Archivo del sitio

Ahed Tamimi y el marketing de la resistencia

La joven palestina Ahed Tamimi se encuentra detenida en una cárcel militar israelí desde el 19 de diciembre anterior, lo mismo que su mamá, Nariman Tamimi. Pero Ahed en particular se ha transformado en un nuevo ícono de la denominada “resistencia palestina” y han intentado mostrarla ante la opinión pública internacional como una inocente niña prisionera del malvado ente sionista ocupante. Sin embargo, una serie de inconsistencias revelan que este emblema palestino es solamente una creación más del marketing propagandístico que durante años golpea a Israel desde las plataformas noticiosas y hoy desde las redes sociales.

Se debe comenzar explicando que la joven de la emblemática familia Tamimi inició desde muy pequeña sus labores a favor de la “resistencia”, con una serie de videos donde se le veía provocando a los soldados israelíes cada viernes que se daban manifestaciones por parte de los palestinos de su pueblo en Nabi Saleh, al noreste de Ramallah, contra los militares, en protesta por el establecimiento del asentamiento judío de Halamish, en los montes de Benjamín, dentro de los territorios de Judea y Samaria (Cisjordania), lo que incluía fuertes disputas sobre el pozo de agua comunitario. Basta con buscar algunas de sus apariciones en YouTube para comprender el uso indiscriminado de niños y mujeres en las protestas palestinas, incluyendo a Tamimi, sazonados con el desproporcionado número de camarógrafos y corresponsales de prensa listos para filmar cualquier amago de violencia que se pueda manifestar.

En varios de los videos en que aparece Ahed se nota cómo espera hasta que haya cámaras cerca para hacer su espectáculo, con gritos, puños arriba, empujones contra soldados y demás. Este tipo de acciones son lo que en ese momento, siendo una pequeña niña de 10 u 11 años, le valió el sobrenombre de Shirley Temper palestina, por sus dotes como actriz en zona de conflicto. En el año 2012, en un video donde se ve a miembros de la familia Tamimi evitando la detención de Mohammed Tamimi, acusado de lanzar piedras contra soldados, aparece la niña Ahed Tamimi mordiendo la mano de un soldado. Esto le valdría el premio del Gobierno turco con el galardón Handala Courage Award de manos del en su momento ministro Recep Tayyip Erdogan.

Sin embargo, vale destacar que también en reiteradas ocasiones optan por fabricar noticias, sin la presencia real de militares israelíes o utilizando actores vestidos como soldados. Utilizarán las filmaciones para crear lo que actualmente se conoce como fake news, lo que, para efectos de un conflicto mediático como este, es indiferente, y serán ofrecidas las escenas como reales. A esto se le ha dado desde hace años el apodo de “Pallywood”, que son actuaciones sobre el conflicto y supuestos enfrentamientos con la finalidad de marcar a la opinión pública contra el Estado de Israel.

En ambos casos citados, la familia Tamimi es importante en la producción de esta clase de material muy apetecido tanto por medios de comunicación a nivel local como internacional. También en algunos casos por organismos no gubernamentales criticados por su participación en la difamación contra Israel, por ejemplo B’Tselem y Shalom Ajshav (‘paz ahora’), ambos encargados de señalar las acciones del Estado de Israel contra los palestinos en los territorios en disputa, principalmente en cuanto a violación de los derechos humanos, aunque en varias oportunidades se los ha visto siendo parte de las plataformas de propaganda anti-israelí, lo que deslegitima su labor.

Es necesario también hacer una referencia respecto al clan Tamimi. Algunos de sus miembros están involucrados en actos ilegales como asesinatos y terrorismo, como bien lo especificaría en un artículo la escritora Caroline Glick. Dos de sus primos, Said y Nizar Tamimi, fueron acusados por el asesinato del ciudadano Chaim Mizrahi, del pueblo de Beit El, en el año 1993. Por su parte, Ahlam Tamimi, tía de Ahed, planeó la masacre en una pizzería de Jerusalén, en el año 2001, con un saldo de 15 muertos y al menos 130 heridos. Bassem, padre de Ahed, ha estado involucrado en varios procesos penales por incitación a la violencia, y también ha sido criticado por hacer declaraciones polémicas, como en el año 2015, cuando propagaba el libelo de que los israelíes asesinaban niños palestinos para robarles sus órganos, denuncia puesta en su momento por la Liga Anti Difamación.

Los íconos de la resistencia palestina tienen particulares componentes que marcan la opinión pública internacional, principalmente para Occidente, ya que llevan consigo la marca de tratarse de poblaciones sensibles, por lo tanto, tocan fibras delicadas.

