Archivo del sitio

El empoderamiento islámico y la expansión del radicalismo en Occidente

dawah

Por: Lic. Brayan Acuña Obando (Analista Internacional)

En un artículo anterior llamado “El diálogo interreligioso, un arma de doble filo[1]”, se realizaba una diferencia básica entre ciertas perspectivas religiosas entre la sociedad judeocristiana y el Islam de posiciones fundamentalistas que con el paso del tiempo han sustituido a las comunidades moderadas y han tomado posiciones de radicalizar el discurso entre las nuevas olas de migrantes musulmanes que llegan a los países occidentales.

Estas agrupaciones han comenzado a empoderarse y a empujar con fuerza para hacerse un lugar, primeramente entre las comunidades islámicas ya establecidas, y posteriormente en nuevas comunidades a las que atraen musulmanes de nacimiento y personas convertidas al Islam.

Pero además de sus propias comunidades, el proselitismo que practican estas agrupaciones que ha tenido un crecimiento sin precedentes por diversos factores, pasando por ejemplo de tener 500 millones de musulmanes en el año 1973 a cerca de 1,5 mil millones de seguidores en el 2010[2], señalando además que al menos 6 millones de musulmanes estadounidenses a ese mismo año son convertidos a dicha religión.

Todo este proceso ha sido posible por medio del proceso de empoderamiento y posterior expansión de la religión islámica que va teniendo mayor auge por el poder de atracción que esta religión logra sobre las personas que desmotivadas por lo poco que ofrece el cristianismo para los occidentales y por la fuerte propaganda que se realiza para atraer nuevos adeptos a su fe, que no deja de ser sumamente apasionante cuando se estudian los dichos del Profeta Mahoma (Hadices) y las exégesis (tafsir) que los eruditos del Islam realizan.

Entonces vale la pena explicar que el empoderamiento consiste en un proceso de reducción de la vulnerabilidad y en el incremento de las propias capacidades de los sectores pobres y marginados, que conduce a promover entre ellos un desarrollo humano y sostenible[3].

En otras palabras, se trata de un momento en el cual se deja atrás cualquier condición de debilidad frente a la mayoría poblacional y se dan muestras de tener presencia y liderazgo considerable para ejercer sus propias formas de poder, por supuesto desde el grupo al cual pertenece y por medio de las normas sociales que imponen.

Pero de qué forma comienza este empoderamiento islámico y cómo se desarrolla para que podamos comprenderlo de manera más efectiva. Se debe entender algunos conceptos básicos por medio de los cuales se pueda estudiar mejor el camino de establecerse, crecer y obtener poder en los lugares donde se expanden o desarrollan.

El establecimiento de la Ummah (comunidad de los musulmanes organizada)

Cuando se quiere establecer una comunidad islámica fuerte, se opta primero por levantar una mezquita. En este lugar se hacen las prácticas básicas de cualquier comunidad islámica, la salat (el rezo), desde ahí se aprenden los conceptos básicos de la religión por medio de los líderes a través de la doctrina y escuela de pensamiento que estos tengan.

Con la mezquita establecida, se establecen mecanismos para atraer feligreses a esta nueva comunidad, primero con los existentes en los alrededores y posteriormente los que se encuentren en otras zonas que no se estén congregando, más los que logren atraer como nuevos convertidos.

Después de establecida la mezquita, se generan otras instituciones y agrupaciones que puedan ayudarles con un fin específico, el de realizar proselitismo o la denominada “Dawah”.

El proselitismo o invitación (Dawah), buscando los nuevos conversos.

El proselitismo en el islam es un aspecto importante, el islam junto con el cristianismo son religiones que consideran que sus pensamientos son la legítima revelación divina; no pretendo ingresar en el debate teológico si esto es o no de esa forma, pero es un hecho que para hacer que ocurra se debe llevar el mensaje a través de la enseñanza propiamente de los valores, la tradición y la religión o por medio de la acción social que atraiga gente hacia el mensaje.

