Archivo del sitio

Un colono llamado Jesús…

JESUS COLONO

Estas fechas de altas fiestas para la cristiandad no se escapan los aspectos políticos respecto al conflicto entre israelíes y palestinos, basta la menor escaramuza para que se reactiven las ideas de genocidios, masacres y otras yerbas por parte del ejército de Israel contra los “desprotegidos palestinos”, que solamente cuentan con sus piedras, sus misiles, y millones de dólares en ayuda humanitaria de la UE, USA y los países árabes.

De esas pintorescas imágenes que circulan por las redes en referencia al “apartheid”, “genocidio” y masacre palestina, no queda por fuera el caso de Jesús de Nazaret, pero en una supuesta versión actual. Comenzando con una de María (la madre de Jesús) embarazada montada sobre un burro junto a José, y ambos siendo detenidos en un “checkpoint” del Ejército de Defensa de Israel (IDF), antes de ingresar a la ciudad de Belén, donde según la tradición nacería Jesús.

La realidad de dicha fotografía es que si se aplicara a la actualidad, nada tendría que ir a hacer una pareja de judíos a Belén, salvo que quieran apersonarse a la Tumba de la Matriarca Rajel, algo que coordinarían directamente con el ejército israelí, quienes a su vez coordinarían con el gobierno de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), para no poner en riesgo sus vidas. Por supuesto no lo harían por cuenta propia, porque según los antecedentes violentos de la zona, cualquier medio de transporte con judíos que ingrese en ese sector corre el riesgo de ser apedreado, por lo que el burro sería lapidado sin misericordia, lo mismo que José y María, sin que medie siquiera la pregunta de si la mujer está o no embarazada.

Mucho menos María y José irían a Belén a tener a su hijo, ya que en Israel cuentan con hospitales de primera categoría donde el pequeño Jesús nacería bajo excelentes cuidados pediátricos y sin ningún tipo de discriminación. Y además, de no poder llegar a un hospital, muy seguro que las propias IDF tengan la capacidad de ayudarle en el parto, sin preguntarles si son israelíes, palestinos, beduinos, drusos o cristianos, primando salvar una vida, o dos en el caso de la parturienta.

Además en Belén no podría haber nacido, ya que Abu Mazen indicó que quería una Palestina “Jüdenrein” (Limpio de judíos), por lo que la presencia de judíos viviendo o naciendo en sus territorios no sería factible, salvo que les acusen de invasores y ladrones de tierras palestinas o de querer “judaizar” Belén, por lo que estarían arriesgando sus vidas al encontrarse en ese territorio, donde hasta el porcentaje de cristianos ha mermado por políticas de los gobiernos palestinos.

En el caso de Jesús como tal, por su ciudad natal y su educación, es muy probable que por ser de Nazaret sea acusado de colono, el negocio de su padre como carpintero estaría siendo boicoteado por “intelectuales” extranjeros, porque dicen que su presencia en su ciudad es una bofetada a las pretensiones palestinas de tener un Estado libre sin agentes sionistas dentro.

Muy probablemente Jesús sería parte de algún kibutz religioso del Norte de Israel y sionista, la escuela donde pasó sus estudios rabínicos sería catalogada de ilegal por estar dentro de la ocupación y aunque sus ideologías sean favorables a solucionar conflictos, sería acusado reiteradamente por Organismos Internacionales, tachándole de ser un invasor, y por tener políticas religiosas peligrosas al realizar sus enseñanzas “redentoristas” entre el populacho hebreo, validando la ocupación al llevar sus doctrinas a Jerusalem Antigua, subiendo a la hoy explanada de las Mezquitas para profetizar desde el santuario de la roca (la cúpula dorada). El mensaje mesiánico encerrado en los evangelios, probablemente sería tachado de imperialista y a los romanos los señalarían como manipulados por el Sanedrín para hacerse con el control de todas las zonas aledañas para sus amos los judíos.

