Archivo del sitio

Abbas el nefasto…

El Presidente de la Autoridad Palestina solicitará a la ONU elevar su estatus en la Asamblea General el próximo 29 de noviembre como “Estado observador no miembro” del organismo. Mientras tanto, Israel sospecha de “un apoyo europeo para el reconocimiento palestino en las Naciones Unidas”.

Según el artículo “Abás tiene ‘confianza plena’ de triunfo en ONU” de la Cadena AFP, el presidente palestino Mahmoud Abbas vende la idea que es un triunfo hacer una movida en Naciones Unidas a favor del establecimiento de Palestina como Estado Observador.

El movimiento político que está a punto de realizar solamente alargará más tiempo el conflicto, no le beneficia ni siquiera a su liderazgo, por el contrario ahora que Abbas quiere salir de la escena política palestina, le dejará el terreno empantanado al siguiente líder que tome la batuta de la Autoridad Palestina, quien técnicamente deberá comenzar de cero, o hasta con saldo negativo en la confianza de su propia población.

A esto debemos sumarle que en Gaza el gobierno de turno es Hamas (fortalecido con guerrillas islamistas menores), patrocinado por Irán y quien no ve correcto el movimiento político de Abbas, porque la aceptación de condiciones de Estado le dará reconocimiento automático a Israel; ya no de palabra como sucede hasta ahora, sino de hecho. Y con la división que hay al respecto entre los palestinos, Abbas estará condenando a los palestinos a conformarse con un Estado fundado bajo las bases de lo que tienen actualmente, que en nada se parece ni al “Plan de paz” israelí más conservador de todos, mucho menos al plan de paz arriesgado propuesto por Ehud Olmert.

Para testigo del suicidio de Abbas, el tiempo, los países que voten a favor de Palestina como Estado Observador lo hacen motivados por emociones, no por el sentido común, el 29 de noviembre le estarán dando un nuevo golpe histórico al derecho palestino de tener su Estado propio, condenando dicho territorio a seguir siendo un Estado paria sin posibilidades de autosuficiencia e independencia, sino aislado y dependiente como hasta hoy de la ayuda internacional, de los actos humanitarios que no contribuyen al desarrollo sino que son soluciones temporales.

Ciertamente lo peor que le puede pasar a los palestinos es irse por la vía rápida en Naciones Unidas, Abbas que estuvo al lado de Yasser Arafat lo debe saber mejor que nadie, conoce que las condiciones de los palestinos podrían ser peores con su movimiento, pero quiere pasar a la historia con un acto nefasto, lo va a lograr, profundizará la crisis, la posición moderada y laica de los palestinos de Cisjordania se les podría tornar en su propia contra; ya lo han visto en protestas contra las soluciones económicas del Primer Ministro Salam Fayyad, pero lo podrían ver todavía más fuerte si además del estancamiento económico, el territorial se verá congelado y algunas zonas anexadas a Israel por la ruptura del diálogo según los Acuerdos de Oslo para la paz.

Flaco favor a la paz de dicha región y fuerte favor para las posiciones radicales en Palestina e Israel, es esa desacreditación del otro lo que impera en este conflicto, donde por razones ideológicas, religiosas o egoístas algunos liderazgos de ambos lados quieren la ecuación “ganar – ganar”, dejando de lado que por esa falta de diálogo y decisiones unilaterales se ha restado confianza a la solución de “Dos Estados”, transformando el panorama en una nueva propuesta de “Tres Estados”: uno formal, uno observador y otro de facto.

La impotencia del omnipotente…

El título de este artículo puede sonar lo políticamente incorrecto o blasfemo que cualquiera podría creer, pero los hechos de las últimas semanas deben preocuparnos, no podemos simplemente ver hacia otro lado y pensar que el mundo marcha viento en popa. En el undécimo aniversario de los atentados contra el “World Trade Center” inició una cacería de brujas por un video que circula desde meses anteriores, me refiero a “La inocencia de los musulmanes” del director egipcio – estadounidense Sam Bacile y que ha traído brotes de violencia en países árabes por lo que ellos denominan un insulto al “profeta Mahoma” y a “Allah”, y al grito de “Allahu Akbar” (Allah es grande) hordas de musulmanes enaltecidos por agrupaciones islamistas la han emprendido contra sedes diplomáticas occidentales en sus países.

