Archivo del sitio

Haec perfidis Iudaeis

Ecce Homo by Antonio Ciseri c. 1880

Resumen:

Durante siglos, la idea de que los judíos son un pueblo maldito o despreciado por Dios, ha dado pie a que se generen doctrinas religiosas y políticas que busquen su destrucción, aislamiento o exilio. Con el paso del tiempo la idea contra el pueblo hebreo se institucionalizó en dogmas eclesiásticos y prácticas de diferentes matices que darían con persecuciones y asesinato de individuos y comunidades hebreas en diferentes partes del mundo, principalmente del mundo cristiano.

Conforme la sociedad fue dejando atrás el oscurantismo de la época dominada por los religiosos y pudieron tener acceso por sí mismos al conocimiento de las interpretaciones bíblicas, pero algunos elementos de odio contra los judíos se transmitió de forma heredada, y la desconfianza pasaba del plano religioso, a temas sociales, políticos y económicos. Muchos de los cuales se convirtieron en libelos de generaciones, que se convirtieron en textos de conspiración hebrea y que motivaron políticas contra los judíos en diferentes lugares.

En la actualidad, los libelos y doctrinas evolucionadas del concepto de pueblo rechazado, se ha trasladado a las acciones políticas ejercidas por el Estado de Israel, y cualquier circunstancia que ocurra en esa zona despertará de nuevo los conceptos antiguos de odio judío, retransmitidos con otras caras en un desprecio hacia políticas contra los israelíes.

Palabras clave: Antisemitismo, Judeofobia, Libelos de sangre, Perfidia, Misal, Semana Santa.

Ahora que estamos cerca de la “Semana Santa” cristiana, se me ha venido a la mente un rezo de la misa tridentina o misa de San Pío V (1504 – 1572), utilizado hasta el Concilio Vaticano II (1959) sobre el oficio vespertino de “viernes santo” que expresaba lo siguiente según una traducción libre del latín:

Oremos también por los pérfidos judíos para que Dios quite el velo de sus corazones, a fin de que reconozcan con nosotros a Jesucristo Nuestro Señor.

Oremos. Nos ponemos de rodillas. De pie.

Omnipotente y sempiterno Dios, que no excluyes de Tu Misericordia ni aún a los pérfidos judíos: oye los ruegos que te dirigimos por la ceguedad de aquel pueblo, para que reconociendo la luz de Tu verdad, que es Jesucristo, salgan de sus tinieblas. Por el mismo Dios y Señor Nuestro…”

Este rezo se descontinuó gracias a la gestión del papa lombardo Pablo VI (1897 – 1978), quien realizó un nuevo misal y modificó el texto acorde al comienzo de un dialogo interreligioso que inició Juan XXIII en el cual se dejaba atrás siglos de persecución contra los judíos los cuales habrían sido acusados de ser un pueblo deicida, en su nuevo texto cambia radicalmente el enfoque y da un discurso más amistoso entre ambas doctrinas religiosas.

…Oremos por el pueblo judío, el primero a quien Dios habló desde antiguo por los profetas. Para que el Señor acreciente en ellos el amor de su nombre y la fidelidad a la alianza (que selló con sus padres).

Oremos. Nos ponemos de rodillas. De pie.

Dios todopoderoso y eterno, que confiaste tus promesas a Abraham y su descendencia, escucha con piedad las súplicas de tu Iglesia, para que el pueblo de la primera alianza (de la primera adquisición) llegue a conseguir en plenitud la redención (merezca llegar a la plenitud de la redención). Por nuestro Señor. Amén…”

Finalmente la última variable de este texto fue la realizada por el Papa Benedicto XVI (1928), denominado Misal “Neo – tridentino”, que si bien no menciona argumentos de perfidia y de rechazo divino a los judíos retoma el carácter proselitista y de deseos de conversión de los judíos al cristianismo, el texto reza lo siguiente:

“…Oremos también por los judíos Para que nuestro Dios y Señor ilumine sus corazones, para que reconozcan a Jesucristo salvador de todos los hombres.

Oremos. Nos ponemos de rodillas. De pie.

Dios omnipotente y eterno, que quieres que todos los hombres se salven y alcancen el conocimiento de la verdad que procede de Ti, concede por tu bondad que la plenitud de los pueblos entre en tu Iglesia y todo Israel sea salvado. Por Cristo nuestro Señor, Amén…”

Las referencias anteriores a los misales tridentinos, de Pablo VI y neo tridentino, muestran el alcance de las posiciones referentes al judaísmo que durante siglos les achacaron el haber sido los responsables del asesinato de “Dios”, principalmente institucionalizado después del año 313 de esta era, cuando el cristianismo se convirtió en la religión oficial del Imperio romano, y teologías como la del deicidio y del reemplazo comenzaron a tomar fuerza siendo extendidas por los clérigos quienes además de poder religioso, ejercían fuerte influencia política, siendo personas letradas manipulaban con sus textos a la población plana quienes eran personas indoctas, iletradas y manipuladas por el poder y corrupción de líderes eclesiásticos.

