Archivo del sitio

El neo antisemitismo, el despertar de la bestia

caricatura-antisemita

Caricatura antisemita

El 1ero de noviembre de 2005, la Asamblea General de las Naciones Unidas mediante la Resolución 60/7 decidió señalar el 27 de enero de cada año como el “Día Internacional de Conmemoración en memoria de las Víctimas del Holocausto”, por lo que desde hace más de una década en esa fecha se realizan actos de corte político donde se hace alguna mención a la conmemoración, aunque por lo general en ciertas esferas, se pretende manchar la memoria de las víctimas al mezclar la Shoah con los conflictos actuales del Medio Oriente o con el insistente negacionismo que toma fuerza entre grupos principalmente de carácter judeofóbico, algunos de los cuales ocultan su odio al judaísmo criticando la ideología política del sionismo de forma general; en general desconocen que existen diferentes ramas de dicha ideología, pero eso es tema de otro artículo.

En este año 2016, se puede señalar una desagradable diferencia a otras conmemoraciones. La persecución contra los judíos en Europa preocupa a esta minoría que ha visto el despertar de una gran bestia que nunca ha sido exterminada; el antisemitismo. Este duerme por épocas, sus crías eventualmente atacan y que ante las grandes crisis sociales, económicas y culturales se levanta con gran fuerza, bien alimentada por las circunstancias que vive esa región.

Ese terrible monstruo, se hace acompañar en la actualidad de otra criatura que no tiene un amo fijo y que sirve a los intereses del odio; ese ente inestable es la islamofobia. Su volatilidad sirve para los intereses de los antisemitas de todos los bandos; le funciona a la extrema derecha europea, blanca y cristiana.

Le sirve a la izquierda “buenista” y extrema que mezcla el supuesto apoyo de la causa palestina y la defensa de naturaleza “humanitaria” de los inmigrantes musulmanes hacia Europa, y quienes en sus discursos usan el antisemitismo solapado de “anti sionismo” junto con el discurso de que los europeos deben tener las puertas abiertas a estos migrantes como compensación a décadas de colonialismo y acusando de islamofobia a quienes no quieren permitir estas migraciones masivas.

También le favorece a los grupos islamistas que han estado absorbiendo las grandes masas de musulmanes inmigrantes que han llegado al continente, algunos en carácter de “refugiados” y otros como parte de una campaña de islamización promovida por clérigos musulmanes del Medio Oriente y otros que se encuentran en Europa expandiendo el germen del odio, como por ejemplo el abogado y religioso islamista Anjem Choudary.

El resultado de este antisemitismo en el último año ha generado oleadas de inmigrantes desde Europa hacia Israel y otros países occidentales no europeos, ejemplo de Francia donde en cerca de 5 años han migrado cerca de 13.000 personas, movidos por los actos de odio contra la comunidad francesa que es la más grande de Europa y la tercera más grande del mundo (superados solo por Israel y los Estados Unidos).

Los atentados terroristas contra el colegio de Toulouse en el 2012, el ataque contra la sinagoga Don Isaac Abravanel en julio 2014 durante una marcha pro palestina, también el atentado contra el Super Casher (junto con el ataque a la revista Charlie Hebdo) en enero de 2015, así como el ocurrido en París el 13 de noviembre del mismo donde se incluyeron objetivos judíos, se han convertido en algunos de los detonantes para una masiva salida de judíos de este país.

Pero en otros países europeos, la actitud antisemita y los actos violentos también han sido frecuentes, por ejemplo en Ucrania en la región de Donetsk donde los mensajes contra los judíos han preocupado a la comunidad, otro ejemplo fue en marzo de 2014, el rabino Hillel Cohen de la organización Hatzalah fue agredido en Kiev. El 25 de febrero del mismo año, la sinagoga Gymat Rosa en Zaporizhia fue atacada con bombas incendiarias.

En Alemania en el año 2015 se reportó un crecimiento de los ataques de corte judeofóbico en un 25% principalmente a manos de turcos y de inmigrantes árabes. La Liga Anti difamación (ADL) reportó que para ese mismo año, el porcentaje de antisemitismo ubica a Europa Occidental con un 24% de población con actitudes antisemitas siendo Grecia con un 69% el país con mayor cantidad de población que tienen ideas negativas sobre los judíos y Suecia el de niveles menores (4% de la población). Por su parte en Europa Oriental, los polacos con el 45% son quienes presentan el mayor nivel de judeofobia de la zona y la República Checa con 13% los que menos posiciones contra el judaísmo presenta, del poco alentador 34% general de la región.

