Archivo del sitio

El Póquer Sirio

Las cartas están en la mesa

Las cartas están en la mesa

En Siria la información y desinformación se mueve de un lado al otro, si fuera por lo que las cadenas internacionales declaran, hace días habría comenzado la carnicería internacional en Siria. Las acusaciones y “revelaciones” aparecen y desaparecen mágicamente… Las Naciones Unidas no quieren ver un nuevo Yugoslavia, pero al mismo tiempo son enfáticos que no se puede permitir la presencia de armamento químico en el conflicto, que afecten a poblaciones civiles, como en su momento lo hizo Sadam Hussein con el silencio criminal de la comunidad internacional…

Al presidente Barack Obama cada vez que le recuerdan el “Premio Nobel de la Paz” lo debilitan como a Superman con la criptonita, por lo que finalmente para poder entrar en Siria, la coalición occidental tendrá que echar mano de un líder alternativo, porque los Estados Unidos y Gran Bretaña están quedando aislados de cualquier fórmula que los ponga como la punta de lanza. El presidente Obama esperará la decisión del Congreso Norteamericano, lo que podría significar una muestra de debilidad política por parte del líder de la principal potencia militar del mundo, y al Primer Ministro David Cameron el propio parlamento inglés le ha vetado  la posibilidad de intervenir en Siria. De esta forma deben relegarse a la sombra ambos gobiernos y no ser los jefes de las acciones en Siria, para además continuar obedeciendo las exigencias de los pueblos estadounidenses y británicos

La carta francesa

Pero al igual que en Libia, de nuevo parece que la OTAN y los aliados de Occidente echarán mano a la carta francesa y el ataque que tanto desean lo dirigirá el presidente Hollande. Las fuerzas armadas francesas no se pueden ver por debajo del hombro, tienen el tercer gasto militar más elevado del mundo, así como capacidad nuclear desde inicios de los años 60’s (Poder nuclear Francés)

La República Francesa y su “Napoleón Hollande” tiene un poderoso poder militar que no puede ser para nada echado a menos, la gran tierra de la “Liberté, égalité, fraternité”, ha sabido comportarse como demócrata pero también ha tenido sus propias conquistas, y en la actualidad, junto con La República Alemana son los líderes de Europa y obviamente quieren seguir subiendo escalones en la influencia sobre el mundo.

El francés es el idioma de la diplomacia, pero eso no quiere decir que no sepan empuñar el fusil y que no lo vayan a hacer cuando quieren ganar mucho mayor protagonismo detrás de las potencias occidentales desgastadas de USA y Gran Bretaña, en especial de cara a las potencias del otro bando, Rusia y China.

La opción políticamente correcta; Turquía.

Si pareciera poco que Francia quiera ser la mano derecha de Estados Unidos y Gran Bretaña en cualquier acción militar contra el gobierno de Bashar Al Assad, la coalición de Occidente tiene el “As” turco bajo la manga que permita actuar sin correr riesgos de agitar demasiado las aguas del mundo islámico. Los turcos necesitan cualquier acción que les permita dar agigantados pasos hacia su anhelado proceso de incorporación a la Unión Europea, de manera que encabezar acciones militares en Siria podría hacerles creer que esto aceleraría la espera.

Turquía posee cerca de 1 millón de soldados y es la segunda fuerza militar de la OTAN después de los Estados Unidos. Además de compartir fronteras con Siria, lo que permitiría facilitar las operaciones desde este país que se encuentra en el cruce entre Asia y Europa. Los turcos se sienten orgullosos de denominarse una “Nación que es un ejército”, ya que casi toda su población masculina ha sabido lo que es desarrollarse en las fuerzas armadas, además que constantemente viven activos por su conflicto contra los separatistas kurdos liderados por el PKK.

Rebeldes o terroristas?