Algunas formas en que el Islam realiza el proselitismo son las siguientes:

  1. Crean un centro de estudios del árabe y enseñan idioma, al mismo tiempo cultura y finalmente atraen a la religión.
  2. Algunos optan por crear academias de “belly dance”; aunque en términos de religión fundamentalista, esto no es visto con buenos ojos, así como otras prácticas consideradas fuera del buen comportamiento islámico, pero en una carrera como estas a veces se es un tanto flexibles.
  3. Por medio de las Kaffarat, el Zakat y las Fidya (limosnas y acción social): en cuanto a la primera y la tercera que son limosnas de expiación se pueden entregar a no musulmanes con la condición que se trate de personas en una situación de necesidad. El Zakat por su parte no se puede entregar a no musulmanes, salvo que al hacerlo esto atraiga a la persona hacia el Islam[4].
  4. La simulación (Al taqqiya / kitman): el proceso de la simulación ayuda a que musulmanes con amplios conocimientos sobre su religión puedan ingresar como personas indoctas o no fundamentalistas, de manera inocente a comunidades o grupos de no musulmanes que con buenas intenciones terminen decidiendo aprender sobre el Islam y terminar involucrados dentro de la Ummah.

Una vez que el proselitismo comienza a rendir frutos positivos en el crecimiento de la Ummah se procede con el siguiente paso que es fundamental para la expansión del pensamiento islámico en los lugares donde no son mayoría.

La Hégira[5], migración a favor del empoderamiento.

El paso más importante para el empoderamiento islámico de una comunidad es cuando se llama a otros musulmanes de otros países a migrar hacia la nueva ummah, con la finalidad de brindarle mayor peso político y presencia en todos los aspectos sociales que dicha comunidad requiere, este llamado a la Hégira lo realizan los líderes comunitarios, y desde diferentes países musulmanes y es atendida para lograr el objetivo de controlar mayores cantidades de poder en los territorios hacia los cuales migran.

El principio de la Hégira se complementa con las ideas expansionistas que los conceptos de la Casa del Islam (Dar Al Islam) y la Casa de la Guerra (Dar Al Harb) poseen, y donde la primera somete a la otra por medio de la persuasión, el proselitismo o en el último caso, la espada hacia las normas islámicas. Dar Al Harb además cumple con ser Dar Al Dawah o la Casa para hacer proselitismo. La intención es clara, pero será mayormente evidente cuando los líderes tienen posiciones fundamentalistas o peor aún, radicales.

De este modo, conforme crece la comunidad, requerirán mayor radio de acción y poder. Logran entonces tener presencia y hacerse sentir en la sociedad, sin modificar casi nada de sus costumbres, ni adoptando ideas del país donde se ubican posteriormente. A eso se debe sumar que tendrán hijos que ya pertenecen a la nueva sociedad pero crecen con sentimientos de no pertenencia a la misma, empujados por los conceptos de sus padres, y además por el germen de la islamofobia que contamina los conceptos que se tienen en general sobre los musulmanes occidentales. Aun por aquellos de larga data en el país.

Ejemplos de estos hay en diversos países occidentales, y se pueden mencionar algunos de estos para que se comprenda mejor lo que está ocurriendo.

  • Levantar minaretes: Estas torres desde las cuales los musulmanes llaman a sus feligreses al rezo con la voz de “Allahu Akbar[6]” por parte de los muecines. Estos minaretes son una forma de poder y simbolismo del Islam para decir “estamos aquí”. Esta forma de ver dichas construcciones algunos países lo han comprendido como una forma de islamizar su país por lo que han optado por prohibirlos o limitar su levantado, por ejemplo el referendo suizo del año 2009 prohibiéndolos[7].
  • En enero, miles de musulmanes se manifiestan en Londres contra caricaturas del Profeta Mahoma[8]. De la misma manera manifestaciones similares entre las comunidades musulmanas de Sidney, Barcelona, y otros lugares del mundo occidental. Los musulmanes hicieron sentir su enojo contra las afrentas hacia su religión y al mismo modo indicaron no quedarse de brazos cruzados ante los insultos a su religión, por lo tanto se lanzan a las calles y se hacen escuchar.
  • Grupos de musulmanes migrantes que se hacen parte de la Ummah en un país occidental no se asimilan ni mezclan con los conceptos legales del país donde se establecen, sino que tienen su propia versión de normas basados en la ley islámica; la sharia y realizan los castigos basados en estos principios que rigen a todos los musulmanes del mundo[9].
  • Al aplicar la ley islámica se llegan a cometer actos que para los occidentales son crímenes atroces, pero para ellos una forma de mantener los principios básicos de la religión. Ejemplo, Shafilea Ahmed de origen paquistaní residía en el Reino Unido con su familia y sus padres la mataron en un “asesinato por honor”, por haberse hecho “demasiado occidental” y deshonrar a la familia[10].
  • Muchos de los migrantes no aprenden el nuevo idioma, sino que conservan el árabe (o turco en algunos casos), crean especies de guetos en las comunidades islámicas donde desarrollan toda su vida, y poseen su propia forma de dirigirse, es una especie de Estado dentro de otro Estado.
  • Establecimiento de madrazas o escuelas árabes donde se les enseña los valores del islam y la cultura de su religión, esto como alternativa a muchas escuelas seculares donde la religión y su expresión pública es perseguida, ayuda además a no asimilarse.