Y es determinante que además de los actos de los judeofóbos locales, las poblaciones migrantes que se han ubicado en Europa traen también el virus del odio judío. El mismo análisis del 2015 indica que al menos un 74% de los ciudadanos del Medio Oriente y el Norte de África (MENA) tienen ideas negativas del judaísmo, una actitud que acarrean desde la conquista Islámica de la región donde por ejemplo en el siglo XVI los judíos de Persia eran obligados a vivir en zonas separadas de la ciudad (guetos) por considerarlos impuros, además de vivir otras vejaciones y sometimiento a la legalidad islámica que por su condición de “dhimmis”; no musulmanes que pueden vivir bajo la tutela islámica sometidos a una normativa diferenciada.

La mayoría de musulmanes del Medio Oriente y el Norte de África no han visto nunca a un judío, la cantidad de judíos en la región no es tan amplia para tener contacto con ellos; salvo Irán con 10.000 personas de esta fe aproximadamente, los demás países no cuentan con un número considerable de esta población para decir que han visto uno, pero la propaganda y las enseñanzas de clérigos han generado conceptos muy negativos, al punto que se les compara con monos o cerdos, por ejemplo en el sistema educativo de Arabia Saudita, algunos religiosos egipcios, entre otros.

Ocurre también donde la hostilidad no permite que sean muy abiertos a expresar su fe o donde al sufrir alguna violencia no tengan muchas posibilidades de declarar para evitar hostilidades, como ocurrió a mediados del mes de enero donde una sinagoga en Teherán sucumbió en una de sus paredes y se dañaron los rollos de la Torah, pero por temor no se han querido referir a esto como una situación “no accidental”, o la disminuida comunidad judía libanesa que prefieren mantener el anonimato y orar en silencio en sus hogares temerosos del ostracismo y la hostilidad.

Este pensamiento es el que muchos inmigrantes que se han movilizado a Europa llevan como elemento adicional, y que atiza el odio y los ataques contra comunidades que han intentado levantarse, después de la catástrofe de la II Guerra Mundial, por lo que desde varias esferas políticas y religiosas del liderazgo judío se predica, que ahí ya los judíos no tienen nada qué hacer, que salgan ya, como la advertencia que se hizo previo a que los nazis comenzaran su plan de conquista y exterminio. Esa bestia solo parecía muerta, en realidad se ha conservado alerta esperando una nueva oportunidad para dar un nuevo zarpazo y con sus afiladas garras de nuevo arrasar con los valores de nuestra sociedad.

 

Anuncios

Por una reforma islámica…

Outside Wall of Edirne, Eski Cami

Hombre reza frente a una pared en la que está escrito el nombre de Allah

En un interesante debate realizado en el programa Cuadriga de la DW alemana (http://goo.gl/ndX1Fn), se llega a un consenso que el comportamiento radical islámico no es un tema de todos los musulmanes; es decir no todos se comportan del mismo modo ni siquiera consideran como parte de su religión la violencia. Sin embargo, las divisiones sectarias y de escuela del Islam no permiten una crítica y juicio generalizado contra las actividades de agrupaciones como el Estado Islámico. Un detalle a considerar es, que no solamente el ISIS se comporta de este modo, en otras latitudes como Nigeria está Boko Haram, en Pakistán y Afganistán el Talibán, hay agrupaciones salafistas en el Norte de África, entre otros países con organizaciones de similares actividades.

Algunos analistas señalan el punto que el Islam se encuentra en el año 1436 de la Hégira (la migración, comienzo del calendario islámico), si se piensa en el comportamiento del cristianismo en el 1436 de esta era se podría hacer un paralelo de comportamiento. Por ejemplo en ese siglo se envía al teólogo y sacerdote Jan Hus, crítico del comportamiento del papado a la hoguera. Quien se cree fue uno de los precursores de las reformas protestantes un siglo después. También en ese siglo establece la “Santa Inquisición Española”, con la cual se quería mantener la ortodoxia religiosa católica en los territorios españoles y además combatir a los herejes judíos, musulmanes y marranos (judíos forzados a convertirse al cristianismo y que seguían practicando el judaísmo en secreto).

