Archivo del sitio

Avanzar o Caducar

A los partidos inoperantes les espera un fuerte castigo político

En una muy interesante exposición presentada por el pre candidato Antonio Álvarez en la Universidad Internacional de las Américas (UIA), él indicaba la necesidad real que tiene Costa Rica de realizar una profunda reforma a su sistema político; planteamiento que no es nuevo en realidad pero que se coloca en la orbe de lo debidamente importante para que este país avance y además con una seriedad que en nadie que busque ser presidente de este país he podido ver jamás; ni siquiera ser planteado por alguien que aspira a ser el “Primer Ciudadano de la República”.

Su propuesta es la de en un plazo considerable, se pueda plantear la posibilidad de establecer un sistema parlamentario en Costa Rica, modificando totalmente el esquema heredado desde 1949 año en que se instauró la forma en que nos regimos en la actualidad.

El sistema parlamentario obliga totalmente a los diputados del poder legislativo ponerse de acuerdo con otros partidos para poder gobernar el país. Gobernar es la palabra inexistente en al menos las últimas dos asambleas legislativas donde ha existido un esquema por proponer de un lado y oponerse indiscriminadamente del otro, no permitiendo en los años de gobierno que se avance mucho en las agendas políticas sino que a pesar de ser solamente dos años gubernamentales “reales” los cuales últimamente se han desperdiciado casi por completo (los otros dos se utilizan en proselitismo político para el siguiente gobierno).

Con el parlamentarismo ni siquiera los tiempos de gobierno son importantes porque el proselitismo político se realiza mientras se gobierna, es decir, una buena gestión puede asegurar la continuidad de un diputado, de un bloque y hasta de un partido liderando el parlamento, con una oposición responsable no solamente diciendo que no, sino realizando contra propuestas para beneficio nacional.

La idea de Don Antonio debería trascender el color político, si bien lo propone un líder “liberacionista”, la realidad es que la actualidad de nuestro sistema nos lleva a reflexionar en que hemos llegado a un punto donde el esquema ha caducado, se ha quedado corto en las necesidades de los ciudadanos. Ya muy poca gente hace política por color, y ahora menos que nunca los ciudadanos no creen en los partidos, menos en diputados que ni conocen quiénes son sino que son impuestos por los propios liderazgos partidarios y la minoría que vota por tradición o porque sienten que es su deber patrio.

Si finalmente el Señor Desanti no logra alcanzar la silla presidencial para emprender este camino que considero necesario, espero que quién sí lo logre, sepa leer las “señales de los tiempos políticos” que vive nuestro país y analice si realmente bajo la sombra del sistema desgastado que tenemos el país va a lograr salir de ser una “Nación en vías de desarrollo” y llegar a un crecimiento para el que tenemos capacidad pero que nos hace falta un liderazgo real que nos dirija hacia ese destino.

Sin importar el partido de nuestra preferencia, o de nuestro color ideológico, ojalá todos recapacitemos en esa necesidad inmediata de hacer este cambio radical hacia un esquema nuevo, fresco y cargado de pasión y enviar a descansar los viejos dogmas que no son acordes a la realidad actual ni del país ni de los ciudadanos que deseamos un cambio real, no demagogia, sino hechos.

Anuncios

El pan nuestro de cada día… Nos lo roban hoy…

No sabía de qué manera comenzar este post, ya lo tenía mentalizado días atrás, pero tristemente debo decir que una noticia publicada en un diario costarricense me hizo dar el siguiente paso:

“Dos menores de 16 y 17 años condenados a pena máxima por matar a niño en La Carpio (La Nación, Costa Rica, 31 de Mayo de 2011)”

En mayo del 2010 se anunciaba con bombos, platillos, comparsa y cimarronas un plan contra la delincuencia, el mismo que fue presentado y que no satisface las necesidades de nuestro país que se ha visto flagelado una y otra vez por criminales que hacen de las suyas, que han creado sus propias zonas de acción, sus codigos de conducta y sus propios sistemas legales.

Basta con darse una vuelta por la avenida 7ma en San José para ver un sector que continúa tomado por delincuentes dominicanos que habitan cuarterías, que se reúnen en bares, cafés, y en las esquinas, a vista y paciencia de nuestras autoridades criollas.

Se puede luego dar un “tour” por Ciudadela La Carpio o por “Tierra Santa” (En los barrios del Sur de San José) para descubrir que ciertamente no vivimos en paz.

