Archivo del sitio

Medio Oriente, campo de guerra híbrida

El concepto de “Guerra Híbrida” se hace cada vez más común en los análisis internacionales. Aparece por primera vez en un artículo publicado en la revista Proceedings, durante el año 2005. Los autores, Mattis y Hoffman explican en Future Warfare: The Rise of Hybrid Wars; haciendo una declaración sobre los Estados Unidos, advierten que ante el poderío que poseen actores estatales como el norteamericano, esto motivaría a otros actores estatales y no estatales en buscar nuevas herramientas tecnológicas y estratégicas que pudieran darles ciertas ventajas sobre los grupos de enemigos.

De este modo, se da paso a la informalidad en los campos de batalla. Es decir, ya se hace común que objetivos militares descontinúen el uso de uniformes y se mezclen entre poblaciones civiles, además, cuando hay patrocinio o presencia de grupos estatales que apoyan a un grupo no oficial, procura que el conflicto se lleve lo más lejos de sus fronteras que sea posible, para evitar afectaciones directas que impacte en su territorio ya sea económica o socialmente.

El elemento de la guerra híbrida, no solo contiene la informalidad de algunos grupos militares no estatales, sino que también posee; como fue mencionado, el aporte estatal para que sea operativo y funcional. Esto se hace a través de trasiego de armamento, envío de recursos económicos y presiones políticas para empoderar a este tipo de agrupaciones en las zonas donde tienen presencia.

Un ejemplo claro que se explica de este tipo de guerra con todos sus componentes, fue la denominada “Segunda Guerra del Líbano” (Guerra de Julio), que se trató de un enfrentamiento armado entre las Fuerzas de Defensa de Israel contra objetivos de la agrupación chiita libanesa Hezbollah (Partido de Dios).

El grupo en ese momento paramilitar empoderado principalmente al Sur del Líbano, comienza una campaña de ataques con misiles tipo katiushas; muy conocidos durante la época soviética, contra regiones al Norte de Israel. Además se da el secuestro de militares israelíes y finalmente una escalada militar con un saldo de casi 2.000 muertos, siendo mayormente golpeada la población libanesa.

El grupo Hezbollah, aparece en escena desde los años 80 y su agenda política y militar está supeditada a lo que La República Islámica de Irán les imponga. De ese modo además, los iraníes les brindan apoyo económico y militar en complicidad con la República Árabe de Siria. Así es como el régimen de los Ayatolas logra estar lo más próximo que se pueda en la frontera de uno de sus más acérrimos enemigos.

Al llevar la guerra al Líbano principalmente, y ocasionalmente a lo interno de territorio israelí, los muertos en pocas oportunidades serán sus ciudadanos y los que eventualmente mueran siendo de su nacionalidad, por lo general se tratarán de miembros de la Guardia Revolucionaria iraní o de algún cuerpo especial que llega a engrosar las filas del grupo paramilitar.

También se debe sumar que los ataques militares de Hezbollah contra Israel se realizan en zonas densamente pobladas, en medio de lugares desde los cuales se ha señalado el uso de civiles como escudos humanos, principalmente porque a lo interno casas, mezquitas, escuelas, etc. se encontraron armas, cohetes, lanzaderas y demás, al mismo tiempo que personas ajenas al conflicto se encontraban en el sitio, lo cual se convierte en un dilema moral para el ejército formal.

La falta de aditamentos militares de miembros de este grupo paramilitar facilita que las cifras de civiles  se puedan inflar, además que el uso de la propaganda para demonizar al enemigo delante de los medios de comunicación sea efectiva, hay una clara manipulación y victimización impuesta principalmente contra el Estado que en este caso será catalogado como “agresor”.