Con el crecimiento que tienen estas comunidades, posteriormente no se les dificulta poder optar por otras formas de control y de participación en la sociedad donde puedan hacerse con más poder y presencia, por ejemplo el Partido Igualdad y Justicia en Francia presentó candidatos para las elecciones con candidatos propios en ciudades como Estrasburgo, Belfort, Besançon, Colmar, Montbéliard y Pontarlier. También el partido Unión de los demócratas musulmanes franceses (UDMF) presentaba sus propuestas que favorecieran a las comunidades musulmanas francesas, país que alberga cerca de 5 millones de musulmanes (un 7,5% de la población total de la nación gala[11]).

La posición de los moderados y los “viejos musulmanes”

Mucho de lo presentado anteriormente, está basado en conceptos expansionistas y radicales practicados por posiciones salafistas o wahabistas del Islam, se deja de lado las posiciones de los no fundamentalistas y los que no están dispuestos a practicar el radicalismo para llevar a cabo su labor espiritual de atraer nuevos adeptos al Islam.

Tampoco se están considerando los musulmanes de larga data en países occidentales, con los cuales no ha existido mayor problema, aunque su labor proselitista es una obligación ya que la invitación es un principio básico del Islam. Que existan moderados en estas posiciones no quiere decir que el objetivo no esté claramente marcado. Por supuesto que con el paso del tiempo, los moderados han tenido tendencia a la baja y quienes han logrado mayor empoderamiento dentro de las comunidades islámicas de occidente son los radicales y fundamentalistas.

En febrero de 2015 a través del diario El País de España, se denunciaba que un sermón pronunciado por el imam egipcio Abdel Meoz Al Eila en la mezquita Al Nur, conocida en Berlín como un centro donde se propagan ideas extremistas y frecuentada por salafistas, comienza a envenenar los equilibrios entre las autoridades alemanas y la comunidad musulmana[12].

En Occidente, principalmente en Europa, la preocupación por el crecimiento de estos grupos radicales se expresa constantemente. El islam moderado y de bajo perfil occidental, ha cedido ante las nuevas ummahs islámicas con un corte más radical, donde se ve además que las crisis en el Medio Oriente y el Norte de África que empuja inmigrantes hacia territorio europeo, se transforma en el caldo de cultivo de las agrupaciones radicales, muchas de las cuales van tomando más fuerza, voz y poder en comunidades que crecen a veloz trote.

Al perder voz los moderados, los radicales forman a placer a los musulmanes migrantes, que además no se sienten integrados en la nueva sociedad. Así como forman a los nuevos musulmanes con ideas fundamentalistas, que los llevan a convertirse en eventuales “guerreros santos” en países como Siria o Irak donde la violencia de clanes y sectas están a la orden del día.

Pero lo peor, al no haber un contra peso fuerte de los moderados, estos nuevos radicales son el bastión más importante en expandir por Occidente su versión radical del Islam por los demás territorios, hasta que Dar Al Harb se someta y se transforme finalmente en Dar Al Islam. Estamos a las puertas de una colonización de los radicales islámicos sobre el Occidente sin rumbo claro.

