Archivo de la categoría: Rusia

Recursos estratégicos, la maldición del Medio Oriente y el Norte de África.

El concepto de la “Maldición de los recursos”, planteados principalmente por los teóricos económicos Jeffrey Sachs y Andrew Warner, se observa desde una perspectiva de crecimiento financiero desigual entre los ciudadanos de los países que cuentan con este tipo de productos entre sus primordiales fuentes de desarrollo económico.

Desde esa visión hay una concentración en los países que son dependientes del petróleo, gas natural, entre otros, y destinan sus esfuerzos en la producción y exportación de éstos, descuidando otros factores productivos, ocasionando así, una fragilidad económica y social, ante la volatilidad de los precios de los recursos en el mercado internacional.

Un elemento que quizás no se toma en consideración en los análisis sobre la dependencia estratégica, es el factor geopolítico. Si bien no todos los conflictos internacionales son motivados por la explotación de estos bienes, grandes movimientos entre el siglo XX y comienzos del XXI cuentan como agravante la competencia por su dominio.

Al menos en el caso del petróleo, a esta circunstancia se le ha denominado “petro – agresión”, que consiste en la instigación de conflictos internacionales por parte de los grandes países ricos en este recurso, o que han sido agredidos bajo diversos pretextos, siendo realmente la motivación apropiarse o tener acceso libre y a buen precio del denominado “oro negro”.

El Medio Oriente cuenta con los mayores yacimientos de petróleo y gas natural en el mundo. Desde 1908, cuando se descubrió el yacimiento en Masjed Soleiman en Persia (actual Irán), ha llevado a los británicos, a través de la Anglo – Persian Oil Company, tener presencia con mayor fuerza en la zona para explotar dicho recurso.

Cuando se firmó el acuerdo de Sykes – Picot en 1916, y se planteó la reconfiguración del Medio Oriente como deseaban los imperios británico y francés. La región del actual Iraq quedaría bajo dominio de los primeros, lo mismo que las zonas que actualmente posee Jordania y el territorio de la Palestina Británica (zona internacional según el acuerdo bilateral), lo que les permitiría trasladar petróleo desde las regiones del Golfo Pérsico y hasta el puerto de Haifa en el mediterráneo con mucha facilidad. No por nada, Sir Maurice Hankey, informó al secretario de la Oficina de Exteriores,  Arthur James Balfour, que los recursos petroleros de Persia y Mesopotamia resultaban ser objetivos de guerra de la Corona de primera línea.

En los procesos de independencia de las regiones árabes del Medio Oriente, las divisiones territoriales de los nuevos “Estados – Nación” se dieron según la configuración del Acuerdo Sykes – Picot, lo que compartimentó la región basado en los intereses de las grandes potencias de la época, y al mismo tiempo también las alianzas permitirían tener un control no solamente sobre los recursos ya mencionados, sino también bajo los intereses de dominar zonas que son consideradas de contención estratégica, teoría de la Región Cardial (Heartland) correspondiente a los territorios del Creciente interior (marginal), según Mackinder y denominadas por Nicholas Spykman como tierras de la orilla (Rimland), ambas con el objetivo de tener sometidas, zonas geográficas importantes, así como los accesos marítimos, principios por supuesto de geógrafos occidentales.

Regresando al concepto de la instigación de conflictos por recursos. En la actualidad, potencias hegemónicas tienen por aliados Estados con grandes yacimientos de petróleo y gas natural, lo que hace que haya relaciones con países que poseen extrañas agendas, muchas veces antioccidentales. Pero que se aprovechan para sacar beneficios, gracias a la necesidad de los países de tener acceso y facilidades sobre estos bienes esenciales.

También, esto ha incentivado que se vea hacia otro lado cuando países como Arabia Saudita, Qatar, Irán, entre otros, patrocinan de algún modo a agrupaciones al margen de la ley (milicias, grupos paramilitares, o de guerra irregular), siendo las principales víctimas; principalmente a través de ataques terroristas, ciudadanos de los países en el Medio Oriente y África donde el tema de recursos estratégicos es secundario y el aspecto ideológico complementa la desgracia del reparto anglo – francés de comienzos del siglo pasado y donde los conflictos étnicos y religiosos agregan un elemento de inestabilidad regional.