Y no solamente en las partes marginales de nuestro país se vive en inseguridad constante, porque muchos de los planes en contra de la ciudadanía se realiza entre altos empresarios del “lado oscuro” que han encontrado en el delito su sustento, y en dar las migas a las marionetas que realizan el trabajo sucio.

Que ya lo han dicho? Probablemente, pero esta vez es mi turno de repetirlo insistente, nos están destrozando el país, nos secuestraron nacionalmente los delincuentes. Y no me refiero a delincuentes extranjeros solamente, esos son solamente parte de la calaña que se ha auto denominado dueño de nuestra Nación.

Me refiero a todos, criminales nacionales, extranjeros, armados, de cuello blanco, todos los que han convertido a este país en la “puta” de t0dos los que quieren hacer lo que les da la gana con los ciudadanos de Costa Rica.

¿Y en qué hemos colaborado nosotros?

  • Exportando telenovelas de narcos.
  • Presentando como moda vestirse como mareros o como pandilleros.
  • Con policías que se prestan a realizar extorsiones.
  • Jueces que colaboracionistas con la delincuencia.
  • Legislaturas que no protegen al ciudadano sino a los delincuentes.
  • Políticos que han utilizado el tema de la seguridad en su carta de promesas falsas.
  • Ciudadanos que no reportan los delitos.
  • Enseñanza en los hogares carente de valores morales y preocupado por otros valores materiales.

Sí hemos caído bajo, sí nos hemos resignado a convertir este país en una porqueriza, y lo peor, no nos gusta la comida de cerdos, pero abrimos bien la boca cuando nos la dan en cucharadas.

Hemos regalado este país a los delincuentes, ni siquiera hay un plan serio y listo en contra de la violencia que nos aqueja.

Pasará otro gobierno y todo seguirá en picada, seguirán creyendo que el asunto de seguridad es solamente judicial o penal, y no coordinarán con los otros ministerios e instituciones que deberían ayudar a prevenir la delincuencia; educación pública, defensoría de los habitantes, instituciones contra la drogadicción, etc.

“Vivan siempre el trabajo y la paz” es la frase que algún día al ritmo que llevamos, será la que adorne la lápida de un país que estamos dejando que se pierda.

Esto si no se toman acciones reales y se sigue con promesas idílicas que solamente tienen efecto sobre acomodados polítiqueros que creen que el asunto es de soplar y hacer botellas.

DIFERENCIAS ELEMENTALES

–         Mientras en USA se levantó un muro para evitar que inmigrantes mexicanos buscaran un mejor porvenir en el país vecino, Israel levantó una valla para evitar que los terroristas destruyeran el porvenir israelí.

–         Mientras en Israel se invierten millones de dólares en sistemas como el “Iron Dome”, refugios antimisiles y fuertes operativos de fronteras, en Gaza y el Sur del Líbano los liderazgos de Hamas y de Hezbollah respectivamente no invierten un solo centavo en sistemas de seguridad para la población que ellos mismos exponen cada vez que atacan a Israel con sus armas.

–         Mientras que en Libia, Gadafi y su ejército asesina a la contra por querer acabar con un gobierno despótico, Israel en el 2006 y 2009 ha enfrentado guerras por defender su soberanía y preservar la vida de sus ciudadanos sin importar que fueran judíos, musulmanes, ateos, cristianos, etc.

–         Mientras en Tel Aviv los gays tienen su propio festival, en Irán estos son colgados por “depravados”.

–         Mientras en Siria asesinan a millares por oponerse al régimen de Al Asad, en Israel un ex presidente va a la cárcel y un ex primer ministro está en lista de juicios por presuntos delitos económicos, indicando que el sistema judicial y democrático israelí es parejo para todos.

–         Mientras que los Bahai son perseguidos y asesinados en otros países musulmanes, en Israel tienen su centro espiritual en el Norte del País.

–         Mientras que Hamas clama por expulsar a todos los judíos de Israel, en el Estado Hebreo muchos de sus líderes insisten en que se puede negociar Tierras por Paz.

–         Mientras los palestinos “bautizan” algunas de sus calles y parques con el nombre de algún “mártir” que logró asesinar israelíes, en Israel el asesino de Rabin está en la cárcel y recibe la desaprobación de la mayoría de los israelíes del país.

–         Mientras que en cualquier país del mundo meten preso a quien quema la bandera de su Nación, a Israel le exigen que permita las consignas de odio y de llamado a la disolución del Estado en la denominada “Nakba”.