[1] Por Israel, El dialogo interreligioso un arma de doble filo, Israel (2015), recuperado el 3 de octubre de 2015 de http://porisrael.org/2015/06/22/el-dialogo-interreligioso-un-arma-de-doble-filo/

[2] Islam y Ciencia, “Islam, religión de más rápida expansión en el Mundo”, España (2010), recuperado el 3 de octubre de 2015 de http://www.islamyciencia.com/llegar-al-islam-por-la-logica/islam-religion-de-rapida-expansion.html

[3] Diccionario de Acción Humanitaria y Cooperación al Desarrollo (2005) “Empoderamiento”, España, Recuperado el 3 de octubre de 2015 de http://www.dicc.hegoa.ehu.es/listar/mostrar/86

[4] Islam Sunni, “Entregar la Zakât, la Kaffâra o la Fidya a no musulmanes”, España (2015), recuperado el 3 de octubre de 2015 de http://fiqh-maliki.blogspot.com/2010/09/entregar-la-zakat-la-kaffara-o-la-fidya.html

[5] Hégira se refiere también al momento histórico en que los musulmanes parten de la Meca hacia Al Yahtrib, la conquistan y le cambian el nombre por Medina y se considera el inicio de la Era Islámica, esto se dio en el año 622 de la Era cristiana.

[6] Allahu Akbar: Alá es grande.

[7] La Vanguardia, “Suiza prohíbe por mayoría la construcción de minaretes en sus mezquitas”, España (2009), recuperado el 3 de octubre de 2015 de http://www.lavanguardia.com/internacional/20091129/53833881080/suiza-prohibe-por-mayoria-la-construccion-de-minaretes-en-sus-mezquitas.html

[8] Libertad digital, “Miles de musulmanes se manifiestan en Londres contra las caricaturas de Mahoma”, España (2015), recuperado el 3 de octubre de 2015 de http://www.libertaddigital.com/internacional/europa/2015-02-08/miles-de-musulmanes-se-manifiestan-en-londres-contra-las-caricaturas-de-mahoma-1276540208/

[9] Minuto Digital, “Musulmanes crean zonas controladas por ley islámica Sharia en Gran Bretaña”, España (2011), recuperado el 3 de octubre de 2015 de http://www.minutodigital.com/2011/07/31/musulmanes-crean-zonas-controladas-por-ley-islamica-sharia-en-gran-bretana/

[10] ABC, “Cadena perpetua para un matrimonio que mató a su hija por ser demasiado occidental”, España (2012), recuperado el3 de octubre de 2015 de http://www.abc.es/20120803/internacional/abci-cadena-perpetua-crimen-honor-201208031707.html

[11] ABC, “Un partido musulmán se presentará a las elecciones departamentales de Francia”, España (2015), recuperado el 3 de octubre de 2015 de http://www.abc.es/internacional/20150309/abci-primer-partido-musulman-presenta-201503092110.html

[12] El país, “Prédica salafista en el corazón de Europa”, España (2015), recuperado el 3 de octubre de 2015 de http://internacional.elpais.com/internacional/2015/02/04/actualidad/1423077021_242004.html

Anuncios

Por una reforma islámica…

Outside Wall of Edirne, Eski Cami

Hombre reza frente a una pared en la que está escrito el nombre de Allah

En un interesante debate realizado en el programa Cuadriga de la DW alemana (http://goo.gl/ndX1Fn), se llega a un consenso que el comportamiento radical islámico no es un tema de todos los musulmanes; es decir no todos se comportan del mismo modo ni siquiera consideran como parte de su religión la violencia. Sin embargo, las divisiones sectarias y de escuela del Islam no permiten una crítica y juicio generalizado contra las actividades de agrupaciones como el Estado Islámico. Un detalle a considerar es, que no solamente el ISIS se comporta de este modo, en otras latitudes como Nigeria está Boko Haram, en Pakistán y Afganistán el Talibán, hay agrupaciones salafistas en el Norte de África, entre otros países con organizaciones de similares actividades.

Algunos analistas señalan el punto que el Islam se encuentra en el año 1436 de la Hégira (la migración, comienzo del calendario islámico), si se piensa en el comportamiento del cristianismo en el 1436 de esta era se podría hacer un paralelo de comportamiento. Por ejemplo en ese siglo se envía al teólogo y sacerdote Jan Hus, crítico del comportamiento del papado a la hoguera. Quien se cree fue uno de los precursores de las reformas protestantes un siglo después. También en ese siglo establece la “Santa Inquisición Española”, con la cual se quería mantener la ortodoxia religiosa católica en los territorios españoles y además combatir a los herejes judíos, musulmanes y marranos (judíos forzados a convertirse al cristianismo y que seguían practicando el judaísmo en secreto).