Quizás la mayor encrucijada en la que se encuentra la opinión pública occidental esté en las dudas que generan los grupos que conforman el denominado Ejército Libre Sirio ( حركة الضباط الأحرار), por la cantidad de agentes extranjeros involucrados dentro de sus filas y donde destacan agrupaciones cercanas a Al Qaeda y que podrían estar detrás de los atentados con armamento químico contra poblaciones civiles, siguiendo el principio básico del terrorismo, atemorizar y amedrentar a los enemigos. Por lo que las propias poblaciones que dicen proteger, podrían estar siendo “secuestradas”, por las facciones islamistas del ELS y atemorizadas para que culpen al gobierno sirio de todas las acciones que emprendan los grupos terroristas dentro del propio ELS.

De lo anterior se puede desprender que las acciones militares que se quieren lograr en Siria tendrían que justificarse de otra manera, para que los eventuales ataques de falsa banderano involucren a fuerzas internacionales que ocasionen un conflicto de mayores magnitudes, aunque podría también haber evidente patrocinio de dichos atentados, para poder ingresar en Siria, derrocar al gobierno Alauita de Al Assad y dejar el país divido en tres partes, una liderada por agrupaciones kurdas que desde hace muchos años luchan por tener su propio territorio autónomo, la otra parte dirigida por Sunitas donde destacan facciones de Al Qaeda, y como tercer grupo están los chíitas junto con la minoría alauita. Estas serían las tres grandes agrupaciones con poder dentro del país y dispersos entre estos estarían las otras minorías religiosas, lo que podría conducir a una constante lucha sectaria y además el debilitamiento de este país dentro del denominado “eje del mal”, cercando aún más a Irán que es el fin último de sacar a Al Assad del poder. La división, podría, alterar además, la fuerza militar del grupo islamista chíita libanés Hezbollah, por cuanto al quedar por fuera Bashar del poder sirio, no tendría suplidor de armas y también atraería más luchas sectarias contra grupos suníes de Siria que han recibido la orden de luchar en una “guerra santa” contra el “Partido de Dios“.

Lo irónico del tema es que al igual que ha sucedido en otras latitudes, el patrocinio de Occidente a fuerzas islamistas para sacar a un enemigo del juego, posteriormente se convierte en el caldo de cultivo para atentados contra sus propios intereses en las regiones que se meten. Por lo que Siria no pareciera que sea la excepción una vez se acabe la era Assad.

China y Rusia

Los dos máximos aliados de la región para Siria, han hecho su movimiento. En la sesión del Consejo de Seguridad de la ONU, abandonaron la sala durante la votación, algunos lo vieron como un espaldarazo al gobierno de Al Assad, otros lo han tomado con cautela y han advertido que el movimiento por el contrario es una advertencia de que no están de acuerdo en ninguna resolución contra Siria que signifique acciones militares. Por supuesto Rusia tiene un importante negocio militar con Siria de más de casi los US$1.000 millones en el 2012. Y para China que depende como todos del petróleo del área no pueden bajar los brazos. Además que ambos se apegan a una posición tomada del modelo de la Paz de Westfalia de 1648 en donde “… Las diferencias entre los estados son en última instancia resueltas por la fuerza…”

El envío de buques de guerra de ambos países a la región son una muestra de fuerza, quizás no de gestión militar activa, pero sí de persuasión. La movilización de efectivos rusos o chinos para desarrollar una guerra en esa zona puede se muy alto riesgo pensando que la OTAN es vecina de Rusia, aunque sus aliados los chinos tienen una posición estratégica importante para poder apoyar a los rusos en cualquier conflicto bélico que sobre pase sus propios intereses.

Arabia Saudita e Irán

Quizás la mayor concentración del conflicto pase por estos dos países indirectamente, ambos quieren neutralizar el poder del otro de la forma que se pueda y tienen alianzas estratégicas en la región para poder lograrlo. Los iraníes son aliados naturales de Siria, quien a su vez es el país plataforma desde donde se arman agrupaciones islamistas en Líbano y a Palestina. Arabia Saudita por su parte es formador de islamistas como Al Qaeda y Jabhat al Nusra (la versión siria de Al Qaeda) y brinda apoyo monetario a organizaciones de este tipo en todo el Medio Oriente y África. Ambos países luchan tener la hegemonía del mundo islámico por diferencias de carácter doctrinal en su posición referente al Islam.