–         Mientras que agentes secretos estadounidenses realizan matanzas selectivas de terroristas en Pakistán, a Israel le exigen que no responda militarmente cuando es atacada con misiles en el Norte o Sur de su país.

–         Mientras que los europeos expulsan a los inmigrantes ilegales que ingresan a su territorio, el sistema israelí exige que los inmigrantes sean absorbidos por la sociedad ya que es un Estado para aquellos que son perseguidos.

–         Mientras que los palestinos no tienen derechos laborales absolutos en países como el Líbano, Jordania y Siria, en Israel tienen empleos, casa y hasta seguro social.

–         Mientras que en algunos países europeos, mujeres musulmanas son asesinadas por “honor” en sus familias, en Israel los noviazgos y matrimonios mixtos están a la orden del día.

En estos ya 63 años, muchas cosas se le pueden criticar a Israel, ciertamente es una Nación con seres humanos hay muchas diferencias de criterio y probabilidades de cometer errores (y a veces horrores) que se cometen en el proceso, pero a veces pareciera que solamente Israel existiera para cargar con las críticas y castigos que le quiere imponer el mundo; y es bueno indicar que el mundo porque tanto los “occidentales democráticos”, como los países despóticos se toman la atribución de señalar a Israel y todas sus acciones.

Insisten en que la defensa de su territorio es contraindicada, probablemente porque no causa suficientes bajas en Israel como para que sea “políticamente correcta”.

Mantienen la hipócrita idea que Israel debe recibir misiles de sus enemigos porque de todos modos son de fabricación casera y no causan “tantos daños”, porque cualquier respuesta militar israelí se convierte automáticamente en “desproporcionada”, esto porque probablemente cuentan las proporciones en número de tumbas.

Hipócritas del mundo, que teniendo tantos yerros internos se sacuden sobre el chivo universal; el judío de las naciones, El Estado de Israel, que a la postre se ha convertido en la cajita de excusas milagrosas de los líderes ineficientes de Occidente y exaltador de las imágenes de los despóticos islamistas y autócratas, se han válido de Israel para mantenerse “poderosos en sus cargos” dándole a los leones carne fresca para que continúen haciendo de las suyas.

Pero a pesar de la crítica, Israel sigue manteniéndose, cada día que pasa y que ve a quienes intentan prostituir su nombre con poses políticas, y se da cada vez más cuenta que su existencia depende de sí mismo y del valor de su gente más que de los “favorcitos” que algunos liderazgos pretenden luego cobrarles con un garrote en sus manos.

Bryan Acuña Obando.

Internacionalista.

Costa Rica debe madurar…

Al analizar los últimos eventos en la no siempre amada “Asamblea Legislativa”; el parlamento nacional; es bueno colocar sobre la mesa nuevamente un tema que puede resultar de grandes modificaciones a nuestra forma de hacer política.

Esto es la posibilidad que Costa Rica acceda a una profunda reforma constitucional que de como resultado la implementación de un sistema parlamentario nacional.

Nuestro desgastado sistema presidencialista ha demostrado una falta de liderazgo real en un solo “estadista” que enrumbe por el camino del desarrollo real y concreto al país, y además de sufrir con gobiernos de dos años de trabajo “verdadero”, porque los otros dos años los utilizan en campaña política de cara a los siguientes comicios, demostrando así nuevamente su insistente gobierno para el partido y  no tanto para los electores.

Ya Costa Rica debería enfocarse en tener un desarrollo integral de su sistema político, dejar atrás las imagenes unipersonales y crear conciencia colectiva más allá del gobernar por colores políticos y concentrarse más en un sistema de gobierno con partidos que presenten soluciones basados en sus bases ideológicas y principios, y que sepa que en su período debe hacer las cosas lo mejor posible sino se quiere exponer a un período acortado y posteriores castigos políticos que pueden llevar hasta eventuales desapariciones partidarias de la palestra política de la Nación.

Las últimas coaliciones parlamentarias que se han podido observar en el parlamento nacional:

  • “La alianza de la aceituna” o movimiento “Li-Li”, Liberación Nacional – Movimiento Libertario.
  • Alianza por Costa Rica, conformada por la oposición al oficialismo.

Demuestran que con mayorías políticas que busquen objetivos en común se puede trabajar mejor las agendas gubernamentales de cara a oficializar leyes.

Estas coaliciones que en los últimos meses han trabajado de la mano, han podido sacar adelante proyectos o por lo menos realizar avances significativos en los  mismos, porque al contar con porcentajes altos de aceptación facilita y agiliza la conformación de nuevas leyes y crear comisiones encargadas de que estas se ejecuten en un tiempo determinado, así como les enseña a negociar con sus contrapartes.