Según las teorías, el petróleo entrará en un período de escasez (cenit petrolero), por lo que las luchas por controlar los últimos yacimientos en el mundo serán cruentas. Algo que podría comenzar a darse a partir del 2020. Supuestamente, una vez que se acabe, los poderosos países petroleros, perderán su moneda de cambio para continuar patrocinando sus guerras ideológicas en las regiones del Medio Oriente y el Norte de África (MENA), lo que no significará que estas se acabarán, simplemente que de seguir creciendo el fenómeno de los grupos radicales, ahora no habrá recursos para sobornarlos y evitar que atenten dentro de los territorios de aquellos que durante años los patrocinaron, y que son zonas que por algún motivo son de interés, por ejemplo los lugares sagrados de Meca y Medina, en manos de Arabia Saudita desde 1924.

Para los grandes poderes mundiales; principalmente Rusia, China, Estados Unidos y relativamente la Unión Europea; principalmente Francia y Alemania, las regiones siguen siendo importantes por el dominio territorial y marítimo que supone tenerlas bajo el poder, desde donde se pueden dirigir los destinos del mundo. Particularmente, por la dura competencia que supone para cada uno de ellos neutralizar la expansión de los otros a través de las agendas y alianzas logradas en los últimos años en esta convulsa zona del planeta.

La “Nueva ruta de la Seda China”, las políticas persuasivas rusas saliendo de su zona natural, rodeada de competidores directos (OTAN y China), o el poderío militar principalmente naval de los Estados Unidos, son algunas de las razones para suponer, que a pesar del fin de la “maldición de los recursos” del Medio Oriente y el Norte de África, se mantiene latente la “maldición de las zonas geoestratégicas” de los principales teóricos de los últimos dos siglos, para que esta región continúe en un paso avasallador siendo el campo de diferentes experimentos bélicos y de ensayo de los poderes duro, blando e inteligente de las teorías de Relaciones Internacionales.

Fuente: Por Israel

Hacia un reordenamiento geopolítico en Medio Oriente

La composición geográfica de la actual Siria es al igual que otros países de la región, producto del Acuerdo de Asia Menor (Sykes – Picot) del año 1916. El reparto arbitrario de los territorios de Medio Oriente y las posteriores divisiones artificiales, provocaron la aparición de actores internacionales, muy heterogéneos en sus composiciones sociales y religiosas, bajo el mandato de gobernantes muy opresivos que no permitían la disidencia o los levantamientos.

Sadam Hussein (Sunita) y Hafez Al Assad (Alauita), fueron gobernantes de Irak y Siria respectivamente, y no dudaban en reprimir cualquier tipo de movimiento opositor a su régimen, así tuvieran que cometer crímenes de lesa humanidad, como la Operación al – Anfal del régimen de Hussein contra las minorías kurdas en los años 80. También al régimen de Al Assad se le acusa de haber exterminado varios miles de sunitas opositores en la ciudad de Hama en 1982.

Ambos gobiernos, contaron con apoyos significativos de potencias hegemónicas, por intereses regionales o estratégicos. De esa forma Hussein fue bueno para los intereses occidentales en su lucha contra la recién islamizada Irán de los ayatolas chiitas; además de recibir cierto beneplácito de las monarquías del Golfo. Esto al menos hasta finales de los 80 antes de pasar a ser considerado enemigo a los intereses de occidente.

De igual manera, el régimen sirio estuvo bajo la protección del régimen soviético, y en la actualidad cuenta con altos grados de apoyo por parte de la Federación Rusa y del régimen regional de Irán, principalmente por servir de puente en la ruta de empoderamiento hacia el mediterráneo del régimen de los ayatolas, y en su lucha hegemónica, ideológica y estratégica contra Arabia Saudita y el Estado de Israel.

Medio Oriente, fin del mapa actual.

Se podría marcar varios elementos como los detonantes al cambio de equilibrios y posible reestructuración de la situación del Medio Oriente.

La guerra por productos estratégicos por parte de las potencias hegemónicas, marcan el plano de las alianzas, al mismo tiempo, determinan el comportamiento de los países que las poseen para generar dinero que les sirva para su lucha contra aquellos que consideren enemigos de turno. El boom petrolero de los años 70s y 80s, marcaron determinantes cambios geo estratégicos y compra de voluntades desde los principales productores hacia países compradores con mucho poder adquisitivo.