Además, la ambigüedad con la cual puede ser abordada la percepción en los conflictos de guerra irregular, puede llevar a los actores a catalogar de victoria un hecho que a todas luces por la cantidad de bajas y de golpes recibidos, en el gremio pugilístico sería por “decisión unánime”, pero ellos se mostrarían como victoriosos por lograr algún elemento no determinante. Por ejemplo, en el caso de la guerra del 2006, tanto Hezbollah como Irán catalogaron de victoria el repliegue de fuerzas israelíes de los territorios libaneses.

A nivel de la opinión pública, si algo salió lastimado en esa guerra, fue la imagen del ejército israelí, que en la guerra de medios sufrió un duro revés, el mismo que también sufrió durante las guerras contra el Hamas en la Franja de Gaza de los años 2008 – 2009 (Plomo Fundido), 2012 (Pilar Defensivo) y 2014 (Margen Protector), donde se dieron circunstancias de la guerra híbrida como contra Hezbollah que golpearon la imagen de Israel.

También, para sentar responsabilidades es mucho más complejo para aplicarlo contra los grupos que trabajan al margen de la ley o que sus líderes no son fácilmente identificables. Si bien todos son sujetos de derecho, los grupos informales tienen un elemento con el que se cuenta poco, no les importa mucho las normas internacionales, salvo lo que puedan usar para su beneficio.

De este modo, cometen actos que en el caso de los Estados se les condenaría por “crímenes de lesa humanidad” ante la Corte Penal Internacional, mientras que ellos se les acusaría de terrorismo y el castigo tiene más un carácter de exclusión social o de golpes asertivos militares en un momento determinado, que no daría por acabado el grupo, sino neutralizado momentáneamente, hasta que aparezcan nuevos representantes o nuevos grupos que cojan el estandarte de lucha dejado por el anterior. Estos grupos por lo tanto, tienen la capacidad de supervivencia en el tiempo.

La finalidad directa y realista de los grupos no estatales que desempeñan esta labor de guerra irregular, a favor de los gestores estatales, no va a ser el exterminio del grupo enemigo, sino atestarles fuertes golpes, condicionar los comportamientos políticos a través del miedo con actos de terror, deslegitimar su lucha haciéndolos actuar de modo irregular o haciendo creer a la opinión pública que están contra las normas internacionales.

Al debilitarlo, fortalecerá al grupo para el cual luchan y a partir de ahí se puede optar por un plan complementario que le pueda atinar la estocada final que ponga de rodillas a un enemigo, o que por ejemplo en casos de conflictos puntuales les brinde un elemento de poder.

Ejemplo de lo anterior, el actual conflicto en Siria ha desmembrado al Estado sirio tal y como se conoce desde 1946, y lo ha dejado en una circunstancia de casi tres sub estados de facto. Uno alauita – chiita, otro sunita dividido entre “moderados” e islamistas y una región kurda.

El aspecto fundamental en el caso sirio, es el involucramiento de fuerzas sunitas por medio del Estado Islámico (DAESH) y grupos opositores a Bashar Al Assad, en un territorio que ha tenido fuerte influencia iraní desde la Revolución de los Ayatolas, pero no contaban con que el juego de guerras irregulares e híbridas se puede ampliar a más de un grupo paramilitar, y esto ha permitido que Irán obtenga mayores posibilidades de tener un acceso directo a la zona mediterránea, a través de las regiones que queden bajo control del gobierno oficial. Y con un canal de conexión hasta Líbano donde pueden actuar a sus anchas bajo el abrigo del Hezbollah, que hoy no solamente ostenta el título de grupo militar, sino también de agrupación política con presencia en el parlamento libanés.

Sin duda que resulta fundamental la comprensión de la realidad actual de los conflictos, la estatalidad de los enfrentamientos se ve como un elemento superado desde hace tiempo y el ejercicio del poder trasciende los elementos disuasorios y diplomáticos de los Estados, para abrirle brecha a organizaciones no estatales con una determinante cuota de poder.