Si Jesús fuera un personaje contemporáneo es muy probable que seguiría siendo lo mismo que hace más de dos mil años, un judío, educado como judío, viviendo en una tierra que otros reclamarían como suya pero que históricamente la tuvo su pueblo, y aún y cuando propusiera compartirla para evitar más derramamiento de sangre inocente, el egoísmo de sus rivales le continuaría acusando de no tener ningún derecho de propiedad argumentando ocupaciones posteriores, conversiones forzadas de sus ciudadanos iniciales, expulsiones de sus habitantes o simplemente un proceso de colonización imperial de quienes nunca proclamaron un Estado o un reino en la región, sino simplemente una especie de “derecho de llave” temporal, mientras otra fuerza ocupante la tomara como su colonia o territorio conquistado.

El suicidio binacional…

La comisión Peel vio necesaria plantear una división basada en la premisa “Dos Estados para dos pueblos”

Aunque no todas las posiciones israelíes estén de acuerdo con las soluciones que planteen la necesidad de ceder territorios, suspensión de expansiones coloniales o al menos una hoja de ruta cumplida que evidencie la falta de voluntad política de los palestinos a negociar. Lo cierto del caso es que la nueva realidad está empujando a un destino todavía mucho más turbio para que la existencia de Israel como Estado Judío se conserve en este “status quo”.

La realidad es que en estos momentos la nueva estrategia para intentar destruir la naturaleza judía de Israel no es a través del reconocimiento como Estado No Miembro de ONU por parte de la Autoridad Palestina; algo que no deja de ser más que una victoria política sin mayor gloria para las intenciones palestinas. La verdadera técnica que está implementando la inteligencia palestina es la promoción del establecimiento de un “Estado Binacional”. En otras palabras que se termine anexando Israel los territorios de Cisjordania y Gaza, con toda su población (además de los refugiados según la resolución 194 de ONU).

En una encuesta realizada por la “Jerusalem Media and Communications Centre (JMCC)” al menos un 22% de la población palestina considera viable esta posición y puede ser una opción nada descartable si ven que el proceso de paz continúa estando en el “impasse” que vive en la actualidad. El ex jefe del Shabak (servicio secreto), Yaakov Peri, advirtió sobre esta posición que puede llevar a Israel a condenar al país a su extinción como fue fundado en 1948. Esto por cuanto el crecimiento demográfico palestino es superior al de los israelíes promedio (exceptuando los grupos religiosos). Según la ONG “Por Palestina”, solamente en Cisjordania tienen una tasa de crecimiento de 5,4 y hasta el 2008 se realizaron estudios que el crecimiento demográfico de dichos territorios eran de al menos el 30% en la última década.

Pueden pensar que el análisis está un poco fantasioso al exponer la necesidad de generar un Estado Palestino en los territorios de Cisjordania y Gaza, pero lo cierto del caso es que una actitud intransigente ante dicha solución basada en el principio de “Dos Estados para dos pueblos” por parte de Israel los puede lanzar innecesariamente a un planteamiento de la envergadura que tendría hacer de millones de palestinos, ciudadanos israelíes, con el riesgo civil, social, económico y militar que esto implicaría. Esto desviaría las características actuales del conflicto “internacional” y lo transformarían en una guerra civil de características insostenibles y desequilibrantes; pasaría a ser una especie de “Primavera Israelí”.

Si bien algunos pueden plantear la afirmación que Jordania es un Estado de ciudadanos palestinos (la naturaleza de su Estado territorialmente es proveniente de la Palestina Británica), no será sencillo explicarlo al mundo y mucho menos hacer que lo acepten como una solución viable para los hoy miles de “refugiados palestinos” alrededor del mundo o para que Jordania quien renunció desde los 80’s a Cisjordania quiera anexarse a sus hermanos dándoles lo que los conflictos y el abandono de sus hermanos les ha generado; además del propio conflicto contra Israel. es por esto que un Estado para los palestinos (o la negociación concreta de este), es el camino mejor aceptado para la continuidad de Israel con su naturaleza como lo dictó la resolución de 1947.

