Archivo del sitio

Hacia un reordenamiento geopolítico en Medio Oriente

La composición geográfica de la actual Siria es al igual que otros países de la región, producto del Acuerdo de Asia Menor (Sykes – Picot) del año 1916. El reparto arbitrario de los territorios de Medio Oriente y las posteriores divisiones artificiales, provocaron la aparición de actores internacionales, muy heterogéneos en sus composiciones sociales y religiosas, bajo el mandato de gobernantes muy opresivos que no permitían la disidencia o los levantamientos.

Sadam Hussein (Sunita) y Hafez Al Assad (Alauita), fueron gobernantes de Irak y Siria respectivamente, y no dudaban en reprimir cualquier tipo de movimiento opositor a su régimen, así tuvieran que cometer crímenes de lesa humanidad, como la Operación al – Anfal del régimen de Hussein contra las minorías kurdas en los años 80. También al régimen de Al Assad se le acusa de haber exterminado varios miles de sunitas opositores en la ciudad de Hama en 1982.

Ambos gobiernos, contaron con apoyos significativos de potencias hegemónicas, por intereses regionales o estratégicos. De esa forma Hussein fue bueno para los intereses occidentales en su lucha contra la recién islamizada Irán de los ayatolas chiitas; además de recibir cierto beneplácito de las monarquías del Golfo. Esto al menos hasta finales de los 80 antes de pasar a ser considerado enemigo a los intereses de occidente.

De igual manera, el régimen sirio estuvo bajo la protección del régimen soviético, y en la actualidad cuenta con altos grados de apoyo por parte de la Federación Rusa y del régimen regional de Irán, principalmente por servir de puente en la ruta de empoderamiento hacia el mediterráneo del régimen de los ayatolas, y en su lucha hegemónica, ideológica y estratégica contra Arabia Saudita y el Estado de Israel.

Medio Oriente, fin del mapa actual.

Se podría marcar varios elementos como los detonantes al cambio de equilibrios y posible reestructuración de la situación del Medio Oriente.

La guerra por productos estratégicos por parte de las potencias hegemónicas, marcan el plano de las alianzas, al mismo tiempo, determinan el comportamiento de los países que las poseen para generar dinero que les sirva para su lucha contra aquellos que consideren enemigos de turno. El boom petrolero de los años 70s y 80s, marcaron determinantes cambios geo estratégicos y compra de voluntades desde los principales productores hacia países compradores con mucho poder adquisitivo.

Hay una lucha ideológica de tipo religiosa, principalmente entre el régimen islamista de Irán bajo el liderazgo desde 1979 de los ayatolas y las monarquías islámicas, principalmente Arabia Saudita, quien además de ser una monarquía, es sunita y tiene bajo su administración los lugares más sagrados del islam. Elemento que reactivó las viejas rencillas entre sunitas y chiitas que son los grupos mayoritarios de la región, lo que ha provocado una geopolítica en el Medio Oriente donde ambos países son patrocinadores de grupos que atacan al bando contrario con mucha saña, buscando por supuesto minar su poder y alcance en la región.

La invasión estadounidense a Irak y Afganistán. Principalmente en el primer caso, el derrocamiento de Sadam Hussein, desequilibra las fuerzas en la región, ya que el vacío de poder, será aprovechado por Irán y todos los grupos que le apoyan para ampliar su margen de maniobra, lo que, al mismo tiempo, provoca la activación de una serie de células sunitas radicales (wahabistas) que desean su propia cuota de poder, no representado en el liderazgo chiita, al cual no reconocen.

Las revueltas árabes en toda la región, particularmente en Siria, donde se ha dado una división inobjetable del país en varios sub grupos que tienen sus propios intereses y apoyos. Tales son los casos del régimen de Bashar Al Assad apoyado por Rusia, Irán y el Hezbollah, así como el Ejército Libre Sirio (oposición) y las guerrillas kurdas apoyados por la OTAN, así como Jabhat Fateh al – Sham (Al Qaeda), y el DAESH (Estado Islámico), quienes reciben apoyo de régimenes wahabistas e indirectamente se benefician de las facilidades que los occidentales dan a los grupos opositores al gobierno de Assad.

Otro elemento que se ha dejado de lado por décadas, es la situación kurda. El territorio del Gran Kurdistán se desmembró y envió a su población con una fuerte identidad nacional, a estar bajo el mandato de los gobiernos de los Estados que resultaron de Sykes – Picot, así los kurdos que en la actualidad tienen una posición determinante para los intereses de las potencias que se involucran en la situación actual de la región, aprovecharán las facilidades que la circunstancia les facilita ya no para conformar un único Estado para su grupo, sino varios, con independencia plena, tanto social, como política y económica.