Fuente: WSIMAG

Anuncios

El gran polvorín llamado Medio Oriente

 

La región de Oriente Medio con sus primaveras otoñales de los últimos meses ofrece todo un “kit” de situaciones que hacen sospechar vientos de una guerra mucho mayor. El movimiento de fuerzas armadas turcas a la frontera con Siria, los enfrentamientos en las fronteras con el Líbano y la inoperancia de la desgastada ONU en su afán de mantener la paz entre los países en el mundo ponen a pensar a cualquiera en la posibilidad de un enfrentamiento de características apocalípticas involucrando a grandes actores de la comunidad internacional. Pero no tiene por qué ser de este modo.

Es cierto que al menos para Israel como el vecino que nadie quiere en el vecindario, cuando se resfrían los que le rodean deben estar atentos que la epidemia no los contagie o que no lo quieran contagiar, pero mientras conserve esa distancia moderada la región se puede auto destruir y dejar a Israel sola en el medio sin que esta se vea en la necesidad de levantar un dedo. Aunque siempre sobrará quienes deseen lanzar de bruces al Estado hebreo en una fiesta que no le pertenece y de la cual no desea ser parte porque en realidad no hay mucho que le genere ganancia, en la primera guerra del Golfo por ejemplo, pese a los ataques iraquíes sobre territorio israelí, los hebreos mantuvieron la posición de no responder para evitar una escalada mayor con características religiosas, persuadidos por las potencias para que mantuviera la cordura del caso.

Hoy en Egipto la transición y salida del gobierno de Mubarak debería realizarse conforme a los valores “democráticos” que en las últimas tres décadas se supone debieron aprender los egipcios por estarse rozando con las grandes potencias del mundo, principalmente USA, pero la lección la reprobaron en el país africano y se han hecho especialistas en cuestionar la paz con su vecino israelí, generando un foco de tensión que abre un nuevo frente de eventuales enfrentamientos en la región, de forma irresponsable e innecesaria. Ciertamente es la tensión con Egipto uno de los principales dolores de cabeza en la estabilidad de la región, ya que es necesario contener los acuerdos de Camp David en pie para garantizar que la región no se devolverá a la época de los fedayines o que se le pueda brindar desde la región del Sinaí campo de acción a los peligrosos planes del régimen de los Ayatolas y es por esto que a pesar de sus diferencias sustanciales e irreconciliables con los “Hermanos Musulmanes”, Israel procura conservar presencia en el nuevo Egipto de Mursi, respaldado que al menos hasta hoy el ejército es quien conserva el “Status quo” de no querer tener tensiones con Israel.

Ahora bien, en Siria, país que dicho sea de paso su gobierno es enemigo declarado de Israel, sufre una “guerra civil” (según las grandes potencias del mundo) que debiera llevar o al fortalecimiento del régimen sanguinario Bashar Al Assad o a su salida inmediata, dando paso a un nuevo tipo de gobierno en dicha Nación. Pero las intenciones de Al Assad para mantenerse en su “trono”, parecieran ser que quieren trasladar el problema interno hacia sus lacayos en el Líbano; el poder militar pro sirio llamado Hezbollah, en un trasiego de armas que asegure un enfrentamiento con las fuerzas de seguridad israelíes y trasladen el foco de tensiones hacia una frontera diferente a la propia, de esta manera y abogando por el principio que los islamistas solamente se unen para enfrentarse a Israel es que ahora ese foco de tensión también se ha encendido en los últimas días, sospechando que es una fuerte posibilidad.