Arabia Saudita podría brindar su territorio como base de operaciones militares en caso de atacar a Siria, pero tiene la advertencia rusa que en caso de ellos participar en una agresión directa, los rusos entrarían con todo contra el país petrolero. Pero los saudíes no se quedarían de brazos cruzados y en cualquier momento podría activar células terroristas para que ataquen en pleno corazón ruso por medio de agrupaciones chechenas, lo que en otras oportunidades ha dado fuertes dolores de cabeza a Rusia.

Por su parte Irán, que se ve cada vez más cercado por los aliados occidentales, amenaza que cualquier ataque contra Siria, emprenderían una operación militar en contra de Israel, lo que a su vez buscaría desviar la naturaleza del conflicto transformándolo en una guerra religiosa contra el “invasor sionista”, elemento que en otras ocasiones de conflictos internos han intentado países de la región como Iraq en la “Primera Guerra del Golfo”.

El observador alerta: Israel

A pesar de estar siendo acusado como “la mano invisible que domina a las potencias del mundo”, lo cierto y objetivo del caso es que Israel no se involucra directamente en el conflicto contra los sirios. Bien que mal y a pesar de su estatus de no paz con el país vecino, la frontera sirio – israelí; los Altos del Golán, ha sido una de las fronteras más calmas que ha tenido Israel desde mediados de los 70’s. A pesar de existir un profundo conflicto por las guerras entre ambas naciones que dieron como resultado la conquista israelí al territorio de Golán, no ha existido hasta comenzado este conflicto mayores problemas entre ambos países, salvo el trasiego de armas desde Siria hacia el grupo Hezbollah en el Líbano y los ataques aéreos que Israel ha lanzado contra supuestas instalaciones nucleares sirias, las cuales no recibieron un reclamo vehemente por parte del gobierno sirio, lo que hace pensar que sí se trataba del inicio del desarrollo nuclear sirio.

Entre la opinión pública israelí existe una posición casi unánime, cualquiera de los dos que ganen en el conflicto son pérdida para Israel. Que Bashar Al Assad continúe en el poder sirio da la posibilidad de que Irán tenga posibilidades de seguir creciendo en su desarrollo militar y nuclear, que se haga con este material y lo transporte a través de Siria a las agrupaciones islamistas de Palestina y el Líbano para el lanzamiento de “bombas sucias” contra poblaciones civiles israelíes. Si por el contrario, Bashar Al Assad sale vencido (lo que busca la coalición occidental), las agrupaciones islamistas retomarán su guerra contra objetivos estadounidenses e israelíes en la zona, y ahora metidos de lleno en Siria, les sería más sencillo realizar ataques suicidas contra el territorio de Israel, lo que traería inestabilidad que desde hace décadas no se ve en esa zona por lo que el resultado puede ser catastrófico.

Pero antes de ese resultado de ganadores, hay un elemento anterior, el conflicto en Siria y las implicaciones para Israel. Como lo mencioné en párrafos anteriores, Israel ve el conflicto desde su trinchera sin participar, lo cierto es que en caso de una guerra abierta contra el régimen de Siria, estos van a querer emprenderla contra los israelíes buscando; como lo hizo Sadam Hussein en la Primera Guerra del Golfo, pretendiendo de este modo que una respuesta israelí volcara el apoyo del mundo árabe a favor de su régimen, pero la persuasión de los países occidentales para que Israel no ingresara evitó el recrudecimiento del conflicto. En este caso podría correrse el riesgo similar, con la diferencia que las distancias son más cortas y que hay peligro de material nuclear o químico de por medio, este último que el propio Assad ha advertido poseer y que utilizará en caso de una invasión a su territorio.