Estos conceptos se mantuvieron vigentes a través del tiempo, Martín Lutero (1483 – 1546), a pesar de romper con ciertas doctrinas de la iglesia romana, mantuvo posturas de anti judaísmo evidentes, así lo declaraba en su libro “Sobre los judíos y sus mentiras” (1543)

…Los judíos son pequeños diablos condenados al infierno tal vez los cristianos delicados y blandos de corazón creerán que soy demasiado drástico y riguroso contra los pobres, afligidos judíos, y crean que los ridiculizo y los trato con mucho sarcasmo. Por mis palabras, soy demasiado débil para ser capaz de ridiculizar tan satánicos engendros…”

Los libelos de sangre

Basados en el odio dogmático contra el judaísmo que es muy histórico, se desarrollaron una serie de libelos en su contra con los cuales se justificaron persecuciones, agresiones, asesinatos y demás. Se razonaba que si los judíos habían sido capaces de asesinar a la propia esencia de lo divino, no tendrían reparos en hacerlo contra otros grupos, en especial si existía alguna motivación ritual en este tipo de acto.

Por ejemplo el I Siglo, Apión de Grecia acusaba a los judíos de asesinatos rituales en el templo de Jerusalén para insultar a la “estirpe griega”, algo refutado por Flavio Josefo en una de sus obras.

En varios sectores de Europa desde la Edad Media y hacia adelante, los libelos de sangre estuvieron vigentes y las acusaciones ante cualquier muerte o desaparición de personas principalmente niños los ojos giraban en torno a pueblos o colectivos judíos. La principal acusación contra las comunidades hebreas por las cuales realizaban estos asesinatos rituales, era la necesidad de utilizar sangre de inocente con el cual prepararían el pan ázimo (matza) para la pascua.

Las historias tienen un mismo patrón de comportamiento por parte de los perseguidores de los judíos y destacan historias “mágicas” que ocurrían cuando encontraban el cadáver del asesinado. Casos como Dominguito de Val (Zaragoza, 1250), Hugh de Lincoln (Lincoln Inglaterra, 1255), El Santo Niño de la Guardia (Toledo, 1491), entre otros de ese mismo período y llegando hasta las propias entrañas del siglo XX como el Pogrom de Kielce (1946) iniciado por una acusación de libelo.

Con el transcurrir de los años la doctrina del “deicidio”, del rechazo de Dios para con el pueblo de Israel y de libelos, se han enviado en cierto modo al congelador, lo que no quiere decir que no tengan otras características o ramificaciones de corte político ajustadas a un tema de dominio de masas o de destrucción de otros grupos o religiones.

El judío no como individuo sino como “Unidad”

Cuando se hace referencia a que el deicidio y la teología de la sustitución ha mermado en su apoyo generalizado como doctrina, esto no quiere decir que los prejuicios que originaron estos pensamientos, no sigan siendo aspectos vigentes para quienes necesitan del judío como un elemento de acusación.

En algunos países por ejemplo, cuando las empresas son dirigidas por judíos y ocurre alguna anomalía, el público hará énfasis en la judeidad del o los individuos. Por ejemplo, en Costa Rica el 15 de marzo la Policía de Control Fiscal (PCF) allanó la agencia VETRASA quienes son los representantes de algunas marcas de vehículos extranjeros en el país.

Cuando la noticia comenzó a circular en redes sociales, algunos de los comentarios que surgieron fue decir que “todos los judíos son estafadores” o que de seguro “todos tienen negocios oscuros”.

Situación similar cuando la empresa Yanber, cuyo propietario es el señor Samuel Yankelewitz, decidió por un asunto de costos movilizar parte de su operación hacia Nicaragua, algunos argumentaban que se trata de ese espíritu de usura y de no querer perder su capital lo que impulsó a esta gente dejar sin trabajo a ciudadanos costarricenses.

Fuera de las fronteras costarricenses, en casos de corrupción en Estados Unidos contra rabinos, los comentarios generalizados atacan a todos los judíos de tener dicho comportamiento, es un elemento heredado de los libelos de la Edad Media y transmitidos por el odio de carácter religioso contra dicha agrupación. Sentimiento que alimentó otras desconfianzas en cuanto al manejo de las finanzas, el comercio y otras actividades que no les fueron vetadas a los judíos durante esa época. Finalmente si los judíos se atrevieron a asesinar a Dios, qué otras cosas no serían capaces de hacer contra los simples mortales.

El judío pues en estas acusaciones no es visto con el nombre de quien cometió el delito, error u omisión, sino que la etiqueta de “judío” involucra a la masa completa de miembros de dicho pueblo, el error de uno recae sobre los hombros de los demás en una interpretación radical del texto atribuido a Mateo Leví; Evangelio de Mateo (Año 90 Era Actual) en su capítulo 27, verso 25, donde la carga de la muerte de Jesús, condenado por un auto expiado procurador Poncio Pilatos (lavado de manos), sería sobre los judíos (contemporáneos de Jesús) y sus hijos (descendientes de los judíos).

La acusación contra el otro, en muchas sociedades se da, pasa con los extranjeros en las expresiones xenofóbicas, o en la desconfianza que despiertan ciertos grupos en concreto dentro de un país. Pero el caso de los judíos es particularmente antiguo y obedece a un prejuicio de carácter religioso con una acusación sencillamente grave la cual para poder ser aplacada deberían pasar el doble del tiempo que fue popular entre los grupos sociales practicantes del cristianismo.