Por esto es que el Estado hebreo debe actuar de forma sensata, inteligente, sin arriesgar mucho, ni permitiendo que los anzuelos que en las últimas semanas han lanzado, piquen de una u otra forma a favor de quienes de la peor forma desean trasladar el enfrentamiento de sus interiores hacia Israel. Las provocaciones por parte de Irán y Siria a través de sus peones de batalla; Hezbollah y Hamás, en los últimos días no pueden ser tomadas a la ligera y toda actuación debe ser vista con el ojo “profético” de lo que pueda acarrear. Israel sabe que el gobierno de Al Assad es un punto importante en el desarrollo de la carrera nuclear iraní de la región, su salida de Siria atrasará los planes persas de hacerse con el poder militar nuclear y además dejará sin recursos directos a las milicias islamistas en el Líbano y la Franja de Gaza, lo que neutralizará todavía más el impacto iraní en la región dejándolo en un aislamiento agobiante del cual ellos desesperadamente quieren salir cuanto antes para no transformarse en una nueva Corea del Norte, en especial porque sus aliados chino y ruso han perdido mucha de su “imagen” internacional de ser países a favor de la paz y parecen más los viejos regímenes de la “Guerra Fría” que patrocinaban gobiernos “islamo fascistas” en su enfrentamiento contra los capitalistas.

Mientras Israel se logre mantener al margen de dichos enfrentamientos y aún, mientras sepa manejar de forma inteligente las acciones de respuesta ante los atentados en Burgas, no pasará de ser un simple espectador previendo de anticipo los movimientos de sus enemigos para darles el zarpazo cuando corresponda, no antes, no después, y asegurará con esto además que no sea involucrado involuntariamente de cambios en el inconsciente colectivo de la región que estén dispuestos a relanzar una guerra santa desde varias fuentes de tensión (en especial en estos días que comienza el Ramadán islámico), sino que si aparecen roces sean “aislados” e independientes, para poder mitigar las pequeñas escaramuzas conforme aparezcan y no tener que estar haciendo un plan macro para un gran incendio romano. Aunque Israel siempre ha estado lista para lo macro ya que sabe que con sus vecinos cualquier cosa puede pasar hasta en día bisiesto.

INVADIR IRAN, SUICIDIO TACTICO

 

Ejercito de Irán

En las últimas semanas han surgido una serie de teorías cuasi conspirativas que hacen indicar que USA con la ayuda de otros ejércitos occidentales; entre ellos Israel estarían planeando invadir Irán.

La realidad es que la acción militar que se quiera emprender contra los iraníes en caso de que continuaran su proceso de enriquecimiento de uranio al 20%, tendría que ser un ataque hacia objetivos claros, las plantas nucleares y los sistemas de defensa iraníes, ya que, en otras palabras, intentar en el proceso de ataque invadir Irán podría ser catalogado como un suicidio sin precedentes y un pésimo movimiento estratégico de quien planteara dicha acción militar.

En el año 2007, Israel demostró que el bombardeo preventivo puede ser más efectivo que una ocupación, cuando el ejército hebreo bombardeó zonas sirias donde según las fuentes de seguridad el gobierno de Al Assad construía plantas nucleares patrocinadas por Corea del Norte, quienes recuerdan dicho suceso, la crítica internacional no tuvo un fuerte impacto, ni siquiera por parte de Siria, lo que comprobó la efectividad de la acción militar.

No se puede obviar que Irán no es Irak. Cuando el régimen de Sadam Hussein fue derrocado, el armamento que poseían era obsoleto y no tenía ni un ápice de posibilidades de generar mayores problemas para la coalición occidental y los inconvenientes reales los generó la lucha informal.

Irán por su parte, sí ha demostrado al mundo su poder militar; este país con tres veces más territorio que Irak, cuenta con un basto equipo militar de producción propia y otro de origen ruso, también la preparación técnica militar, así como un numeroso ejército, además de haber desarrollado misiles de largo alcance como los Sahab que ya poseen un radio de acción de más de 300 kilómetros, y el propio presidente iraní en abril del año 2010 argumentó que tienen un ejército demasiado poderoso para ser atacado.

A lo anterior hay que sumarle el control político y militar que ejerce todavía Irán sobre dos territorios con miles de guerreros dispuestos a migrar hacia el territorio persa a luchar en una guerra de guerrillas sin precedentes; me refiero a Hezbollah en el Líbano y a Hamas en la Franja de Gaza, esto pone en aviso que invadir Irán simplemente no será como ir a “Disneyland” y que si el panorama en Afganistán fue duro, en Irán será un legítimo calvario.