Del antecedente anterior se puede comprender un poco el avance religioso islámico, quienes hasta este momento no han tenido reformas filosóficas, ni siquiera han tenido un “Lutero” que cuestione las altas cúpulas del poder en las principales escuelas de estudio islámico. Yendo más allá, no hay ni siquiera una larga data de filósofos islámicos que influenciaran en el Islam lo suficiente, algo que quizás podríamos contrarrestar contra el más de un centenar de filósofos judíos (Maimónides, Martín Buber, Isaac Abravanel, Jacques Derrida, Baruch Spinoza, entre otros) y ni hablar de las escuelas de pensamiento cristiano dentro de la propia iglesia (Tomás de Aquino, Justino Mártir, Bernardino Telesio, entre otros).

Por lo tanto, es complejo el panorama para que haya cambios profundos en el Islam cuando hasta la exégesis del Corán no es permitida de otro modo que no sea el religioso, sino que se analiza de forma plana. Según los estudiosos de la exégesis (Tafsir) coránica, los métodos apropiados para explicar los versículos del Corán son los siguientes los cuales van de la mano con los conceptos religiosos.

Tafsir del Corán, por el Corán.

Tafsir del Corán por la Sunnah del Profeta. (http://goo.gl/hpNI0Y)

– Tafsir del Corán por los Compañeros; los que aprendieron del profeta (http://goo.gl/4j9eCw)

Tafsir del Corán por el idioma árabe.

Tafsir del Corán por la “opinión”, si no contradice las fuentes anteriores.

Otro elemento que se tiene que considerar es el étnico, si bien son países musulmanes, muchos sometidos en la conquista islámica, no es lo mismo un musulmán árabe que uno persa, un turco, o un africano, ya que si bien adoptan la nueva religión hay una referencia étnica que marca comportamientos, aunque con el paso del tiempo algunas posiciones extremas se han radicalizado en cuanto a la forma de vigilar el cumplimiento de los preceptos y la manera de castigar las afrentas a la religión. De ahí que países como Arabia Saudita condene a muerte a mujeres por conducir, o que en Irán se ejecuten personas por sus preferencias sexuales. Explicando el comportamiento más radical, está la oblación de clítoris (circuncisión femenina) que practican aquellos seguidores de la escuela sunita denominada Shāfi‘ī (http://goo.gl/WeSHHF) donde lo ven como un “deber religioso”.

Como el Islam carece en sí de una estructura jerárquica similar a la iglesia católica que cuenta con un líder supremo; el Papa, o los Patriarcas en el caso de los ortodoxos; cuesta que se llegue a un consenso de juicio en relación al comportamiento de los radicales islámicos, y aunque sean una minoría, no hay forma de detenerlos desde los juicios de valor del liderazgo musulmán en pleno, por lo que el resultado de ver las críticas de ciertos imanes o líderes religiosos contra estas situaciones, rayan en el ridículo al ver a los occidentales aplaudiendo como focas la posición de un grupo determinado de estos religiosos rasgando sus vestiduras contra el radicalismo que lleva a la práctica actos de terror contra poblaciones consideradas kafir (infieles) y donde muchas veces no solo incluye a los “paganos”, sino además que la emprenden contra los pueblos del libro (judíos, cristianos y zoroastristas) y contra otros musulmanes que no piensen como ellos.

De lo anterior se desprende pues el concepto de “Yihad“, que tradicionalmente se ha traducido como “Guerra Santa”, aunque la traducción correcta sería la de “Esfuerzo”. El de la lucha contra los propios deseos que lo sacan de la senda de la religión del profeta y además el esfuerzo de llevar la Dawah (Proselitismo) a todas las naciones que no son islámicas. Por lo tanto lo designan principalmente por los siguientes esquemas (http://goo.gl/LOmo7G):

  • El esfuerzo interno de un creyente para sobrevivir el resto de su vida en la fe islámica tanto como sea posible.
  • El esfuerzo para formar una buena sociedad musulmana.
  • La Guerra santa: como la lucha para defender y propagar el Islam, con la fuerza si es necesario (Dawah)

Comprender los puntos explicados con anterioridad, facilitan también; y quizás justifique en cierto modo; el comportamiento del Islamismo radical y las dificultades a lo interno del Islam para llegar a una resolución general que critique abiertamente las actividades terroristas que estos grupos ejecutan, así como las flagrantes violaciones a los derechos humanos. Claro está, que el concepto de Derechos Humanos, pensamos es universal, sin embargo es solamente un estándar de juicio meramente occidental.