Algunas tradiciones y creencias antisemitas de Semana Santa

La semana santa cristiana, que en ocasiones coincide con el Pesaj hebreo, tiene tradiciones de siglos en algunos lugares, cargadas de altos matices de judeofobia o un trasfondo histórico de persecución y odio contra los judíos.

Algunas imágenes antiguas del “santo Vía crucis” tiene representaciones de soldados con fuertes aires semíticos (nariz aguileña, ojos saltones), enfocando la culpabilidad de la muerte de Jesús obviamente en el pueblo judío, restando cualquier responsabilidad en los ocupantes romanos que dirigían las vidas de los judíos a su gusto y paciencia.

La quema de Judas de sábado santo por la noche, tiene características antisemitas por sí misma. Comenzando por el propio nombre del personaje “Judas” cuya traducción proviene del hebreo “Judá” que además es la referencia más cercana a los “judíos”, usando por supuesto el texto de la traición de este personaje y su posterior autodestrucción, a una carga sobre todos los miembros de Judá que no aceptaron su mensaje.

De lo anterior, la gran diferencia entre el Judá de Keriot (Judas el Iscariote) y Judá el Valiente (Judas Tadeo) demuestra los dos tipos de judíos de la época, los que rechazaron a Jesús (el Iscariote) y los que lo aceptaron a pesar de todo (el Tadeo). La destrucción del primero (representado en su quema la noche anterior a la celebración del “Resucitado”) es motivada por todos los que como el segundo aceptaron el mensaje redentor de Jesús de Nazaret (Yeshu Ha Notzri) recopilado en los textos neotestamentarios que se terminaron de establecer tres siglos después más o menos de su desaparición física.

En España, en León, existe una tradición de ir a “matar judíos” en la Semana Santa, que se trata de una tradición de beber vino con limonada, una actividad que no tiene que ver en la actualidad con la acción propiamente de ir a asesinar miembros de las colectividades judías, pero que supuestamente tiene su origen en un enfrentamiento de Suero y Pedro de Quiñones en 1449 contra las poblaciones judías de la zona, quienes eran protegidos del Rey Juan II de Castilla. Ingresaron y saquearon la aljama, de donde puede venir el origen de dicha “celebración”, donde de todas maneras en esa época los judíos eran culpados como chivos expiatorios de cualquier guerra, peste, hambruna o mal de las regiones.

Los hondureños, en la región del “Carreto”, se acostumbra en Semana Santa realizar la “Fiesta de los Judíos”, donde todo el pueblo se exalta al grito de: “¡Allí vienen los judíos!”, refiriéndose a hombres disfrazados con ropas viejas, palos, máscaras típicas que van por las casas pidiendo dinero y asustando a los transeúntes que esté cerca.

La aparición del “Judío errante” en algunas procesiones de “viernes santo” en México o en Colombia, destacan, junto con el Cirineo en dos personajes del folclore que no han desaparecido del inconsciente colectivo de ciertas poblaciones. La historia del personaje errante fue que le negó un poco de agua a Jesús en su camino al calvario por lo que Dios lo condenó a errar hasta su retorno (muy ligado al tema de la diáspora hebrea).

Y como estas hay otras tradiciones que tienen un corte antisemita de la época, aunque se realicen de forma “inocente” y sin las intenciones iniciales, lo cierto es que esa transmisión cultural provoca un efecto en el psique popular, y marca prejuicios, hasta para aquellos que nunca han visto a un judío más allá que los de las imágenes de la iglesia o los de las películas en semana santa.

El libelo antisemita en el Islam

La Sura “Las Mujeres” (An – Nisaa) 4:154 – 158:

…Levantamos la montaña por encima de ellos en señal de pacto con ellos y les dijimos: “¡Prosternaos al entrar por la puerta!” Y les dijimos: “¡No violéis el sábado!” Y concertamos con ellos un pacto solemne… por haber violado su pacto, por no haber creído en los signos de Alá, por haber matado a los profetas sin justificación y por haber dicho: “Nuestros corazones están incircuncisos”. ¡No! Alá los ha sellado por su incredulidad, de modo que tienen fe, pero poca…por su incredulidad por haber proferido contra María una enorme calumnia, y por haber dicho: “Hemos dado muerte al Ungido, Jesús, hijo de María, el enviado de Alá”, siendo así que no le mataron ni le crucificaron, sino que les pareció así. Los que discrepan acerca de él, dudan. No tienen conocimiento de él, no siguen más que conjeturas. Pero, ciertamente no le mataron, sino que Alá lo elevó a Sí. Alá es poderoso, sabio…”

En las crónicas de algunas Suras coránicas, principalmente de Medina, Dios rechaza a los judíos por su desobediencia y rompe su pacto con ellos, por lo tanto la nueva revelación divina en el profeta Mahoma viene a solventar este vacío de un pueblo fiel y a sustituirlo por uno que se mantiene firme en la fe.

Sura La Familia de Imran (Al – Imran) 3:112

…Han sido humillados dondequiera que se ha dado con ellos, excepto los protegidos por un pacto con Alá o por un pacto con los hombres. Han incurrido en la ira de Alá y les ha señalado la miseria. Por no haber creído en los signos de Alá y por haber matado a los profetas sin justificación. Por haber desobedecido y violado la ley…”

Basado también en estos textos, las poblaciones judías fueron convertidas en ciudadanos dhimmis de los lugares administrados por musulmanes, donde se les exigía por la norma islámica (sharia) ciertos comportamientos que no contradijeran lo que el Corán había dispuesto para los judíos buenos, recordando que quienes hayan obrado correctamente tendrían su recompensa en el mundo venidero (Sura 2:62).