Los resultados de estos ataques han sido nefastos, el embajador estadounidense en Libia, Chris Stevens muere en el asalto de estas bandas de agresivos islamistas quienes incendiaron la sede diplomática, muriendo Stevens a causa de la asfixia, y ocasionando la muerte de otros miembros del cuerpo diplomático. La embajada alemana en Jartum (Sudán) fue atacada también, lo mismo que la embajada estadounidense en Túnez que fue incendiada, mientras en otros países; algunos de ellos de la denominada “Primavera Árabe”; se llama a una “guerra santa” contra objetivos estadounidenses e israelíes. Ha sucedido lo que tanto se temía; que la “Primavera” se tratara de un simple “Veranillo” que daría paso al cruento “Invierno de los Islamistas”.

La violencia por asuntos religiosos se han convertido en elementos comunes de los islamistas; de hecho los mayores actos agresivos han estado ligados a actos que los musulmanes radicales han considerado afrentas contra su religión:

  • Caricatura de Mahoma. El diario danés de derecha Jyllands – Posten publicó una caricatura del profeta del Islam con un turbante muy similar a una bomba.
  • Pastor cristiano estadounidense Terry Jones quema ejemplares del Corán con motivo de un aniversario más del 11 de setiembre de 2010.
  • El caso de Salman Rushdie. “Los versos satánicos” 1988 Libro sugería que algunos versos del Corán no provenían de Dios sino de Satanás, por esto, el ayatolá Jomeini proclamó un ‘fatwa’ contra Rushdie, ofreció 3 millones de dólares por su cabeza.
  • Libros de la periodista italiana Oriana Fallaci (“La Rabia y el Orgullo” y “La fuerza de la razón”). Fallaci sostenía que se tenía varios años de nazismo islámico, de guerra contra occidente y de un culto a la muerte lo que trae un suicidio a los europeos convirtiéndose en “Eurabia”.
  • Mahoma en South Park y en los Simpsons, que al final no se pudieron presentar por amenazas en caso de que hicieran públicas estas imágenes en sus respectivas caricaturas.

Pero el Islam no ha sido el único objetivo de burla o mofa por parte de Occidente en cuanto a religión, otras producciones, caricaturas y hasta referencia han hecho lo mismo contra otras religiones, sin ocasionar el revuelo que el islamismo ha generado por las supuestas blasfemias contra su religión. Los programas Saturday Night Live de USA, Los Simpsons, Southpark, entre otros, hacen burlas, referencias en son de mofa hacia personajes del judaísmo, cristianismo, hinduismo, budismo, etc. sin que nada de esto acarree la violencia incontrolable que cualquier referencia al Islam haya ocasionado. Algunos ejemplos de esto:

  • La última tentación del Cristo de Nikos Kazantzakis, donde se hace referencias sexuales a la imagen de Jesús.
  • La Pasión del Cristo de Mel Gibson, acusada por las comunidades judías de traer altas referencias antisemitas en su producción; además de que Gibson es un antisemita confeso.
  • Película Paradise: Faith de Ulrich Seidl contiene una escena en la cual una mujer se masturba con un crucifijo.
  • El libro “El Código Da Vinci” de Dan Brown enciende la mecha acerca de un Jesús muy humano, casado y con una descendencia mesiánica a través de una hija; “el Santo Grial”.

Hay una realidad a la que debemos despertar, las deidades no necesitan que las defendamos, salvo que no confiemos en sus “omnipotencias”, ningún “ser supremo”, necesita de los mortales que peleen por sus causas, que marquen sus territorios o que maten en sus nombres. Y lamento decirlo pero si la mayoría de las religiones basan sus enseñanzas en el amor, la pacificación, la igualdad entre los hombres, y la restauración de todas las cosas, el proselitismo por la espada es el absurdo del egoísmo humano, o tienen los dioses religión realmente? O será más bien que los dioses fabricados sí la tienen y los verdaderos son inalcanzables en su perfección y pensamiento sin esas características humanizadas que se les atribuyen?

Cuando vemos estas acciones de los radicales de cualquier religión se me viene a la cabeza la frase de Friedrich Wilhelm Nietzsche:

“El hombre, en su orgullo, creó a Dios a su imagen y semejanza.”

Fortaleciendo la idea de que las deidades no tienen religión sino que están alejadas de todas las facciones y comportamientos antropológicos que les brindamos.

Y aún así hemos visto en la historia de la humanidad enormes injusticias que se hacen en nombre de la religión, en los últimos siglos en que el mundo occidental ha generado sus bases de creencia en los principios “judeocristianos”, se ha ido dejando atrás los oscurantismos y épocas de mordazas que aplicaban las monarquías y los liderazgos religiosos  medievales, manteniendo a la gente en la ignorancia so pena de ser condenadas al fuego eterno del infierno.