La experiencia en Irak y en Afganistán ha sido tan terrible para occidente, que se han tenido que retirar “honorablemente”, ante la masacre que sus fuerzas armadas han sufrido en la guerra informal, por lo que una nueva invasión en la zona categóricamente es una opción inviable e irresponsable.

Para lograr neutralizar el desarrollo nuclear persa, el trabajo de las fuerzas de inteligencia serán determinantes para poder marcar los puntos clave que eventualmente deberían de ser atacados para eliminar la amenaza nuclear.
Los embargos muestran inefectividad contra Irán porque no es un acto generalizado de las potencias, sino solamente de una parte, rechazado categóricamente por China y Rusia, así también la experiencia de Corea del Norte, demuestra que un país puede sobrevivir con un solo socio comercial de peso, y continuar desarrollando el armamento que desee.

Quién dará el primer paso, es lo que preocupa actualmente, lo cierto es que no será avisado como lo han intentado hacer creer los medios de comunicación norteamericanos y europeos. Aunque en la actualidad los tambores de guerra suenen fuertemente, y los careos sean constantes, lo cierto es que al igual que en los 80’s con Irak, Occidente estará esperando que sea otro quien haga su trabajo sucio; y aunque para Israel las amenazas iraníes son tomadas muy en serio, tienen claro que ellos menos que nadie desean optar por una guerra abierta contra el régimen persa, para no accionar la volatilidad de la región y si actuaran será de conformidad con destruir las capacidades nucleares y de respuesta inmediata iraníes.

Si bien el petróleo puede verse como una motivación para invadir Irán, pero ni la codicia más desmedida de los neoliberales consumistas de la actualidad, hará que se cometa la locura de liberar una batalla sanguinaria de magnitudes apocalípticas que pueda encaminarnos a una nueva guerra global que tiene la capacidad a diferencia de las dos anteriores de llegar hasta regiones que en el pasado vieron la batalla de “lejitos”, porque las condiciones militares y hasta ideológicas de hoy son muy diferentes y hasta cercanas al choque de civilizaciones que en su momento planteó Samuel Huntington.

Dhimma, Hudna y el carácter judío de Israel

Sometimiento a los islamistasEn el análisis realizado por el Dr. Dan Schueftan en Israel (Los árabes de Israel:¿situación “contra natura”?), se han planteado las dificultades que confronta la estabilidad judía de su Estado ante la creciente demografía árabe dentro de su territorio, y a esto también se le puede agregar que las crecientes tensiones en Oriente Medio, ha llevado a potencias como Estados Unidos a armar Naciones que si bien se muestran como aliadas de Occidente, son hostiles en sus percepciones frente a Israel; algunos de estos son Arabia Saudita, Los Emiratos Árabes, y hasta el propio Egipto que ha recibido ayuda militar norteamericana en los últimos años que en la actualidad causa temor por la caída del régimen favorable a los intereses de Occidente y favorables a los movimientos islamistas de la región.

Para el Estado de Israel en sus bases internas la mayor dificultad está en las intenciones árabes de replantear la posibilidad de acabar con la naturaleza judía del país, dictaminado de tal modo por la Declaración Balfour y por el propio “Plan de Partición”; misma razón por la cual aún los “moderados” de Al Fatah dicen reconocer al Estado de Israel, pero se niegan a aceptar que el país es de naturaleza judía.

La Dhimma:

Lo anterior se puede explicar basado en el concepto de la Dhimma islámica en la cual judíos y cristianos (también los zoroastristas) como primeros receptores de la “revelación divina” pueden vivir bajo países controlados por regímenes islámicos administrados a través de la sharia musulmana, dentro del concepto de conquista islamista de la denominada “Casa de la Guerra” (Dar al-Harb) que debe ser sometida y convertida en “Casa del Islam” (Dar al-Islam).