Bajo ninguna circunstancia puede Israel mantener una imagen de falta de negociación con los palestinos, ni tampoco realizar actos públicos que condenen al país seguir siendo visto como una “fuerza ocupante” colonialista; por lo tanto, anuncios de nuevos asentamientos solo minan la credibilidad del gobierno de turno con respecto a las negociaciones de paz y aún la extensión de los existentes entorpecen la “publicidad” del Estado frente a los entes internacionales y hasta de cara a sus propios aliados alrededor del mundo. Aunque es bien conocido que aún el gobierno más “ultra derechista” de Israel estará acorde en negociar  una solución que conlleve a la paz bajo la premisa de dos Estados, ya que hasta los más derechistas en el Estado Judío han logrado firmar la paz con sus enemigos de turno.

No se puede cansar el gobierno israelí de mostrarle al mundo que ellos proponen ideas para llegar a establecer las bases fronterizas similares a las anteriores al conflicto de 1967, con planes como el de Ehud Barak, Ehud Olmert, y hasta la aceptación de acuerdos previos internacionales. No así el caso de los liderazgos palestinos que han interrumpido las “treguas”, se han retirado de las negociaciones, no han hecho contra propuestas a los planteado por Israel y peor aún han optado por reactivar la violencia y en los últimos años tomaron el camino “diplomático” de acudir unilateralmente frente a las entidades internacionales que les fortalezcan sus planteamientos.

La intención de los líderes palestinos y sus patrocinadores árabes e islamistas es la misma, acabar con Israel ya sea por medio de la lucha armada como lo marca la carta fundamental de Hamás o de Hezbollah, buscando un Estado islamista que se extiende desde el Río Jordán hasta el Mar Mediterráneo, “Jüdenfrei” (libre de judíos).

También intentan acabarlo a través de las vías diplomáticas, demográficas, económicas y legales como lo plantean quienes promueven la idea del “boycott económico” contra productos israelíes o como lo expone esta misiva, a través de la promoción de la unificación de todos los territorios divididos en el 47 para generar lo que la comisión Peel planteó como irrealizable y por lo que se hizo el partimiento “salomónico”. La idea de un Estado Binacional es absurda por la incompatibilidad de ambos pueblos que expone desde hace más de 60 años la necesidad de “dos Estados para dos pueblos”.

Para los islamistas el “fin justifica los medios”, siempre y cuando puedan acabar con el Estado no Musulmán levantado en el corazón del Islam, destruir Israel se logra de dos modos, o sometiéndolos por la lucha armada generando un nuevo genocidio judío; que en la realidad actual es poco probable. Y la otra es a través del “Caballo de Troya” demográfico, inundando el país con los palestinos y de este modo transformar poco a poco su naturaleza. Finalmente la intención es tener un nuevo Estado islámico en Israel. Y la forma pasiva lo logrará si la fórmula de dos Estados no es acelerada cuanto antes.

C.R neutrales o con bipolaridad moral?

 

 

El conflicto entre Israel y los palestinos no se mantiene estático sino que se ve modificado su escenario de batalla y el tipo de enfrentamiento, algunas veces armado como ha sucedido en las últimas semanas con el cambio de fuego entre el ejército hebreo y agrupaciones islamistas en la Franja de Gaza. Pero otras veces los enfrentamientos se dan en el campo diplomático, se vio en la última Asamblea General de Naciones Unidas y lo hemos observado en la última semana con la admisión de Palestina como un Estado miembro de UNESCO, en otro acto de búsqueda por parte de los palestinos de imponer su Estado de facto, sin negociar con Israel siquiera el tema de seguridad o fronteras, lo que le convierte en un acto todavía más irreal y lo que es peor, manipulado por la pasión que ha despertado en las últimas dos décadas (desde la Primer Intifada) el tema de la autodeterminación palestina, pasión que no hemos visto en otras situaciones de pueblos que buscan su autodeterminación desde hace décadas también, como los tibetanos, los sarahuis y kurdos por citar algunos ejemplos.