El mundo occidental se ha convertido en una mayoría “laica”, la promoción de los DDHH se fundamentan en principios de legalidad entre seres humanos dejando de lado los conceptos religiosos y los principales organismos internacionales se acogen a estas bases para promover la democracia y la convivencia entre Estados. Pero no contaban con que detrás venían países donde sus principios religiosos no son occidentales; la base es similar, pero su proceso de madurez está en una crisis entre la mentalidad del medioevo oscurantista que se aprovecha de los altos índices de analfabetismo de las zonas donde su religión ha tenido auge y han educado sus principios espirituales de forma radical, y todo aquello que sea contrario a la enseñanza de sus líderes debe arrepentirse o ser arrancado de raíz, he aquí el “choque de civilizaciones” que predicaba Huntington.

Pero lo más delicado de esas agrupaciones radicales; que son una minoría en el mundo islámico; es que han adquirido poder a través del temor en sus respectivos países y forman parte de las organizaciones creadas por el occidente “judeocristiano”, funcionando como plataformas democráticas de promoción de sus posiciones radicales y formando bandos que polarizan el mundo y lo cargan además de temores e ideas de confrontación si no se hace lo que ellos piden. Esto se puede ejemplificar con la solicitud del jeque Yusuf Dais, jefe de los tribunales de la Sharia (ley islámica) en los territorios bajo control de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) que instó a la ONU para que formule una ley internacional que castigue la incitación contra símbolos religiosos, pero sabiendo que en muchos países islámicos la sola conversión de musulmanes voluntariamente al cristianismo por ejemplo puede ser causal de pena de muerte, irrespetando la decisión de cada quien de creer en lo que mejor le parezca o no creer en nada o en la libertad de expresión.

Lo que pasa hoy y lo que suceda en los próximos días simplemente son el fruto de la obtención del poder de los radicales frente a los moderados que han sido amedrentados con la violencia o han sufrido bajas por no tener posiciones extremas. Claro ejemplo, los sufíes, quienes son una rama del Islam moderado y conciliador. Ellos han experimentado el ataque de grupos salafistas o wahabistas y quieren someter a todos a sus corrientes promotoras del proselitismo por las buenas o por la espada, destinando en sus palabras que todos debemos o afiliarnos a “Dar Al Islam” o sujetarnos a nuestra condición de dhimmis (no musulmanes sujetos a la normativa islámica).

El video fue un chivo expiatorio, los ataques estaban planeados, solamente buscaban una excusa, y la han encontrado, lastimosamente siempre tienen un grupo de gente que son el caldo de cultivo de sus ideas extremas y que son quienes le realizarán el trabajo sucio a los promotores del odio y de la violencia religiosa, porque ellos mientras tanto realizarán su labor desde el púlpito donde realizan el lavado cerebral para quienes empuñarán las armas en el nombre de dios.

La lección reprobada por Europa…

La Europa “Occidentalizada” vive bajo la sombra de un pasado atroz cargado de persecuciones, de odio y de políticas contra minorías de forma terrible, que conllevaron segregaciones, discriminaciones y masacres imborrables para la memoria histórica.

La política de los fascistas y de los nazis hirieron la historia europea y costó levantar nuevamente la moral de un continente que ante los actos de barbarie perpetrados por los seguidores de ·”Il Duce” italiano y “Der Führer” alemán, pareciera hoy que no aprenden las lecciones sobre la convivencia, el trato a las minorías y la contención de grupos que promueven sus versiones bizarras de odio.

Primero que nada se ha visto un incremento de confianza de los ciudadanos a los partidos con posiciones de “extrema derecha”, como lo expresa el artículo del diario “El Mundo” de España del 21 de setiembre de 2010 “La extrema derecha se hace hueco en Europa”, y se explica como se incrementa la cuota de poder otorgada a estos partidos que tienen fuertes políticas anti migratorias (disimulando de alguna forma los tintes racistas), pretendiendo culpar de las crisis económicas y sociales a las minorías que provienen de otros territorios o que han “echado raíces” en dichas naciones. Algunos ejemplos de esto Suecia, Hungría, Noruega, Francia, España, los Países Bajos, Italia, Alemania, Francia y la lista continúa.