Estos aspectos, más la clara definición de los ejes del poder mundial en manos de rusos, estadounidenses y chinos, definirán las nuevas fronteras del Medio Oriente, basados en los intereses de estos tres poderosos, que si bien, compiten entre ellos por el control geo político y geo estratégico del mundo; principalmente bajo los principios de las zonas pivote, tampoco tendrían a mal que este nuevo reacomodo de los “Estados Fallidos” heredados de Sykes – Picot, les permita ubicarse en regiones donde puedan competir económicamente por la explotación de recursos estratégicos y además donde puedan probar el armamento que fabrican y venden a nivel global.

Por su parte, para las zonas en resquebrajamiento, este cambio quizás signifique la aparición de nuevos actores en la escena internacional, así como la descomposición y redefinición de las fronteras de territorios que aún hoy no han terminado de consolidarse por lo poco sesuda que fue la división a comienzos del siglo pasado. Por supuesto el costo de esto será la muerte de muchas más personas de las que ya se cuentan, en centenares de miles, principalmente en Siria e Irak.

El Mundo CR

Califato Islámico vs Estado Islámico

CALIFATO

El concepto del Estado – Nación, aparece como tal mediante el Tratado de Westfalia[1] (1648), de esta manera se rompe el orden feudal y se comienza a agrupar a nivel territorial y por grupos sociales, dirigidos por un gobierno en límites espaciales reconocidos por el resto y el ejercicio del poder sobre esos límites.

Los anteriores son los elementos básicos del Estado – Nación. Con el proceso de descolonización durante el siglo XX se adoptó la agrupación arbitraria para crear varios Estados (algunos fallidos todavía en el siglo XXI), agrupando clanes y tribus muchas veces con fuertes diferencias entre sí. Ese fue el caso de los países africanos.

En el Medio Oriente las promesas realizadas por las potencias para asegurar alianzas contra los alemanes y aliados durante la Primera Guerra Mundial, los acuerdos se rompieron una vez que se hicieron con el control territorial y al final para intentar aplacar las molestias de los grupos realizaron divisiones arbitrarias y la creación de varios Estados donde también había grupos sociales que no eran empáticos unos con otros y que luchaban por el poder.

Para poder cumplir con los requisitos de Estado (población, territorio, orden jurídico, autoridades, etc.) cada grupo que se cobijaría con una nueva bandera estaban dentro de los requisitos, sin embargo, no estaban bajo el concepto de Estado – Nación que los occidentales habían adoptado cuatro siglos antes.

Las potencias europeas se aprovecharon de los sentimientos nacionalistas árabes para darles algo que estuviera cerca de sus deseos de conformar una sola gran Nación Árabe[2], lo que después se vería contagiado por los principios del panislamismo y el integrismo islámico, lanzando por la borda el nacionalismo árabe y cambiándolo por el poder ostentado por las autoridades religiosas islámicas[3].

Los fracasos de la unión de los árabes como un solo pueblo, ha empujado a que los grupos radicales islámicos tomen el poder y vayan dejando sin mucha validez los gobiernos laicos y liberales. Las únicas oportunidades en que el laicismo árabe ha tenido poder en sus respectivos países han tenido que ser con mano fuerte y con los militares contentos en su estructura de poder, tales casos se podrían mencionar en países como Iraq durante Sadam Hussein, la Siria de Al Assad, los Egiptos de Mubarak o Al Sissi, Khadaffi en Libia y en su momento la Irán del Shah.

Cuando las potencias occidentales han cometido el error de sacar a líderes no religiosos de los países árabes, el vacío de poder ha sido tomado por liderazgos netamente religiosos y este factor con su complejidad ideológica, radicaliza el pensamiento de los miembros de clanes que ven en esta forma de gobernar como el retorno a la época dorada del Islam.

Este sentimiento despierta pues los deseos de aquellos creyentes musulmanes que quisieran vivir en las épocas que sus vidas eran dirigidas dentro de un sistema de gobierno religioso denominado Califato. El último denominado de ese modo fue el otomano que fue abolido por Turquía desde 1926.

En el sistema de gobierno del Califato, el Califa es un heredero del conocimiento del profeta, y gobierna según las normas islámicas, la interpretación y la rama del Islam de la cual proviene (sunita o chiita). Todos los príncipes de territorios administrados políticamente (emires) y los militares que gobiernan de facto (sultanes) obedecían directamente a las órdenes del Califa so pena capital por desobediencia.

Actualmente el denominado Estado Islámico que arrastra a las regiones del Levante a desaparecer los países establecidos en el siglo XX y buscan conformar un sistema totalmente distinto. Algunos le dan el incorrecto nombre de “Estado”. Poseen población, territorio, poder, aunque carecen de reconocimiento internacional (pero esto les es indiferente en su esencia). Sin embargo, lo correcto sería llamarles como su objetivo principal lo establece, un Califato que se extiende desde Yakarta (Indonesia) hasta Al – Andalus (España).

