Archivo del sitio

Nada de doble moral…

Señores del diario el país, en respuesta al artículo “¿Comunidad Judía o Colonia Judía” (http://elpais.cr/articulos.php?id=53313&comentado=1#comentarios) me permito aplicar mi derecho a la respuesta.

Es interesante que estos “progres” izquierdistas que se jactan de ser tan a favor de los palestinos caigan en estas aseveraciones contenidas en los panfletos goebbelianos de la Segunda Guerra Mundial, en los Protocolos de los Sabios de Sión y en otra serie de literatura que hablan del dominio de un judío internacional. Asco da leer un artículo de esta envergadura acusando al judío de una doble moral, una favorable a Israel y otra dentro del país en el que viven.
Pero claro cuando un judío habla contra su propio pueblo, los judeofobos de siempre aplauden como focas de la felicidad. Pero cuando defiende la posición favorable a Israel es un “vendido a los sionistas”. En Costa Rica la mayoría de los judíos son costarricenses, y no son millonarios porque sean estafadores, sino porque sus padres, muchos de los cuales son inmigrantes se partieron el lomo en tiendas, o polaqueando para que las nuevas generaciones en su mayoría sean profesionales de otras áreas de desarrollo y que esto de frutos económicos que no se refleja en TODOS, ya que la generalización es incorrecta.
Muchos de esos judíos con apellidos “polacos”, “rusos” o “alemanes” se han casado con otros costarricenses con apellidos “hispanos”, lo que desmiente el mito de que son una sociedad interna “secreta”. Este diario debería sentir vergüenza mostrando tantos artículos de corte JUDEOFOBO, más si se dicen mostrar los valores más profundos de la libertad de expresión que se aleja a este “modus operandi” tan Bizarro que en otras épocas justificaron pogroms contra judíos en Rusia, y la Shoah ejecutada por los nazis.
Y ojo no es delirio de persecusión, sino que sus palabras son tan evidentes que asustan…

Propuesta Palestina ante la ONU Declaración Unilateral del Estado de Palestina

Sin negociación Palestina no será posible...

Estado Palestino? Primero negociar con Israel

¿Qué buscan los palestinos?

 

Pretenden que en setiembre del 2011 la Asamblea General de la ONU admita al “Estado de Palestina” como miembro permanente de la ONU. Consideran que así podrán alcanzar su objetivo de tener un Estado con fronteras en las líneas de armisticio antes de 1967, sin negociar con Israel, sin reconocerlo como un Estado judío y sin realizar concesiones. Ya en 1988 y en 1999 los palestinos declararon unilateralmente su condición de Estado, sin producir ningún efecto práctico.

 

¿Cómo se delimita correctamente el tema en discusión?

 

La discusión no gira en torno a apoyar o no la creación de un Estado palestino independiente y democrático, pues una mayoría internacional –incluyendo Costa Rica e Israel- acepta que ese es el camino para lograr una paz justa y duradera entre las partes. Más bien, se debe analizar si una votación ante la ONU es la vía adecuada para alcanzar ese objetivo.

 

¿Cuál es el procedimiento que se debe seguir ante la ONU?

 

La incorporación de nuevos miembros a la ONU requiere una recomendación del Consejo de Seguridad y la aprobación de la Asamblea General. Si el Consejo de Seguridad no emite tal recomendación –como muy probablemente suceda en este caso por el veto previamente anunciado de Estados Unidos-, la Asamblea General podría tomar un acuerdo no vinculante bajo el denominado procedimiento de “Unión para la Paz, con efectos más políticos que legales.

 

¿Por qué es ilegal, improcedente e inoportuna la propuesta palestina?

 

1. La paz resultará de un acuerdo mutuo y no de maniobras unilaterales ni de una imposición de la comunidad internacional. Así lo disponen las resoluciones 242 y 338 del Consejo de Seguridad de la ONU, el Acuerdo de Oslo, la Declaración de Camp David y la Hoja de Ruta, que comprometen a las partes a negociar una solución al conflicto y desaprueban las acciones unilaterales o de terceros. En ese mismo sentido, el Cuarteto – integrado por Estados Unidos, la Unión Europea, la ONU y Rusia-, apoya las negociaciones directas y rechaza el plan palestino de una declaratoria unilateral.

