Archivo del sitio

Abbas el nefasto…

El Presidente de la Autoridad Palestina solicitará a la ONU elevar su estatus en la Asamblea General el próximo 29 de noviembre como “Estado observador no miembro” del organismo. Mientras tanto, Israel sospecha de “un apoyo europeo para el reconocimiento palestino en las Naciones Unidas”.

Según el artículo “Abás tiene ‘confianza plena’ de triunfo en ONU” de la Cadena AFP, el presidente palestino Mahmoud Abbas vende la idea que es un triunfo hacer una movida en Naciones Unidas a favor del establecimiento de Palestina como Estado Observador.

El movimiento político que está a punto de realizar solamente alargará más tiempo el conflicto, no le beneficia ni siquiera a su liderazgo, por el contrario ahora que Abbas quiere salir de la escena política palestina, le dejará el terreno empantanado al siguiente líder que tome la batuta de la Autoridad Palestina, quien técnicamente deberá comenzar de cero, o hasta con saldo negativo en la confianza de su propia población.

A esto debemos sumarle que en Gaza el gobierno de turno es Hamas (fortalecido con guerrillas islamistas menores), patrocinado por Irán y quien no ve correcto el movimiento político de Abbas, porque la aceptación de condiciones de Estado le dará reconocimiento automático a Israel; ya no de palabra como sucede hasta ahora, sino de hecho. Y con la división que hay al respecto entre los palestinos, Abbas estará condenando a los palestinos a conformarse con un Estado fundado bajo las bases de lo que tienen actualmente, que en nada se parece ni al “Plan de paz” israelí más conservador de todos, mucho menos al plan de paz arriesgado propuesto por Ehud Olmert.

Para testigo del suicidio de Abbas, el tiempo, los países que voten a favor de Palestina como Estado Observador lo hacen motivados por emociones, no por el sentido común, el 29 de noviembre le estarán dando un nuevo golpe histórico al derecho palestino de tener su Estado propio, condenando dicho territorio a seguir siendo un Estado paria sin posibilidades de autosuficiencia e independencia, sino aislado y dependiente como hasta hoy de la ayuda internacional, de los actos humanitarios que no contribuyen al desarrollo sino que son soluciones temporales.

Ciertamente lo peor que le puede pasar a los palestinos es irse por la vía rápida en Naciones Unidas, Abbas que estuvo al lado de Yasser Arafat lo debe saber mejor que nadie, conoce que las condiciones de los palestinos podrían ser peores con su movimiento, pero quiere pasar a la historia con un acto nefasto, lo va a lograr, profundizará la crisis, la posición moderada y laica de los palestinos de Cisjordania se les podría tornar en su propia contra; ya lo han visto en protestas contra las soluciones económicas del Primer Ministro Salam Fayyad, pero lo podrían ver todavía más fuerte si además del estancamiento económico, el territorial se verá congelado y algunas zonas anexadas a Israel por la ruptura del diálogo según los Acuerdos de Oslo para la paz.

Flaco favor a la paz de dicha región y fuerte favor para las posiciones radicales en Palestina e Israel, es esa desacreditación del otro lo que impera en este conflicto, donde por razones ideológicas, religiosas o egoístas algunos liderazgos de ambos lados quieren la ecuación “ganar – ganar”, dejando de lado que por esa falta de diálogo y decisiones unilaterales se ha restado confianza a la solución de “Dos Estados”, transformando el panorama en una nueva propuesta de “Tres Estados”: uno formal, uno observador y otro de facto.

Anuncios

El suicidio binacional…

La comisión Peel vio necesaria plantear una división basada en la premisa “Dos Estados para dos pueblos”

Aunque no todas las posiciones israelíes estén de acuerdo con las soluciones que planteen la necesidad de ceder territorios, suspensión de expansiones coloniales o al menos una hoja de ruta cumplida que evidencie la falta de voluntad política de los palestinos a negociar. Lo cierto del caso es que la nueva realidad está empujando a un destino todavía mucho más turbio para que la existencia de Israel como Estado Judío se conserve en este “status quo”.