Con el paso de los años, el antisemitismo y los libelos occidentales contagiaron en cierto modo a las comunidades islámicas. Por ejemplo, el libro de los Protocolos de los Sabios de Sión se han traducido al árabe, farsi y al turco, lenguajes de las más importantes comunidades musulmanas del mundo.

En 1840, en Damasco un padre llamado Tomás y su sirviente fueron asesinados, y se acusó a miembros de la comunidad judía después de torturarlos para hacerlos confesar. También en Siria en el año 1983, Mustafá Tlass escribe un libro basado en la historia del padre Tomás y de los Protocolos y lo llamó “La Matza de Sión”.

Para el 2008 el maestro de la mezquita de Al Aqsa (Jerusalén) utilizaba el viejo libelo de que los judíos buscaban destruir las mezquitas de la explanada, muy difundido por el Mufti Hajj Amin Al-Husseini (1897 – 1974) para exacerbar los ánimos de los árabes contra los judíos en la época de las revueltas árabes de 1929.

Tres años antes de este hecho, el Dr. Hasan Hanizadeh de Irán argumentaba que en 1883, unos 150 niños franceses fueron asesinados en los suburbios de París, justo antes de la festividad de Pesaj.

Los pérfidos sionistas

Otros libelos esparcidos entre el mundo islámico mezclan sus situaciones internas con textos de los Protocolos de Serguei Nilus (1862 – 1929). Por ejemplo las referencias sobre los judíos involucrados en la Revolución Francesa de la carta fundacional del Hamas o el robo de órganos de palestinos por parte de Israel para negocios, o de la sangre de niños palestinos o cristianos para hacer matza.

Cualquier acción perpetrada por Israel contra los palestinos o de acciones militares en contra de agrupaciones como Hamas, Hezbollah, entre otros, son asociados en alguna forma a los libelos de sangre. Riad Mansur, embajador de la Autoridad Nacional Palestina ante las Naciones Unidas, acusaba en noviembre de 2015 que los israelíes robaban los órganos de cadáveres palestinos que morían en sus enfrentamientos contra soldados hebreos, una repetición exacta de cualquier historia antisemita tomada de los libros judeofóbicos de siglos anteriores.

Para atizar el fuego de este libelo, en los años 2013 – 2014 se había desmantelado redes de tráficos de órganos con médicos y clientes israelíes de por medio, lo que impulsaría el prejuicio como si se tratara de algo generalizado de todos los israelíes.

La propaganda pro palestina además, en las últimas tres décadas al menos, han hecho una mención sobre la figura de Jesús como un miembro honorario de la comunidad palestina, el cual de haber nacido en esta época sufriría la persecución y flagelo de la ocupación sionista, y si pudieron intentar asesinarlo en el tiempo que estuvo sobre la tierra con mucha más razón ahora contemplando el poderío militar de los israelíes. Para los propagandistas, los sanguinarios y pérfidos sionistas habrían acabado con él, su familia y su hogar.

Anuncios

El diálogo interreligioso, un arma de doble filo

crislam

Por: Lic. Bryan Acuña (Analista Internacional)

El interés que tiene en la actualidad el cristianismo por promover el diálogo con otras corrientes religiosas del mundo, es una muestra del avance significativo que ha tenido la tolerancia religiosa en el convulso occidente, que siglos pasados imponían su versión de la fe a precio de espada.

Es positivo que ahora el liderazgo principal de la iglesia católica romana y de las corrientes evangélicas más prominentes del mundo hagan afirmaciones en las cuales piden perdón por actos contra otras religiones, o que confirmen que en algún momento su accionar no fue positivo, sino todo lo contrario a la predica del amor que sobre la enseñanza de Jesús quedó plasmada en los textos neo testamentarios.

La declaración “Nostra Aetate” (En nuestro tiempo) promulgada por el Concilio Vaticano II (1965) donde se dejó de lado a siglos de persecución contra los judíos en una maniquea acusación de haber asesinado a “Dios”, además de proclamar lo positivo que hay dentro de cada religión, se puede considerar un éxito en las relaciones entre el cristianismo y el resto del mundo. Así como se puede considerar este éxito en la renuncia a las teologías de la sustitución que durante mucho tiempo promulgaron algunas corrientes cristianas.

Todo lo mostrado anteriormente es positivo. Se ha visto a líderes importantes de la iglesia, compartiendo espacios de rezo con miembros de las comunidades judías e islámicas del mundo, compartiendo la creencia en un Único Creador del Universo. El dialogo entre religiones da muestras de hacer del mundo un lugar menos convulso en las guerras religiosas, sin embargo no todo es un “camino de algodón”.