Por supuesto que para que un sistema parlamentario en Costa Rica funcione, se debe acostumbrar al costarricense al esquema político de no 57 diputados sino de muchos más diputados elegidos por listas en elecciones populares, divididos porcentualmente basados en un esquema establecido por las reformas constitucionales, que podrían ser por ejemplo regiones nacionales, zonas geográficas, provincias o cantones, lo que podría duplicar y hasta triplicar el número de diputados y de curules legislativas negociando para mejorar el país.

Además y sin menospreciar su excelente trabajo, se podría decir que la imagen presentada en este primer año electoral por parte de la presidenta Laura Chinchilla, ayuda a reconocer que se puede convertir al presidente en un elemento representativo del gobierno nacional ante otros países del mundo, como jefe de Estado, con funciones limitadas y específicas.

Así como otorgar a los ministros del ejecutivo funciones prácticas dentro del esquema de trabajo de su labor de ejecutor de las leyes aprobadas por el parlamento, encabezados por el Jefe de Gobierno; es decir el Primer Ministro, que dicho sea de paso es una figura de liderazgo, pero no “omnipotente” sino que debe conocer que se debe abocar a lo que sus funciones y limitaciones establecen so pena de ser movido de su puesto por una decisión parlamentaria.

El poder judicial actuaría normalmente con independencia política, asegurando de este modo que las leyes emitidas vayan acordes a la “Carta Magna” nacional y las normas legales establecidas o modificadas en el sistema político nacional. Estableciendo un esquema de blindaje a normas “delicadas” y uno para las normas más flexibles.

El Tribunal Supremo de Elecciones con su ya acostumbrada labor de fiscalizador de los procesos electorales, actuaría con la independencia que se le conoce, a favor de preservar el derecho de libre elección de los ciudadanos y además con una ardua labor constante por los llamados del parlamento a comicios, ya sea por referendos, elecciones de medios períodos o anticipadas dependiendo de una eventual estructura de control político incluido dentro de las modificaciones constitucionales.

Aunque pareciera un panorama díficil de dislumbrar en el corto período, no es descartable la posibilidad que ante tantos bloqueos políticos por parte de agrupaciones en la ya “Multipolar” Asamblea Legislativa, un nuevo sistema político le de un giro a estas acciones por parte de los partidos y se le pueda sacar un provecho real, esperando que de este modo las leyes sean:

  • Mejor estructuradas.
  • Presentadas con presupuestos más “realistas”.
  • Votadas en menor tiempo.

Lo que derivaría en avances más sustanciales en el tiempo que duren los gobiernos y sabiendo el partido que un gobierno con una imagen positiva, o una oposición con acciones objetivas y no tan de color político, significará mayores votos en el siguiente proceso electoral, esto quiere decir, más presencia parlamentaria para tener sumados respaldos ante leyes propias que se puedan ejecutar con amplia facilidad.

Esto solamente puede pasar si Costa Rica se decide a dar el paso tan necesaro para dejar atrás los temores a abandonar los vicios de la burocracia excesiva y a formalizar un esquema firme hacia el avance y la madurez que se merece este país.

El papel de la política en la época actual.

POLITICA

La política en nuestra sociedad es un factor determinante para el desarrollo y ordenamiento, de tal forma que todo el sistema se acomoda por medio de esta, en todas las áreas de desempeño de la Nación; seguridad social, economía, sistema jurídico, etc.

Sin la existencia de la política en nuestro ordenamiento social, estaríamos sumergidos en una anarquía total, con leyes similares a las de la selva en la cual solamente sobrevivirían los “más fuertes” sin la protección de aquellos que se puedan ver marginados por la ausencia de liderazgos reales en la sociedad; una especie de suicidio social.

Al no haber un ordenamiento, sino una administración improvisada y temporal, elementos de sobrevivencia como el Estado serían nulos y la identificación con un territorio no sería determinante, sino que se dedicarían a un desgaste de recursos sin mayor interés en el futuro, ya que una vez acabado lo que se tiene, se emprende una migración hacia nuevos horizontes al estilo “coyol partido, coyol comido” que muchas veces consideramos aplicar como filosofía de existencia.