El asunto no sería tan complejo para Occidente si este radicalismo se quedara solo en los países islámicos, ya que finalmente mientras se encuentren en sus fronteras, neutralizarlos será trabajo sencillo. Pero el problema se acentúa porque las escuelas de pensamiento radical ya están en países occidentales, hicieron su nido de acción ahí, se están nutriendo de musulmanes radicados en esas regiones, pero además extendiendo sus brazos en nuevos adeptos, teniendo posibilidades de importarlos hasta Oriente Medio para que continúen su guerra en esa zona o peor aún, abriendo la posibilidad de que la guerra se lleve dentro de territorio no islámico, sino kafir de Dar Al Dawah (Territorio para hacer proselitismo); como división de Dar Al Harb (La casa de la guerra).

No sería tan estresante la situación del oscurantismo islamista si estos no estuvieran contando con el equipo y armamento muchas veces provisto por un moderno y post moderno Occidente. Entonces se tienen guerras abiertas al estilo medieval con equipamiento futurista, una especie de “Guerra de los Mundos”, donde además en muchos casos no se comparte ni siquiera ideales humanistas, por lo que ya fue explicado que se está en medio de parámetros distintos de comportamiento y de juicio moral religioso; como por ejemplo las ejecuciones por honor que se dan en países occidentales de manera clandestina por clanes o familias islámicas establecidas en esos lugares contra hijos demasiado “occidentalizados”.

De lo anterior, las agrupaciones radicales islámicas en cierto modo le rinden un culto a la muerte, por lo que no es nada extraño ver grandes manifestaciones con los cuerpos de sus víctimas exhibidas como trofeos de guerra o de combatientes aclamados como mártires, imágenes que vemos constantemente en los medios de comunicación y que estos aprovechan sin duda para justificar su comportamiento e infundir temor de que sin importar si pierden la vida, su lucha continuará.

Lo explicado en las líneas anteriores es una pequeña reseña de lo que significa el Islam hoy, no reformado, medieval, en la completa oscuridad. Los precursores de las reformas protestantes no la pasaron bien, algunos pagaron con sus vidas oponerse al poderío de la cúpula papal de ese entonces, ni qué decir de los humanistas que propusieron una separación entre el poder estatal y el religioso.

Muy probable dentro del mundo islámico haya eventuales precursores de una reforma que le reste poder a los religiosos que empujan constantemente a sus feligreses a una lucha interminable por la defensa de los valores divinos y a favor de la vida privada de los individuos. Pero sin que llegue esa reforma, la guerra se mantiene vigente y las sociedades occidentales si no abren los ojos a tiempo serán arrastrados a retroceder a ese estado pre moderno en el que la religión controlaba absolutamente todos los comportamientos de la sociedad.

Enfatizar algo que fue dicho con anterioridad: los dioses no necesitan que peleemos sus guerras, ni que defendamos sus honores. Si son omniscientes, omnipresentes y omnipotentes, la tienen muy sencillo para castigar a quienes consideren cometen afrentas contra ellos, si no lo hacen, probablemente ni siquiera les interese lo que seres finitos como los humanos puedan expresar en su contra.

LA CIENCIA DEL CRIMEN

Higiene Racial

En el período correspondiente al final del siglo XIX y principios del siglo XX, se desarrolló en muchos lugares de Europa y los Estados Unidos el concepto de “Darwinismo Social”, que planteaba directamente la existencia de seres humanos mayormente evolucionados a otros; es decir personas que genéticamente eran superiores. La sobrevivencia del más fuerte.