Al querer ser tan abiertos al diálogo entre religiones ha expuesto un peligro sin precedentes en la historia de nuestro ideal judeocristiano. Algunos líderes religiosos han planteado la posibilidad de crear un nuevo dogma de fe con el cual se asimilen las tres religiones que comparten el monoteísmo, por lo que ha aparecido el movimiento del “Judeocrislam” (más conocido como “Crislam”) en el cual se toman los principios básicos del Corán y la Biblia para generar un solo movimiento, según sus defensores, ambos libros comparten enseñanzas éticas y morales comunes.

Sin embargo nuestras enseñanzas distan un poco del comportamiento poco progresivo que emplean los musulmanes, por lo que no podríamos decir que compartimos algunos ideales y comportamientos. Por ejemplo en las relaciones con las mujeres:

Sura 4 (Las mujeres) aleya 34: “…Los hombres están a cargo de las mujeres debido a la preferencia que Allah ha tenido con ellos, y deben mantenerlas con sus bienes. Las mujeres piadosas obedecen a Allah y a sus maridos, y cuidan en ausencia de ellos [su honor y sus bienes] encomendándose a Allah. A aquellas de quienes temáis que se rebelen, exhortadlas y dejadlas solas en sus lechos [sin cohabitar], o recurrid a otra medida para que recapaciten; si os obedecen no las maltratéis. Allah es Sublime, Grande…” (Nure Islam)

Aunque se pretenda creer que se comparte creencias con los musulmanes, en la idea de una única divinidad, su forma de ver a los no musulmanes no es cordial, se está delante de una religión proselitista cuyo ejercicio del proselitismo en la actualidad se comenta por las formas poco pacificas que realizan sus actos. Los cristianos de MENA (Medio Oriente y el Norte de África) pueden ser los mejores testigos de este hecho, así como los jóvenes que son atraídos en el corazón de Europa por clérigos musulmanes a abandonar su cristianismo por una religión más exótica y verdadera, muchos de los cuales son llevados a versiones extremistas del islam profesado por líderes religiosos de corte salafista o wahabista.

Sura 2: La Vaca: “…191. Matadles donde deis con ellos, y expulsadles de donde os hayan expulsado. Tentar es más grave que matar. No combatáis contra ellos junto a la Mezquita Sagrada, a no ser que os ataquen allí. Así que, si combaten contra vosotros, matadles: ésa es la retribución de los infieles. Pero, si cesan, Alá es indulgente, misericordioso. Combatid contra ellos hasta que dejen de induciros a apostatar y se rinda culto a Alá. Si cesan, no haya más hostilidades que contra los impíos…” (Coran Org.)

Sura 5: La Mesa Servida: “…51. ¡Creyentes! ¡No toméis como amigos a los judíos y a los cristianos! Son amigos unos de otros. Quien de vosotros trabe amistad con ellos, se hace uno de ellos. Alá no guía al pueblo impío…” (Coran Org.)

¿Son estos ideales los que compartimos con los musulmanes bajo los cuales podemos asimilarnos a una religión universal “monoteísta” (monolátrica según mi perspectiva) dentro de la cual compartamos y adoremos en nombre del Eterno o en el nombre de Alá, como si estuviéramos delante de lo mismo? ¿Será que el acto de besar un Corán por parte del Papa Francisco que nos estemos poniendo de rodillas ante un sistema que es ajeno a la palabra de la biblia, solamente para no ofender a los musulmanes? ¿Será que haciendo rezos u oraciones comunitarias en las cuales estén judíos, cristianos y musulmanes bajo un mismo estandarte que se logrará alcanzar la redención y la Era Mesiánica anhelada por la sociedad judeocristiana?

A todas estas interrogantes la respuesta es un claro NO. El diálogo interreligioso debería seguir el patrón sencillo de “cada uno en su casa y Dios en la de todos”, no es haciendo sincretismo religioso, no es cambiando los valores de la biblia por adoptar enseñanzas ajenas a nuestro pensamiento milenario que alcanzaremos resultados positivos para nuestra labor de dar a conocer al Único y Santo Dios de la Creación, el sincretismo conlleva a la asimilación y la asimilación a la destrucción del esquema social como lo conocemos.

Desgraciadamente en este sincretismo, el resultado más claro es que un grupo más fuerte terminará por absorber al que tiene menor fuerza, y en la actualidad el crecimiento de las comunidades islámicas va a una velocidad que debe llamarnos a la reflexión, el proceso de empoderamiento que están teniendo es tal que si seguimos cediendo terreno dentro de poco habrá un cambio en el paradigma social – religioso al que estamos acostumbrados.

En el próximo artículo ampliaré el tema del empoderamiento y del sometimiento bajo el poder de este movimiento que crece cada día más.

ISIL y sus políticas genocidas

Foto: CNN Español.

Foto: CNN Español.

Por: Bryan Acuña Obando (Analista Internacional)

La situación caótica con el expansionismo del Estado Islámico en Iraq y el Levante (ISIL, conocido por sus siglas en inglés como ISIS) comienza a poner los pelos de punta a todos los grupos perseguidos por la doctrina religiosa fundamentalista y terrorista. Surgió como una forma de resistencia contra la invasión occidental contra Iraq en el año 2003 y es una agrupación próxima al ahora debilitado Al Qaeda. Su objetivo primordial es la expulsión de los infieles de las tierras de Dahr Al Islam (casa del Islam) y establecer un Califato Islámico “desde Yakarta (Indonesia) hasta Andalucía (España[1])”.