Hasta el momento sobre Israel en el tema sirio, solamente hay “hoax” y supuestos de presencia militar israelí que no fueron confirmados ni con fotos ni con pruebas reales. Así como acusaciones como la del ministro inglés, George Galloway, de ser Israel quien le brinda armamento a los terroristas de Al Qaeda en Siria. Lo cierto del caso es que no se ha podido fundamentar ninguna de estas acusaciones y por el contrario, si bien Israel está al tanto de lo que ocurre en su frontera norte, y listo ante cualquier eventualidad, no estarán metidos como parte de una coalición anti Siria, porque simplemente prefieren al “malo conocido”, que al “peor por conocer”, y no se meterán mientras no sean agredidos.

El observador silencioso: Palestina

Los palestinos mantienen un silencio inteligente, no pueden tomar partido de un sector o del otro, saben que pueden correr con altos riesgos como sucedió en algún momento con las declaraciones de Yasser Arafat a favor de Sadam Hussein, por lo que 300 mil palestinos debieron abandonar Kuwait. Esta vez quedarse callados les trae mayores réditos, saben que actualmente poseen un papel secundario en la situación de Oriente Medio y por eso ni Hamás que es aliado de Bashar Al Assad ni la Autoridad Palestina, que se concentra solo en pedir por los refugiados palestinos que no sufran de los embates de la guerra en Siria.

Futuro sombrío

No se puede estar más que preocupados por lo que ocurre en Siria y mañana no será menos sangriento que el ahora, sino que es mucho peor.

  • Los medios de comunicación no informan correctamente, solamente se han dedicado a hacer lobby a favor de un sector o del otro por lo que la realidad de la magnitud en la tragedia siria no la tenemos de forma verídica.
  • Oficialismo y oposición se culpan mutuamente de estar utilizando material prohibido contra poblaciones civiles, de estar manipulando los medios de comunicación y de estar haciendo propaganda.
  • No hay voluntad política por acabar con el conflicto, las Naciones Unidas no han sido efectivas en sus propuestas para sacar del conflicto a Siria, las resoluciones no han sido tantas, las decisiones del Consejo de Seguridad están sujetas a que las potencias no llegan a una salida definitiva, mientras tanto los asesinatos no se detienen en Siria.
  • Para Occidente, armar a grupos islámicos no les ha sido solución más efectiva y se ha transformado en el peor de los recursos que pudo utilizar, a pesar que puedan decir que en un comienzo su intención era brindarle recursos a la oposición siria, lo cierto del caso es que en la actualidad no son estos los que sacan provecho del armamento y recursos otorgados.
  • Mientras los líderes mundiales deciden qué hacer en Siria, los civiles continúan muriendo, llevando más de un centenar de miles de personas muertas y 2,5 millones de desplazados.
  • El uso de armas químicas como gas y napalm se ha visto presente en el conflicto, infundiendo el terror de cualquier injerencia extranjera en la zona, ya sea utilizado por terroristas o por el gobierno, lo cierto del caso es que el material es prohibido y más cuando abiertamente se está lanzando contra civiles.

Por cuanto todo hace pensar que el camino en Siria transcurre por una lucha armada, el manejo que le den las potencias del mundo podría ocasionar que se esté a las puertas de una guerra de magnitudes apocalípticas, a menos que se compruebe que quién corre con la mayor responsabilidad es el gobierno sirio, lo que provocaría que rusos y chinos se hagan a un lado, esperando que apliquen acciones “quirúrgicas” contra el régimen de Damasco. Pero si por el contrario, se toma la decisión de atacar como se hizo contra Iraq, aún y con la oposición de la Comunidad Internacional, se estarían exponiendo a que eventualmente se desate un conflicto de potencias con saldos tan lamentables que todavía nadie se atrevería a calcularlos o a suponer un reordenamiento del sistema internacional tal y como lo conocemos hoy.