 

Sin embargo, los palestinos pretenden justificar su retiro de la mesa de negociaciones utilizando la presión internacional de la ONU. El propio Presidente de la Autoridad Palestina reconoció que una votación favorable a su propuesta “internacionalizaría” el conflicto. Esto reforzaría el abandono palestino de las negociaciones y los legitimaría para seguir buscando objetivos de manera unilateral en otros foros legales y políticos.

 

  1. 2.      La organización terrorista Hamás se niega a reconocer la existencia del Estado de Israel y, más bien, procura su destrucción con las armas. En abril pasado Hamás oficializó un acuerdo de unión nacional con el Fatah para formar parte de la Autoridad Palestina. Por lo tanto, un reconocimiento del “Estado de Palestina” significaría un apoyo implícito a una

 

1

 

entidad que ahora tiene un socio de carácter terrorista, en lugar de un “Estado amante de la paz”, como lo requiere el Reglamento de la ONU para la admisión de nuevos miembros.

 

  1. 3.      No es función de la ONU reconocer o crear nuevos Estados. Para adquirir la condición de Estado, el Derecho Internacional requiere el cumplimiento de ciertos requisitos. Sin embargo, no obstante el avance palestino en materia de organización política e institucional, la entidad Palestina no reúne aún esos criterios, pues no posee un territorio definido sino áreas dispersas y fragmentadas. Además, a pesar del acuerdo de unión nacional, la entidad Palestina no tiene un gobierno sino dos -Hamás dominando en Gaza y la Autoridad Palestina en Cisjordania-, con poderes restringidos, sin un control efectivo sobre su población y con limitada capacidad para relacionarse con otros Estados.

 

Es importante recordar que la ONU no “creó” el Estado de Israel. Con el Plan de Partición de 1947, la ONU recomendó dividir el Mandato Británico de Palestina en un estado árabe y otro judío. Luego de la terminación del Mandato Británico en 1948, David Ben Gurión declaró el establecimiento del Estado de Israel. Un año después, el Estado de Israel fue admitido como miembro permanente de la ONU siguiendo el procedimiento respectivo.

 

  1. 4.      La comunidad internacional debe apoyar el derecho de autodeterminación del pueblo palestino y procurar su bienestar. Sin embargo, una declaración unilateral del “Estado de Palestina” no resolverá esos temas fundamentales.

 

Con base en la Convención de Montevideo de 1933, ese reconocimiento sólo significaría aceptar su personalidad ante la comunidad internacional, pero no determinaría fronteras, no legitimaría un gobierno, no garantizaría beneficios para su población ni resolvería los demás temas del conflicto. Por lo tanto, una resolución “simbólica” de la ONU no produciría efectos prácticos y reales para los palestinos, sino que más bien podría profundizar el conflicto. Este inefectivo resultado podría generar gran frustración en los palestinos, incrementando su uso de la violencia o hasta una tercera intifada.

 

¿Por qué es incorrecto hablar de “territorios ocupados”?

 

Según el Plan de Partición aprobado por la ONU en 1947, Cisjordania y la Franja de Gaza serían parte de un estado árabe que se establecería junto al estado judío. Sin embargo, este plan fue rechazado por las naciones árabes, quienes, en su lugar, invadieron el Estado de Israel para destruirlo.

 

A raíz de esa guerra en 1948, Jordania tomó control de Cisjordania y Egipto tomó control de la Franja de Gaza, pero ninguno de ellos ejerció legalmente soberanía sobre esos territorios ni intentaron establecer un Estado Palestino en ellos. En la Guerra de los Seis Días en 1967, originada por las amenazas y ataques de los árabes, Israel se defendió y obtuvo control de Cisjordania y la Franja de Gaza, dejando claro que está dispuesto a intercambiar esos territorios por un acuerdo de paz.

 

Así, de conformidad con el Derecho Internacional, esas áreas no pueden considerarse “territorios ocupados”, pues Israel no los “ocupó” de otra nación soberana. Son más bien “territorios en disputa”, cuyo futuro debe ser negociado entre las partes según lo dispuso la propia ONU.

 

2

 

¿Por qué es improcedente el alegado “derecho al retorno” de los refugiados palestinos?