Y esto con respecto a las altas élites de la política europea, no mencionando a los “soldados rasos” de las agrupaciones neo nazis o racistas que se agarran de los discursos patrioteros, chauvinistas y pseudo nacionalistas para agredir a estas minorías. Basta con escuchar discursos como el de Wilders contra los musulmanes, o de la ultra derecha francesa como el clan “Le Pen” para comprender de dónde se inspiran sujetos como el noruego Anders Behring Breivik para cometer sus delitos; en el caso de Breivik trascendental por la cantidad de muertos, pero son constantes las noticias de ataques contra gitanos, musulmanes, judíos y latinoamericanos en Europa, así como minorías sexuales.

Es acá donde Europa ha cometido otro error. Algunos países en su afán de “mejorar” su imagen, han permitido el ingreso de considerables cantidades de inmigrantes, muchos provenientes de países musulmanes en el donde se aplica como norma moral la “Sharia” islámica. Esto causa que dentro de los países europeos se desarrolle un mundo paralelo donde parte de su población se rija bajo otros preceptos legales aunque sea de manera clandestina y cometa actos contrarios a la propia legislación del territorio donde se encuentran desarrollándose.

Ejemplo de lo anterior asesinatos de “honor” cometidos por hombres musulmanes contra mujeres de sus propias familias por considerarlas muy “occidentalizadas” e “inmorales”. La aceptación de este tipo de acciones ha llevado a que en Inglaterra por ejemplo se haya solicitado que se pueda permitir la aplicación de la “Sharia” como una ley paralela aplicada a los musulmanes del territorio Británico. Esto ha causado revuelo obviamente por lo que conllevaría acceder a este tipo de “permisos”.

El desarrollo de los musulmanes en las tierras europeas les ha permitido encontrarse con un mundo abierto que les deja establecer y practicar su religión con libertad, al mismo tiempo que construir templos, minaretes y acercar nuevos adeptos a la fe de Mahoma por parecerles “exótica”.

Pero la otra cara de la moneda es cuando choca el mundo de los musulmanes con el mundo de la derecha fascista visceral europea, y esto provoca que se quieran promover leyes que impidan la práctica del Islam con libertad, el uso de signos externos religiosos, la construcción de mezquitas o minaretes. A esto hay que sumarle la profanación de lugares de culto islámicos, profanación de cementerios o agresiones contra musulmanes.

Y es en lo anterior que las agrupaciones más extremas del Islam entran al juego político. Los líderes religiosos que promueven el islamismo como un movimiento proselitista y expansivo basado en el argumento de someter la “Casa de la Guerra” (países no musulmanes) a la ley islámica a través de la violencia encuentran el nido donde colocar sus huevos de odio. Es la reacción ante los hechos discriminatorios de los “chauvinistas” europeos, lo que impulsa a un sin número de musulmanes en el “Viejo Continente” a engrosar las filas de los grupos que buscan poner a Europa de rodillas ante su versión extrema del Islam.

Hace unos días fue detenido el islamista jordano Abu Qatada, considerado el “Bin Laden” de Europa, y que se cree tiene fuertes vínculos con la red terrorista “Al Qaeda” y ha intentado cometer actos de terror contra objetivos estadounidenses, así como de buscar nuevos adeptos para su “guerra santa”.

En Alemania, los islamistas han comenzado una campaña para distribuir 25 millones de copias del Corán por todo el país procurando de este modo expandir su religión. Liderados por un salafista palestino ha comenzado a ser investigado por los videos de sus predicas llamando a la violencia contra los no musulmanes, la instauración de la Sharia islámica y expandiendo la idea que quienes siguen la “Biblia” o la “Torá” arderán en el fuego del infierno.

Estas dos posiciones de odio que aumentan la lista de adeptos ya sea de los pensamientos “nacionalistas” anti migratorios o de los musulmanes islamistas lo que ha llevado a Europa a vivir una nueva guerra de dimensiones inimaginables. Están viviendo una nueva Cruzada, en donde las posiciones moderadas se van quedando rezagadas y el espíritu de las ideas extremas condenan al continente a generar alianzas políticas para intentar mantener un equilibrio político y religioso tradicional.

Vemos entonces como países de larga data democrática como Francia debe echar mano de alianzas con partidos de Ultra Derecha por su discurso de conservar la esencia de un país con valores “cristianos” presentes. Y para mantener la estabilidad del país, intentar minimizar el impacto de las exposiciones incendiarias contra los musulmanes para evitar crisis y choques con estas poblaciones fuertemente persuadidas a enfrentar con la cabeza en alto la sagrada lucha por su religión; la única y verdadera.