La realidad es que en estos momentos la nueva estrategia para intentar destruir la naturaleza judía de Israel no es a través del reconocimiento como Estado No Miembro de ONU por parte de la Autoridad Palestina; algo que no deja de ser más que una victoria política sin mayor gloria para las intenciones palestinas. La verdadera técnica que está implementando la inteligencia palestina es la promoción del establecimiento de un “Estado Binacional”. En otras palabras que se termine anexando Israel los territorios de Cisjordania y Gaza, con toda su población (además de los refugiados según la resolución 194 de ONU).

En una encuesta realizada por la “Jerusalem Media and Communications Centre (JMCC)” al menos un 22% de la población palestina considera viable esta posición y puede ser una opción nada descartable si ven que el proceso de paz continúa estando en el “impasse” que vive en la actualidad. El ex jefe del Shabak (servicio secreto), Yaakov Peri, advirtió sobre esta posición que puede llevar a Israel a condenar al país a su extinción como fue fundado en 1948. Esto por cuanto el crecimiento demográfico palestino es superior al de los israelíes promedio (exceptuando los grupos religiosos). Según la ONG “Por Palestina”, solamente en Cisjordania tienen una tasa de crecimiento de 5,4 y hasta el 2008 se realizaron estudios que el crecimiento demográfico de dichos territorios eran de al menos el 30% en la última década.

Pueden pensar que el análisis está un poco fantasioso al exponer la necesidad de generar un Estado Palestino en los territorios de Cisjordania y Gaza, pero lo cierto del caso es que una actitud intransigente ante dicha solución basada en el principio de “Dos Estados para dos pueblos” por parte de Israel los puede lanzar innecesariamente a un planteamiento de la envergadura que tendría hacer de millones de palestinos, ciudadanos israelíes, con el riesgo civil, social, económico y militar que esto implicaría. Esto desviaría las características actuales del conflicto “internacional” y lo transformarían en una guerra civil de características insostenibles y desequilibrantes; pasaría a ser una especie de “Primavera Israelí”.

Si bien algunos pueden plantear la afirmación que Jordania es un Estado de ciudadanos palestinos (la naturaleza de su Estado territorialmente es proveniente de la Palestina Británica), no será sencillo explicarlo al mundo y mucho menos hacer que lo acepten como una solución viable para los hoy miles de “refugiados palestinos” alrededor del mundo o para que Jordania quien renunció desde los 80’s a Cisjordania quiera anexarse a sus hermanos dándoles lo que los conflictos y el abandono de sus hermanos les ha generado; además del propio conflicto contra Israel. es por esto que un Estado para los palestinos (o la negociación concreta de este), es el camino mejor aceptado para la continuidad de Israel con su naturaleza como lo dictó la resolución de 1947.

Bajo ninguna circunstancia puede Israel mantener una imagen de falta de negociación con los palestinos, ni tampoco realizar actos públicos que condenen al país seguir siendo visto como una “fuerza ocupante” colonialista; por lo tanto, anuncios de nuevos asentamientos solo minan la credibilidad del gobierno de turno con respecto a las negociaciones de paz y aún la extensión de los existentes entorpecen la “publicidad” del Estado frente a los entes internacionales y hasta de cara a sus propios aliados alrededor del mundo. Aunque es bien conocido que aún el gobierno más “ultra derechista” de Israel estará acorde en negociar  una solución que conlleve a la paz bajo la premisa de dos Estados, ya que hasta los más derechistas en el Estado Judío han logrado firmar la paz con sus enemigos de turno.

No se puede cansar el gobierno israelí de mostrarle al mundo que ellos proponen ideas para llegar a establecer las bases fronterizas similares a las anteriores al conflicto de 1967, con planes como el de Ehud Barak, Ehud Olmert, y hasta la aceptación de acuerdos previos internacionales. No así el caso de los liderazgos palestinos que han interrumpido las “treguas”, se han retirado de las negociaciones, no han hecho contra propuestas a los planteado por Israel y peor aún han optado por reactivar la violencia y en los últimos años tomaron el camino “diplomático” de acudir unilateralmente frente a las entidades internacionales que les fortalezcan sus planteamientos.

