Archivo del sitio

Dios ha muerto…

DIOS HA MUERTO

“…Ahora amo a Dios: a los hombres no los amo. El hombre es para mí una cosa demasiado imperfecta. El amor al hombre me mataría…” “…Mas cuando Zaratustra estuvo solo, habló así a su corazón: “¡Será posible! ¡Este viejo santo en su bosque no ha oído todavía nada de que Dios ha muerto!”…” (Nietzsche, Friedrich. “Así habló Zaratustra”, 1883).

Lo escrito anteriormente es parte del dialogo que sostuvo el personaje de Zaratustra con el “santo” en uno de los libros más emblemáticos del filósofo alemán Nietzsche, donde siguiendo una parte de su el nihilismo ha expresado la carencia de valores morales. Por una parte expresaba la crítica general que sobre los religiosos el autor tenía ya que se dirigían a los “simples mortales” como seres imperfectos a los cuales no se les podía amar porque ese amor estaba viciado, y por otro lado reflejaba su pensamiento filosófico pleno; por lo que matar a “dios” era dar a comprender que los valores de la moralidad humana eran vacíos, condicionales, casi inexistentes.

El “santo” en este escrito, en su pensamiento amar a los hombres es complejo, por lo que amar a lo divino suele ser más sencillo, porque su práctica implica menos obligaciones. A veces a través de actos quizás ridículos se logra complacer el ego de ese ser supremo. En este espacio se pueden encontrar en la actualidad todos los extremistas que asesinan en el “nombre de Dios”.

Un ejemplo de lo mencionado anteriormente son los islamistas, que exponen su propia vida luchando contra todos aquellos que se oponen a su versión radical de lo divino, quien pareciera no puede defender su propia honorabilidad, y por esto echa mano de sus “guerreros sagrados”, quienes en un arrebato pasional de cumplimiento por los principios celestiales, son capaces de arrancar de raíz a todo aquel que consideren un infiel o que esté cometiendo afrentas contra los estatutos morales impuestos por sus líderes religiosos.

Para el islamismo; principalmente el radical, el supuesto respeto por lo divino los lleva a realizar actos de violencia sin contemplaciones, atentando contra la vida de otros seres humanos por considerarlos violadores de su interpretación de las normas islámicas (sharia). Muy a pesar de que otras interpretaciones islámicas prohíben el uso desmedido de la violencia y el asesinato (Sura La Mesa Servida 5:32), los islamistas justifican sus actos en que los infieles desagradan a Dios y por eso su eliminación o sometimiento son un acto de rectificación espiritual.

En ese principio, los actos de violencia del pensamiento radical islámico no afectan solamente a los no musulmanes, sino que en reiteradas oportunidades atenta directamente contra los propios practicantes de su religión. Países africanos donde la mutilación genital femenina es una practica común, musulmanes que viviendo en países occidentales practican los asesinatos por honor, y la práctica de normas islámicas que son prohibidas en los países que los albergan; pena de muerte por ejemplo, ejercen una normativa paralela con jueces comunitarios de carácter religioso y cuya jurisprudencia no es vinculante y hasta es algo ilegal.

Esta manera de actuar, alimenta las posiciones negativas que de la religión islámica se tiene en diversos grupos sociales, porque si bien hay comunidades islámicas que se desvinculan completamente de este tipo de actividades, cuando el radicalismo musulmán es el que ha logrado generar unión entre los clanes islámicos del Medio Oriente (de ahí parte del éxito del califato en la zona) y fortalece a las comunidades en países no musulmanes, su discurso logra ganar simpatías.

Los islamistas radicales, son además los que promueven la Dawah (proselitismo) en los países occidentales y la hégira (migración) a dos vías, una para fortalecer las posiciones sunitas en la región del Medio Oriente y el Norte africano y por otro lado, nutrir a las comunidades islámicas en su proselitismo dentro de países no musulmanes, promoviendo muchas veces las versiones más “ortodoxas” y tajantes de los principios islámicos, como el salafismo y los principios de la escuela de de Muhammad Ibn Ismail Al – Bujari, uno de los principales memorizadores de los dichos del profeta Mahoma (Hadices).