Si bien su líder se ha auto atribuido el título de Califa (no pareciera calificar como tal), quienes le siguen, más los clanes y tribus de los territorios donde se han hecho con el poder, lo aceptan como tal, o quizás no les queda otra opción a elegir. Los grupos que les han jurado lealtad, quieren convertir los territorios donde ejercen poder en emiratos bajo el estándar del CIL (Califato Islámico del Levante), estos son los casos de Boko Haram[4], de algunos yihadistas egipcios en la Península del Sinaí, agrupaciones islamistas en Libia, así como el grupo Yund Ansar Allah[5] en la Franja de Gaza y así implementar gobiernos donde la mano dura de la ley islámica (sharia) pueda ejercer sobre las vidas de todos los ciudadanos.

Es hora de dejar de llamarlos Estado; ellos no usan ese nombre salvo para temas de mercadeo (así se dieron a conocer); su nombre real es Califato Islámico del Levante (por el momento es su centro de acción).

No se sujetan a normas occidentales de Estado – Nación, no tienen ningún interés en respetar los Derechos Humanos como lo exigen las normas internacionales, no les importa en lo mínimo ser tomados en cuenta ante organismos internacionales, quizás lo único occidental que les veremos sea el armamento y equipo para llevar a cabo su objetivo y tal vez que implícitamente creen en la filosofía que “el fin justifica los medios”.

Ellos no le temen a morir por la lucha del gobierno islámico y emprenderán todas las acciones necesarias para someter hasta aquellas tierras musulmanas que se han atrevido a contaminarse con principios occidentales, su forma radical de aplicar el Islam les lleva a considerar que los musulmanes que no apoyan su interpretación también son tratados como infieles y de ese modo justifican el asesinato también de poblaciones enteras de chiitas, alauitas y otras agrupaciones practicantes del Islam.

Si su doctrina se sigue consolidando, desgraciadamente se llegará a un punto sin retorno donde cualquier acto occidental para aplacarlos o para entablar conversaciones con ellos serán inútiles. Echaran mano a la violencia extrema, los atentados terroristas, el secuestro, la extorsión y otros actos hasta el final.

De llegarse a ese nivel extremo del que cuesta regresarse, la única salida será aplacar terror con violencia y diezmarlos hasta el límite, aislarlos no será suficiente, no necesitan de occidente para sobrevivir, pueden bajo un sistema arcaico (complementario a su ideología oscurantista) someter a comunidades completas de ciudadanos con el estandarte de la “verdadera interpretación de la religión del profeta”.

En la actualidad se implementa armar grupos contra el Califato, pero ha sido insuficiente, no están preparados para destruirlo o diezmarlo como se requiere, sino solamente para hacerlos retroceder hasta una posición anterior, de la cual intentarán nuevamente salir y enfrentar a quienes se les opone. No es el nivel apto para acabar con ellos y mantener luchas de desgaste de guerrillas no es ni será nunca suficiente para acabar con este grupo que crece a pasos agigantados.

[1] http://biblio.juridicas.unam.mx/libros/7/3366/5.pdf

[2] http://perseo.sabuco.com/historia/Nacionalismo%20arabe.pdf

[3] http://www.redalyc.org/pdf/531/53101005.pdf

[4] http://www.elperiodico.com/es/noticias/internacional/yihadistas-boko-haram-juran-lealtad-estado-islamico-4000165

[5] http://www.elmundo.es/internacional/2015/01/19/54bd2e5e22601d28268b458f.html

I genocidio del Siglo XXI: cristianos y yazidíes, víctimas del silencio occidental

nun yazidi

Por: Bryan Acuña (Analista Internacional)

En el Medio Oriente y África la situación para las minorías religiosas, no es nada alentadora. La afirmación no es expresada a la ligera, desde hace décadas y en los últimos años especialmente, los cristianos y ahora las poblaciones yazidíes son víctimas de la imposición del Islam al filo de la espada, y en ocasiones ni siquiera se ofrece la conversión sino que de plano el asesinato está a la orden del día.

Por supuesto, quienes han tenido alguna relación con grupos misioneros cristianos, están enterados de las vejaciones y circunstancias bastante desagradables que viven los evangelistas en países donde el Islam rige con mano dura los destinos de las personas que habitan estos territorios. Los constantes reportes de evangelistas acosados en Irán, Arabia Saudita (donde el solo hecho de ingresar una biblia es un delito[1]), Marruecos, Nigeria, Somalia, etc. demuestran que la realidad para quienes ostenten la mínima intención de convertir al cristianismo a sus habitantes podría ser nefasto, o en algunos casos la práctica de su religión no puede ser un acto público sino reservado para sus templos (leyes para dhimmis[2]).