De la mano de esta creencia darwiniana muy en boga en esos años, aparecieron doctrinas de “Higiene racial” de la mano de Alfred Ploetz quien planteaba la idea que fenómenos como el alcoholismo, homosexualismo, la criminalidad y las enfermedades venéreas por ejemplo, eran hereditarios genéticamente, por lo que propone que este tipo de personas deben ser erradicados, esterilizados o exterminados del todo. También se realizaba experimentos y estudios para comprobar la desigualdad entre razas; entre las prácticas científicas tenemos la frenología que consistía en el estudio de los cráneos para comprobar la evolución entre seres superiores y otros de menor categoría en avance genético. Estos mismos conceptos de “Higiene racial” fueron parte de la motivación de los nazis para comenzar con sus prácticas de limpieza dentro de la Nación Alemana “Aria y Perfeccionista”.

Algunos de los principios de la “Higiene racial” alemanes incluían:

  • Cuidado médico de los débiles (discapacitados) destruye el sistema.
  • Los inferiores y los pobres se multiplican por lo que hay que controlar su nivel de natalidad.
  • La raza es un problema de salud que compete al Estado.

Comienzan entonces a realizar propagandas que justifiquen cómo los seres “inferiores” y las personas discapacitadas incurrían en ser gastos innecesarios para el nuevo “Reich” (Imperio), así como a culpar los fracasos de la Nación Alemana en chivos expiatorios (judíos, gitanos, homosexuales, testigos de Jehová, comunistas). De esta manera, en 1930 inician su campaña de esterilizaciones forzadas; las primeras víctimas de la esterilización fueron niños mulatos (padres congoleses y madres alemanas) en la frontera con Francia. Después aplicaron la misma fórmula a discapacitados que eran recluidos en clínicas del régimen o en campos de exterminio, sin que su familia supiera a ciencia cierta (o ignoraran forzadamente) que estos serían aniquilados.

En 1938 basados en una carta firmada por Hitler para autorizar la eutanasia de un niño discapacitado (Carta T4), solicitada por su padre, el régimen toma vía libre para practicar la eutanasia con todos los que sufrieran de alguna discapacidad o fueran de un genotipo relegado o incapaz de sobrevivir, primero la aplicaron en adultos, y en 1939 era más común sobre niños, aunque en los años 20 la práctica de la eutanasia era voluntaria.

El ideal nacional socialista con esta práctica en ese momento fue la de comenzar un blanqueo genético en toda la “Nación aria” que debía estar por encima de las demás, ya que creían en la lucha de razas al mejor estilo del Conde Boulanvilliers del año 1727 y en una segura victoria de su raza de “Súper Hombres” (tergiversando esta filosofía de Nietzsche).

Cuando se enseñe con la memoria…

Ner Tamid Yad Vashem

Con la muerte de Leon Leyson z”l; último sobreviviente de los rescatados en la lista del alemán Oskar Schindler, pone el sello histórico el afamado listado de nombres que dicho hombre logró rescatar de los campos de exterminio durante la Segunda Guerra Mundial por parte de los nazis en su “Solución Final” en contra de los judíos. Con esto ya no hay quien de primera fuente pueda expresar todas las situaciones vividas antes que fueran rescatados finalmente por la voluntad de un hombre que empeñó su vida a salvar la de desconocidos en un acto que hoy hace recordarle como un “Justo entre las Naciones”.

El caso de Leon Leyson z”l; es solamente un ejemplo de lo que en un futuro no muy lejano tendremos que afrontar quienes todavía hoy hemos tenido la posibilidad de escuchar sobrevivientes del terror nazi hablar de su experiencia, y que son el vivo testigo de la memoria sobre el asesinato industrial de 6 millones de seres humanos de religión judía y de paso recordar el asesinato de otras minorías como gitanos, eslavos, “retrasados mentales”, homosexuales, Testigos de Jehová y otros enemigos del régimen nazi que culminó con decenas de millones de muertos.

Pero cuando ya no queden testigos directos entre nosotros, cuál deberá ser nuestro accionar para perpetuar la memoria de las atrocidades cometidas por el nazismo? Cómo podremos luchar contra el enfermo revisionismo que ya desde ahora hace maniobras para mitificar la Shoah y convertirla en un “cuento de hadas”; en el mayor mito del siglo XX y la razón por la cual Israel existe el día de hoy. Cuánto tiempo más tendremos que aguardar antes que las palabras repetidas como mantra por parte de los gobernantes de territorios judeofobos contagien la opinión internacional y se transforme como aquella máxima “Goebbeliana” una mentira dicha muchas veces se transforma en una verdad impuesta.