 

El problema de los refugiados fue el resultado de la guerra de 1948 iniciada por los países árabes en contra de Israel. Durante esa guerra, al menos 600.000 árabes de la Palestina Británica huyeron de sus hogares, la mayoría incitados por los líderes de los países árabes que les aseguraron un próximo retorno después de la esperada victoria árabe sobre Israel que nunca consiguieron.

 

El Derecho Internacional y las resoluciones de la ONU que tratan el tema, no contemplan el derecho de los árabes palestinos a “retornar” a Israel, sino una solución al problema de los refugiados causado por el ataque árabe contra Israel en 1948. La solución aceptada por la mayoría de la comunidad internacional es que esos refugiados árabes palestinos deben establecerse en el futuro Estado de Palestina y no en Israel, de la misma manera que 800.000 refugiados judíos tuvieron que huir de los países árabes en que vivían para establecerse en el Estado de Israel.

 

Es importante tomar en cuenta que la denominación de “palestinos” como pueblo o entidad que representa a los árabes de la Palestina Británica, no surgió con la creación del Estado de Israel en 1948, sino que se empezó a utilizar hasta 1964 con la creación de la OLP. Antes de eso no se hablaba de los “palestinos” como pueblo. Por esta razón, el Plan de Partición de la ONU de 1947 hizo referencia a un estado “judío” y a un estado “árabe” –no un estado “palestino”.

 

¿Por qué las llamadas “fronteras de 1967” son un mito?

 

Entre Israel, por un lado, y Cisjordania y la Franja de Gaza, por el otro lado, nunca han existido fronteras oficiales. Luego de la guerra de 1948, se acordaron líneas de armisticio y cese de hostilidades, que debían ser sustituidas posteriormente por fronteras negociadas entre las partes. Esas líneas de armisticio de 1949 son las que Israel superó en la Guerra de los Seis Días de 1967 al tomar control de Cisjordania y la Franja de Gaza.

 

Por lo tanto, las llamadas “fronteras de 1967” no son de 1967 ni tampoco son fronteras internacionalmente reconocidas. Lo que sí ha reconocido la comunidad internacional es que esas líneas de armisticio no constituyen fronteras seguras ni defendibles para Israel, tal y como lo exigen múltiples resoluciones de la ONU incluyendo la 242. Además, el Derecho Internacional ha establecido reiteradamente que la determinación de fronteras corresponde a los Estados fronterizos mediante un tratado internacional y no pueden ser impuestas por la comunidad internacional.

 

¿Cómo se puede finalizar de manera efectiva el conflicto?

 

El Consejo de Seguridad de la ONU dispuso que para resolver el conflicto es indispensable un acuerdo negociado entre ambas partes, reconociéndose mutuamente su derecho a existir bajo el principio de “dos Estados para dos pueblos” –uno para el pueblo judío y otro para el palestino-, con fronteras seguras, renunciando a la violencia y al terrorismo.

 

¿Qué implica que Hamás forme parte de la Autoridad Palestina?

 

Implica guerra contra Israel, en lugar de paz. Hamás es una organización extremista, islamista, terrorista y antisemita. Es el grupo militar que ha perpetrado más ataques terroristas en contra de

 

3

 

Israel. Su objetivo principal es el establecimiento de un estado palestino islamista en toda la tierra que hoy ocupan Israel y los territorios en disputa. Por eso, Hamás no apoya el reconocimiento unilateral propuesto, pues supondría renunciar a una parte de la alegada Palestina islámica.

 

Lo anterior explica porqué Hamás se niega a reconocer el derecho de Israel a existir, se niega a renunciar a la violencia y afirma que lo único que Israel y Hamás podrían negociar es la salida de los judíos israelíes de toda Palestina y el restablecimiento de Israel en otra parte.

 

¿Por qué el reconocimiento que hizo Costa Rica del “Estado de Palestina” en el 2008 no la obliga a votar a favor de la reciente propuesta palestina ante la ONU?

 

En el 2008 no existía un acuerdo de unión nacional entre Hamás y el Fatah para formar parte de la Autoridad Palestina, como sí existe actualmente. Por lo tanto, las circunstancias hoy en día son otras, dada la peligrosa tendencia terrorista de los actuales líderes palestinos. Costa Rica, más bien, debe aprovechar su fuerza moral para enviar el mensaje de que el terrorismo es inaceptable.