La intención de los líderes palestinos y sus patrocinadores árabes e islamistas es la misma, acabar con Israel ya sea por medio de la lucha armada como lo marca la carta fundamental de Hamás o de Hezbollah, buscando un Estado islamista que se extiende desde el Río Jordán hasta el Mar Mediterráneo, “Jüdenfrei” (libre de judíos).

También intentan acabarlo a través de las vías diplomáticas, demográficas, económicas y legales como lo plantean quienes promueven la idea del “boycott económico” contra productos israelíes o como lo expone esta misiva, a través de la promoción de la unificación de todos los territorios divididos en el 47 para generar lo que la comisión Peel planteó como irrealizable y por lo que se hizo el partimiento “salomónico”. La idea de un Estado Binacional es absurda por la incompatibilidad de ambos pueblos que expone desde hace más de 60 años la necesidad de “dos Estados para dos pueblos”.

Para los islamistas el “fin justifica los medios”, siempre y cuando puedan acabar con el Estado no Musulmán levantado en el corazón del Islam, destruir Israel se logra de dos modos, o sometiéndolos por la lucha armada generando un nuevo genocidio judío; que en la realidad actual es poco probable. Y la otra es a través del “Caballo de Troya” demográfico, inundando el país con los palestinos y de este modo transformar poco a poco su naturaleza. Finalmente la intención es tener un nuevo Estado islámico en Israel. Y la forma pasiva lo logrará si la fórmula de dos Estados no es acelerada cuanto antes.

La lección reprobada por Europa…

La Europa “Occidentalizada” vive bajo la sombra de un pasado atroz cargado de persecuciones, de odio y de políticas contra minorías de forma terrible, que conllevaron segregaciones, discriminaciones y masacres imborrables para la memoria histórica.

La política de los fascistas y de los nazis hirieron la historia europea y costó levantar nuevamente la moral de un continente que ante los actos de barbarie perpetrados por los seguidores de ·”Il Duce” italiano y “Der Führer” alemán, pareciera hoy que no aprenden las lecciones sobre la convivencia, el trato a las minorías y la contención de grupos que promueven sus versiones bizarras de odio.

Primero que nada se ha visto un incremento de confianza de los ciudadanos a los partidos con posiciones de “extrema derecha”, como lo expresa el artículo del diario “El Mundo” de España del 21 de setiembre de 2010 “La extrema derecha se hace hueco en Europa”, y se explica como se incrementa la cuota de poder otorgada a estos partidos que tienen fuertes políticas anti migratorias (disimulando de alguna forma los tintes racistas), pretendiendo culpar de las crisis económicas y sociales a las minorías que provienen de otros territorios o que han “echado raíces” en dichas naciones. Algunos ejemplos de esto Suecia, Hungría, Noruega, Francia, España, los Países Bajos, Italia, Alemania, Francia y la lista continúa.

Y esto con respecto a las altas élites de la política europea, no mencionando a los “soldados rasos” de las agrupaciones neo nazis o racistas que se agarran de los discursos patrioteros, chauvinistas y pseudo nacionalistas para agredir a estas minorías. Basta con escuchar discursos como el de Wilders contra los musulmanes, o de la ultra derecha francesa como el clan “Le Pen” para comprender de dónde se inspiran sujetos como el noruego Anders Behring Breivik para cometer sus delitos; en el caso de Breivik trascendental por la cantidad de muertos, pero son constantes las noticias de ataques contra gitanos, musulmanes, judíos y latinoamericanos en Europa, así como minorías sexuales.

Es acá donde Europa ha cometido otro error. Algunos países en su afán de “mejorar” su imagen, han permitido el ingreso de considerables cantidades de inmigrantes, muchos provenientes de países musulmanes en el donde se aplica como norma moral la “Sharia” islámica. Esto causa que dentro de los países europeos se desarrolle un mundo paralelo donde parte de su población se rija bajo otros preceptos legales aunque sea de manera clandestina y cometa actos contrarios a la propia legislación del territorio donde se encuentran desarrollándose.