Ahora bien, en temas de proselitismo podría ser “comprensible” la agresividad de un grupo religioso cuyas reformas posmodernas son prácticamente nulas y no permiten grandes divisiones que las que ya han sufrido al comienzo de su expansión. Pero lo que ocurre actualmente con grupos como el autodenominado Estado Islámico (ISIS) en el Levante[3] y Boko Haram en Nigeria.

 

Los enemigos del Estado Islámico

El primer grupo (ISIS) tiene una clara intención expansionista para poder declarar un Califato Islámico[4] en una extensión de territorio que no es nada despreciable. Cubriendo desde Yakarta en Indonesia hasta Al – Ándalus en España, con la intención de someter todo esta zona bajo la ley islámica (sharia), con estándares bastante radicales que controlarían cualquier actividad humana de toda la zona. Sería lo más cercano al sueño “panarabista” y “panislamista” del siglo pasado, pero transformado en una pesadilla sin precedentes, aunque bastante aceptado por clanes y “tribus” familiares en la zona. Poseen además recursos económicos y militares que se desearía más de un país para poder controlar las zonas conquistadas, además de sus respectivas poblaciones.

Para lograr este objetivo, ISIS se ha planteado someter y destruir a las minorías religiosas y consideradas herejes de la zona. Por este motivo han planteado una persecución sin parangón contra las agrupaciones cristianas que tienen cerca de 2.000 años de encontrarse en la región del Medio Oriente, y extendida además en África; principalmente en el Norte donde se erige uno de los patriarcados ortodoxos más importantes del mundo cristiano; Alejandría.

Los cristianos asesinados por el Estado Islámico, quienes los crucifican, los decapitan, violan mujeres, asesinan niños y practican otras clases de vejaciones contra estas poblaciones, se cuentan en centenares. Oriente Medio se queda sin cristianos[5], esta es la cruda situación hoy, comunidades milenarias huyendo despavoridas. En marzo de 2015 atacaron la comunidad cristiana asiria, donde todavía se habla arameo.

Y además de asesinarlos, los marcan como ganado, como si los nazis no hubieran hecho bastantes estragos en la historia de la humanidad, los cristianos de Oriente Medio, están siendo marcados con la letra “Nun” del alfabeto árabe, que es el comienzo de la palabra nazareno, con el cual se denominan a los cristianos.

Pero también el Estado Islámico la ha emprendido contra agrupaciones islámicas chiitas, alauitas (originaria del chiismo), además contra kurdos y yazidíes. Los primeros dos (chiitas y alauitas) hallan protección dentro de las comunidades sirias e iraquíes, entre estas el gobierno oficial de Bashar Al Assad en Siria. Los kurdos han aprovechado su leve autonomía en Iraq y Turquía para enfrentar a los islamistas de ISIS por medio de sus guerrillas de “Peshmergas” a quienes se les alían algunos cristianos también, pero no son el grupo principal para ser protegido. Pero los pueblos yazidíes están siendo exterminados a pasos agigantados.

Los yazidíes son un pueblo de Oriente Medio con más de 2.000 años de historia, sus creencias son un sincretismo de islam sufí con cristianismo y otras religiones de origen persa. Son perseguidos también por ser considerados herejes y los están arrasando[6]. Solamente el 2 de mayo de 2015 se reportaba el asesinato de 300 rehenes en manos de ISIS y en agosto de 2014 las noticias hablaban de 500 muertos.

Boko Haram:  “El occidentalismo es anatema”

La segunda agrupación, que hace unos meses proclamaba su fidelidad a ISIS, se ha encargado de perseguir cristianos y minorías religiosas opositoras en Nigeria. En setiembre de 2014 se reportaba la muerte de al menos 350 cristianos en manos de la agrupación yihadista. En ese mismo año pero en mayo, secuestraron 200 mujeres de un liceo[7] y a finales de abril de 2015, el ejército nigeriano liberó un campo de prisioneras con 700 mujeres (contemplando niñas) sometidas como esclavas sexuales, 200 de ellas embarazadas[8].

Para Boko Haram, el sistema actual nigeriano tiene vacíos de poder que el Islam viene a llenar, en especial cuando se trata de poblaciones con extremos grados de pobreza y donde el brazo del Estado es tan corto porque sus esfuerzos se han concentrado en las zonas más productivas del país. A falta de un poder integral, estos vienen a llenar el vacío, aunque la solución sea peor que las enfermedades, o al menos esto pareciera a simple vista para quienes no comparten ideológicamente el esquema de la agrupación islamista.

Las intenciones de ambos grupos son similares, en el caso de ISIS su objetivo es expansionista, aprovechar la caída de algunos Estados fallidos de Oriente Medio y establecer su califato religioso. Boko Haram por su parte, contempla hacer lo mismo en Nigeria, pero posteriormente convertirse en una especie de Emirato[9] del Estado Islámico.