 

¿Cuáles son las dos posiciones que pueden asumir Costa Rica y los demás miembros de la ONU?

 

a)     Someterse a la mayoría automática de Estados islámicos, dictatoriales y no alineados miembros de la ONU (más de 100 de los 192 miembros actuales) –que votarán a favor del reconocimiento unilateral del “Estado de Palestina”-; o

 

b)     Adherirse a la minoría moral de los países con vocación pacifista y democrática, que rechazan la violencia y el terrorismo y prefieren una solución negociada de este y cualquier otro conflicto.

 

¿Qué postura debería tomar el gobierno de Costa Rica?

 

Costa Rica debe reafirmar valientemente, sin complejos ni temores, su liderazgo internacional en materia de paz, neutralidad y democracia. Es por eso que nuestro gobierno y su representación diplomática en la ONU, se deberían abstener en la votación del propuesto reconocimiento del

“Estado de Palestina” y su incorporación como miembro de la ONU.

 

Petición al Gobierno de Costa Rica

Si usted, como yo, piensa que Costa Rica debe de regresar a la senda de la promoción de sus principios y valores por medio de su política exterior – valores intrínsecos al ser costarricense como la democracia y la paz – le invito a tomar dos minutos de su valioso tiempo para firmar una petición al Gobierno de Costa Rica para que se abstenga de apoyar el reconocimiento en la ONU de la declaratoria unilateral del Estado Palestino.

Costa Rica debe de usar su fuerza moral para enviar al mundo el mensaje de que, si bien apoyamos la creación de un Estado Palestino – como fue reconocido desde el año 2008 – no podemos dar ahora un voto a una entidad compuesta por una organización terrorista (Hamas), cuyo objetivo fundamental es la destrucción del Estado de Israel, negándose a reconocer su derecho a una existencia pacífica al lado del futuro Estado Palestino, y negándose también a renunciar a la violencia.

Por favor ingrese a la página que indico a continuación, complete sus datos, y agregue su firma a esta petición que será entregada a las autoridades del Gobierno de Costa Rica al cierre de la campaña de recolección de firmas.

http://tinyurl.com/abstencioncr

Palestina por las buenas…

En respuesta al artículo http://www.larepublica.net/app/cms/www/index.php?pk_articulo=49611 escrito por el Ex Canciller dela República Bruno Stagno Ugarte, titulado “Palestina enla Encrucijada” el 15 de agosto de 2011, me sirvo responderle al señor Stagno del siguiente modo:

Creo que es necesario recordarle al señor Ex Canciller que la búsqueda de una solución a la cuestión Palestina; como territorio; se ha intentado plantear desde 1937 conla Comisión Peel que expresó la negativa a la existencia de un Estado Bi Nacional en Palestina, porque llegaron a la conclusión que ambos pueblos no podían convivir, de ahí que la cuestión del futuro “Gobierno de Palestina” en 1947 tuviera una relevancia, primordialmente, porque un mes antes, la ONU decide adoptar la idea de la partición y cede de la restante Palestina porcentajes de territorio al pueblo judío y a los árabes. El resto de la parte histórica se resume a tres guerras de exterminio por parte de países árabes contra la Nación Judía, dos intifadas, y una lista de atentados y de intentos de los mismos contra poblaciones civiles en Israel.

Claramente las intenciones primordiales en la actualidad es que se mantenga el principio de la Comunidad Internacional de “autodeterminación de los pueblos” y a la vez el concepto de “dos estados para dos pueblos”, determinante en este conflicto con varias décadas de mantenerse latente y hasta verse modificado por una cuestión de falta de voluntad política. Con esto incluyo las negociaciones entre Barak y Arafat, en las cuales todo estaba listo para firmarse la paz, pero le recuerdo que sin dar motivos, el líder palestino se marchó de las tratativas de paz y lanzó la segunda Intifada. También le recuerdo que el plan de paz propuesto porla LigaÁrabe para el 2005 fue rechazada por Yasser Arafat y esto provocó un estancamiento del proceso.