Ejemplo de lo anterior asesinatos de “honor” cometidos por hombres musulmanes contra mujeres de sus propias familias por considerarlas muy “occidentalizadas” e “inmorales”. La aceptación de este tipo de acciones ha llevado a que en Inglaterra por ejemplo se haya solicitado que se pueda permitir la aplicación de la “Sharia” como una ley paralela aplicada a los musulmanes del territorio Británico. Esto ha causado revuelo obviamente por lo que conllevaría acceder a este tipo de “permisos”.

El desarrollo de los musulmanes en las tierras europeas les ha permitido encontrarse con un mundo abierto que les deja establecer y practicar su religión con libertad, al mismo tiempo que construir templos, minaretes y acercar nuevos adeptos a la fe de Mahoma por parecerles “exótica”.

Pero la otra cara de la moneda es cuando choca el mundo de los musulmanes con el mundo de la derecha fascista visceral europea, y esto provoca que se quieran promover leyes que impidan la práctica del Islam con libertad, el uso de signos externos religiosos, la construcción de mezquitas o minaretes. A esto hay que sumarle la profanación de lugares de culto islámicos, profanación de cementerios o agresiones contra musulmanes.

Y es en lo anterior que las agrupaciones más extremas del Islam entran al juego político. Los líderes religiosos que promueven el islamismo como un movimiento proselitista y expansivo basado en el argumento de someter la “Casa de la Guerra” (países no musulmanes) a la ley islámica a través de la violencia encuentran el nido donde colocar sus huevos de odio. Es la reacción ante los hechos discriminatorios de los “chauvinistas” europeos, lo que impulsa a un sin número de musulmanes en el “Viejo Continente” a engrosar las filas de los grupos que buscan poner a Europa de rodillas ante su versión extrema del Islam.

Hace unos días fue detenido el islamista jordano Abu Qatada, considerado el “Bin Laden” de Europa, y que se cree tiene fuertes vínculos con la red terrorista “Al Qaeda” y ha intentado cometer actos de terror contra objetivos estadounidenses, así como de buscar nuevos adeptos para su “guerra santa”.

En Alemania, los islamistas han comenzado una campaña para distribuir 25 millones de copias del Corán por todo el país procurando de este modo expandir su religión. Liderados por un salafista palestino ha comenzado a ser investigado por los videos de sus predicas llamando a la violencia contra los no musulmanes, la instauración de la Sharia islámica y expandiendo la idea que quienes siguen la “Biblia” o la “Torá” arderán en el fuego del infierno.

Estas dos posiciones de odio que aumentan la lista de adeptos ya sea de los pensamientos “nacionalistas” anti migratorios o de los musulmanes islamistas lo que ha llevado a Europa a vivir una nueva guerra de dimensiones inimaginables. Están viviendo una nueva Cruzada, en donde las posiciones moderadas se van quedando rezagadas y el espíritu de las ideas extremas condenan al continente a generar alianzas políticas para intentar mantener un equilibrio político y religioso tradicional.

Vemos entonces como países de larga data democrática como Francia debe echar mano de alianzas con partidos de Ultra Derecha por su discurso de conservar la esencia de un país con valores “cristianos” presentes. Y para mantener la estabilidad del país, intentar minimizar el impacto de las exposiciones incendiarias contra los musulmanes para evitar crisis y choques con estas poblaciones fuertemente persuadidas a enfrentar con la cabeza en alto la sagrada lucha por su religión; la única y verdadera.

El panorama en Europa es turbio, no hay agrupaciones que intenten promover un equilibrio, y los extremos están en una puja de matices violentos. Esto es una bomba de tiempo, ya han estallado algunas pequeñas escaramuzas en algunos países, pero esto pareciera estar destinado a desatar un conflicto de proporciones mayores y con resultados terribles, ante un continente cuya preocupación principal es la de ser la “Metrópoli económica” del mundo y no revivir una vez más el pasado de la guerra y de la devastación que vivió en los conflictos mundiales.

Deberán a caso los europeos aprender a vivir con esta fragilidad, viéndose como la aleación del hierro y el barro, siendo fuertes en la economía pero inestables en la política. Lo cierto del caso es que Europa una vez más demuestra que del pasado, no ha aprendido lo suficiente.