Del antecedente anterior se puede comprender un poco el avance religioso islámico, quienes hasta este momento no han tenido reformas filosóficas, ni siquiera han tenido un “Lutero” que cuestione las altas cúpulas del poder en las principales escuelas de estudio islámico. Yendo más allá, no hay ni siquiera una larga data de filósofos islámicos que influenciaran en el Islam lo suficiente, algo que quizás podríamos contrarrestar contra el más de un centenar de filósofos judíos (Maimónides, Martín Buber, Isaac Abravanel, Jacques Derrida, Baruch Spinoza, entre otros) y ni hablar de las escuelas de pensamiento cristiano dentro de la propia iglesia (Tomás de Aquino, Justino Mártir, Bernardino Telesio, entre otros).

Por lo tanto, es complejo el panorama para que haya cambios profundos en el Islam cuando hasta la exégesis del Corán no es permitida de otro modo que no sea el religioso, sino que se analiza de forma plana. Según los estudiosos de la exégesis (Tafsir) coránica, los métodos apropiados para explicar los versículos del Corán son los siguientes los cuales van de la mano con los conceptos religiosos.

Tafsir del Corán, por el Corán.

Tafsir del Corán por la Sunnah del Profeta. (http://goo.gl/hpNI0Y)

– Tafsir del Corán por los Compañeros; los que aprendieron del profeta (http://goo.gl/4j9eCw)

Tafsir del Corán por el idioma árabe.

Tafsir del Corán por la “opinión”, si no contradice las fuentes anteriores.

Otro elemento que se tiene que considerar es el étnico, si bien son países musulmanes, muchos sometidos en la conquista islámica, no es lo mismo un musulmán árabe que uno persa, un turco, o un africano, ya que si bien adoptan la nueva religión hay una referencia étnica que marca comportamientos, aunque con el paso del tiempo algunas posiciones extremas se han radicalizado en cuanto a la forma de vigilar el cumplimiento de los preceptos y la manera de castigar las afrentas a la religión. De ahí que países como Arabia Saudita condene a muerte a mujeres por conducir, o que en Irán se ejecuten personas por sus preferencias sexuales. Explicando el comportamiento más radical, está la oblación de clítoris (circuncisión femenina) que practican aquellos seguidores de la escuela sunita denominada Shāfi‘ī (http://goo.gl/WeSHHF) donde lo ven como un “deber religioso”.

Como el Islam carece en sí de una estructura jerárquica similar a la iglesia católica que cuenta con un líder supremo; el Papa, o los Patriarcas en el caso de los ortodoxos; cuesta que se llegue a un consenso de juicio en relación al comportamiento de los radicales islámicos, y aunque sean una minoría, no hay forma de detenerlos desde los juicios de valor del liderazgo musulmán en pleno, por lo que el resultado de ver las críticas de ciertos imanes o líderes religiosos contra estas situaciones, rayan en el ridículo al ver a los occidentales aplaudiendo como focas la posición de un grupo determinado de estos religiosos rasgando sus vestiduras contra el radicalismo que lleva a la práctica actos de terror contra poblaciones consideradas kafir (infieles) y donde muchas veces no solo incluye a los “paganos”, sino además que la emprenden contra los pueblos del libro (judíos, cristianos y zoroastristas) y contra otros musulmanes que no piensen como ellos.

De lo anterior se desprende pues el concepto de “Yihad“, que tradicionalmente se ha traducido como “Guerra Santa”, aunque la traducción correcta sería la de “Esfuerzo”. El de la lucha contra los propios deseos que lo sacan de la senda de la religión del profeta y además el esfuerzo de llevar la Dawah (Proselitismo) a todas las naciones que no son islámicas. Por lo tanto lo designan principalmente por los siguientes esquemas (http://goo.gl/LOmo7G):

  • El esfuerzo interno de un creyente para sobrevivir el resto de su vida en la fe islámica tanto como sea posible.
  • El esfuerzo para formar una buena sociedad musulmana.
  • La Guerra santa: como la lucha para defender y propagar el Islam, con la fuerza si es necesario (Dawah)

Comprender los puntos explicados con anterioridad, facilitan también; y quizás justifique en cierto modo; el comportamiento del Islamismo radical y las dificultades a lo interno del Islam para llegar a una resolución general que critique abiertamente las actividades terroristas que estos grupos ejecutan, así como las flagrantes violaciones a los derechos humanos. Claro está, que el concepto de Derechos Humanos, pensamos es universal, sin embargo es solamente un estándar de juicio meramente occidental.