El panorama en Europa es turbio, no hay agrupaciones que intenten promover un equilibrio, y los extremos están en una puja de matices violentos. Esto es una bomba de tiempo, ya han estallado algunas pequeñas escaramuzas en algunos países, pero esto pareciera estar destinado a desatar un conflicto de proporciones mayores y con resultados terribles, ante un continente cuya preocupación principal es la de ser la “Metrópoli económica” del mundo y no revivir una vez más el pasado de la guerra y de la devastación que vivió en los conflictos mundiales.

Deberán a caso los europeos aprender a vivir con esta fragilidad, viéndose como la aleación del hierro y el barro, siendo fuertes en la economía pero inestables en la política. Lo cierto del caso es que Europa una vez más demuestra que del pasado, no ha aprendido lo suficiente.

C.R neutrales o con bipolaridad moral?

 

 

El conflicto entre Israel y los palestinos no se mantiene estático sino que se ve modificado su escenario de batalla y el tipo de enfrentamiento, algunas veces armado como ha sucedido en las últimas semanas con el cambio de fuego entre el ejército hebreo y agrupaciones islamistas en la Franja de Gaza. Pero otras veces los enfrentamientos se dan en el campo diplomático, se vio en la última Asamblea General de Naciones Unidas y lo hemos observado en la última semana con la admisión de Palestina como un Estado miembro de UNESCO, en otro acto de búsqueda por parte de los palestinos de imponer su Estado de facto, sin negociar con Israel siquiera el tema de seguridad o fronteras, lo que le convierte en un acto todavía más irreal y lo que es peor, manipulado por la pasión que ha despertado en las últimas dos décadas (desde la Primer Intifada) el tema de la autodeterminación palestina, pasión que no hemos visto en otras situaciones de pueblos que buscan su autodeterminación desde hace décadas también, como los tibetanos, los sarahuis y kurdos por citar algunos ejemplos.

Costa Rica, país que desde el 2008 mantiene relaciones diplomáticas con la Autoridad Palestina, ha sido contradictoria en su posición de política de Estado en materia de relaciones internacionales, en cuanto a los conflictos entre naciones, peor aún, ha actuado pasionalmente en el tema de la aceptación de Palestina como miembro de una organización onusiana que también ha violentado su naturaleza de preservador del patrimonio histórico de la humanidad, para editar la historia a favor de las organizaciones islamistas que les financian. Pero Costa Rica no se ha quedado hasta allí en sus acciones contradictorias, siendo parte de los 107 que votaron favorablemente a esta admisión, sino que también ha borrado de un plumazo con sus actos la propuesta de “neutralidad en los conflictos” replanteada en los últimos días en la Asamblea Legislativa; y que se venía manejando desde la época del Expresidente Luis Alberto Monge, y si dicen que no la han borrado, al menos en este caso particular la han guardado en el baúl del recuerdo o no la quisieron aplicar.

La posición que Costa Rica asumió al favorecer una acción unilateral palestina, desecha totalmente nuestra supuesta envestidura de país neutral ante los conflictos, que promociona el diálogo entre las partes involucradas, y hace temer que del mismo modo que actuó el gobierno anterior con tantas sorpresas en materia de manejo de la temática de Oriente Medio, Costa Rica olvide que es neutral y asuma otra posición favorable a los actos poco pacifistas de los palestinos que enciendan la llama de enfrentamientos entre ambas poblaciones, en vez de estar Costa Rica insistiendo en que el camino no tiene atajos para la paz (como lo expresó Obama), sino que solamente el diálogo puede trazar mejor el proyecto de paz.

De buenas intenciones está empedrado el camino al infierno dicta el argot popular, si este gobierno se jacta de cumplir en materia de política internacional y promueve una agenda pacifista, heredada desde la abolición del ejército por parte de José Figueres Ferrer, neutral desde los años 80’s y ratificada este año, pero en sus actos se comporta como cualquier nación populista que se deja llevar por “el momento” y no analiza las consecuencias de apoyar estas mociones ajenas al camino del diálogo y el entendimiento entre las partes, debe asumir su responsabilidad si en vez de ver un mejoramiento en la relación entre israelíes y palestinos, ven el crecimiento de violencia y de acciones unilaterales como respuesta a la falta de voluntad política de los actores principales (Israel y Palestina) y los actores secundarios (Comunidad Internacional en General)