Pero que peligrosas son sus palabras al decir que “…Ignoro si la administración Chinchilla Miranda ya habrá considerado el tema, pero si de apego al derecho internacional se trata, solo puede inclinarse en favor del Estado de Palestina. Este es un tema en el cual no se vale ausentarse o abstenerse…(SIC)” dando a entender que obligatoriamente el Gobierno de la Presidenta Chinchilla debe tomar una decisión favorable a los palestinos, cuando usted mismo ha dicho que el país debe apegarse al derecho internacional, y en este caso, se deben acoger ambas partes involucradas (palestinos e israelíes) a cumplir los Acuerdos de Oslo los cuales dictaminan que cualquier acuerdo al que se llegue debe ser por la negociación de las partes, es decir, el debido proceso.

Si Cisjordania en la actualidad tiene progreso económico, es en parte por los acuerdos de paz económica propuestos en conjunto con Israel, si esos territorios palestinos cumplen las condiciones para declarar un Estado, está usted omitiendo otro detalle importante, del otro lado; en la Franja de Gaza no hay condiciones ni de paz, de negociación ni de reconocimiento con su vecino israelí, por lo tanto a menos que usted proponga la solución de “tres estados para dos pueblos”, porque con esos datos económicos pareciera el camino que plantea. Qué fácil es proponer soluciones tan peligrosas señor Stagno cuando usted no es el que vive en esos territorios, no se qué le motiva, ni es mi interés personal, pero continúa usted sin que medie una cuestión gubernamental (como cuando era Canciller) abofeteando las intenciones reales de los israelíes de paz y seguridad de su territorio, pero por otro lado queriendo hacer creer que son sus amigos.

La unilateralidad de un Estado Palestino traerá más violencia a esta zona tan volátil y lo peor, muerte entre dos pueblos que desean poder terminar con la violencia y llevar vidas normales, no manchadas con ríos de sangre. Un forzado Estado Palestino bajo estas condiciones solamente relanzará condiciones de violencia en la zona, tan así, que sin importar el resultado, ya algunos hablan de una Tercera Intifada, es decir por las buenas o a las malas quieren imponer una condición en la cual ni siquiera se ha solucionado algo tan esencial como qué sucederá con los judíos que viven en los territorios que los palestinos reclaman, si Abbas en el 2010 dijo que quiere una Palestina “jüdenrein” es decir limpia de judíos.

Costa Rica siempre ha votado por la paz, en setiembre estamos seguros que la Presidenta Chinchilla le dirá a sus representantes en los altos organismos que decidan por ese camino, el civilista, porque ni los palestinos ni los israelíes se merecen 63 años después que otros les imponga más muerte y destrucción.

Bryan Acuña O.

Internacionalista


Mario Moreno, Cantinflas – Discurso de Su Excelencia el Embajador

 

Cantinflas en “Su Excelencia”, México, 1967

 

Me ha tocado en suerte ser último orador, cosa que me alegra mucho porque, como quien dice, así me los agarro cansados. Sin embargo, sé que a pesar de la insignificancia de mi país que no tiene poderío militar, ni político, ni económico, ni mucho menos atómico, todos ustedes esperan con interés mis palabras ya que de mi voto depende el triunfo de los Verdes o de los Colorados.

Señores Representantes: estamos pasando un momento crucial en que la humanidad se enfrenta a la misma humanidad. Estamos viviendo un momento histórico en que el hombre científica e intelectualmente es un gigante, pero moralmente es un pigmeo. La opinión mundial está tan profundamente dividida en dos bandos aparentemente irreconciliables, que dado el singular caso, que queda en solo un voto. El voto de un país débil y pequeño pueda hacer que la balanza se cargue de un lado o se cargue de otro lado. Estamos, como quien dice, ante una gran báscula: por un platillo ocupado por los Verdes y con otro platillo ocupado por los Colorados. Y ahora llego yo, que soy de peso pluma como quien dice, y según donde yo me coloque, de ese lado seguirá la balanza. ¡Háganme el favor!… ¿No creen ustedes que es mucha responsabilidad para un solo ciudadano? No considero justo que la mitad de la humanidad, sea la que fuere, quede condenada a vivir bajo un régimen político y económico que no es de su agrado, solamente porque un frívolo embajador haya votado, o lo hayan hecho votar, en un sentido o en otro.