Costa Rica, país que desde el 2008 mantiene relaciones diplomáticas con la Autoridad Palestina, ha sido contradictoria en su posición de política de Estado en materia de relaciones internacionales, en cuanto a los conflictos entre naciones, peor aún, ha actuado pasionalmente en el tema de la aceptación de Palestina como miembro de una organización onusiana que también ha violentado su naturaleza de preservador del patrimonio histórico de la humanidad, para editar la historia a favor de las organizaciones islamistas que les financian. Pero Costa Rica no se ha quedado hasta allí en sus acciones contradictorias, siendo parte de los 107 que votaron favorablemente a esta admisión, sino que también ha borrado de un plumazo con sus actos la propuesta de “neutralidad en los conflictos” replanteada en los últimos días en la Asamblea Legislativa; y que se venía manejando desde la época del Expresidente Luis Alberto Monge, y si dicen que no la han borrado, al menos en este caso particular la han guardado en el baúl del recuerdo o no la quisieron aplicar.

La posición que Costa Rica asumió al favorecer una acción unilateral palestina, desecha totalmente nuestra supuesta envestidura de país neutral ante los conflictos, que promociona el diálogo entre las partes involucradas, y hace temer que del mismo modo que actuó el gobierno anterior con tantas sorpresas en materia de manejo de la temática de Oriente Medio, Costa Rica olvide que es neutral y asuma otra posición favorable a los actos poco pacifistas de los palestinos que enciendan la llama de enfrentamientos entre ambas poblaciones, en vez de estar Costa Rica insistiendo en que el camino no tiene atajos para la paz (como lo expresó Obama), sino que solamente el diálogo puede trazar mejor el proyecto de paz.

De buenas intenciones está empedrado el camino al infierno dicta el argot popular, si este gobierno se jacta de cumplir en materia de política internacional y promueve una agenda pacifista, heredada desde la abolición del ejército por parte de José Figueres Ferrer, neutral desde los años 80’s y ratificada este año, pero en sus actos se comporta como cualquier nación populista que se deja llevar por “el momento” y no analiza las consecuencias de apoyar estas mociones ajenas al camino del diálogo y el entendimiento entre las partes, debe asumir su responsabilidad si en vez de ver un mejoramiento en la relación entre israelíes y palestinos, ven el crecimiento de violencia y de acciones unilaterales como respuesta a la falta de voluntad política de los actores principales (Israel y Palestina) y los actores secundarios (Comunidad Internacional en General)

Seamos consecuentes entre lo que decimos y lo que hacemos, si decimos ser neutrales en los conflictos, debemos promover el diálogo, y no ser parte de las masas que en Oriente Medio atacan a Israel, pero ante otros conflictos se quedan en un silencio sepulcral. La UNESCO lastimosamente tiene dentro de sus filas países árabes que no mantienen relaciones cordiales con Israel y que hacen lobby contra el Estado Hebreo, que no le reconocen ni en su naturaleza “Judía”, mucho menos como Estado (aunque algunos sí mantengan relaciones económicas) y desde un comienzo han buscado destruir a Israel en cualquiera de sus formas, primero en su establecimiento como Estado en 1948, por las armas no pudieron, lo intentaron varias veces más por las armas (1956, 1967, 1973, 80’s, 2000) y no pudieron, ahora lo intentan con el revisionismo, niegan el holocausto o lo transfieren a lo vivido por los palestinos, convierten en mezquitas tumbas de patriarcas de Israel (con apoyo de la UNESCO), y se están encargando de transcribir la historia para borrar la judería de la historia o transferirla a los “palestinos” para expresar que ellos son los verdaderos herederos de esa tierra, que dejaron de ser judíos y se convirtieron al Islam, y que los judíos actuales no son nada más que “jázaros” que quieren usurpar una identidad que según ellos no les pertenece.