Cohetes y silencio…

THE SHELTER BOMB IN GAZA

La noche del viernes amanecer sábado 10 de marzo de 2012, fueron lanzados desde la Franja de Gaza cerca de ochenta misiles contra el Sur de Israel, esto ha sido el detonante de anteriores respuestas de TZAHA”L (Ejército de defensa de Israel) contra objetivos puntuales en el enclave palestino. Según Aurora Digital, solamente en el 2011 se reportó la caída de cerca de 600 misiles desde el territorio controlado por los islamistas de Hamas.

Anterior a esto y tras recordar la polémica y mediática operación “Plomo Fundido”, los antecedentes de agresión contra territorio israelí no fueron considerados por los eternos críticos del Estado Judío. De octubre a diciembre de 2005 (después de la retirada unilateral de Israel del territorio palestino), lanzaron contra el Estado de Israel cerca de 145 misiles y morteros, en el 2006 más de 900 misiles lanzados, y se mantiene la constante de ataques y agresiones con breves períodos de “falsa tregua” donde no faltaron los esporádicos disparos de grupos menores al Hamas que les hacía el “trabajo sucio”.

En el propio 2008  en diciembre (mes de la acción militar), tras 6 meses de “tregua”, Mashal líder de la agrupación islamista indica que la misma no será renovada, en los cinco días posteriores lanzaron 223 cohetes y 139 proyectiles de mortero. El Premiere israelí del momento; Ehud Olmert; instó a los palestinos a detener las agresiones so pena de una respuesta enérgica si persistía la agresión, la respuesta de Hamas sería lanzar más misiles, hasta que a finales de diciembre de ese año, comenzaría la operación con nefastos resultados para la población gazací, castigada totalmente por las decisiones irresponsables de los líderes islamistas.

En la actualidad, gracias al sistema de defensa “Cúpula de Hierro” (de alto costo operativo), Israel ha logrado interceptar misiles disparados por islamistas desde Gaza y evitar así tener que realizar ingresos de sus fuerzas de seguridad al territorio hostil, para intentar colaborar con su propia imagen a nivel internacional, en la guerra mediática de desinformación, pero eventualmente Israel podría estar considerando realizar otra operación contra objetivos institucionales de Hamas, que da muestras de haberse rearmado fuertemente desde el 2008 (lo que no significa que los disparos se hayan detenido desde entonces).

Conclusiones:

  • La insistencia de Hamas de atacar a Israel responde a decisiones irresponsables “jugando” con la paciencia del gobierno israelí, que eventualmente tendrá que pensar en una acción militar similar a “Plomo Fundido”, destruyendo la estructura ministerial del grupo islamista.
  • Se denota la falta de respeto por la integridad de su propia población en las acciones del grupo islamista de la Franja de Gaza manteniendo posiciones de hostilidad y realizando ataques en medio de poblaciones civiles palestinas, reconociendo que la respuesta de las fuerzas de defensa israelíes que generen bajas podrán ser manipuladas como hasta la fecha lo han realizado con otros enfrentamientos armados.
  • Hamas ha logrado rearmarse y continuará generando un impasse en el Estado Hebreo, intentando causar daño a cuantas estructuras civiles y ciudadanos pueda, finalmente si no les interesa su población, mucho menos les importará la de su “enemigo mortal”.
  • El mundo guarda silencio porque la causa palestina les funciona solo cuando pueden atacar a Israel, pero no en este caso en el cual es Israel quien constantemente ve alterada su vida y la de sus ciudadanos.

Fuentes consultadas:

  • Aurora Digital.
  • Revista M.O.

INVADIR IRAN, SUICIDIO TACTICO

 

Ejercito de Irán

En las últimas semanas han surgido una serie de teorías cuasi conspirativas que hacen indicar que USA con la ayuda de otros ejércitos occidentales; entre ellos Israel estarían planeando invadir Irán.