¿Por qué se puede decir que este es un genocidio?

Los genocidios comienzan por lo general con el exterminio o desarraigo de poblaciones sensibles; léase, niños y mujeres. Se sabe con certeza cuando un grupo está a las puertas de cometer un genocidio cuando su objetivo integral se enfoca en estas dos poblaciones.

“…La interrupción demográfica sería uno de los elementos empleados en los genocidios en general, por lo que se optaría por asesinar a las mujeres y a los niños, las primeras por ser las capaces de engendrar vidas, y los segundos por ser las nuevas generaciones de aquellos que quieren destruir[10]…”

Algunas de las prácticas más comunes para acabar con un grupo en particular, es la de robarse a sus niños y adaptarlo al de la agrupación beligerante, como hace ISIS con los niños cristianos[11] de Siria y yazidíes[12], que son vendidos como esclavos o posteriormente readaptados a familias musulmanas, de la corriente islamista de ISIS y así acabar con una generación de nuevos cristianos o de herejes yazidíes en la región.

Por otro lado, las mujeres no se escapan de los objetivos principales de los genocidas. Uno de los puntos clímax en los genocidios incorpora de manera tajante la destrucción física de las mujeres, dentro de lo que destaca la violación (como en Nigeria), la esterilización forzada, los abortos forzados y obviamente el exterminio físico como punto máximo para detener el crecimiento demográfico de la población que se espera destruir o generar nuevos ciudadanos del pueblo opresor para acabar con los inferiores, para lo cual, además de violarlas puede que sean secuestradas y forzadas a quedarse con los terroristas contra su voluntad.

El pronunciamiento de la iglesia occidental

El cristianismo en occidente ha mantenido un silencio que asusta. Supongo que tiene asuntos más importantes que realizar desde este lado del mundo y por eso su pronunciamiento ha sido tan frío.

Excepto el Papa Francisco, no hay personajes de peso del cristianismo que hagan un fuerte llamado a proteger a los cristianos del MENA (Medio Oriente y el Norte de África). Será que los cristianos coptos (Egipto) asesinados por ISIS son cristianos de segunda categoría, o que los cristianos de Mosul (Iraq) no poseen un valor importante en la historia del cristianismo en general.

Se podría intentar entender que de los yazidíes no se hiciera mucha defensa (poca gente conoce su historia, a pesar de ser un pueblo milenario también), pero que los cristianos quienes se suponen están al tanto de sus hermanos en todo el mundo, mantengan un silencio cómplice, atroz, sepulcral y que se quieran enclaustrar en las paredes de sus templos sin pensar o levantar su voz pensando en lo que viven los cristianos de aquella “remota” pero tan relevante región, es de sentir una vergüenza sin derecho a decir “no lo sabía”, porque a diario los noticieros informan de todas estas cosas.

 

Aspectos finales:

Estamos delante del primer genocidio del siglo XXI, es pronto para que la historia lo catalogue de este modo, pero las condiciones están dadas para que sea de este modo. El accionar de los gobiernos que pueden evitarlo, está lejos de poder hacer algo hasta que se descubra la macabra escena que hay detrás de lo que hasta ahora vemos muy por encima.

Hay una dura labor de comunicación y de reclamo para que la Comunidad Internacional haga algo más que padecer del síndrome de las reuniones y tomen de una vez por todas decisiones fuertes, la vida de cientos de miles de persona están de por medio, el tiempo apremia cuando la situación es tan delicada y cualquier minuto que pasa podría generar más atrocidades.

A los cristianos, como voz cantante de la moral occidental; con sus yerros tan humanos, les queda levantar los estandartes de la misericordia y del amor, clamar más fuerte, no solamente a los cielos, sino que lo escuche el mundo entero, que no se quedarán callados mientras sus hermanos y el resto de las minorías en las regiones de Medio Oriente y de África son asesinadas vilmente por agrupaciones islamistas, que actúan con una maldad impresionante que no puede ser tolerada jamás y que no se quedarán callados mientras las injusticias están llevando a la destrucción sistemática de seres humanos. Que no suceda como con la Shoah[13], que cuando se habló, ya era demasiado tarde.