De este modo, promueven muchas veces una religión cuyo objetivo final sea agradar solamente a lo divino, sin importar lo suficiente si en la ejecución de este fin dañan a otros seres humanos, los cuales finalmente por su imperfección no son objeto de respeto pleno.

Meditando sobre la vida en un bosque lejano, el Profeta se encontró con un clérigo islamista que se hacía tajos sobre su piel y clamaba a los cielos a gran voz. El Profeta le preguntó sobre el objetivo de su vida, a lo que el clérigo contestó: Ahora amo a Alá y todos los principios que sus santos sabios han enseñado, a los hombres, primordialmente a los infieles y sus caminos pecaminosos no los amo. Los hombres son para mí una cosa demasiado imperfecta. El amor a los hombres me enviaría a los infiernos. Mas cuando el Profeta estuvo solo, habló así a su corazón: “Qué complicado ¡Este clérigo islamista que ha huido al bosque de seguro no se ha enterado todavía de que Alá ha muerto y con él todos sus santos sabios!”

Anuncios

LA CIENCIA DEL CRIMEN

Higiene Racial

En el período correspondiente al final del siglo XIX y principios del siglo XX, se desarrolló en muchos lugares de Europa y los Estados Unidos el concepto de “Darwinismo Social”, que planteaba directamente la existencia de seres humanos mayormente evolucionados a otros; es decir personas que genéticamente eran superiores. La sobrevivencia del más fuerte.

De la mano de esta creencia darwiniana muy en boga en esos años, aparecieron doctrinas de “Higiene racial” de la mano de Alfred Ploetz quien planteaba la idea que fenómenos como el alcoholismo, homosexualismo, la criminalidad y las enfermedades venéreas por ejemplo, eran hereditarios genéticamente, por lo que propone que este tipo de personas deben ser erradicados, esterilizados o exterminados del todo. También se realizaba experimentos y estudios para comprobar la desigualdad entre razas; entre las prácticas científicas tenemos la frenología que consistía en el estudio de los cráneos para comprobar la evolución entre seres superiores y otros de menor categoría en avance genético. Estos mismos conceptos de “Higiene racial” fueron parte de la motivación de los nazis para comenzar con sus prácticas de limpieza dentro de la Nación Alemana “Aria y Perfeccionista”.

Algunos de los principios de la “Higiene racial” alemanes incluían:

  • Cuidado médico de los débiles (discapacitados) destruye el sistema.
  • Los inferiores y los pobres se multiplican por lo que hay que controlar su nivel de natalidad.
  • La raza es un problema de salud que compete al Estado.

Comienzan entonces a realizar propagandas que justifiquen cómo los seres “inferiores” y las personas discapacitadas incurrían en ser gastos innecesarios para el nuevo “Reich” (Imperio), así como a culpar los fracasos de la Nación Alemana en chivos expiatorios (judíos, gitanos, homosexuales, testigos de Jehová, comunistas). De esta manera, en 1930 inician su campaña de esterilizaciones forzadas; las primeras víctimas de la esterilización fueron niños mulatos (padres congoleses y madres alemanas) en la frontera con Francia. Después aplicaron la misma fórmula a discapacitados que eran recluidos en clínicas del régimen o en campos de exterminio, sin que su familia supiera a ciencia cierta (o ignoraran forzadamente) que estos serían aniquilados.

En 1938 basados en una carta firmada por Hitler para autorizar la eutanasia de un niño discapacitado (Carta T4), solicitada por su padre, el régimen toma vía libre para practicar la eutanasia con todos los que sufrieran de alguna discapacidad o fueran de un genotipo relegado o incapaz de sobrevivir, primero la aplicaron en adultos, y en 1939 era más común sobre niños, aunque en los años 20 la práctica de la eutanasia era voluntaria.

El ideal nacional socialista con esta práctica en ese momento fue la de comenzar un blanqueo genético en toda la “Nación aria” que debía estar por encima de las demás, ya que creían en la lucha de razas al mejor estilo del Conde Boulanvilliers del año 1727 y en una segura victoria de su raza de “Súper Hombres” (tergiversando esta filosofía de Nietzsche).