Debemos abogar siempre con que la posición costarricense sea la de fortalecer las buenas relaciones entre los Estados y la resolución pacífica a los conflictos, por medio del diálogo y la diplomacia que tantas victorias políticas nos ha dado, recordando las palabras de un gran hombre de paz en Israel, que falleció creyendo que era posible alcanzar algún día un momento de verdadera convivencia pacífica con los palestinos, ese hombre fue Isaac Rabin quien dijo “…Damas y caballeros el tiempo de la paz ha llegado…”

Bryan Acuña O.

Analista Internacional.

Costa Rica la salomónica

 

 

Por Bryan Acuña (Internacionalista)

En los últimos días hemos leído comentarios y visto columnas acerca de la posición que Costa Rica debe adoptar de cara a un intento palestino de pedir ser reconocido como un Estado en la próxima Asamblea General de Naciones Unidas. Se ha tenido la posibilidad de leer comentarios de personajes públicos de peso político importante como el Ex Presidente Oscar Arias Sánchez y su Ex Canciller Bruno Stagno, quienes argumentan que Costa Rica no puede abstenerse ni votar contrario a una imposición política de un Estado que no cumple ni con los mínimos requerimientos que exige el Derecho Internacional para ser considerado un Estado.

 

No cuentan con un gobierno estable, sino con dos sub gobiernos liderando posiciones en la zona geográfica en que se desarrollan, la Autoridad Nacional Palestina en Cisjordania y el grupo islamista Hamas en la Franja de Gaza. Y a pesar de los esfuerzos por unificar ambos liderazgos, la realidad es que no hay consenso interno respecto a la decisión de auto proclamarse Estado, ya que la vía política no es para Hamas la adecuada. Tampoco poseen los palestinos un territorio con fronteras definidas, ni siquiera las denominadas líneas del armisticio son consideradas las fronteras del eventual Estado Palestino, porque deben cumplirse condiciones de seguridad indicadas en la resolución 242 de 1967 en Naciones Unidas, las cuales en la actualidad no son reales.

 

Menos podría considerarse que los miembros palestinos están de acuerdo en la sana convivencia con sus vecinos y procurar mantener la paz y la armonía, esto porque la decisión de unilateralidad busca obligar a Israel a retroceder forzadamente en territorios, y cumplir con los deseos de los líderes de Palestina de crear un Estado Palestino “Jüdenrein” es decir, limpio de judíos, e insistir en los artículos constitutivos de Hamas que llaman a destruir a Israel e implantar un Estado desde el Río Jordan hasta el Mar Mediterráneo.

 

A pesar de todo lo negativo anteriormente, la razón debemos darle al expresidente Arias, a don Bruno Stagno y a todos los que piensan como ellos, Costa Rica no puede votar negativamente, no es correcto en realidad, pero las condiciones actuales deberían inteligentemente permitirnos exponer la posibilidad de plantear una abstención, no es una salida cobarde, sino salomónica, reconocer el derecho legítimo que tienen los palestinos de tener su Estado, basado en los principios de autodeterminación de los pueblos y de la solución de dos Estados para dos pueblos, pero a la vez reconocer que el mismo debe surgir mediante las negociaciones con Israel, y no con imposiciones montoneras que puedan relanzar una cadena de hechos violentos injustos para los intereses de ambos pueblos.

 

La abstención tampoco es salirse del paso, sino conservar nuestra histórica tradición civilista donde siempre hemos considerado el camino de la diplomacia el más adecuado y no caer en simplezas que rayan en racismos alegando presiones de un lobby judío que parece salido de los oscuros recuerdos de los “Protocolos de los Sabios de Sión”, solamente por la presencia de judíos en el ejecutivo nacional, ni en temores socio económicos por los mercados árabes, finalmente no estamos diciendo que no, sino más bien, decimos que sí a un Estado Palestino pleno, pero en convivencia pacífica con Israel, finalmente si en 1979 y 1994 dos Estados Árabes pudieron firmar la paz con Israel quiere decir que es posible y el camino siempre será el dialogo y no la imposición.