Hay una lucha ideológica de tipo religiosa, principalmente entre el régimen islamista de Irán bajo el liderazgo desde 1979 de los ayatolas y las monarquías islámicas, principalmente Arabia Saudita, quien además de ser una monarquía, es sunita y tiene bajo su administración los lugares más sagrados del islam. Elemento que reactivó las viejas rencillas entre sunitas y chiitas que son los grupos mayoritarios de la región, lo que ha provocado una geopolítica en el Medio Oriente donde ambos países son patrocinadores de grupos que atacan al bando contrario con mucha saña, buscando por supuesto minar su poder y alcance en la región.

La invasión estadounidense a Irak y Afganistán. Principalmente en el primer caso, el derrocamiento de Sadam Hussein, desequilibra las fuerzas en la región, ya que el vacío de poder, será aprovechado por Irán y todos los grupos que le apoyan para ampliar su margen de maniobra, lo que, al mismo tiempo, provoca la activación de una serie de células sunitas radicales (wahabistas) que desean su propia cuota de poder, no representado en el liderazgo chiita, al cual no reconocen.

Las revueltas árabes en toda la región, particularmente en Siria, donde se ha dado una división inobjetable del país en varios sub grupos que tienen sus propios intereses y apoyos. Tales son los casos del régimen de Bashar Al Assad apoyado por Rusia, Irán y el Hezbollah, así como el Ejército Libre Sirio (oposición) y las guerrillas kurdas apoyados por la OTAN, así como Jabhat Fateh al – Sham (Al Qaeda), y el DAESH (Estado Islámico), quienes reciben apoyo de régimenes wahabistas e indirectamente se benefician de las facilidades que los occidentales dan a los grupos opositores al gobierno de Assad.

Otro elemento que se ha dejado de lado por décadas, es la situación kurda. El territorio del Gran Kurdistán se desmembró y envió a su población con una fuerte identidad nacional, a estar bajo el mandato de los gobiernos de los Estados que resultaron de Sykes – Picot, así los kurdos que en la actualidad tienen una posición determinante para los intereses de las potencias que se involucran en la situación actual de la región, aprovecharán las facilidades que la circunstancia les facilita ya no para conformar un único Estado para su grupo, sino varios, con independencia plena, tanto social, como política y económica.

Estos aspectos, más la clara definición de los ejes del poder mundial en manos de rusos, estadounidenses y chinos, definirán las nuevas fronteras del Medio Oriente, basados en los intereses de estos tres poderosos, que si bien, compiten entre ellos por el control geo político y geo estratégico del mundo; principalmente bajo los principios de las zonas pivote, tampoco tendrían a mal que este nuevo reacomodo de los “Estados Fallidos” heredados de Sykes – Picot, les permita ubicarse en regiones donde puedan competir económicamente por la explotación de recursos estratégicos y además donde puedan probar el armamento que fabrican y venden a nivel global.

Por su parte, para las zonas en resquebrajamiento, este cambio quizás signifique la aparición de nuevos actores en la escena internacional, así como la descomposición y redefinición de las fronteras de territorios que aún hoy no han terminado de consolidarse por lo poco sesuda que fue la división a comienzos del siglo pasado. Por supuesto el costo de esto será la muerte de muchas más personas de las que ya se cuentan, en centenares de miles, principalmente en Siria e Irak.

El Mundo CR

Panorama político internacional 2016

2016

Resumen

El mundo no se detiene con el cambio de calendario, y el año 2016 tendrá sus propias particularidades políticas que nos mantendrán ocupados descifrando lo que se nos avecina.

No se mantiene estática la sociedad, no hay un solo día que los cambios en las situaciones de política internacional no afecten el entorno. Lo que ocurre con las principales potencias del mundo, más en ciertas regiones cuya volatilidad puede trascender más allá de las propias fronteras donde ocurren.

Un desplome de la economía estadounidense o china afecta las finanzas y el comercio de regiones en todo el orbe, por ejemplo la compra de materias primas latinoamericanas, la estabilidad financiera de Europa.

Del mismo modo un agravamiento de las situaciones militares del Medio Oriente afectan en los precios internacionales del petróleo, en las exportaciones de gas hacia Europa, y la expansión de ideologías político – religiosas que podrían extenderse a otros territorios lejos de la zona de influencia.

De este modo es que en este documento se pretende explicar algunos ejemplos de países y/o regiones que resultan importantes de tomar en cuenta en materia de política internacional.

Palabras clave: Estados Unidos, Rusia, Unión Europea, China, Medio Oriente, Latinoamérica, África.