El asunto no sería tan complejo para Occidente si este radicalismo se quedara solo en los países islámicos, ya que finalmente mientras se encuentren en sus fronteras, neutralizarlos será trabajo sencillo. Pero el problema se acentúa porque las escuelas de pensamiento radical ya están en países occidentales, hicieron su nido de acción ahí, se están nutriendo de musulmanes radicados en esas regiones, pero además extendiendo sus brazos en nuevos adeptos, teniendo posibilidades de importarlos hasta Oriente Medio para que continúen su guerra en esa zona o peor aún, abriendo la posibilidad de que la guerra se lleve dentro de territorio no islámico, sino kafir de Dar Al Dawah (Territorio para hacer proselitismo); como división de Dar Al Harb (La casa de la guerra).

No sería tan estresante la situación del oscurantismo islamista si estos no estuvieran contando con el equipo y armamento muchas veces provisto por un moderno y post moderno Occidente. Entonces se tienen guerras abiertas al estilo medieval con equipamiento futurista, una especie de “Guerra de los Mundos”, donde además en muchos casos no se comparte ni siquiera ideales humanistas, por lo que ya fue explicado que se está en medio de parámetros distintos de comportamiento y de juicio moral religioso; como por ejemplo las ejecuciones por honor que se dan en países occidentales de manera clandestina por clanes o familias islámicas establecidas en esos lugares contra hijos demasiado “occidentalizados”.

De lo anterior, las agrupaciones radicales islámicas en cierto modo le rinden un culto a la muerte, por lo que no es nada extraño ver grandes manifestaciones con los cuerpos de sus víctimas exhibidas como trofeos de guerra o de combatientes aclamados como mártires, imágenes que vemos constantemente en los medios de comunicación y que estos aprovechan sin duda para justificar su comportamiento e infundir temor de que sin importar si pierden la vida, su lucha continuará.

Lo explicado en las líneas anteriores es una pequeña reseña de lo que significa el Islam hoy, no reformado, medieval, en la completa oscuridad. Los precursores de las reformas protestantes no la pasaron bien, algunos pagaron con sus vidas oponerse al poderío de la cúpula papal de ese entonces, ni qué decir de los humanistas que propusieron una separación entre el poder estatal y el religioso.

Muy probable dentro del mundo islámico haya eventuales precursores de una reforma que le reste poder a los religiosos que empujan constantemente a sus feligreses a una lucha interminable por la defensa de los valores divinos y a favor de la vida privada de los individuos. Pero sin que llegue esa reforma, la guerra se mantiene vigente y las sociedades occidentales si no abren los ojos a tiempo serán arrastrados a retroceder a ese estado pre moderno en el que la religión controlaba absolutamente todos los comportamientos de la sociedad.

Enfatizar algo que fue dicho con anterioridad: los dioses no necesitan que peleemos sus guerras, ni que defendamos sus honores. Si son omniscientes, omnipresentes y omnipotentes, la tienen muy sencillo para castigar a quienes consideren cometen afrentas contra ellos, si no lo hacen, probablemente ni siquiera les interese lo que seres finitos como los humanos puedan expresar en su contra.

Dhimma, Hudna y el carácter judío de Israel

Sometimiento a los islamistasEn el análisis realizado por el Dr. Dan Schueftan en Israel (Los árabes de Israel:¿situación “contra natura”?), se han planteado las dificultades que confronta la estabilidad judía de su Estado ante la creciente demografía árabe dentro de su territorio, y a esto también se le puede agregar que las crecientes tensiones en Oriente Medio, ha llevado a potencias como Estados Unidos a armar Naciones que si bien se muestran como aliadas de Occidente, son hostiles en sus percepciones frente a Israel; algunos de estos son Arabia Saudita, Los Emiratos Árabes, y hasta el propio Egipto que ha recibido ayuda militar norteamericana en los últimos años que en la actualidad causa temor por la caída del régimen favorable a los intereses de Occidente y favorables a los movimientos islamistas de la región.