Por ejemplo, durante la Segunda Intifada se transformó en icónico aquel niño que se ve lanzando piedras contra un tanque, lo cual daba señal de tratarse de un conflicto desproporcionado, lo que generaría que algunos analistas declararan en su momento: “Eso no era una guerra, sino un genocidio”; expresión que aún hoy se escucha con regularidad entre algunos analistas del conflicto y académicos, además de los que son históricamente críticos con Israel por diferencias ideológicas o políticas.

Del mismo modo, durante esa Intifada el niño Mohammed Al Durrah, de 12 años, se transformó en un emblema y su imagen circuló por el mundo, luego de que Talal Abu Rahma, camarógrafo palestino que servía como corresponsal de la cadena France 2, lograra grabar el momento en que él y su padre, Jamal Al Durrah, quedaron en medio de un fuego cruzado entre israelíes y palestinos. Cuando, de un momento a otro, el niño Mohammed aparece en una escena muerto por supuestos disparos de las Fuerzas de Defensa de Israel (IDF), el propio Estado de Israel aceptó inicialmente la autoría de la muerte dadas las tensiones, pero, entre los años 2004 y 2007, al realizar análisis minuciosos, se negó la responsabilidad.

En ambos casos son niños los íconos de la “resistencia”, ya sea por tratarse de luchadores o mártires. Para el inconsciente moral occidental, la imagen de menores de edad en conflictos armados cala profundo en la opinión pública. Esto ocurrió durante el 2014 con los cuatro niños palestinos muertos por fuego israelí en una playa de Gaza durante la operación Margen Protector o, por el contrario, cuando, en el 2013, un bebé llamado Omar Misharawi murió producto de un cohete de Hamas que cayó en su casa, y fue presentado como una víctima de fuego israelí, en varios medios, incluida la cadena BBC, que vendió la idea de que habían sido los israelíes los responsables. Por lo que posteriormente dio pie a que el abogado Alan Dershowitz denominara esta estrategia como la del bebé muerto, que sirve de propaganda y si bien el concepto se resume en política respecto a la muerte, lo cierto es que un niño soldado es un luchador de la guerra desigual, mientras que uno muerto será un mártir.

En el martirio se encuentra la otra forma de vender propaganda contra Israel. Para esto, dos casos importantes de una larga lista que llevaría a recorrer las empapeladas calles de Cisjordania o Gaza pueden servir de ejemplo. El primero fue el asesinato, en 2004, por parte del ejército de Israel, contra Ahmed Yassin, líder espiritual del Hamas, quien por su condición física, inválido desde los 12 años, tetrapléjico y casi ciego, generó fuertes críticas por el asesinato selectivo del cual fue víctima en marzo de 2004. Sin embargo, lo que poco se menciona o se omite es que varios atentados por parte del Hamas fueron ordenados directamente por este líder del ala palestina de los Hermanos Musulmanes, nombre con el que se dio a conocer el grupo islamista en 1987.

El segundo caso es el de Ibrahim Abu Thuraya, de 29 años, hombre que había perdido sus piernas durante el conflicto del año 2008 en una intromisión cerca de la frontera con Israel. El 15 de diciembre murió de un supuesto disparo en la cabeza por parte del Ejército israelí durante un “día de ira palestina” por la decisión del presidente Donald Trump de declarar a Jerusalén como la capital de Israel. Su caso en cierto modo se asemeja al de Mohammed Al Durrah, donde se duda de la versión por parte de las autoridades en la Franja de Gaza, en especial porque el hombre fue enterrado sin que se permitiera realizar una autopsia que garantizara que su deceso se debió a fuego israelí.

En las dos circunstancias, la imagen de indefensión se vende en igualdad de condiciones. Sin embargo, las actividades que ambos realizaban por la “resistencia” eran muy distintas entre sí. El primero era un prominente terrorista con antecedentes por asesinato contra israelíes y hasta contra palestinos acusados de colaborar con la “ocupación”, mientras el segundo era un activista utilizado como carne de cañón durante las manifestaciones palestinas en Gaza contra Israel, donde no necesariamente se trata de actos pacíficos, sino que en muchas oportunidades hay enfrentamientos que terminan con disparos.

La misma Caroline Glick manifestaría un aspecto esencial en este tema: “Hay dos componentes de la guerra palestina para aniquilar a Israel: el terrorismo y la propaganda. Los dos están vinculados integralmente”. Ella puntualmente los asocia con el caso Tamimi, sin embargo es una circunstancia reincidente. En el caso particular del clan de Nabi Saleh se trata de los actores de turno, pero es cíclico que la explotación de la propaganda por parte de los palestinos le pone rostro a esta estrategia de mercado bautizada como “resistencia” y que solamente se suma a la política de preservar el conflicto lo más alejado de una solución real, que les asegure victorias palestinas y duras derrotas a los israelíes en el campo de la opinión pública.