Para lograr esta meta, los terroristas de ISIL se han hecho con el control de algunos elementos fundamentales que les ha llevado a expandir su poder sobre las zonas donde han establecido su estandarte de terror:

  • La captura de armamento avanzado en manos del gobierno iraquí (brindado por los Estados Unidos) que ha servido para que ISIL se pudiera hacer con el dominio sobre importantes ciudades iraquíes como Mosul, Tikrit, Sinjar, Yalula entre otras, lo que les da un amplio margen de acción.
  • El beneplácito de algunas tribus suníes, con este apoyo aparecen promesas de “campaña” de los terroristas en brindarle poder de gobierno a los líderes de dichas tribus en el control de los territorios “conquistados[2]”.
  • El temor que ocasionan las persecuciones de ISIL contra otras minorías religiosas de la región que se han visto obligadas a huir o a enfrentarse a luchas sangrientas contra los islamistas terroristas. Entre estas agrupaciones están los cristianos, chiitas, yazidis, kurdos y turcomanos.

Del tercer punto mencionado anteriormente, cabe destacar que las técnicas que utilizan los terroristas contra sus opositores sobre pasa cualquier estrategia usada en las guerras, por cuanto ISIL asesina prisioneros de guerra de manera cruel, no hay juicio previo, se realizan ejecuciones públicas como crucifixiones, asesinatos masivos, persecuciones de agrupaciones no islámicas, como cristianos de los cuales les asesinan niños por medio de decapitación, o a sus mujeres las violan, secuestran y obligan a adoptar su versión extrema de Islam.

Para los chiitas víctimas de ISIL, su destino sería ser sometidos a un gobierno sunita, un tanto más cruel que el depuesto líder Sadam Hussein, porque si bien él utilizaba el discurso religioso para su beneficio, no se aplicaba de la forma radical que se ha visto implementada desde que el grupo Yama’at al-Tawhid wal-Yihad (antecesor de ISIL) mantenía sus acciones dentro de Iraq contra la ocupación occidental en el 2003.

Ciertamente que en guerras contra agrupaciones terroristas se rompen todos los esquemas y reglas de los conflictos internacionales, las convenciones sobre el trato de prisioneros, habilitar corredores humanitarios para evacuar poblaciones vulnerables, etc. ISIL es un fiel ejemplo, de lo que en una guerra asimétrica con grupos terroristas no se puede hacer. Por lo tanto estos toman rehenes, cometen atentados, ejecutan sin juicio previo, secuestran y someten a poblaciones vulnerables y no permiten la asistencia a heridos y enfermos, es decir todo lo que prohíbe la IV convención de Ginebra[3][4].

Lo anterior, puede hacernos pensar que el objetivo final de ISIL no es otro que el de acabar con las poblaciones no islámicas presentes en el Levante y someterlas a su versión extremista de Islam ya sea por propia voluntad o por la espada, quienes deciden morir por su fe, son torturados de forma criminal hasta la muerte. De esta manera se ha visto, por cuanto como informaba el diario argentino Clarín el 10 de agosto de 2014 “El ISIS amenaza masacrar a toda una población si no se convierte al Islam[5]” y se explica en la nota que se trata de un grupo cercano a los 4.000 miembros en su mayoría cristianos y kurdos yazidi.

Cuando se empieza a ejecutar mujeres y niños como política ideológica o de Estado, se está a las puertas de un genocidio, y esto es lo que está sucediendo con los cristianos y yazidíes de esa región por parte de ISIL, están decapitando niños, sometiendo mujeres a la conversión del Islam radical y exterminando de a pocos los vestigios de ambas religiones en esa región, lo que debe encender todas las luces de emergencia, porque es exactamente lo que está pasando en esa región.

Cabe mencionar los aspectos que son considerados genocidio por la Convención de 1948 para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio[6]:

Artículo II:

“…Se define el genocidio como cualquiera de los actos mencionados a continuación, perpetrados con la intención de destruir, total o parcialmente a un grupo nacional, étnico, racial o religioso, como tal:

  • Matanza de miembros del grupo;
  • Lesión grave a la integridad física o mental de los miembros del grupo;
  • Sometimiento intencional del grupo a condiciones de existencia que hayan de acarrear su destrucción física, total o parcial;
  • Medidas destinadas a impedir los nacimientos en el seno del grupo;
  • Traslado por fuerza de niños del grupo a otro grupo…”

Lo anterior facilita comprender los motivos por los cuáles específicamente la persecución y destrucción de las comunidades no islámicas podrían ser consideradas dentro del marco del genocidio, principalmente porque al igual que en otros genocidios tales como el de Bosnia, Ruanda o la Shoah, por citar algunos ejemplos donde se emprendía directamente contra mujeres y niños procurando acabar con quienes son las gestoras de la vida (las mujeres) y el futuro de los grupos que consideran enemigos (los niños), por lo que su destrucción o secuestro y “reprogramación” son parte del objetivo final para acabar con el problema.

Es evidente que la comunidad internacional no tiene mayor interés en estos momentos en destacar la situación de las minorías que están siendo atacadas por los grupos islamistas del Levante, hay otros que generan mayores pasiones e intereses políticos y económicos que le restan importancia a lo que está sucediendo en esa ya de por si convulsa región del mundo.