La impotencia del omnipotente…

El título de este artículo puede sonar lo políticamente incorrecto o blasfemo que cualquiera podría creer, pero los hechos de las últimas semanas deben preocuparnos, no podemos simplemente ver hacia otro lado y pensar que el mundo marcha viento en popa. En el undécimo aniversario de los atentados contra el “World Trade Center” inició una cacería de brujas por un video que circula desde meses anteriores, me refiero a “La inocencia de los musulmanes” del director egipcio – estadounidense Sam Bacile y que ha traído brotes de violencia en países árabes por lo que ellos denominan un insulto al “profeta Mahoma” y a “Allah”, y al grito de “Allahu Akbar” (Allah es grande) hordas de musulmanes enaltecidos por agrupaciones islamistas la han emprendido contra sedes diplomáticas occidentales en sus países.

Los resultados de estos ataques han sido nefastos, el embajador estadounidense en Libia, Chris Stevens muere en el asalto de estas bandas de agresivos islamistas quienes incendiaron la sede diplomática, muriendo Stevens a causa de la asfixia, y ocasionando la muerte de otros miembros del cuerpo diplomático. La embajada alemana en Jartum (Sudán) fue atacada también, lo mismo que la embajada estadounidense en Túnez que fue incendiada, mientras en otros países; algunos de ellos de la denominada “Primavera Árabe”; se llama a una “guerra santa” contra objetivos estadounidenses e israelíes. Ha sucedido lo que tanto se temía; que la “Primavera” se tratara de un simple “Veranillo” que daría paso al cruento “Invierno de los Islamistas”.

La violencia por asuntos religiosos se han convertido en elementos comunes de los islamistas; de hecho los mayores actos agresivos han estado ligados a actos que los musulmanes radicales han considerado afrentas contra su religión:

  • Caricatura de Mahoma. El diario danés de derecha Jyllands – Posten publicó una caricatura del profeta del Islam con un turbante muy similar a una bomba.
  • Pastor cristiano estadounidense Terry Jones quema ejemplares del Corán con motivo de un aniversario más del 11 de setiembre de 2010.
  • El caso de Salman Rushdie. “Los versos satánicos” 1988 Libro sugería que algunos versos del Corán no provenían de Dios sino de Satanás, por esto, el ayatolá Jomeini proclamó un ‘fatwa’ contra Rushdie, ofreció 3 millones de dólares por su cabeza.
  • Libros de la periodista italiana Oriana Fallaci (“La Rabia y el Orgullo” y “La fuerza de la razón”). Fallaci sostenía que se tenía varios años de nazismo islámico, de guerra contra occidente y de un culto a la muerte lo que trae un suicidio a los europeos convirtiéndose en “Eurabia”.
  • Mahoma en South Park y en los Simpsons, que al final no se pudieron presentar por amenazas en caso de que hicieran públicas estas imágenes en sus respectivas caricaturas.

Pero el Islam no ha sido el único objetivo de burla o mofa por parte de Occidente en cuanto a religión, otras producciones, caricaturas y hasta referencia han hecho lo mismo contra otras religiones, sin ocasionar el revuelo que el islamismo ha generado por las supuestas blasfemias contra su religión. Los programas Saturday Night Live de USA, Los Simpsons, Southpark, entre otros, hacen burlas, referencias en son de mofa hacia personajes del judaísmo, cristianismo, hinduismo, budismo, etc. sin que nada de esto acarree la violencia incontrolable que cualquier referencia al Islam haya ocasionado. Algunos ejemplos de esto:

  • La última tentación del Cristo de Nikos Kazantzakis, donde se hace referencias sexuales a la imagen de Jesús.
  • La Pasión del Cristo de Mel Gibson, acusada por las comunidades judías de traer altas referencias antisemitas en su producción; además de que Gibson es un antisemita confeso.
  • Película Paradise: Faith de Ulrich Seidl contiene una escena en la cual una mujer se masturba con un crucifijo.
  • El libro “El Código Da Vinci” de Dan Brown enciende la mecha acerca de un Jesús muy humano, casado y con una descendencia mesiánica a través de una hija; “el Santo Grial”.