Anuncios

El gran polvorín llamado Medio Oriente

 

La región de Oriente Medio con sus primaveras otoñales de los últimos meses ofrece todo un “kit” de situaciones que hacen sospechar vientos de una guerra mucho mayor. El movimiento de fuerzas armadas turcas a la frontera con Siria, los enfrentamientos en las fronteras con el Líbano y la inoperancia de la desgastada ONU en su afán de mantener la paz entre los países en el mundo ponen a pensar a cualquiera en la posibilidad de un enfrentamiento de características apocalípticas involucrando a grandes actores de la comunidad internacional. Pero no tiene por qué ser de este modo.

Es cierto que al menos para Israel como el vecino que nadie quiere en el vecindario, cuando se resfrían los que le rodean deben estar atentos que la epidemia no los contagie o que no lo quieran contagiar, pero mientras conserve esa distancia moderada la región se puede auto destruir y dejar a Israel sola en el medio sin que esta se vea en la necesidad de levantar un dedo. Aunque siempre sobrará quienes deseen lanzar de bruces al Estado hebreo en una fiesta que no le pertenece y de la cual no desea ser parte porque en realidad no hay mucho que le genere ganancia, en la primera guerra del Golfo por ejemplo, pese a los ataques iraquíes sobre territorio israelí, los hebreos mantuvieron la posición de no responder para evitar una escalada mayor con características religiosas, persuadidos por las potencias para que mantuviera la cordura del caso.

Hoy en Egipto la transición y salida del gobierno de Mubarak debería realizarse conforme a los valores “democráticos” que en las últimas tres décadas se supone debieron aprender los egipcios por estarse rozando con las grandes potencias del mundo, principalmente USA, pero la lección la reprobaron en el país africano y se han hecho especialistas en cuestionar la paz con su vecino israelí, generando un foco de tensión que abre un nuevo frente de eventuales enfrentamientos en la región, de forma irresponsable e innecesaria. Ciertamente es la tensión con Egipto uno de los principales dolores de cabeza en la estabilidad de la región, ya que es necesario contener los acuerdos de Camp David en pie para garantizar que la región no se devolverá a la época de los fedayines o que se le pueda brindar desde la región del Sinaí campo de acción a los peligrosos planes del régimen de los Ayatolas y es por esto que a pesar de sus diferencias sustanciales e irreconciliables con los “Hermanos Musulmanes”, Israel procura conservar presencia en el nuevo Egipto de Mursi, respaldado que al menos hasta hoy el ejército es quien conserva el “Status quo” de no querer tener tensiones con Israel.

Ahora bien, en Siria, país que dicho sea de paso su gobierno es enemigo declarado de Israel, sufre una “guerra civil” (según las grandes potencias del mundo) que debiera llevar o al fortalecimiento del régimen sanguinario Bashar Al Assad o a su salida inmediata, dando paso a un nuevo tipo de gobierno en dicha Nación. Pero las intenciones de Al Assad para mantenerse en su “trono”, parecieran ser que quieren trasladar el problema interno hacia sus lacayos en el Líbano; el poder militar pro sirio llamado Hezbollah, en un trasiego de armas que asegure un enfrentamiento con las fuerzas de seguridad israelíes y trasladen el foco de tensiones hacia una frontera diferente a la propia, de esta manera y abogando por el principio que los islamistas solamente se unen para enfrentarse a Israel es que ahora ese foco de tensión también se ha encendido en los últimas días, sospechando que es una fuerte posibilidad.