[1] http://www.abc.es/20111013/internacional/abci-arabia-saudi-biblia-201110131907.html

[2] http://www.dhimmitude.org/

[3] http://es.wikipedia.org/wiki/Levante_mediterr%C3%A1neo#cite_ref-beaumont-pg22_1-0

[4] http://www.elconfidencialdigital.com/seguridad/califato-islamico-kilometros-Espana_0_2405759418.html

[5] http://www.elconfidencial.com/mundo/2015-04-04/oriente-medio-sin-cristianos-isis-yihadistas-siria-irak_753364/

[6] http://www.lagranepoca.com/archivo/32878-dramatico-nuevo-exterminio-yazidies-iraq-siria.html

[7] http://www.lanacion.com.ar/1687762-nigeria-boko-haram-reivindica-el-secuestro-de-200-chicas-y-promete-que-las-vendera

[8] http://globovision.com/200-mujeres-y-ninas-estan-embarazadas-tras-violaciones-de-boko-haram/

[9] http://historiaparapasotas.blogspot.com/2010/08/emiratos-califatos-y-otros-menesteres.html

[10] https://www.academia.edu/8754321/Genocidio_y_la_deshumanizaci%C3%B3n_del_individuo

[11] http://www.cbn.com/mundocristiano/elmundo/2015/February/ISIS-secuestra-a-decenas-de-cristianos-en-Siria/

[12] http://www.eluniversal.com.mx/el-mundo/2014/ei-esclaviza-vende-mujeres-ninios-yazidies-irak-1045560.html

[13]Shoah: Holocausto de judíos por parte de los nazis contra los judíos (II Guerra Mundial).

El conflicto que desplazó la situación palestina – israelí

Las actuales divisiones sectarias entre el Reino de Arabia Saudí y la República Islámica de Irán parecen estar mucho más relacionadas con el enfrentamiento geopolítico y el antagonismo ideológico en su búsqueda por el predominio en Oriente Medio, que con la religiosidad.

Las actuales divisiones sectarias entre el Reino de Arabia Saudí y la República Islámica de Irán parecen estar mucho más relacionadas con el enfrentamiento geopolítico y el antagonismo ideológico en su búsqueda por el predominio en Oriente Medio, que con la religiosidad. (Fatiha Dazi – Héni)

Por Bryan Acuña Obando (Analista Internacional)

(El sectarismo de Irán contra Arabia Saudita)

Existen ciertos aspectos sobre el Medio Oriente que a algunos se les olvida, no comprenden o simplemente ignoran por principios ideológicos, o afinidades político – religiosas.

Antes de los fallidos intentos de los países árabes de exterminar a Israel, el nacionalismo palestino (palestinismo) era solamente panarabismo[1] (y panislamismo[2]), una vez que fracasaron en sus intentos de destruir el Estado Judío tuvieron que modificar el conflicto de lo macro (árabes vs israelíes) a uno micro (palestinos vs israelíes).

Por supuesto, en la primera parte de los enfrentamientos se veía como una situación entre Estados. Por lo tanto, la crítica hacia Israel era menos lapidaria que ahora, porque una vez que se cambia el enfoque (paradigma) se considera a los palestinos víctimas y ya no lo ven como un conflicto de iguales, sino que se empiezan a considerar elementos como la capacidad militar.

Claro está, no se puede comparar el armamento de Israel que se ha venido acumulando y modernizando desde que empezó el conflicto, en cambio los palestinos por ser una identidad nacional reciente, “destetada” forzadamente por el fracaso de los países árabes en su afán de destruir a Israel, no cuentan con un equipo militar para guerras, sino como en la época de los fedayines egipcios, están preparados para luchas suicidas y para la construcción de armamentos hechizos dirigidos en ataques terroristas contra objetivos abiertamente civiles.

A pesar de lo anterior, los enfrentamientos armados de las últimas décadas, el conflicto no ha alcanzado los niveles de crisis humanitaria de otros enfrentamientos armados regionales, como por ejemplo la guerra en Siria, la invasión de islamistas en Iraq o las invasiones de fuerzas occidentales en países de la región (Iraq, Afganistán, Libia, etc.). Y si bien los últimos enfrentamientos han cobrado centenares de vidas, principalmente del lado palestino, los niveles analizándolo fríamente no se han salido de un “caudal aceptable” que cualquier guerra o confrontación podría ocasionar.

Pero hay que expresar una realidad de la región. Hay una despreocupación por el conflicto entre israelíes y palestinos, porque finalmente es el menor de los problemas de Medio Oriente hoy, por eso es indiferente que se llegue o no a un acuerdo para solucionar el conflicto en el corto tiempo.