[1] http://www.abc.es/espana/20140701/abci-yihdistas-video-espana-201407011957.html

[2] http://cnnespanol.cnn.com/2014/06/22/isis-toma-el-control-de-otras-cuatro-ciudades-en-irak/

[3] http://www2.ohchr.org/spanish/law/convenio_ginebra.htm

[4] http://www.icrc.org/spa/resources/documents/misc/5tdm8g.htm

[5] http://www.clarin.com/mundo/ISIS-masacrar-poblacion-convierte-Islam_0_1190880933.html

[6] http://www.un.org/es/preventgenocide/adviser/genocide_prevention.shtml

Violencia sexual y poder…

violacion y poder

La actividad sexual se convierte muchas veces en un participante activo de los conflictos armados alrededor del mundo, así como también son parte de un esquema de sometimiento para demostrar que se tiene el poder en sus manos, que la vida del otro pende de la decisión que ese grupo o individuo detentador de poder ejerce, se podría indicar que:

Es la violación sexual, la agresión sexual más grave y escalofriante, ya que significa la máxima expresión de demostración del poder y dominación de los victimarios hacia sus víctimas, atentando directamente contra su condición humana. Tal situación se acrecienta cuando la agresión sexual es cometida por agente del Estado, “se trata de un acto especialmente grave y reprobable, tomando en cuenta la vulnerabilidad de la víctima  y el abuso del poder que despliega el agente”. Corte IDH. Caso del Penal Castro y Castro vs Perú. Sentencia del 26 de noviembre de 2006. Serie C. No. 160. Párr. 303.  

Con lo anterior, resulta esclarecedor el comportamiento de grupos de individuos para demarcar su territorio de dominio, en esa zona éste muestra los límites a los que puede llegar a quienes desea someter y por medio de la violación le está indicando que no lo valora como individuo, que lo está cosificando y además que le puede destruir en el momento que se le venga en gana. Se podría ejemplificar esto cuando un esposo, aplica violencia sexual contra su pareja, para intimidarla en que sencillamente no lo puede abandonar. O yendo al ámbito de las relaciones de poder entre “manadas”, cuando en una cárcel, un nuevo individuo condenado, es violado por un grupo de reos, que tienen organizada la cárcel a su placer. Estos por lo general no detentan una preferencia homosexual (al menos no abierta), sino que mantienen la práctica del sexo como “activos”, contra el violado que pasa a ser un “pasivo”, asumiendo un rol “femenino”, con la intención de degradarlo al punto que sepa que está siendo desterrado de su virilidad, ante un sistema patriarcal más poderoso ejercido por otro, porque dentro de los parámetros masculinos del poder, quien no es poderoso es un “afeminado”, “maricón”, o simplemente, una mujer más dentro del sistema (recordando nuevamente que el poder se explica desde una visión del hombre como detentador máximo del poder).

En las guerras ocurre parecido. Sea que se trate de un conflicto abierto, una guerra ideológica o una “guerra santa”, la parte sexual muchas veces aparece para satisfacer ese ego de poder de los guerreros, o para humillar a un adversario. En Libia, en el 2012, el Embajador estadounidense Cristopher Stevens, murió a manos de una turba de islamistas que incendiaron la sede diplomática y la tomaron, algunas fuentes indican que Stevens fue violado antes de morir, es decir, le arrebatarían su dignidad humana antes de asesinarlo. En ese mismo país un año antes, en la guerra contra Muamar Gadafi, presidente del país, que huía de los efectos de la guerra civil, al ser capturado múltiples videos que circularon las redes sociales muestran que además de haber sido brutalmente agredido y asesinado por la turba, el líder libio fue “sodomizado” con un palo, dando la clara connotación que fue humillado, cosificado y declarado como una nada.

Y en el pasado, se puede ver como las violaciones eran parte de los castigos contra poblaciones de ejércitos perdedores en una guerra. Por ejemplo, el ejército rojo soviético, violaba mujeres alemanas a su paso, al grito:

“¡Soldados del Ejército Rojo, arrancad por la violencia el orgullo racial de las mujeres alemanas!… ¡Violad, destruid, matad!”. Ilya Ehrenburg, Jefe de propaganda del Ejército Rojo.

También el sexo en los conflictos; especialmente con características religiosas, quieren intimidar minorías para que no se les ocurra involucrarse a favor de sus adversarios o para intimidarlos y que se marchen del lugar. En Siria, que desde hace más de dos años se desarrolla una cuasi sectaria, las minorías religiosas han sido atacadas por los grupos fundamentalistas religiosos. Un grupo de terroristas de la agrupación Jabhat al-Nusra violaron y asesinaron a una joven cristiana en Qusair, sumando esta vejación a las actitudes beligerantes de los islamistas contra los cristianos, para que abandonen el país o se sometan al Islam (desde su visión). 

Y entre islamistas el tema de la sexualidad es mucho más delicado, ya que sobre ellos se aplican mecanismos de represión sexual muy pronunciados que los llevan a cometer un sometimiento a esos instintos haciendo que la mujer se cubra en su totalidad, en muchos casos a ésta se le ordena que no hable con extraños, ni mucho menos tocar a un hombre en la vía pública, y peor si no es su marido. Ha llegado a haber casos en los que una mujer musulmana que es violada por otro sujeto, esta es condenada a muerte por haber “provocado” que la violaran. De igual forma, las conductas homosexuales en sociedades musulmanas regidas por las normas de la Sharia (Ley Islámica), puede ocasionar que los “infractores” lleguen a ser condenados hasta a morir por “quebrantar el sentido lógico” de la naturaleza humana en las relaciones interpersonales.