Por esto es que el Estado hebreo debe actuar de forma sensata, inteligente, sin arriesgar mucho, ni permitiendo que los anzuelos que en las últimas semanas han lanzado, piquen de una u otra forma a favor de quienes de la peor forma desean trasladar el enfrentamiento de sus interiores hacia Israel. Las provocaciones por parte de Irán y Siria a través de sus peones de batalla; Hezbollah y Hamás, en los últimos días no pueden ser tomadas a la ligera y toda actuación debe ser vista con el ojo “profético” de lo que pueda acarrear. Israel sabe que el gobierno de Al Assad es un punto importante en el desarrollo de la carrera nuclear iraní de la región, su salida de Siria atrasará los planes persas de hacerse con el poder militar nuclear y además dejará sin recursos directos a las milicias islamistas en el Líbano y la Franja de Gaza, lo que neutralizará todavía más el impacto iraní en la región dejándolo en un aislamiento agobiante del cual ellos desesperadamente quieren salir cuanto antes para no transformarse en una nueva Corea del Norte, en especial porque sus aliados chino y ruso han perdido mucha de su “imagen” internacional de ser países a favor de la paz y parecen más los viejos regímenes de la “Guerra Fría” que patrocinaban gobiernos “islamo fascistas” en su enfrentamiento contra los capitalistas.

Mientras Israel se logre mantener al margen de dichos enfrentamientos y aún, mientras sepa manejar de forma inteligente las acciones de respuesta ante los atentados en Burgas, no pasará de ser un simple espectador previendo de anticipo los movimientos de sus enemigos para darles el zarpazo cuando corresponda, no antes, no después, y asegurará con esto además que no sea involucrado involuntariamente de cambios en el inconsciente colectivo de la región que estén dispuestos a relanzar una guerra santa desde varias fuentes de tensión (en especial en estos días que comienza el Ramadán islámico), sino que si aparecen roces sean “aislados” e independientes, para poder mitigar las pequeñas escaramuzas conforme aparezcan y no tener que estar haciendo un plan macro para un gran incendio romano. Aunque Israel siempre ha estado lista para lo macro ya que sabe que con sus vecinos cualquier cosa puede pasar hasta en día bisiesto.

El suicidio binacional…

La comisión Peel vio necesaria plantear una división basada en la premisa “Dos Estados para dos pueblos”

Aunque no todas las posiciones israelíes estén de acuerdo con las soluciones que planteen la necesidad de ceder territorios, suspensión de expansiones coloniales o al menos una hoja de ruta cumplida que evidencie la falta de voluntad política de los palestinos a negociar. Lo cierto del caso es que la nueva realidad está empujando a un destino todavía mucho más turbio para que la existencia de Israel como Estado Judío se conserve en este “status quo”.

La realidad es que en estos momentos la nueva estrategia para intentar destruir la naturaleza judía de Israel no es a través del reconocimiento como Estado No Miembro de ONU por parte de la Autoridad Palestina; algo que no deja de ser más que una victoria política sin mayor gloria para las intenciones palestinas. La verdadera técnica que está implementando la inteligencia palestina es la promoción del establecimiento de un “Estado Binacional”. En otras palabras que se termine anexando Israel los territorios de Cisjordania y Gaza, con toda su población (además de los refugiados según la resolución 194 de ONU).

En una encuesta realizada por la “Jerusalem Media and Communications Centre (JMCC)” al menos un 22% de la población palestina considera viable esta posición y puede ser una opción nada descartable si ven que el proceso de paz continúa estando en el “impasse” que vive en la actualidad. El ex jefe del Shabak (servicio secreto), Yaakov Peri, advirtió sobre esta posición que puede llevar a Israel a condenar al país a su extinción como fue fundado en 1948. Esto por cuanto el crecimiento demográfico palestino es superior al de los israelíes promedio (exceptuando los grupos religiosos). Según la ONG “Por Palestina”, solamente en Cisjordania tienen una tasa de crecimiento de 5,4 y hasta el 2008 se realizaron estudios que el crecimiento demográfico de dichos territorios eran de al menos el 30% en la última década.