Fuente: INFOBAE

Anuncios

“El apartheid ad populum”

APARTHEID STATE

El Estado racista de Israel.

La agenda de John Kerry en el conflicto entre israelíes y palestinos parece un poco precisada y atropellada por llegar a una solución express, se empeñan en creer que siempre es mejor llegar a un “mal acuerdo, que a un buen pleito” entre ambas partes involucradas. Lo cierto del caso es que el secretario de Estado norteamericano cree que tiene la solución final a 66 años de disputas en la región e intenta de forma insistente imponer sus condiciones, peor aún, como lo recopila el diario “The Daily Beast“, el secretario menciona que de concretarse un Estado Binacional en las zonas en disputa podría llegar a consolidarse una especie de “Apartheid” como el vivido por Sudáfrica el siglo pasado hasta la década de los 90’s.

Esa falacia de la supuesta segregación racial en el Estado de Israel se puede resumir en un desconocimiento nada accidental de la sociedad israelí, y explico en unas breves líneas por qué, aunque es historia que se conoce desde la propia fundación de Israel, pero demos el beneficio de la duda que la gente desconoce los datos y recopilemos de nuevo:

  • El país según la última estadística cuenta con casi 8 millones de habitantes, de los cuales el 80% se catalogan como judíos, 17% son árabes y el otro 3% son ciudadanos de otras latitudes que no se encasillan en las dos categorías mencionadas anteriormente.
  • El Estado cuenta con dos idiomas oficiales, el hebreo y el árabe (a pesar que la población árabe según el dato anterior no llega ni al 20%).
  • Solamente en el caso de los judíos israelíes la variedad de etnias que lo componen deja al desnudo la falacia de alguna clase de discriminación por “raza” y/o por religión. Del primer aspecto se puede decir que hay judíos originarios de América, Europa, Oriente Medio, Asia, África. Y si de religión en el Estado se habla la legislación israelí garantiza de forma explícita iguales derechos a todos los ciudadanos con independencia de su religión, aunque no se pierde la esencia de la conformación del Estado en 1948 (según el plan de partición del año anterior) que garantiza dicho territorio como “Estado Judío”.
  • Desde su conformación como Estado ha tenido más de 60 diputados de origen árabe en el parlamento, algunos de los cuales abiertamente han apoyado a organizaciones como Hamas o el Hezbollah, salvo una censura pública, no serían ejecutados públicamente como puede suceder en la Franja de Gaza o en Irán por la simple sospecha de ser un “espía” para el “Ente Sionista”.
  • A pesar de que se crea en un supuesto racismo israelí contra los árabes, estos últimos no tienen la obligación de hacer servicio militar, para que no tengan problemas dentro de sus comunidades que los tachen de “traidores”, sin embargo, en los últimos años el número de árabes israelíes, principalmente cristianos han incrementado las filas de las fuerzas armadas israelíes y hasta han tenido altos cargos dentro del ejército israelí, ejemplo de ello, la Sargento Monalisa Abdo que no solamente rompe el mito de la discriminación en el ejército, sino que rompe el molde de la discriminación contra las mujeres en puestos importantes de las fuerzas armadas.
  • Más de 100 mil palestinos en el 2013 laboraban en Israel ganando su sustento en el país vecino, esto contemplando un enorme porcentaje de trabajadores del sector construcción.
  • Obreros palestinos en Israel organizados en sindicatos e indignados hicieron huelga en Israel. Si fuera un Estado de esclavos o de Apartheid los tendrían en trabajos forzados o expulsados del país. Lo que informó en su momento el diario IPS News (año 2011) refleja que aún y siendo extranjeros tienen posibilidades de manifestarse y agremiarse.
  • Israel permite la atención médica de ciudadanos palestinos bajo condiciones igualitarias, buscando preservar la vida, como lo exigen las normas morales del judaísmo. Y de este privilegio fue testigo hasta el propio jefe del gobierno palestino de Gaza, Ismaïl Haniyeh (líder del Hamas) según recopiló la fuente de “Palestina Libre” en el año 2013.
  • El caso del niño Mohammed al-Farra proveniente de la Franja de Gaza y que vive con su abuelo, Hamouda al-Farra en el hospital de Tel HaShomer en Israel, donde recibe cuidados diarios después de haber sido abandonado por sus padres.

Lo anterior solo por nombrar algunos aspectos que buscan desmentir otra idea que se repite como mantra ante la comunidad internacional, que Israel estaría aplicando alguna especie de segregación de carácter racial contra los palestinos, o de discriminación al no concretar las poco sesudas propuestas de acuerdo definitivo en el conflicto entre israelíes y palestinos. Lo cierto del caso es que si hay algo que no permite llegar a un acuerdo final es la intromisión obsesiva de las potencias de turno, su testarudez para tratar de imponer fronteras, acuerdos y soluciones instantáneas que no llegan a nada realista. Ya no estamos en la época colonial donde se podía utilizar la medida “salomónica” de partir a la mitad y que cada quien se quedara con su parte contento o al menos tranquilo.