Seamos consecuentes entre lo que decimos y lo que hacemos, si decimos ser neutrales en los conflictos, debemos promover el diálogo, y no ser parte de las masas que en Oriente Medio atacan a Israel, pero ante otros conflictos se quedan en un silencio sepulcral. La UNESCO lastimosamente tiene dentro de sus filas países árabes que no mantienen relaciones cordiales con Israel y que hacen lobby contra el Estado Hebreo, que no le reconocen ni en su naturaleza “Judía”, mucho menos como Estado (aunque algunos sí mantengan relaciones económicas) y desde un comienzo han buscado destruir a Israel en cualquiera de sus formas, primero en su establecimiento como Estado en 1948, por las armas no pudieron, lo intentaron varias veces más por las armas (1956, 1967, 1973, 80’s, 2000) y no pudieron, ahora lo intentan con el revisionismo, niegan el holocausto o lo transfieren a lo vivido por los palestinos, convierten en mezquitas tumbas de patriarcas de Israel (con apoyo de la UNESCO), y se están encargando de transcribir la historia para borrar la judería de la historia o transferirla a los “palestinos” para expresar que ellos son los verdaderos herederos de esa tierra, que dejaron de ser judíos y se convirtieron al Islam, y que los judíos actuales no son nada más que “jázaros” que quieren usurpar una identidad que según ellos no les pertenece.

Debemos abogar siempre con que la posición costarricense sea la de fortalecer las buenas relaciones entre los Estados y la resolución pacífica a los conflictos, por medio del diálogo y la diplomacia que tantas victorias políticas nos ha dado, recordando las palabras de un gran hombre de paz en Israel, que falleció creyendo que era posible alcanzar algún día un momento de verdadera convivencia pacífica con los palestinos, ese hombre fue Isaac Rabin quien dijo “…Damas y caballeros el tiempo de la paz ha llegado…”

Bryan Acuña O.

Analista Internacional.

Propuesta Palestina ante la ONU Declaración Unilateral del Estado de Palestina

Sin negociación Palestina no será posible...

Estado Palestino? Primero negociar con Israel

¿Qué buscan los palestinos?

 

Pretenden que en setiembre del 2011 la Asamblea General de la ONU admita al “Estado de Palestina” como miembro permanente de la ONU. Consideran que así podrán alcanzar su objetivo de tener un Estado con fronteras en las líneas de armisticio antes de 1967, sin negociar con Israel, sin reconocerlo como un Estado judío y sin realizar concesiones. Ya en 1988 y en 1999 los palestinos declararon unilateralmente su condición de Estado, sin producir ningún efecto práctico.

 

¿Cómo se delimita correctamente el tema en discusión?

 

La discusión no gira en torno a apoyar o no la creación de un Estado palestino independiente y democrático, pues una mayoría internacional –incluyendo Costa Rica e Israel- acepta que ese es el camino para lograr una paz justa y duradera entre las partes. Más bien, se debe analizar si una votación ante la ONU es la vía adecuada para alcanzar ese objetivo.

 

¿Cuál es el procedimiento que se debe seguir ante la ONU?

 

La incorporación de nuevos miembros a la ONU requiere una recomendación del Consejo de Seguridad y la aprobación de la Asamblea General. Si el Consejo de Seguridad no emite tal recomendación –como muy probablemente suceda en este caso por el veto previamente anunciado de Estados Unidos-, la Asamblea General podría tomar un acuerdo no vinculante bajo el denominado procedimiento de “Unión para la Paz, con efectos más políticos que legales.

 

¿Por qué es ilegal, improcedente e inoportuna la propuesta palestina?

 

1. La paz resultará de un acuerdo mutuo y no de maniobras unilaterales ni de una imposición de la comunidad internacional. Así lo disponen las resoluciones 242 y 338 del Consejo de Seguridad de la ONU, el Acuerdo de Oslo, la Declaración de Camp David y la Hoja de Ruta, que comprometen a las partes a negociar una solución al conflicto y desaprueban las acciones unilaterales o de terceros. En ese mismo sentido, el Cuarteto – integrado por Estados Unidos, la Unión Europea, la ONU y Rusia-, apoya las negociaciones directas y rechaza el plan palestino de una declaratoria unilateral.

 

Sin embargo, los palestinos pretenden justificar su retiro de la mesa de negociaciones utilizando la presión internacional de la ONU. El propio Presidente de la Autoridad Palestina reconoció que una votación favorable a su propuesta “internacionalizaría” el conflicto. Esto reforzaría el abandono palestino de las negociaciones y los legitimaría para seguir buscando objetivos de manera unilateral en otros foros legales y políticos.