Cuántos Ahmadinejad, Robert Faurisson, Paul Rassinier, Harry Elmer Barnes, Haniyeh, Nasrrallah, y otros personajes nefastos más surgirán con el paso del tiempo para continuar con la retórica negacionista, transformada en enseñanza obligatoria para todos los promotores del odio anti judío. Qué difícil momento será si desde ahora no se mantiene el fortalecimiento de una base de enseñanza en el recuerdo de los crímenes nazis.

Las Naciones Unidas pactaron declarar el 27 de enero como el día de recordación a las víctimas de la Shoah, pero este mismo organismo que además de albergar declaradas democracias imperfectas, posee dentro de sus miembros, dictaduras y gobiernos hostiles que en las últimas décadas han utilizado la plataforma del máximo ente internacional para realizar declaratorias que disminuyen el impacto de la Shoah en la historia de la humanidad o que banaliza o intenta enviar a la sombra del olvido el suceso equiparándolo con otros hechos o sucesos.

Qué obligación más grande tendremos cuando ya no estén las “bobbes” (abuelas) y “tzeides” (abuelos) sobrevivientes del holocausto, para poder enseñar a nuestros hijos el recuerdo de una de las barbaries humanas más sangrientas de los cuales se haya tenido conocimiento, basado en ideas absurdas y bizarras enseñadas como una religión de culto a la muerte y el odio por una lucha selvática de razas superiores en inferiores.

Habrá que educar para recordar, para no olvidar, haciendo del texto de Devarim (Deuteronomio) parte de la memoria de este cruel momento para la historia de la humanidad “…y lo enseñarás a tus hijos…” porque nuevamente hay que estar apercibidos, con todos los sentidos atentos, no solo con la vista, no solo con el oído, sino alerta totalmente para procurar repetir una vez más un episodio oscuro de esta envergadura.

La lección reprobada por Europa…

La Europa “Occidentalizada” vive bajo la sombra de un pasado atroz cargado de persecuciones, de odio y de políticas contra minorías de forma terrible, que conllevaron segregaciones, discriminaciones y masacres imborrables para la memoria histórica.

La política de los fascistas y de los nazis hirieron la historia europea y costó levantar nuevamente la moral de un continente que ante los actos de barbarie perpetrados por los seguidores de ·”Il Duce” italiano y “Der Führer” alemán, pareciera hoy que no aprenden las lecciones sobre la convivencia, el trato a las minorías y la contención de grupos que promueven sus versiones bizarras de odio.

Primero que nada se ha visto un incremento de confianza de los ciudadanos a los partidos con posiciones de “extrema derecha”, como lo expresa el artículo del diario “El Mundo” de España del 21 de setiembre de 2010 “La extrema derecha se hace hueco en Europa”, y se explica como se incrementa la cuota de poder otorgada a estos partidos que tienen fuertes políticas anti migratorias (disimulando de alguna forma los tintes racistas), pretendiendo culpar de las crisis económicas y sociales a las minorías que provienen de otros territorios o que han “echado raíces” en dichas naciones. Algunos ejemplos de esto Suecia, Hungría, Noruega, Francia, España, los Países Bajos, Italia, Alemania, Francia y la lista continúa.

Y esto con respecto a las altas élites de la política europea, no mencionando a los “soldados rasos” de las agrupaciones neo nazis o racistas que se agarran de los discursos patrioteros, chauvinistas y pseudo nacionalistas para agredir a estas minorías. Basta con escuchar discursos como el de Wilders contra los musulmanes, o de la ultra derecha francesa como el clan “Le Pen” para comprender de dónde se inspiran sujetos como el noruego Anders Behring Breivik para cometer sus delitos; en el caso de Breivik trascendental por la cantidad de muertos, pero son constantes las noticias de ataques contra gitanos, musulmanes, judíos y latinoamericanos en Europa, así como minorías sexuales.

Es acá donde Europa ha cometido otro error. Algunos países en su afán de “mejorar” su imagen, han permitido el ingreso de considerables cantidades de inmigrantes, muchos provenientes de países musulmanes en el donde se aplica como norma moral la “Sharia” islámica. Esto causa que dentro de los países europeos se desarrolle un mundo paralelo donde parte de su población se rija bajo otros preceptos legales aunque sea de manera clandestina y cometa actos contrarios a la propia legislación del territorio donde se encuentran desarrollándose.