 

 

 

 

Propuesta Palestina ante la ONU Declaración Unilateral del Estado de Palestina

Sin negociación Palestina no será posible...

Estado Palestino? Primero negociar con Israel

¿Qué buscan los palestinos?

 

Pretenden que en setiembre del 2011 la Asamblea General de la ONU admita al “Estado de Palestina” como miembro permanente de la ONU. Consideran que así podrán alcanzar su objetivo de tener un Estado con fronteras en las líneas de armisticio antes de 1967, sin negociar con Israel, sin reconocerlo como un Estado judío y sin realizar concesiones. Ya en 1988 y en 1999 los palestinos declararon unilateralmente su condición de Estado, sin producir ningún efecto práctico.

 

¿Cómo se delimita correctamente el tema en discusión?

 

La discusión no gira en torno a apoyar o no la creación de un Estado palestino independiente y democrático, pues una mayoría internacional –incluyendo Costa Rica e Israel- acepta que ese es el camino para lograr una paz justa y duradera entre las partes. Más bien, se debe analizar si una votación ante la ONU es la vía adecuada para alcanzar ese objetivo.

 

¿Cuál es el procedimiento que se debe seguir ante la ONU?

 

La incorporación de nuevos miembros a la ONU requiere una recomendación del Consejo de Seguridad y la aprobación de la Asamblea General. Si el Consejo de Seguridad no emite tal recomendación –como muy probablemente suceda en este caso por el veto previamente anunciado de Estados Unidos-, la Asamblea General podría tomar un acuerdo no vinculante bajo el denominado procedimiento de “Unión para la Paz, con efectos más políticos que legales.

 

¿Por qué es ilegal, improcedente e inoportuna la propuesta palestina?

 

1. La paz resultará de un acuerdo mutuo y no de maniobras unilaterales ni de una imposición de la comunidad internacional. Así lo disponen las resoluciones 242 y 338 del Consejo de Seguridad de la ONU, el Acuerdo de Oslo, la Declaración de Camp David y la Hoja de Ruta, que comprometen a las partes a negociar una solución al conflicto y desaprueban las acciones unilaterales o de terceros. En ese mismo sentido, el Cuarteto – integrado por Estados Unidos, la Unión Europea, la ONU y Rusia-, apoya las negociaciones directas y rechaza el plan palestino de una declaratoria unilateral.

 

Sin embargo, los palestinos pretenden justificar su retiro de la mesa de negociaciones utilizando la presión internacional de la ONU. El propio Presidente de la Autoridad Palestina reconoció que una votación favorable a su propuesta “internacionalizaría” el conflicto. Esto reforzaría el abandono palestino de las negociaciones y los legitimaría para seguir buscando objetivos de manera unilateral en otros foros legales y políticos.

 

  1. 2.      La organización terrorista Hamás se niega a reconocer la existencia del Estado de Israel y, más bien, procura su destrucción con las armas. En abril pasado Hamás oficializó un acuerdo de unión nacional con el Fatah para formar parte de la Autoridad Palestina. Por lo tanto, un reconocimiento del “Estado de Palestina” significaría un apoyo implícito a una

 

1

 

entidad que ahora tiene un socio de carácter terrorista, en lugar de un “Estado amante de la paz”, como lo requiere el Reglamento de la ONU para la admisión de nuevos miembros.

 

  1. 3.      No es función de la ONU reconocer o crear nuevos Estados. Para adquirir la condición de Estado, el Derecho Internacional requiere el cumplimiento de ciertos requisitos. Sin embargo, no obstante el avance palestino en materia de organización política e institucional, la entidad Palestina no reúne aún esos criterios, pues no posee un territorio definido sino áreas dispersas y fragmentadas. Además, a pesar del acuerdo de unión nacional, la entidad Palestina no tiene un gobierno sino dos -Hamás dominando en Gaza y la Autoridad Palestina en Cisjordania-, con poderes restringidos, sin un control efectivo sobre su población y con limitada capacidad para relacionarse con otros Estados.