 

  1. 2.      La organización terrorista Hamás se niega a reconocer la existencia del Estado de Israel y, más bien, procura su destrucción con las armas. En abril pasado Hamás oficializó un acuerdo de unión nacional con el Fatah para formar parte de la Autoridad Palestina. Por lo tanto, un reconocimiento del “Estado de Palestina” significaría un apoyo implícito a una

 

1

 

entidad que ahora tiene un socio de carácter terrorista, en lugar de un “Estado amante de la paz”, como lo requiere el Reglamento de la ONU para la admisión de nuevos miembros.

 

  1. 3.      No es función de la ONU reconocer o crear nuevos Estados. Para adquirir la condición de Estado, el Derecho Internacional requiere el cumplimiento de ciertos requisitos. Sin embargo, no obstante el avance palestino en materia de organización política e institucional, la entidad Palestina no reúne aún esos criterios, pues no posee un territorio definido sino áreas dispersas y fragmentadas. Además, a pesar del acuerdo de unión nacional, la entidad Palestina no tiene un gobierno sino dos -Hamás dominando en Gaza y la Autoridad Palestina en Cisjordania-, con poderes restringidos, sin un control efectivo sobre su población y con limitada capacidad para relacionarse con otros Estados.

 

Es importante recordar que la ONU no “creó” el Estado de Israel. Con el Plan de Partición de 1947, la ONU recomendó dividir el Mandato Británico de Palestina en un estado árabe y otro judío. Luego de la terminación del Mandato Británico en 1948, David Ben Gurión declaró el establecimiento del Estado de Israel. Un año después, el Estado de Israel fue admitido como miembro permanente de la ONU siguiendo el procedimiento respectivo.

 

  1. 4.      La comunidad internacional debe apoyar el derecho de autodeterminación del pueblo palestino y procurar su bienestar. Sin embargo, una declaración unilateral del “Estado de Palestina” no resolverá esos temas fundamentales.

 

Con base en la Convención de Montevideo de 1933, ese reconocimiento sólo significaría aceptar su personalidad ante la comunidad internacional, pero no determinaría fronteras, no legitimaría un gobierno, no garantizaría beneficios para su población ni resolvería los demás temas del conflicto. Por lo tanto, una resolución “simbólica” de la ONU no produciría efectos prácticos y reales para los palestinos, sino que más bien podría profundizar el conflicto. Este inefectivo resultado podría generar gran frustración en los palestinos, incrementando su uso de la violencia o hasta una tercera intifada.

 

¿Por qué es incorrecto hablar de “territorios ocupados”?

 

Según el Plan de Partición aprobado por la ONU en 1947, Cisjordania y la Franja de Gaza serían parte de un estado árabe que se establecería junto al estado judío. Sin embargo, este plan fue rechazado por las naciones árabes, quienes, en su lugar, invadieron el Estado de Israel para destruirlo.

 

A raíz de esa guerra en 1948, Jordania tomó control de Cisjordania y Egipto tomó control de la Franja de Gaza, pero ninguno de ellos ejerció legalmente soberanía sobre esos territorios ni intentaron establecer un Estado Palestino en ellos. En la Guerra de los Seis Días en 1967, originada por las amenazas y ataques de los árabes, Israel se defendió y obtuvo control de Cisjordania y la Franja de Gaza, dejando claro que está dispuesto a intercambiar esos territorios por un acuerdo de paz.

 

Así, de conformidad con el Derecho Internacional, esas áreas no pueden considerarse “territorios ocupados”, pues Israel no los “ocupó” de otra nación soberana. Son más bien “territorios en disputa”, cuyo futuro debe ser negociado entre las partes según lo dispuso la propia ONU.

 

2

 

¿Por qué es improcedente el alegado “derecho al retorno” de los refugiados palestinos?

 

El problema de los refugiados fue el resultado de la guerra de 1948 iniciada por los países árabes en contra de Israel. Durante esa guerra, al menos 600.000 árabes de la Palestina Británica huyeron de sus hogares, la mayoría incitados por los líderes de los países árabes que les aseguraron un próximo retorno después de la esperada victoria árabe sobre Israel que nunca consiguieron.

 

El Derecho Internacional y las resoluciones de la ONU que tratan el tema, no contemplan el derecho de los árabes palestinos a “retornar” a Israel, sino una solución al problema de los refugiados causado por el ataque árabe contra Israel en 1948. La solución aceptada por la mayoría de la comunidad internacional es que esos refugiados árabes palestinos deben establecerse en el futuro Estado de Palestina y no en Israel, de la misma manera que 800.000 refugiados judíos tuvieron que huir de los países árabes en que vivían para establecerse en el Estado de Israel.