Ejemplo de lo anterior asesinatos de “honor” cometidos por hombres musulmanes contra mujeres de sus propias familias por considerarlas muy “occidentalizadas” e “inmorales”. La aceptación de este tipo de acciones ha llevado a que en Inglaterra por ejemplo se haya solicitado que se pueda permitir la aplicación de la “Sharia” como una ley paralela aplicada a los musulmanes del territorio Británico. Esto ha causado revuelo obviamente por lo que conllevaría acceder a este tipo de “permisos”.

El desarrollo de los musulmanes en las tierras europeas les ha permitido encontrarse con un mundo abierto que les deja establecer y practicar su religión con libertad, al mismo tiempo que construir templos, minaretes y acercar nuevos adeptos a la fe de Mahoma por parecerles “exótica”.

Pero la otra cara de la moneda es cuando choca el mundo de los musulmanes con el mundo de la derecha fascista visceral europea, y esto provoca que se quieran promover leyes que impidan la práctica del Islam con libertad, el uso de signos externos religiosos, la construcción de mezquitas o minaretes. A esto hay que sumarle la profanación de lugares de culto islámicos, profanación de cementerios o agresiones contra musulmanes.

Y es en lo anterior que las agrupaciones más extremas del Islam entran al juego político. Los líderes religiosos que promueven el islamismo como un movimiento proselitista y expansivo basado en el argumento de someter la “Casa de la Guerra” (países no musulmanes) a la ley islámica a través de la violencia encuentran el nido donde colocar sus huevos de odio. Es la reacción ante los hechos discriminatorios de los “chauvinistas” europeos, lo que impulsa a un sin número de musulmanes en el “Viejo Continente” a engrosar las filas de los grupos que buscan poner a Europa de rodillas ante su versión extrema del Islam.

Hace unos días fue detenido el islamista jordano Abu Qatada, considerado el “Bin Laden” de Europa, y que se cree tiene fuertes vínculos con la red terrorista “Al Qaeda” y ha intentado cometer actos de terror contra objetivos estadounidenses, así como de buscar nuevos adeptos para su “guerra santa”.

En Alemania, los islamistas han comenzado una campaña para distribuir 25 millones de copias del Corán por todo el país procurando de este modo expandir su religión. Liderados por un salafista palestino ha comenzado a ser investigado por los videos de sus predicas llamando a la violencia contra los no musulmanes, la instauración de la Sharia islámica y expandiendo la idea que quienes siguen la “Biblia” o la “Torá” arderán en el fuego del infierno.

Estas dos posiciones de odio que aumentan la lista de adeptos ya sea de los pensamientos “nacionalistas” anti migratorios o de los musulmanes islamistas lo que ha llevado a Europa a vivir una nueva guerra de dimensiones inimaginables. Están viviendo una nueva Cruzada, en donde las posiciones moderadas se van quedando rezagadas y el espíritu de las ideas extremas condenan al continente a generar alianzas políticas para intentar mantener un equilibrio político y religioso tradicional.

Vemos entonces como países de larga data democrática como Francia debe echar mano de alianzas con partidos de Ultra Derecha por su discurso de conservar la esencia de un país con valores “cristianos” presentes. Y para mantener la estabilidad del país, intentar minimizar el impacto de las exposiciones incendiarias contra los musulmanes para evitar crisis y choques con estas poblaciones fuertemente persuadidas a enfrentar con la cabeza en alto la sagrada lucha por su religión; la única y verdadera.

El panorama en Europa es turbio, no hay agrupaciones que intenten promover un equilibrio, y los extremos están en una puja de matices violentos. Esto es una bomba de tiempo, ya han estallado algunas pequeñas escaramuzas en algunos países, pero esto pareciera estar destinado a desatar un conflicto de proporciones mayores y con resultados terribles, ante un continente cuya preocupación principal es la de ser la “Metrópoli económica” del mundo y no revivir una vez más el pasado de la guerra y de la devastación que vivió en los conflictos mundiales.

Deberán a caso los europeos aprender a vivir con esta fragilidad, viéndose como la aleación del hierro y el barro, siendo fuertes en la economía pero inestables en la política. Lo cierto del caso es que Europa una vez más demuestra que del pasado, no ha aprendido lo suficiente.