Para el Estado de Israel en sus bases internas la mayor dificultad está en las intenciones árabes de replantear la posibilidad de acabar con la naturaleza judía del país, dictaminado de tal modo por la Declaración Balfour y por el propio “Plan de Partición”; misma razón por la cual aún los “moderados” de Al Fatah dicen reconocer al Estado de Israel, pero se niegan a aceptar que el país es de naturaleza judía.

La Dhimma:

Lo anterior se puede explicar basado en el concepto de la Dhimma islámica en la cual judíos y cristianos (también los zoroastristas) como primeros receptores de la “revelación divina” pueden vivir bajo países controlados por regímenes islámicos administrados a través de la sharia musulmana, dentro del concepto de conquista islamista de la denominada “Casa de la Guerra” (Dar al-Harb) que debe ser sometida y convertida en “Casa del Islam” (Dar al-Islam).

Es por esto que la existencia de Israel como un Estado Judío, se convierte en un tema delicado para los musulmanes habitantes de esta Nación, cuya legislación se concentra en normas heredadas de Occidente y de las normas de la Torá. Para ellos (los árabes musulmanes “israelíes”) no puede existir un sometimiento a leyes ajenas a su religión, ni deben ser sujetos a la legalidad de los Dhimmis, los cuales a través de la historia, para poder ejercer con cierta libertad su religión han tenido que sujetarse a sistemas legales que los han dejado como ciudadanos de segunda o tercera categoría. Por este motivo, los musulmanes en Israel abogan por la derogación de los símbolos judíos de la bandera, el himno judío del Estado (Hatikva – La Esperanza- ) y el candelabro de 7 brazos del Escudo Nacional.

En las normas de la Dhimma islámica el acto de los no musulmanes debe estar sometido a lo que dicten los liderazgos musulmanes so pena de ser condenados por la desobediencia, o el otro camino que les queda es la conversión al Islam:

“…En su tratado clásico en los principios del gobierno islámico, el 11th-century Shafi’i erudito Al-Mawardi dividió las condiciones unidas’ dhimma’ del `’ encima del requisito para pagar tributo en obligatorio y deseable. Las condiciones obligatorias incluyeron prohibiciones en blasfemia contra el Islam, entrando en relaciones o la unión sexuales con una mujer musulmana, ganando prosélitos entre musulmanes, y asistiendo a los enemigos del Islam. Las condiciones deseables incluyeron un requisito para usar la ropa distintiva, una prohibición para exhibir visiblemente símbolos religiosos, vino, o cerdo, las campanas de iglesia de sonido, o en alta voz rogación, un requisito de enterrar cuerpos muertos discreto, y finalmente, una prohibición en caballos del montar a caballo o camellos, pero no burros…” (La Dhimma)

Lo anterior es solamente una lista de ejemplos de los actos discriminatorios contra los denominados Dhimmis, donde también se contemplaban aspectos de seguridad, como la prohibición de los Dhimmis de portar armas, o algo tan sencillo como poder construir hogares más altos que los de sus vecinos musulmanes.

Explicado el concepto de la Dhimma se puede entender desde un aspecto político – religioso, que salvo una modificación en la interpretación islámica de convivencia con los gobiernos de los “pueblos del libro” (judíos y cristianos), la no aceptación del judaísmo como norma en Israel permite determinar el riesgo alto para la vida de un líder árabe musulmán que acepte la naturaleza judía de Israel.

No lo aceptarán los liderazgos musulmanes israelíes, y mucho menos lo harán los gobiernos de los Estados que le rodean y cuya norma es el Islam, como por ejemplo el grupo islamista Hamas, que desea instaurar un gobierno musulmán una vez que sean expulsados los israelíes del territorio. Lo mismo que Egipto y Jordania, que si bien firmaron la paz con Israel, hasta la fecha no aceptan ese Estado como Judío.

Por lo tanto los gobiernos israelíes deben tener presente que lo más cercano a la paz que pueden obtener de estos grupos islamistas es la denominada tregua (hudna) que solamente durará mientras Israel sea más poderosa que sus adversarios.

La Hudna

El concepto tregua aplicado por los islamistas es muchas veces confundido con la paz, sin embargo esto está lejos de la verdad. En el año 630 de la Era Actual, el profeta Mahoma luego de haber firmado una tregua de paz con el pueblo de Qureish, rompió dicho pacto y los invadió con 10.000 hombres para hacerse con el control de la Meca; esto ocurrió dos años después de haber firmado el acuerdo.