El que les habla, su amigo… yo… no votaré por ninguno de los dos bandos (voces de protesta). Y yo no votaré por ninguno de los dos bandos debido a tres razones: primera, porque, repito que no sería justo que el solo voto de un representante, que a lo mejor está enfermo del hígado, decidiera el destino de cien naciones; segunda, estoy convencido de que los procedimientos, repito, recalco, los procedimientos de los Colorados son desastrosos (voces de protesta de parte de los Colorados); ¡y Tercera!… porque los procedimientos de los Verdes tampoco son de lo más bondadoso que digamos (ahora protestan los Verdes). Y si no se callan ya yo no sigo, y se van a quedar con la sensación de saber lo que tenía que decirles.

Insisto que hablo de procedimientos y no de ideas ni de doctrinas. Para mí todas las ideas son respetables, aunque sean “ideítas” o “ideotas”, aunque no esté de acuerdo con ellas. Lo que piense ese señor, o ese otro señor, o ese señor (señala), o ese de allá de bigotico que no piensa nada porque ya se nos durmió, eso no impide que todos nosotros seamos muy buenos amigos. Todos creemos que nuestra manera de ser, nuestra manera de vivir, nuestra manera de pensar y hasta nuestro modito de andar son los mejores; y el chaleco se lo tratamos de imponérselo a los demás y si no lo aceptan decimos que son unos tales y unos cuales y al ratito andamos a la greña. ¿Ustedes creen que eso está bien? Tan fácil que sería la existencia si tan sólo respetásemos el modo de vivir de cada quién. Hace cien años ya lo dijo una de las figuras más humildes pero más grandes de nuestro continente: “El respeto al derecho ajeno es la paz” (aplausos). Así me gusta… no que me aplaudan, pero sí que reconozcan la sinceridad de mis palabras.

Yo estoy de acuerdo con todo lo que dijo el representante de Salchichonia (alusión a Alemania) con humildad, con humildad de albañiles no agremiados debemos de luchar por derribar la barda que nos separa, la barda de la incomprensión, la barda de la mutua desconfianza, la barda del odio, el día que lo logremos podemos decir que nos volamos la barda (risas). Pero no la barda de las ideas, ¡eso no!, ¡nunca!, el día que pensemos igual y actuemos igual dejaremos de ser hombres para convertirnos en máquinas, en autómatas.

Este es el grave error de los Colorados, el querer imponer por la fuerza sus ideas y su sistema político y económico, hablan de libertades humanas, pero yo les pregunto: ¿existen esas libertades en sus propios países? Dicen defender los Derechos del Proletariado pero sus propios obreros no tienen siquiera el derecho elemental de la huelga, hablan de la cultura universal al alcance de las masas pero encarcelan a sus escritores porque se atreven a decir la verdad, hablan de la libre determinación de los pueblos y sin embargo hace años que oprimen una serie de naciones sin permitirles que se den la forma de gobierno que más les convenga. ¿Cómo podemos votar por un sistema que habla de dignidad y acto seguido atropella lo más sagrado de la dignidad humana que es la libertad de conciencia eliminando o pretendiendo eliminar a Dios por decreto? No, señores representantes, yo no puedo estar con los Colorados, o mejor dicho con su modo de actuar; respeto su modo de pensar, allá ellos, pero no puedo dar mi voto para que su sistema se implante por la fuerza en todos los países de la tierra (voces de protesta). ¡El que quiera ser Colorado que lo sea, pero que no pretenda teñir a los demás! —los Colorados se levantan para salir de la Asamblea—.

¡Un momento jóvenes!, ¿pero por qué tan sensitivos? Pero si no aguantan nada, no, pero si no he terminado, tomen asiento. Ya sé que es costumbre de ustedes abandonar estas reuniones en cuanto oyen algo que no es de su agrado; pero no he terminado, tomen asiento, no sean precipitosos… todavía tengo que decir algo de los Verdes, ¿no les es gustaría escucharlo? Siéntese (va y toma agua y hace gárgaras, pero se da cuenta que es vodka).