Es por esto que la existencia de Israel como un Estado Judío, se convierte en un tema delicado para los musulmanes habitantes de esta Nación, cuya legislación se concentra en normas heredadas de Occidente y de las normas de la Torá. Para ellos (los árabes musulmanes “israelíes”) no puede existir un sometimiento a leyes ajenas a su religión, ni deben ser sujetos a la legalidad de los Dhimmis, los cuales a través de la historia, para poder ejercer con cierta libertad su religión han tenido que sujetarse a sistemas legales que los han dejado como ciudadanos de segunda o tercera categoría. Por este motivo, los musulmanes en Israel abogan por la derogación de los símbolos judíos de la bandera, el himno judío del Estado (Hatikva – La Esperanza- ) y el candelabro de 7 brazos del Escudo Nacional.

En las normas de la Dhimma islámica el acto de los no musulmanes debe estar sometido a lo que dicten los liderazgos musulmanes so pena de ser condenados por la desobediencia, o el otro camino que les queda es la conversión al Islam:

“…En su tratado clásico en los principios del gobierno islámico, el 11th-century Shafi’i erudito Al-Mawardi dividió las condiciones unidas’ dhimma’ del `’ encima del requisito para pagar tributo en obligatorio y deseable. Las condiciones obligatorias incluyeron prohibiciones en blasfemia contra el Islam, entrando en relaciones o la unión sexuales con una mujer musulmana, ganando prosélitos entre musulmanes, y asistiendo a los enemigos del Islam. Las condiciones deseables incluyeron un requisito para usar la ropa distintiva, una prohibición para exhibir visiblemente símbolos religiosos, vino, o cerdo, las campanas de iglesia de sonido, o en alta voz rogación, un requisito de enterrar cuerpos muertos discreto, y finalmente, una prohibición en caballos del montar a caballo o camellos, pero no burros…” (La Dhimma)

Lo anterior es solamente una lista de ejemplos de los actos discriminatorios contra los denominados Dhimmis, donde también se contemplaban aspectos de seguridad, como la prohibición de los Dhimmis de portar armas, o algo tan sencillo como poder construir hogares más altos que los de sus vecinos musulmanes.

Explicado el concepto de la Dhimma se puede entender desde un aspecto político – religioso, que salvo una modificación en la interpretación islámica de convivencia con los gobiernos de los “pueblos del libro” (judíos y cristianos), la no aceptación del judaísmo como norma en Israel permite determinar el riesgo alto para la vida de un líder árabe musulmán que acepte la naturaleza judía de Israel.

No lo aceptarán los liderazgos musulmanes israelíes, y mucho menos lo harán los gobiernos de los Estados que le rodean y cuya norma es el Islam, como por ejemplo el grupo islamista Hamas, que desea instaurar un gobierno musulmán una vez que sean expulsados los israelíes del territorio. Lo mismo que Egipto y Jordania, que si bien firmaron la paz con Israel, hasta la fecha no aceptan ese Estado como Judío.

Por lo tanto los gobiernos israelíes deben tener presente que lo más cercano a la paz que pueden obtener de estos grupos islamistas es la denominada tregua (hudna) que solamente durará mientras Israel sea más poderosa que sus adversarios.

La Hudna

El concepto tregua aplicado por los islamistas es muchas veces confundido con la paz, sin embargo esto está lejos de la verdad. En el año 630 de la Era Actual, el profeta Mahoma luego de haber firmado una tregua de paz con el pueblo de Qureish, rompió dicho pacto y los invadió con 10.000 hombres para hacerse con el control de la Meca; esto ocurrió dos años después de haber firmado el acuerdo.

Al existir la idea de dos casas según los musulmanes; Dar al-Islam y Dar al-Harb; la paz solamente puede ser establecida con Dar al-Islam, ya que la otra debe ser sometida, y si esta es más poderosa que los ejércitos musulmanes, se mantiene una tregua con la misma para evitar que el dominio de los “paganos” o de los “no musulmanes” se expanda por los territorios islámicos. Por lo tanto hasta ese preciso momento aparentarán los islamistas estar en armonía con los no musulmanes, esperando poder someterlos cuando el poder político, económico o militar se los permita.