Al existir la idea de dos casas según los musulmanes; Dar al-Islam y Dar al-Harb; la paz solamente puede ser establecida con Dar al-Islam, ya que la otra debe ser sometida, y si esta es más poderosa que los ejércitos musulmanes, se mantiene una tregua con la misma para evitar que el dominio de los “paganos” o de los “no musulmanes” se expanda por los territorios islámicos. Por lo tanto hasta ese preciso momento aparentarán los islamistas estar en armonía con los no musulmanes, esperando poder someterlos cuando el poder político, económico o militar se los permita.

Ejemplos de lo anterior se puede ver la crisis del petróleo de 1973 donde los países de OPEP, en su mayoría musulmanes castigarían a los Estados que apoyaron a Israel en la guerra de “Yom Kippur” (Del Ramadán). O el espaldarazo militar que los turcos comienzan a darle a Occidente en la actualidad para tomar posiciones de poder dentro del mundo islámico y de peso en Oriente Medio; a pesar de sus muy conocidas intenciones de ingresar a la UE.

Por lo tanto y basado en lo anterior, es que resulta irónico y peligroso que países o grupos musulmanes que son patrocinados por Occidente para enfrentar a sus enemigos de turno (la URSS, Irán, Siria, etc.) se transforman posteriormente en enemigos para el propio Occidente.

El islamista fallecido, Osama Bin Laden fue entrenado por las fuerzas de inteligencia estadounidenses para enfrentarse a la amenaza soviética en Afganistán, pero años después esa misma inteligencia fue dirigida contra Estados Unidos en el peor atentado terrorista perpetrado dentro del propio territorio norteamericano en el año 2001. Sadam Hussein pasó de ser un fuerte aliado contra el régimen de los Ayatolas en los 80’s a un feroz enemigo que debió ser sacado del poder; en una acción militar que estaremos pagando próximamente.

Estados Unidos para intentar mantener el control del poder en Oriente Medio se ha encargado de armar Estados que son hostiles a posiciones israelíes en la región pero que por las inversiones estadounidenses en sus territorios, se hacen de la “vista gorda” y aceptan la ayuda.

En Egipto por ejemplo durante el gobierno de George Bush Jr. cerca de 20 mil millones de dólares fueron invertidos para que la tierra de los faraones mejorarán sus sistemas de defensa, y esto preocupaba a Israel, y mucho más preocupa en la actualidad por la inestabilidad islamista que sufre el país una vez caído el régimen de Mubarak, y donde solamente las fuerzas de seguridad son el último obstáculo para poder inestabilizar las relaciones entre Israel y Egipto.

Con Arabia Saudita, Estados Unidos ha realizado la venta de armas más grande de su historia con 60 mil millones de dólares, para intentar contener el poderío iraní en la región, una vez más la preocupación en Israel se hace latente, porque las relaciones entre ambos estados son tensas y de desaparecer la amenaza persa, se abre el abánico de oportunidades para que los sauditas se transformen en el nuevo enemigo israelí.

Ante dicho panorama, la estabilidad de la hudna en la región de algunos países árabes hacia Israel, parece tambalearse, y el crecimiento de la carrera armamentista en general de los países árabes de la región, más grupos de milicianos como Hamas, Hezbollah, Yihad Islámica, Al Qaeda, entre otros, hace apostar que el próximo enemigo que intentarán destruir será el propio Israel, por la cantidad de armamento que Occidente les ha otorgado, en un nuevo capítulo de violencia similar a las guerras de exterminio que confrontó Israel en 1948, 1967 y 1973.

A través de la Dhimma y de la Hudna es que nos debe quedar una idea más profunda de por qué entre árabes e israelíes no puede haber una paz concreta, y también entender que si por la lucha armada los árabes no han logrado desaparecer a Israel, por la vía demográfica lo intentarán muchas veces, para lo cual la causa palestina les es útil, porque al generar ese Estado binacional, desprenderán el arraigo judío de Israel a tal punto que puedan lograr tener un Estado musulmán árabe llamado Palestina y otro Estado musulmán árabe llamado Israel.

No es ser pesimista, sino acorde a la realidad de una ideología que todavía aguarda generar conquistas geopolíticas y metafísicas basándose en las ideas religiosas de sus dogmas oscurantistas y medievales.