Hay una realidad a la que debemos despertar, las deidades no necesitan que las defendamos, salvo que no confiemos en sus “omnipotencias”, ningún “ser supremo”, necesita de los mortales que peleen por sus causas, que marquen sus territorios o que maten en sus nombres. Y lamento decirlo pero si la mayoría de las religiones basan sus enseñanzas en el amor, la pacificación, la igualdad entre los hombres, y la restauración de todas las cosas, el proselitismo por la espada es el absurdo del egoísmo humano, o tienen los dioses religión realmente? O será más bien que los dioses fabricados sí la tienen y los verdaderos son inalcanzables en su perfección y pensamiento sin esas características humanizadas que se les atribuyen?

Cuando vemos estas acciones de los radicales de cualquier religión se me viene a la cabeza la frase de Friedrich Wilhelm Nietzsche:

“El hombre, en su orgullo, creó a Dios a su imagen y semejanza.”

Fortaleciendo la idea de que las deidades no tienen religión sino que están alejadas de todas las facciones y comportamientos antropológicos que les brindamos.

Y aún así hemos visto en la historia de la humanidad enormes injusticias que se hacen en nombre de la religión, en los últimos siglos en que el mundo occidental ha generado sus bases de creencia en los principios “judeocristianos”, se ha ido dejando atrás los oscurantismos y épocas de mordazas que aplicaban las monarquías y los liderazgos religiosos  medievales, manteniendo a la gente en la ignorancia so pena de ser condenadas al fuego eterno del infierno.

El mundo occidental se ha convertido en una mayoría “laica”, la promoción de los DDHH se fundamentan en principios de legalidad entre seres humanos dejando de lado los conceptos religiosos y los principales organismos internacionales se acogen a estas bases para promover la democracia y la convivencia entre Estados. Pero no contaban con que detrás venían países donde sus principios religiosos no son occidentales; la base es similar, pero su proceso de madurez está en una crisis entre la mentalidad del medioevo oscurantista que se aprovecha de los altos índices de analfabetismo de las zonas donde su religión ha tenido auge y han educado sus principios espirituales de forma radical, y todo aquello que sea contrario a la enseñanza de sus líderes debe arrepentirse o ser arrancado de raíz, he aquí el “choque de civilizaciones” que predicaba Huntington.

Pero lo más delicado de esas agrupaciones radicales; que son una minoría en el mundo islámico; es que han adquirido poder a través del temor en sus respectivos países y forman parte de las organizaciones creadas por el occidente “judeocristiano”, funcionando como plataformas democráticas de promoción de sus posiciones radicales y formando bandos que polarizan el mundo y lo cargan además de temores e ideas de confrontación si no se hace lo que ellos piden. Esto se puede ejemplificar con la solicitud del jeque Yusuf Dais, jefe de los tribunales de la Sharia (ley islámica) en los territorios bajo control de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) que instó a la ONU para que formule una ley internacional que castigue la incitación contra símbolos religiosos, pero sabiendo que en muchos países islámicos la sola conversión de musulmanes voluntariamente al cristianismo por ejemplo puede ser causal de pena de muerte, irrespetando la decisión de cada quien de creer en lo que mejor le parezca o no creer en nada o en la libertad de expresión.

Lo que pasa hoy y lo que suceda en los próximos días simplemente son el fruto de la obtención del poder de los radicales frente a los moderados que han sido amedrentados con la violencia o han sufrido bajas por no tener posiciones extremas. Claro ejemplo, los sufíes, quienes son una rama del Islam moderado y conciliador. Ellos han experimentado el ataque de grupos salafistas o wahabistas y quieren someter a todos a sus corrientes promotoras del proselitismo por las buenas o por la espada, destinando en sus palabras que todos debemos o afiliarnos a “Dar Al Islam” o sujetarnos a nuestra condición de dhimmis (no musulmanes sujetos a la normativa islámica).

El video fue un chivo expiatorio, los ataques estaban planeados, solamente buscaban una excusa, y la han encontrado, lastimosamente siempre tienen un grupo de gente que son el caldo de cultivo de sus ideas extremas y que son quienes le realizarán el trabajo sucio a los promotores del odio y de la violencia religiosa, porque ellos mientras tanto realizarán su labor desde el púlpito donde realizan el lavado cerebral para quienes empuñarán las armas en el nombre de dios.