Pueden pensar que el análisis está un poco fantasioso al exponer la necesidad de generar un Estado Palestino en los territorios de Cisjordania y Gaza, pero lo cierto del caso es que una actitud intransigente ante dicha solución basada en el principio de “Dos Estados para dos pueblos” por parte de Israel los puede lanzar innecesariamente a un planteamiento de la envergadura que tendría hacer de millones de palestinos, ciudadanos israelíes, con el riesgo civil, social, económico y militar que esto implicaría. Esto desviaría las características actuales del conflicto “internacional” y lo transformarían en una guerra civil de características insostenibles y desequilibrantes; pasaría a ser una especie de “Primavera Israelí”.

Si bien algunos pueden plantear la afirmación que Jordania es un Estado de ciudadanos palestinos (la naturaleza de su Estado territorialmente es proveniente de la Palestina Británica), no será sencillo explicarlo al mundo y mucho menos hacer que lo acepten como una solución viable para los hoy miles de “refugiados palestinos” alrededor del mundo o para que Jordania quien renunció desde los 80’s a Cisjordania quiera anexarse a sus hermanos dándoles lo que los conflictos y el abandono de sus hermanos les ha generado; además del propio conflicto contra Israel. es por esto que un Estado para los palestinos (o la negociación concreta de este), es el camino mejor aceptado para la continuidad de Israel con su naturaleza como lo dictó la resolución de 1947.

Bajo ninguna circunstancia puede Israel mantener una imagen de falta de negociación con los palestinos, ni tampoco realizar actos públicos que condenen al país seguir siendo visto como una “fuerza ocupante” colonialista; por lo tanto, anuncios de nuevos asentamientos solo minan la credibilidad del gobierno de turno con respecto a las negociaciones de paz y aún la extensión de los existentes entorpecen la “publicidad” del Estado frente a los entes internacionales y hasta de cara a sus propios aliados alrededor del mundo. Aunque es bien conocido que aún el gobierno más “ultra derechista” de Israel estará acorde en negociar  una solución que conlleve a la paz bajo la premisa de dos Estados, ya que hasta los más derechistas en el Estado Judío han logrado firmar la paz con sus enemigos de turno.

No se puede cansar el gobierno israelí de mostrarle al mundo que ellos proponen ideas para llegar a establecer las bases fronterizas similares a las anteriores al conflicto de 1967, con planes como el de Ehud Barak, Ehud Olmert, y hasta la aceptación de acuerdos previos internacionales. No así el caso de los liderazgos palestinos que han interrumpido las “treguas”, se han retirado de las negociaciones, no han hecho contra propuestas a los planteado por Israel y peor aún han optado por reactivar la violencia y en los últimos años tomaron el camino “diplomático” de acudir unilateralmente frente a las entidades internacionales que les fortalezcan sus planteamientos.

La intención de los líderes palestinos y sus patrocinadores árabes e islamistas es la misma, acabar con Israel ya sea por medio de la lucha armada como lo marca la carta fundamental de Hamás o de Hezbollah, buscando un Estado islamista que se extiende desde el Río Jordán hasta el Mar Mediterráneo, “Jüdenfrei” (libre de judíos).

También intentan acabarlo a través de las vías diplomáticas, demográficas, económicas y legales como lo plantean quienes promueven la idea del “boycott económico” contra productos israelíes o como lo expone esta misiva, a través de la promoción de la unificación de todos los territorios divididos en el 47 para generar lo que la comisión Peel planteó como irrealizable y por lo que se hizo el partimiento “salomónico”. La idea de un Estado Binacional es absurda por la incompatibilidad de ambos pueblos que expone desde hace más de 60 años la necesidad de “dos Estados para dos pueblos”.

Para los islamistas el “fin justifica los medios”, siempre y cuando puedan acabar con el Estado no Musulmán levantado en el corazón del Islam, destruir Israel se logra de dos modos, o sometiéndolos por la lucha armada generando un nuevo genocidio judío; que en la realidad actual es poco probable. Y la otra es a través del “Caballo de Troya” demográfico, inundando el país con los palestinos y de este modo transformar poco a poco su naturaleza. Finalmente la intención es tener un nuevo Estado islámico en Israel. Y la forma pasiva lo logrará si la fórmula de dos Estados no es acelerada cuanto antes.