El principal enfrentamiento y por lo que esa zona es un polvorín, es debido a la guerra sectaria por el dominio del poder islámico que se disputan entre chiítas representados por Irán y sus lacayos contra los sunitas representados por Arabia Saudita y sus agrupaciones terroristas como Al Qaeda, Al Nusra e ISIS. Explicado de una mejor forma por la analista Fatiha Dazi – Héni[3].
Cabe plantearse entonces en este aspecto, quiénes han sido las mayores víctimas del terrorismo y enfrentamiento de carácter islamista? Son los propios musulmanes, vayan a ver los atentados en Líbano, Siria, Iraq, Pakistán, Egipto. No es Occidente el que sufre mayores bajas, aunque sí tienen problemas con estos grupos, pero por ahora está un tanto lejana esta situación a alcanzarles con toda su fuerza. Por cuanto viven una guerra de baja intensidad, con ataques por parte de “lobos solitarios” de una fuerza inferior a la que enfrentan las luchas entre facciones islámicas.
Aunque debe seguirse atentamente el desenlace de este enfrentamiento de poderes político – religioso, porque una vez que alguna de las dos agrupaciones islámicas ostente con fuerza el poder, regresarán a sus objetivos anteriores: Destruir Israel, llevar la Yihad[4] contra los pueblos infieles a través del Dawah[5], el empoderamiento o con violencia de corte sectario.
No se trata de paranoia o propaganda de distracción, sino que es siendo críticos en el análisis estamos frente a esa realidad, solamente saquen conclusiones del comportamiento de dichos países y los grupos que patrocinan. Es obvio que occidente y las potencias alternativas (Rusia y China), más las potencias regionales “moderadas” (Turquía, Egipto, Israel y Jordania) cumplen un rol importante al tomar alianzas entre estos grupos a los cuales según la historia ha mostrado, fortalecen y luego se transforman en su dolor de cabeza, además que entre estas potencias están los principales productores de armas del mundo, Estados Unidos, Rusia, China, Alemania, Francia e Inglaterra[6].
Pero con un planteamiento distinto por parte de Occidente y las potencias alternativas, lo ideal es que en esta lucha sectaria salgan debilitados ambos poderes y que el dominio que tenga sea tan limitado que después no puedan en un corto tiempo convertirse en una amenaza a gran escala para los intereses de los distintos actores en la región principalmente los extra regionales (las potencias occidentales y alternativas).
De esta manera extenderán la tregua con los islamistas hasta que de nuevo se comience a presentar un desequilibrio en las fuerzas de la región, en estos momentos parte del desequilibrio que se vive fue provocado por la intervención occidental en Iraq a comienzos de la década anterior y que trajo abajo uno de los contra pesos que tenían los iraníes en ese espacio geográfico. La zona en general es inestable y convulsa siempre, lo que toca es mantener las luchas en un nivel “moderado”, de bajas revoluciones, sin que alguno de los conflictos internos lleve a una explosión incontenible hacia los sectores fuera de la región.

Referencias:

[1] Nacionalismo árabe que proclamaba la conformación de una sola nación con todos los árabes, sin distinción religiosa, territorial o política.

[2] Idea político – religiosa que proclamaba el establecimiento de una sola nación dirigida por el Islam como religión, la proclama de un Califato con varios emiratos bajo la ley islámica (Sharia)

[3] http://www.franceculture.fr/personne-fatiha-dazi-h%C3%A9ni.html

[4] Guerra Santa.

[5] Proselitismo islámico.

[6] https://www.es.amnesty.org/temas/armas/los-seis-grandes-exportadores-de-armas/

ISIL y sus políticas genocidas

Foto: CNN Español.

Foto: CNN Español.

Por: Bryan Acuña Obando (Analista Internacional)

La situación caótica con el expansionismo del Estado Islámico en Iraq y el Levante (ISIL, conocido por sus siglas en inglés como ISIS) comienza a poner los pelos de punta a todos los grupos perseguidos por la doctrina religiosa fundamentalista y terrorista. Surgió como una forma de resistencia contra la invasión occidental contra Iraq en el año 2003 y es una agrupación próxima al ahora debilitado Al Qaeda. Su objetivo primordial es la expulsión de los infieles de las tierras de Dahr Al Islam (casa del Islam) y establecer un Califato Islámico “desde Yakarta (Indonesia) hasta Andalucía (España[1])”.

Para lograr esta meta, los terroristas de ISIL se han hecho con el control de algunos elementos fundamentales que les ha llevado a expandir su poder sobre las zonas donde han establecido su estandarte de terror:

  • La captura de armamento avanzado en manos del gobierno iraquí (brindado por los Estados Unidos) que ha servido para que ISIL se pudiera hacer con el dominio sobre importantes ciudades iraquíes como Mosul, Tikrit, Sinjar, Yalula entre otras, lo que les da un amplio margen de acción.
  • El beneplácito de algunas tribus suníes, con este apoyo aparecen promesas de “campaña” de los terroristas en brindarle poder de gobierno a los líderes de dichas tribus en el control de los territorios “conquistados[2]”.
  • El temor que ocasionan las persecuciones de ISIL contra otras minorías religiosas de la región que se han visto obligadas a huir o a enfrentarse a luchas sangrientas contra los islamistas terroristas. Entre estas agrupaciones están los cristianos, chiitas, yazidis, kurdos y turcomanos.