El desarrollo de la política se ve mejorado con ideas frescas, cuando no se reciclan liderazgos desgastados y se abren o crean los espacios para personas nuevas, actualizadas, no encasilladas en viejos paradigmas que quizás ya no se prestan para el contexto que se esté viviendo. Sin tener la idea de desechar simplemente a quienes tuvieron un puesto de estandarte dentro de la sociedad, sino colocándolos en la  nueva función de ser consejeros; sabios con experiencia que nos pueden pasar “volados” como viejos lobos de mar que conocen cada ola que se enfrenta en el extenso océano de la política.

Pero también la política se ve mancillada, prostituida y hasta destruida cuando se convierte en una plataforma de favores para satisfacer el ego de ciertos individuos que buscan el bienestar personal más allá del colectivo, olvidando que aún los Derechos Humanos colocan por encima del individuo a la sociedad, como agrupación, y las constituciones lo harán notar de este modo. Es por esto que cuando creemos que buscamos el poder político para saciar nuestros apetitos de controlar algo de la sociedad, ya sea como individuos o como una “Elite”, perdemos el rumbo y nos dirigimos a caer en el precipicio de la deslegitimación por parte de aquellos que nos brindaron su confianza para que mejoremos lo que se ha ido desgastando y para que propongamos nuevos caminos para el desarrollo.

Ahora bien, una de las colectividades que se ven más desilusionadas con la prostitución de los poderes políticos, son los jóvenes, que además de recibir de sus mayores percepciones sumamente negativas de los liderazgos actuales, se ven excluidos de poder ser parte de quienes intentan (o aparentan) mejorar el país, se les coloca en la “banca”, esperando a que los políticos desgastados se cansen de desperdiciar pólvora en zopilotes, y lo que es peor, una vez que estos políticos salen e ingresan los que con sus energías han estado esperando, ya entran con vicios que aprendieron viendo desde la barrera las acciones para intentar desarrollarse y se encamina a tomar la misma escopeta y continuar disparando contra zopilotes; colocando curitas donde hay heridas profundas.

Los jóvenes buscan un rol más activo y participativo, menos discriminación; no rellenar espacios por cumplir con la moda de una agrupación partidaria o de liderazgos en alguna de las áreas de la política, sino para fortalecer lo que llamamos Estado; es decir en palabras de Miguel Acosta Romero:

“El Estado es la organización política de un país, es decir, la estructura de poder que se asienta sobre un determinado territorio y población”.

 

Una estructura de poder, ordenada y con elementos que le dan ese ordenamiento y que busca ser organizado correctamente.

En mi experiencia personal, el aporte que le puedo realizar a la política de este país; como internacionalista; es la de tomar ejemplos de modelos de otros sistemas del mundo que ha funcionado, intentar adaptarlos consciente y objetivamente, intentando que las ideas no se vean “cocinadas” al pasar por el trópico, como muchas veces pasa con los modelos de desarrollo que se copian casi en su totalidad y se cree que se le puede recetar la misma medicina a todos los enfermos sin verificar los síntomas.

Adicionalmente podría emprender campañas a favor del trabajo por el país basado en las capacidades intelectuales y físicas que cada persona tiene, porque muchas veces se desperdicia capital humano colocándolo en áreas ajenas a su preparación, o se marginan buenos elementos capacitados para una labor, y es sustituido por otro, solamente para cumplir con un favor político.

Aportaría pues una capacidad administrativa en no sub utilizar las mentes de nuestros ciudadanos en tareas burdas que a la postre no le estén generando mayor beneficio a la Nación.

Por supuesto que para que esto sea realista, se deben plantear objetivos alcanzables, y la idea sería que esas capacidades administrativas se vayan auto superando, sin tener un techo fijo sino irlo levantando conforme se va avanzando.

Pero el principal aporte a la política (como un todo en la sociedad) que intentaría aplicar, es el de educar a la población en que se cambien sus mentalidades mediocres y simplistas; que dejemos de vernos como un país sub desarrollado (viendo hacia atrás) e intentar que busquen ver hacia adelante, donde está el desarrollo de las naciones. Educarme y educar sería mi meta para beneficiar a nuestra sociedad, que muchas veces se ve desgastada con ideales obsoletos de hace varias décadas.

Y más que un aporte, es un reto, ya sea siendo parte de una agrupación política como un partido, o siendo parte de otras estructuras de la política (religión, comunidad, escuelas, etc.), porque la mentalidad de nuestra sociedad debe verse modificada y fortalecida con ideas frescas que nos haga entender de una vez por todas, que no estamos retrasados en el tiempo más que de una forma ideológica.

¡Gracias!