El mensaje tardío de Hardy

Levantamientos en el CairoEn respuesta al artículo de Roger Hardy “Cinco mitos de la Primavera Árabe” escrito en la BBC , se puede decir que en realidad los mitos que “ataca” el señor Hardy son posiciones que la mayor cantidad de los analistas han dicho como parte de los resultados de la tan afamada “Primavera Árabe”, salvo algunas excepciones:

1- La Primavera Árabe es una sola: La mayor parte de los analistas coinciden que si bien el efecto en cadena pareciera estar unificado, cada país vive situaciones diferentes que no permiten pensar que sean un solo levantamiento, de hecho en lo único que se parecen es en que tomaron el valor de levantarse contra el régimen que hasta la fecha los había gobernado.

2- Es el momento de la generación Facebook: Se sabe también que si bien las redes sociales funcionaron para saber qué estaba pasando en cada país, no fue esta la principal herramienta de los levantamientos, solamente un canal de difusión, aunque sí se puede considerar una imagen que motivó a otros grupos en otros países a hacer lo mismo.

3- Los islamistas están preparados para asumir el control del Medio Oriente árabe: Nadie cree que es tan sencillo de pensar que los islamistas asumirán el vacío de poder en los países donde hubo levantamientos, más sin embargo lo que sí se ha dicho es que los islamistas pueden ser los más beneficiados de dichos levantamientos porque en muchos territorios sus poderes fueron vetados, fueron excluidos de los sistemas electorales y solamente se han tenido que conformar con el poder del púlpito. Tienen preparación para asumir roles de liderazgo? Los países que han escogido gobiernos islamistas pueden ser la prueba de fuego para esto, me refiero a los ejemplos de Egipto y de Túnez, aunque en el caso egipcio a los islamistas les queda un escollo más por dominar para poder declararse beneficiados; y es la lucha por deslegitimar al ejército que en su mayoría no tiene posiciones favorables a los religiosos por el pasado laico que les heredó el gobierno de Mubarak.

4- Palestina ya no importa: El ataque a la embajada israelí del Cairo no es en apoyo a la causa Palestina, sino más bien en repudio a la firma de los tratados de paz entre el Cairo y Jerusalem, tratado que los islamistas de los “Hermanos musulmanes” prometieron analizar si mantenían o no, algo que no será fácil de borrar por el poder del ejército mencionado anteriormente que no querrá tener que invertir recursos en luchar contra Israel o tener tensiones para lograr mantener el equilibrio interno. La causa palestina la verdad ha demostrado ser el estandarte de la lucha de todos los árabes aunque estos mismos muchas veces les haya relegado como ciudadanos de segunda o tercera categoría, privándoles de realizar ciertos trabajos en países como Siria, Líbano, Jordania, viviendo en zonas de alto riesgo de salud. La historia ha logrado mostrar que para los propios árabes, la causa palestina es importante mientras se mantenga vigente la existencia de un archirrival como Israel, por esto patrocinaron a la OLP en su momento beligerante, por esto apoyan muchas veces las acciones militares de Hamas, de la Yihad Islámica o los esfuerzos de Abbas de lograr acciones favorables a su causa sin negociar con Israel. Ya lo decían algunos por ahí, Israel es la única causa por la que se unen muchos árabes.

5- Occidente puede moldear el destino de los árabes: Esto tampoco es cierto, Occidente ha tenido claro que los levantamientos en los países árabes no les son funcionales porque han movido del poder liderazgos que finalmente les servía a sus causas de mantener los pesos y contra pesos en la región, pero esto ha dejado de ser así NO desde el comienzo de la Primavera Árabe sino desde la salida de Sadam del poder iraquí.

Una pena decirlo, pero el analista Roger Hardy debo decir que no descubrió el agua tibia, ni ha demostrado mucho más allá de lo que otros con antelación han hablado al respecto.