La realidad es que ya mucha agua de conflictos han pasado por debajo del puente de las negociaciones, y por obedecer a agendas geopolíticas se ha hecho todavía menos sencillo llegar a finalizar con un acuerdo sensato. Las cosas han cambiado por el “barrio” y no se puede pretender echar para atrás 66 años de enfrentamientos, de transiciones de tierra, de terrorismo, de agresiones, de falta de voluntad política para acabar con el enfrentamiento. Ya no se negocian espejos por oro, el tiempo de negociar tierra por una paz que nunca llegó se acabó, y ahora la solución; que sigue siendo una cosa de dos, aunque se metan mil, no llegará con crear nuevas falacias para continuar convirtiendo a Israel en el chivo expiatorio de la falta de consenso en un acuerdo al cual se le plantearon soluciones desde 1947 con la partición proporcional, avanzando por varias propuestas rechazadas, no por falta de vialidad (las denominadas concesiones dolorosas), sino por ausencia de voluntad.

Dos falacias deben caer de una vez por todas en este conflicto:

  1. No existe el denominado “Apartheid” contra los palestinos, Israel es un país con un crisol de culturas en su composición social, económica y religiosa, no se confina a “ghettos” a los palestinos, ni se les obliga a salir en horarios diferentes que a los judíos. Lo cierto del caso es que en zonas como Cisjordania o Gaza más que discriminarlos, se analiza profundamente la entrada de ciudadanos de origen palestino, no por discriminación, sino por seguridad. Cuando se daba entrada libre, el terrorismo hacía de las suyas, cualquier Estado sensato y protector de sus ciudadanos (en general) haría lo mismo. Los griegos desde el 2011 construyen un muro para evitar las migraciones masivas de ciudadanos turcos a su país, acción similar hizo USA en su frontera con México. En un conflicto como el israelí – palestino, donde las fronteras no se han trazado definitivamente (aunque algunos insisten en imponer las líneas del armisticio de 1949) el tema seguridad prima, y conforme han cambiado y calmado las cosas en la región, la valla de protección se ha visto reducida o movida trazando eventuales fronteras para la definición del conflicto.
  2. No existe un genocidio contra los palestinos, desde 1998 hasta el año 2008 la población palestina de los territorios de Cisjordania y Gaza fue cercano al 30% según el diario inglés “The Guardian“, también según la Oficina del Censo de los Estados Unidos entre los años 1995 y 2008 el crecimiento en Gaza y Cisjordania fue de 106%. Los fríos números indican que en 66 años de conflicto entre árabes e israelíes han muerto menos palestinos en manos israelíes que de sus propios hermanos contando Jordania y el actual conflicto sirio, de los cuales nunca se señaló intenciones de genocidio o etnicidio. El crecimiento gradual de las poblaciones palestinas, el acceso a servicios médicos (aún israelíes), el acceso a servicios públicos (algunos brindados por Israel) y la posibilidad de obtener productos, así como fondos y ayudas internacionales, desmitifican el supuesto genocidio, y se ve un aumento de la media de muertos en casos de enfrentamiento militar, en su mayoría palestinos por cuanto las medidas de protección de civiles no ha sido nunca el interés de las autoridades palestinas, sino parte de sus medios de propaganda para seguir señalando a Israel como un Estado que busca la muerte y destrucción de la población palestina y su eventual exterminio.

La larga explicación obedece únicamente a un interés personal y casi masoquista de seguir explicando algo que ni con dibujitos, ni con pruebas, mucho menos con explicaciones quieren entender algunos líderes de la Comunidad Internacional, que ambas falacias son solamente parte de esa máxima de Voltaire quien claramente dijo “…miente que algo quedará…” Tantas veces se ha llamado a Israel, Estado Nazi, que algunos olvidan la afinidad de los árabes durante la II Guerra Mundial, por el aparato militar hitleriano. Tan insistente es el llamado a Israel como Estado Apartheid que algunos olvidan el comportamiento y persecución que viven los cristianos aún en la Franja de Gaza, una de las zonas que supuestamente viven parte de esos flagelos, o la negativa de Abbas de tener judíos en su eventual Estado Palestino, al que lo quiere “Jüdenrein, y no olvidar que en el pasado fueron los musulmanes los que marcaron con una estrella de David a los judíos para diferenciarlos de ellos y someterlos como “dhimmis” que son, inferiores a los musulmanes. Pero en esto la mentalidad selectiva obedece a seguir las masas repitiendo como eco, sea cierto o no.