Michel Foucault lo explica con su “teoría de la represión” de mejor manera por qué es cuando en los conflictos se les abre de par en par la posibilidad de comportarse sexualmente salvajes, a estos “guerreros santos” no se miden hasta el punto de llevar sus actos a algo casi necrofílico:

“…La “teoría de la represión” que justificara la difusión autoritaria y coercitiva al dispositivo de sexualidad (sexualidad sujeta a la ley y juego diferencial de las prohibiciones según las clases sociales), a partir de allí la diferenciación sexual se afirmará no por la calidad “sexual” del cuerpo, sino por la intensidad de su represión (p.156). “

Por lo anterior, y a pesar que desde una perspectiva religiosa general, a estos grupos se les prohíbe actuar con ese sadismo, sienten como salvo conducto la guerra para descargar toda esa energía sexual reprimida, contra su víctima sin que pese un juicio de valor por su comportamiento, ya que únicamente está utilizando el tema sexual como un arma de batalla para dominar y destruir al oponente y no como una forma de “satisfacerse” personalmente. Y aunque el islamismo es un ejemplo, no es el único caso, y en otros conflictos de carácter religioso se podrá ver este tipo de sometimiento sexual, como mecanismo de destruir internamente al oponente.

Resulta interesante lo relacionados que están las actividades humanas basadas en la sexualidad, especialmente el sometimiento y el poder. Utilizar la violencia sexual para destruir o controlar al oponente ha resultado durante muchos años una herramienta efectiva, lograr hacer que el perjudicado se cosifique y pierda noción hasta de su presencia en el lugar donde está siendo ultrajado, otorga una sensación de dominio del violador. En los conflictos armados, el uso de las violaciones hiere la susceptibilidad del grupo al cual pertenece la víctima, en especial si no hay posibilidades de protección por parte del Estado o si es el propio gobierno que está efectuando el delito, al someterlos sexualmente les destruyen el orgullo y les infunden un temor que les exigirá huir, esconderse o someterse voluntariamente para que el efecto no sea tan doloroso que si se resisten. Si los efectos psicológicos de un individuo violado son terribles, el efecto durante una guerra de las violaciones masivas o constantes serán nefastas para el inconsciente colectivo.

En la curul de Dios y el César…

dios y cesar

Según publica el diputado Justo Orozco sobre el artículo de la Alianza Evangélica no se puede votar por los partidos con mayor afluencia de seguidores en el país, me queda un gran sabor amargo al respecto por cuanto:

  1. Qué hace una organización religiosa involucrándose directa o indirectamente en el pensamiento colectivo sobre cuáles partidos son “convenientes” o no, para que sean escogidos por los feligreses de dicho dogma religioso.
  2. Hacer proselitismo político desde un medio religioso, sesga y manipula el accionar de una importante población con derecho a elegir, por cuanto hay un carácter “metafísico” de por medio que le podría estar ocasionando vicios de opinión.
  3. Los religiosos deben mantener su cordura en asuntos que competen al ámbito secular, y no hacer mezclas con la religión. Hay una prohibición explícita con respecto al clero católico, y un portillo abierto con gente de otras doctrinas religiosas que además tienen espacio en el Primer Poder de la República donde abiertamente se expresan como “Partidos religiosos”, como si estuviéramos en una teocracia real.

Además de lo anterior, y enfocado en el último punto, me parece que no se hace la separación entre “el César y Dios” cuando se expresan sentimientos contra los partidos “seculares”, en especial cuando las minorías religiosas en el parlamento:

  1. Hacen alianzas con estos partidos para obtener beneficios políticos.
  2. Reciben puestos de importancia en comisiones delicadas, como cultura o DDHH.
  3. Quieren mandar a los otros partidos desde sus curules como si este fuera un púlpito de congregación religiosa (hasta con libros religiosos en la mano).
  4. Prejuzgan y someten a juicio el accionar de los legisladores de otras corrientes por no actuar como sus doctrinas religiosas les exigen y pretenden establecer una teocracia de facto en el accionar político de los demás partidos.

Por lo expresado anteriormente, espero que quien proponga cambios en el esquema electoral actual y en la participación partidaria, logre además vetar la posibilidad de que partidos abiertamente de corte religioso tengan posibilidades de estar en la Asamblea Legislativa, por un asunto de orden, por un tema de evitar controles mentales y por sanar el esquema democrático e inclusivo de nuestro país. No somos una teocracia, si alguien quiere llegar a una curul sin importar la doctrina que siga, que opine desde su posición como ciudadano de formación “x” y no predispuesto por las doctrinas religiosas de la bandera bajo la cual se cobija.

Un Estado Laico es necesario, para ser más inclusivos y para que no se permita que hayan abusos de las doctrinas de determinado credo que piense que el principal poder de la República es un púlpito y que los demás diputados deben obedecer como ovejas.

“…Al César lo del César y a Dios lo de Dios…” (Evangelio de Mateo 22:21)