 

Es importante recordar que la ONU no “creó” el Estado de Israel. Con el Plan de Partición de 1947, la ONU recomendó dividir el Mandato Británico de Palestina en un estado árabe y otro judío. Luego de la terminación del Mandato Británico en 1948, David Ben Gurión declaró el establecimiento del Estado de Israel. Un año después, el Estado de Israel fue admitido como miembro permanente de la ONU siguiendo el procedimiento respectivo.

 

  1. 4.      La comunidad internacional debe apoyar el derecho de autodeterminación del pueblo palestino y procurar su bienestar. Sin embargo, una declaración unilateral del “Estado de Palestina” no resolverá esos temas fundamentales.

 

Con base en la Convención de Montevideo de 1933, ese reconocimiento sólo significaría aceptar su personalidad ante la comunidad internacional, pero no determinaría fronteras, no legitimaría un gobierno, no garantizaría beneficios para su población ni resolvería los demás temas del conflicto. Por lo tanto, una resolución “simbólica” de la ONU no produciría efectos prácticos y reales para los palestinos, sino que más bien podría profundizar el conflicto. Este inefectivo resultado podría generar gran frustración en los palestinos, incrementando su uso de la violencia o hasta una tercera intifada.

 

¿Por qué es incorrecto hablar de “territorios ocupados”?

 

Según el Plan de Partición aprobado por la ONU en 1947, Cisjordania y la Franja de Gaza serían parte de un estado árabe que se establecería junto al estado judío. Sin embargo, este plan fue rechazado por las naciones árabes, quienes, en su lugar, invadieron el Estado de Israel para destruirlo.

 

A raíz de esa guerra en 1948, Jordania tomó control de Cisjordania y Egipto tomó control de la Franja de Gaza, pero ninguno de ellos ejerció legalmente soberanía sobre esos territorios ni intentaron establecer un Estado Palestino en ellos. En la Guerra de los Seis Días en 1967, originada por las amenazas y ataques de los árabes, Israel se defendió y obtuvo control de Cisjordania y la Franja de Gaza, dejando claro que está dispuesto a intercambiar esos territorios por un acuerdo de paz.

 

Así, de conformidad con el Derecho Internacional, esas áreas no pueden considerarse “territorios ocupados”, pues Israel no los “ocupó” de otra nación soberana. Son más bien “territorios en disputa”, cuyo futuro debe ser negociado entre las partes según lo dispuso la propia ONU.

 

2

 

¿Por qué es improcedente el alegado “derecho al retorno” de los refugiados palestinos?

 

El problema de los refugiados fue el resultado de la guerra de 1948 iniciada por los países árabes en contra de Israel. Durante esa guerra, al menos 600.000 árabes de la Palestina Británica huyeron de sus hogares, la mayoría incitados por los líderes de los países árabes que les aseguraron un próximo retorno después de la esperada victoria árabe sobre Israel que nunca consiguieron.

 

El Derecho Internacional y las resoluciones de la ONU que tratan el tema, no contemplan el derecho de los árabes palestinos a “retornar” a Israel, sino una solución al problema de los refugiados causado por el ataque árabe contra Israel en 1948. La solución aceptada por la mayoría de la comunidad internacional es que esos refugiados árabes palestinos deben establecerse en el futuro Estado de Palestina y no en Israel, de la misma manera que 800.000 refugiados judíos tuvieron que huir de los países árabes en que vivían para establecerse en el Estado de Israel.

 

Es importante tomar en cuenta que la denominación de “palestinos” como pueblo o entidad que representa a los árabes de la Palestina Británica, no surgió con la creación del Estado de Israel en 1948, sino que se empezó a utilizar hasta 1964 con la creación de la OLP. Antes de eso no se hablaba de los “palestinos” como pueblo. Por esta razón, el Plan de Partición de la ONU de 1947 hizo referencia a un estado “judío” y a un estado “árabe” –no un estado “palestino”.