Ejemplos de lo anterior se puede ver la crisis del petróleo de 1973 donde los países de OPEP, en su mayoría musulmanes castigarían a los Estados que apoyaron a Israel en la guerra de “Yom Kippur” (Del Ramadán). O el espaldarazo militar que los turcos comienzan a darle a Occidente en la actualidad para tomar posiciones de poder dentro del mundo islámico y de peso en Oriente Medio; a pesar de sus muy conocidas intenciones de ingresar a la UE.

Por lo tanto y basado en lo anterior, es que resulta irónico y peligroso que países o grupos musulmanes que son patrocinados por Occidente para enfrentar a sus enemigos de turno (la URSS, Irán, Siria, etc.) se transforman posteriormente en enemigos para el propio Occidente.

El islamista fallecido, Osama Bin Laden fue entrenado por las fuerzas de inteligencia estadounidenses para enfrentarse a la amenaza soviética en Afganistán, pero años después esa misma inteligencia fue dirigida contra Estados Unidos en el peor atentado terrorista perpetrado dentro del propio territorio norteamericano en el año 2001. Sadam Hussein pasó de ser un fuerte aliado contra el régimen de los Ayatolas en los 80’s a un feroz enemigo que debió ser sacado del poder; en una acción militar que estaremos pagando próximamente.

Estados Unidos para intentar mantener el control del poder en Oriente Medio se ha encargado de armar Estados que son hostiles a posiciones israelíes en la región pero que por las inversiones estadounidenses en sus territorios, se hacen de la “vista gorda” y aceptan la ayuda.

En Egipto por ejemplo durante el gobierno de George Bush Jr. cerca de 20 mil millones de dólares fueron invertidos para que la tierra de los faraones mejorarán sus sistemas de defensa, y esto preocupaba a Israel, y mucho más preocupa en la actualidad por la inestabilidad islamista que sufre el país una vez caído el régimen de Mubarak, y donde solamente las fuerzas de seguridad son el último obstáculo para poder inestabilizar las relaciones entre Israel y Egipto.

Con Arabia Saudita, Estados Unidos ha realizado la venta de armas más grande de su historia con 60 mil millones de dólares, para intentar contener el poderío iraní en la región, una vez más la preocupación en Israel se hace latente, porque las relaciones entre ambos estados son tensas y de desaparecer la amenaza persa, se abre el abánico de oportunidades para que los sauditas se transformen en el nuevo enemigo israelí.

Ante dicho panorama, la estabilidad de la hudna en la región de algunos países árabes hacia Israel, parece tambalearse, y el crecimiento de la carrera armamentista en general de los países árabes de la región, más grupos de milicianos como Hamas, Hezbollah, Yihad Islámica, Al Qaeda, entre otros, hace apostar que el próximo enemigo que intentarán destruir será el propio Israel, por la cantidad de armamento que Occidente les ha otorgado, en un nuevo capítulo de violencia similar a las guerras de exterminio que confrontó Israel en 1948, 1967 y 1973.

A través de la Dhimma y de la Hudna es que nos debe quedar una idea más profunda de por qué entre árabes e israelíes no puede haber una paz concreta, y también entender que si por la lucha armada los árabes no han logrado desaparecer a Israel, por la vía demográfica lo intentarán muchas veces, para lo cual la causa palestina les es útil, porque al generar ese Estado binacional, desprenderán el arraigo judío de Israel a tal punto que puedan lograr tener un Estado musulmán árabe llamado Palestina y otro Estado musulmán árabe llamado Israel.

No es ser pesimista, sino acorde a la realidad de una ideología que todavía aguarda generar conquistas geopolíticas y metafísicas basándose en las ideas religiosas de sus dogmas oscurantistas y medievales.