Y ahora, mis queridos colegas Verdes, ¿ustedes qué dijeron?: “Ya votó por nosotros”, ¿no?, pues no, jóvenes, y no votaré por ustedes porque ustedes también tienen mucha culpa de lo que pasa en el mundo, ustedes también son medio soberbios, como que si el mundo fueran ustedes y los demás tienen una importancia muy relativa, y aunque hablan de paz, de democracia y de cosas muy bonitas, a veces también pretenden imponer su voluntad por la fuerza, por la fuerza del dinero. Yo estoy de acuerdo con ustedes en que debemos luchar por el bien colectivo e individual, en combatir la miseria y resolver los tremendos problemas de la vivienda, del vestido y del sustento. Pero en lo que no estoy de acuerdo con ustedes es la forma que ustedes pretenden resolver esos problemas, ustedes también han sucumbido ante el materialismo, se han olvidado de los más bellos valores del espíritu pensando sólo en el negocio, poco a poco se han ido convirtiendo en los acreedores de la Humanidad y por eso la Humanidad los ve con desconfianza.

El día de la inauguración de la Asamblea, el señor embajador de Lobaronia dijo que el remedio para todos nuestros males estaba en tener automóviles, refrigeradores, aparatos de televisión; ju… y yo me pregunto: ¿para qué queremos automóviles si todavía andamos descalzos?, ¿para qué queremos refrigeradores si no tenemos alimentos que meter dentro de ellos?, ¿para qué queremos tanques y armamentos si no tenemos suficientes escuelas para nuestros hijos? (aplausos).

Debemos de pugnar para que el hombre piense en la paz, pero no solamente impulsado por su instinto de conservación, sino fundamentalmente por el deber que tiene de superarse y de hacer del mundo una morada de paz y de tranquilidad cada vez más digna de la especie humana y de sus altos destinos. Pero esta aspiración no será posible si no hay abundancia para todos, bienestar común, felicidad colectiva y justicia social. Es verdad que está en manos de ustedes, de los países poderosos de la tierra, ¡Verdes y Colorados!, el ayudarnos a nosotros los débiles, pero no con dádivas ni con préstamos, ni con alianzas militares.

Ayúdennos pagando un precio más justo, más equitativo por nuestras materias primas, ayúdennos compartiendo con nosotros sus notables adelantos en la ciencia, en la técnica… pero no para fabricar bombas sino para acabar con el hambre y con la miseria (aplausos). Ayúdennos respetando nuestras costumbres, nuestra dignidad como seres humanos y nuestra personalidad como naciones por pequeños y débiles que seamos; practiquen la tolerancia y la verdadera fraternidad, que nosotros sabremos corresponderles, pero dejen ya de tratarnos como simples peones de ajedrez en el tablero de la política internacional. Reconózcannos como lo que somos, no solamente como clientes o como ratones de laboratorio, sino como seres humanos que sentimos, que sufrimos, que lloramos.

Señores representantes, hay otra razón más por la que no puedo dar mi voto: hace exactamente veinticuatro horas que presenté mi renuncia como embajador de mi país, espero me sea aceptada. Consecuentemente no les he hablado a ustedes como Excelencia sino como un simple ciudadano, como un hombre libre, como un hombre cualquiera pero que, sin embargo, cree interpretar el máximo anhelo de todos los hombres de la tierra, el anhelo de vivir en paz, el anhelo de ser libre, el anhelo de legar a nuestros hijos y a los hijos de nuestros hijos un mundo mejor en el que reine la buena voluntad y la concordia. Y qué fácil sería, señores, lograr ese mundo mejor en que todos los hombres blancos, negros, amarillos y cobrizos, ricos y pobres pudiésemos vivir como hermanos. Si no fuéramos tan ciegos, tan obcecados, tan orgullosos, si tan sólo rigiéramos nuestras vidas por las sublimes palabras que hace dos mil años dijo aquel humilde carpintero de Galilea, sencillo, descalzo, sin frac ni condecoraciones: “Amaos… amaos los unos a los otros”, pero desgraciadamente ustedes entendieron mal, confundieron los términos, ¿y qué es lo que han hecho?, ¿qué es lo que hacen?: “Armaos los unos contra los otros”

He dicho…

 

http://www.grijalvo.com/America_Mejico_Mexico/Cantinflas_Discurso_Su_Excelencia.htm