Del tercer punto mencionado anteriormente, cabe destacar que las técnicas que utilizan los terroristas contra sus opositores sobre pasa cualquier estrategia usada en las guerras, por cuanto ISIL asesina prisioneros de guerra de manera cruel, no hay juicio previo, se realizan ejecuciones públicas como crucifixiones, asesinatos masivos, persecuciones de agrupaciones no islámicas, como cristianos de los cuales les asesinan niños por medio de decapitación, o a sus mujeres las violan, secuestran y obligan a adoptar su versión extrema de Islam.

Para los chiitas víctimas de ISIL, su destino sería ser sometidos a un gobierno sunita, un tanto más cruel que el depuesto líder Sadam Hussein, porque si bien él utilizaba el discurso religioso para su beneficio, no se aplicaba de la forma radical que se ha visto implementada desde que el grupo Yama’at al-Tawhid wal-Yihad (antecesor de ISIL) mantenía sus acciones dentro de Iraq contra la ocupación occidental en el 2003.

Ciertamente que en guerras contra agrupaciones terroristas se rompen todos los esquemas y reglas de los conflictos internacionales, las convenciones sobre el trato de prisioneros, habilitar corredores humanitarios para evacuar poblaciones vulnerables, etc. ISIL es un fiel ejemplo, de lo que en una guerra asimétrica con grupos terroristas no se puede hacer. Por lo tanto estos toman rehenes, cometen atentados, ejecutan sin juicio previo, secuestran y someten a poblaciones vulnerables y no permiten la asistencia a heridos y enfermos, es decir todo lo que prohíbe la IV convención de Ginebra[3][4].

Lo anterior, puede hacernos pensar que el objetivo final de ISIL no es otro que el de acabar con las poblaciones no islámicas presentes en el Levante y someterlas a su versión extremista de Islam ya sea por propia voluntad o por la espada, quienes deciden morir por su fe, son torturados de forma criminal hasta la muerte. De esta manera se ha visto, por cuanto como informaba el diario argentino Clarín el 10 de agosto de 2014 “El ISIS amenaza masacrar a toda una población si no se convierte al Islam[5]” y se explica en la nota que se trata de un grupo cercano a los 4.000 miembros en su mayoría cristianos y kurdos yazidi.

Cuando se empieza a ejecutar mujeres y niños como política ideológica o de Estado, se está a las puertas de un genocidio, y esto es lo que está sucediendo con los cristianos y yazidíes de esa región por parte de ISIL, están decapitando niños, sometiendo mujeres a la conversión del Islam radical y exterminando de a pocos los vestigios de ambas religiones en esa región, lo que debe encender todas las luces de emergencia, porque es exactamente lo que está pasando en esa región.

Cabe mencionar los aspectos que son considerados genocidio por la Convención de 1948 para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio[6]:

Artículo II:

“…Se define el genocidio como cualquiera de los actos mencionados a continuación, perpetrados con la intención de destruir, total o parcialmente a un grupo nacional, étnico, racial o religioso, como tal:

  • Matanza de miembros del grupo;
  • Lesión grave a la integridad física o mental de los miembros del grupo;
  • Sometimiento intencional del grupo a condiciones de existencia que hayan de acarrear su destrucción física, total o parcial;
  • Medidas destinadas a impedir los nacimientos en el seno del grupo;
  • Traslado por fuerza de niños del grupo a otro grupo…”

Lo anterior facilita comprender los motivos por los cuáles específicamente la persecución y destrucción de las comunidades no islámicas podrían ser consideradas dentro del marco del genocidio, principalmente porque al igual que en otros genocidios tales como el de Bosnia, Ruanda o la Shoah, por citar algunos ejemplos donde se emprendía directamente contra mujeres y niños procurando acabar con quienes son las gestoras de la vida (las mujeres) y el futuro de los grupos que consideran enemigos (los niños), por lo que su destrucción o secuestro y “reprogramación” son parte del objetivo final para acabar con el problema.

Es evidente que la comunidad internacional no tiene mayor interés en estos momentos en destacar la situación de las minorías que están siendo atacadas por los grupos islamistas del Levante, hay otros que generan mayores pasiones e intereses políticos y económicos que le restan importancia a lo que está sucediendo en esa ya de por si convulsa región del mundo.

[1] http://www.abc.es/espana/20140701/abci-yihdistas-video-espana-201407011957.html

[2] http://cnnespanol.cnn.com/2014/06/22/isis-toma-el-control-de-otras-cuatro-ciudades-en-irak/

[3] http://www2.ohchr.org/spanish/law/convenio_ginebra.htm

[4] http://www.icrc.org/spa/resources/documents/misc/5tdm8g.htm

[5] http://www.clarin.com/mundo/ISIS-masacrar-poblacion-convierte-Islam_0_1190880933.html

[6] http://www.un.org/es/preventgenocide/adviser/genocide_prevention.shtml