 

¿Por qué las llamadas “fronteras de 1967” son un mito?

 

Entre Israel, por un lado, y Cisjordania y la Franja de Gaza, por el otro lado, nunca han existido fronteras oficiales. Luego de la guerra de 1948, se acordaron líneas de armisticio y cese de hostilidades, que debían ser sustituidas posteriormente por fronteras negociadas entre las partes. Esas líneas de armisticio de 1949 son las que Israel superó en la Guerra de los Seis Días de 1967 al tomar control de Cisjordania y la Franja de Gaza.

 

Por lo tanto, las llamadas “fronteras de 1967” no son de 1967 ni tampoco son fronteras internacionalmente reconocidas. Lo que sí ha reconocido la comunidad internacional es que esas líneas de armisticio no constituyen fronteras seguras ni defendibles para Israel, tal y como lo exigen múltiples resoluciones de la ONU incluyendo la 242. Además, el Derecho Internacional ha establecido reiteradamente que la determinación de fronteras corresponde a los Estados fronterizos mediante un tratado internacional y no pueden ser impuestas por la comunidad internacional.

 

¿Cómo se puede finalizar de manera efectiva el conflicto?

 

El Consejo de Seguridad de la ONU dispuso que para resolver el conflicto es indispensable un acuerdo negociado entre ambas partes, reconociéndose mutuamente su derecho a existir bajo el principio de “dos Estados para dos pueblos” –uno para el pueblo judío y otro para el palestino-, con fronteras seguras, renunciando a la violencia y al terrorismo.

 

¿Qué implica que Hamás forme parte de la Autoridad Palestina?

 

Implica guerra contra Israel, en lugar de paz. Hamás es una organización extremista, islamista, terrorista y antisemita. Es el grupo militar que ha perpetrado más ataques terroristas en contra de

 

3

 

Israel. Su objetivo principal es el establecimiento de un estado palestino islamista en toda la tierra que hoy ocupan Israel y los territorios en disputa. Por eso, Hamás no apoya el reconocimiento unilateral propuesto, pues supondría renunciar a una parte de la alegada Palestina islámica.

 

Lo anterior explica porqué Hamás se niega a reconocer el derecho de Israel a existir, se niega a renunciar a la violencia y afirma que lo único que Israel y Hamás podrían negociar es la salida de los judíos israelíes de toda Palestina y el restablecimiento de Israel en otra parte.

 

¿Por qué el reconocimiento que hizo Costa Rica del “Estado de Palestina” en el 2008 no la obliga a votar a favor de la reciente propuesta palestina ante la ONU?

 

En el 2008 no existía un acuerdo de unión nacional entre Hamás y el Fatah para formar parte de la Autoridad Palestina, como sí existe actualmente. Por lo tanto, las circunstancias hoy en día son otras, dada la peligrosa tendencia terrorista de los actuales líderes palestinos. Costa Rica, más bien, debe aprovechar su fuerza moral para enviar el mensaje de que el terrorismo es inaceptable.

 

¿Cuáles son las dos posiciones que pueden asumir Costa Rica y los demás miembros de la ONU?

 

a)     Someterse a la mayoría automática de Estados islámicos, dictatoriales y no alineados miembros de la ONU (más de 100 de los 192 miembros actuales) –que votarán a favor del reconocimiento unilateral del “Estado de Palestina”-; o

 

b)     Adherirse a la minoría moral de los países con vocación pacifista y democrática, que rechazan la violencia y el terrorismo y prefieren una solución negociada de este y cualquier otro conflicto.

 

¿Qué postura debería tomar el gobierno de Costa Rica?

 

Costa Rica debe reafirmar valientemente, sin complejos ni temores, su liderazgo internacional en materia de paz, neutralidad y democracia. Es por eso que nuestro gobierno y su representación diplomática en la ONU, se deberían abstener en la votación del propuesto reconocimiento del

“Estado de Palestina” y su incorporación como miembro de la ONU.