance y la madurez que se merece este país.