 

Es importante tomar en cuenta que la denominación de “palestinos” como pueblo o entidad que representa a los árabes de la Palestina Británica, no surgió con la creación del Estado de Israel en 1948, sino que se empezó a utilizar hasta 1964 con la creación de la OLP. Antes de eso no se hablaba de los “palestinos” como pueblo. Por esta razón, el Plan de Partición de la ONU de 1947 hizo referencia a un estado “judío” y a un estado “árabe” –no un estado “palestino”.

 

¿Por qué las llamadas “fronteras de 1967” son un mito?

 

Entre Israel, por un lado, y Cisjordania y la Franja de Gaza, por el otro lado, nunca han existido fronteras oficiales. Luego de la guerra de 1948, se acordaron líneas de armisticio y cese de hostilidades, que debían ser sustituidas posteriormente por fronteras negociadas entre las partes. Esas líneas de armisticio de 1949 son las que Israel superó en la Guerra de los Seis Días de 1967 al tomar control de Cisjordania y la Franja de Gaza.

 

Por lo tanto, las llamadas “fronteras de 1967” no son de 1967 ni tampoco son fronteras internacionalmente reconocidas. Lo que sí ha reconocido la comunidad internacional es que esas líneas de armisticio no constituyen fronteras seguras ni defendibles para Israel, tal y como lo exigen múltiples resoluciones de la ONU incluyendo la 242. Además, el Derecho Internacional ha establecido reiteradamente que la determinación de fronteras corresponde a los Estados fronterizos mediante un tratado internacional y no pueden ser impuestas por la comunidad internacional.

 

¿Cómo se puede finalizar de manera efectiva el conflicto?

 

El Consejo de Seguridad de la ONU dispuso que para resolver el conflicto es indispensable un acuerdo negociado entre ambas partes, reconociéndose mutuamente su derecho a existir bajo el principio de “dos Estados para dos pueblos” –uno para el pueblo judío y otro para el palestino-, con fronteras seguras, renunciando a la violencia y al terrorismo.

 

¿Qué implica que Hamás forme parte de la Autoridad Palestina?

 

Implica guerra contra Israel, en lugar de paz. Hamás es una organización extremista, islamista, terrorista y antisemita. Es el grupo militar que ha perpetrado más ataques terroristas en contra de

 

3

 

Israel. Su objetivo principal es el establecimiento de un estado palestino islamista en toda la tierra que hoy ocupan Israel y los territorios en disputa. Por eso, Hamás no apoya el reconocimiento unilateral propuesto, pues supondría renunciar a una parte de la alegada Palestina islámica.

 

Lo anterior explica porqué Hamás se niega a reconocer el derecho de Israel a existir, se niega a renunciar a la violencia y afirma que lo único que Israel y Hamás podrían negociar es la salida de los judíos israelíes de toda Palestina y el restablecimiento de Israel en otra parte.

 

¿Por qué el reconocimiento que hizo Costa Rica del “Estado de Palestina” en el 2008 no la obliga a votar a favor de la reciente propuesta palestina ante la ONU?

 

En el 2008 no existía un acuerdo de unión nacional entre Hamás y el Fatah para formar parte de la Autoridad Palestina, como sí existe actualmente. Por lo tanto, las circunstancias hoy en día son otras, dada la peligrosa tendencia terrorista de los actuales líderes palestinos. Costa Rica, más bien, debe aprovechar su fuerza moral para enviar el mensaje de que el terrorismo es inaceptable.

 

¿Cuáles son las dos posiciones que pueden asumir Costa Rica y los demás miembros de la ONU?

 

a)     Someterse a la mayoría automática de Estados islámicos, dictatoriales y no alineados miembros de la ONU (más de 100 de los 192 miembros actuales) –que votarán a favor del reconocimiento unilateral del “Estado de Palestina”-; o

 

b)     Adherirse a la minoría moral de los países con vocación pacifista y democrática, que rechazan la violencia y el terrorismo y prefieren una solución negociada de este y cualquier otro conflicto.

 

¿Qué postura debería tomar el gobierno de Costa Rica?

 

Costa Rica debe reafirmar valientemente, sin complejos ni temores, su liderazgo internacional en materia de paz, neutralidad y democracia. Es por eso que nuestro gobierno y su representación diplomática en la ONU, se deberían abstener en la votación del propuesto reconocimiento del

“Estado de Palestina” y su incorporación como miembro de la ONU.