La realidad es que la acción militar que se quiera emprender contra los iraníes en caso de que continuaran su proceso de enriquecimiento de uranio al 20%, tendría que ser un ataque hacia objetivos claros, las plantas nucleares y los sistemas de defensa iraníes, ya que, en otras palabras, intentar en el proceso de ataque invadir Irán podría ser catalogado como un suicidio sin precedentes y un pésimo movimiento estratégico de quien planteara dicha acción militar.

En el año 2007, Israel demostró que el bombardeo preventivo puede ser más efectivo que una ocupación, cuando el ejército hebreo bombardeó zonas sirias donde según las fuentes de seguridad el gobierno de Al Assad construía plantas nucleares patrocinadas por Corea del Norte, quienes recuerdan dicho suceso, la crítica internacional no tuvo un fuerte impacto, ni siquiera por parte de Siria, lo que comprobó la efectividad de la acción militar.

No se puede obviar que Irán no es Irak. Cuando el régimen de Sadam Hussein fue derrocado, el armamento que poseían era obsoleto y no tenía ni un ápice de posibilidades de generar mayores problemas para la coalición occidental y los inconvenientes reales los generó la lucha informal.

Irán por su parte, sí ha demostrado al mundo su poder militar; este país con tres veces más territorio que Irak, cuenta con un basto equipo militar de producción propia y otro de origen ruso, también la preparación técnica militar, así como un numeroso ejército, además de haber desarrollado misiles de largo alcance como los Sahab que ya poseen un radio de acción de más de 300 kilómetros, y el propio presidente iraní en abril del año 2010 argumentó que tienen un ejército demasiado poderoso para ser atacado.

A lo anterior hay que sumarle el control político y militar que ejerce todavía Irán sobre dos territorios con miles de guerreros dispuestos a migrar hacia el territorio persa a luchar en una guerra de guerrillas sin precedentes; me refiero a Hezbollah en el Líbano y a Hamas en la Franja de Gaza, esto pone en aviso que invadir Irán simplemente no será como ir a “Disneyland” y que si el panorama en Afganistán fue duro, en Irán será un legítimo calvario.

La experiencia en Irak y en Afganistán ha sido tan terrible para occidente, que se han tenido que retirar “honorablemente”, ante la masacre que sus fuerzas armadas han sufrido en la guerra informal, por lo que una nueva invasión en la zona categóricamente es una opción inviable e irresponsable.

Para lograr neutralizar el desarrollo nuclear persa, el trabajo de las fuerzas de inteligencia serán determinantes para poder marcar los puntos clave que eventualmente deberían de ser atacados para eliminar la amenaza nuclear.
Los embargos muestran inefectividad contra Irán porque no es un acto generalizado de las potencias, sino solamente de una parte, rechazado categóricamente por China y Rusia, así también la experiencia de Corea del Norte, demuestra que un país puede sobrevivir con un solo socio comercial de peso, y continuar desarrollando el armamento que desee.

Quién dará el primer paso, es lo que preocupa actualmente, lo cierto es que no será avisado como lo han intentado hacer creer los medios de comunicación norteamericanos y europeos. Aunque en la actualidad los tambores de guerra suenen fuertemente, y los careos sean constantes, lo cierto es que al igual que en los 80’s con Irak, Occidente estará esperando que sea otro quien haga su trabajo sucio; y aunque para Israel las amenazas iraníes son tomadas muy en serio, tienen claro que ellos menos que nadie desean optar por una guerra abierta contra el régimen persa, para no accionar la volatilidad de la región y si actuaran será de conformidad con destruir las capacidades nucleares y de respuesta inmediata iraníes.

Si bien el petróleo puede verse como una motivación para invadir Irán, pero ni la codicia más desmedida de los neoliberales consumistas de la actualidad, hará que se cometa la locura de liberar una batalla sanguinaria de magnitudes apocalípticas que pueda encaminarnos a una nueva guerra global que tiene la capacidad a diferencia de las dos anteriores de llegar hasta regiones que en el pasado vieron la batalla de “lejitos”, porque las condiciones militares y hasta ideológicas de hoy son muy diferentes y hasta cercanas al choque de civilizaciones que en su momento planteó Samuel Huntington.