 

Estados Unidos:

  • En noviembre del próximo año elegirá nuevo presidente con grandes retos a nivel interno como de la convulsa agenda internacional. En la actualidad las encuestas indican un enfrentamiento entre el controvertido político Republicano Donald Trump contra la Demócrata Hillary Clinton, quien ya habría perdido las primarias del año 2008 frente al actual presidente Barack Hussein Obama.

 

En materia financiera tendrán una disminución de recursos federales, una mejor aplicación para el ejercicio fiscal del próximo año y fortalecer las finanzas públicas. Retos en materia de salud, educación y en el problema migratorio.

 

A nivel internacional, sigue estando presente los problemas geopolíticos del Medio Oriente; DAESH, Siria, conflicto palestino – israelí, etc. Además de fortalecer los controles y empoderamiento de la zona de Eurasia e intentar contrarrestar el crecimiento de la influencia rusa y china en diferentes regiones del planeta.

 

A lo anterior se debe considerar el grave problema del narcotráfico y el insistente tema de las erosionadas y poco fortalecida relación con los países latinoamericanos, más allá de la venta de armamento que se realiza a gobiernos por sub región (Honduras en Centroamérica y Colombia en Suramérica).

Rusia:

  • A nivel local, los rusos procuran mantener políticas austeras, para poder lograr una recuperación económica. No se esperan cambios bruscos en las políticas implementadas por el “zar” Vladimir Putin, sino que mantendrá la misma línea a nivel nacional, esto le ha dado la oportunidad de crecer moderadamente en 0,7% en su PIB interanual y esperan reducir su inflación hasta el 6,4%, la mitad de lo que ostentan hasta el final del año 2015 (12,9%).

 

  • La fuerte presencia que este país ha logrado en las regiones de Eurasia, Medio Oriente y África, ha puesto nervioso a otros actores internacionales principalmente a Estados Unidos y la Unión Europea.

 

  • Las tensiones entre Rusia y Turquía modifican los focos de atención del combate mundial que se realiza contra el DAESH y preocupa que esto involucre otros actores en una escalada mayor, lo que a todas luces se procura evitar.

 

  • También en el Medio Oriente, los rusos continuarán con sus programas de apoyo a sus aliados históricos, es decir Siria e Irán. A los primeros para conservar el régimen que les ha permitido tener un acceso directo a la región a través del Puerto de Tartus.

 

En el caso iraní, para contrarrestar el control geopolítico que realiza la OTAN en la región a través de países como Turquía y Arabia Saudita principalmente.

 

  • Las relaciones ruso – ucranianas seguirán siendo un punto de tensiones en cuanto a los controles que las potencias occidentales puedan realizar de la zona de Eurasia, y cualquier involucramiento de los europeos o Estados Unidos, tensan más los roces en la región.

 

  • Rusia junto con China se han lanzado en una carrera de lograr mayor presencia en el continente olvidado; África, y con sus relaciones políticas en esa zona del planeta obliga que la carrera por acaparar las mayores zonas de control geopolítico se convierta en una labor Titánica.

 

  • De la misma forma, la presencia de Rusia en relaciones con países latinoamericanos se fortalece con el paso del tiempo y esto forma parte de los constantes dolores de cabeza a los que la política estadounidense deberá tomar en cuenta y descifrar de manera correcta, para que a pesar del abandono durante años de esta región, una nueva participación no se vea invasiva.

 

Unión Europea:

  • Uno de los principales retos para el próximo año es el tema migratorio proveniente del Medio Oriente y el Norte de África.

 

La situación se ha convertido en algo insostenible, y esto empuja a que liderazgos de extrema derecha se aprovechen para hacerse con el poder de los diferentes gobiernos territoriales y proclamen sus políticas de odio que impulsen enfrentamientos entre extrema derecha y salafistas islámicos que se van abriendo espacio en la región.

 

  • Otro problema que hay en la Zona Euro en la actualidad es la seguridad, producto de esas mismas migraciones, pero también por la radicalización de algunos elementos que han nacido en su territorio y que se han aliado con agrupaciones extremistas que podrían desestabilizar por medio de las nuevas ideologías político – religiosas con atentados terroristas como los sufridos en el 2015 en Francia.
  • La Comisión Europea pronostica en términos económicos, un crecimiento del PIB entre 1,3% y el 1,9%, al mismo tiempo se espera que la creación de puestos de trabajo aumente en un 2,5%, es decir una reducción de tres décimas de lo que actualmente se tiene; del 9,5% al 9,2% en general.

 

  • A nivel militar, el apoyo que da la UE a la OTAN, le permitirá continuar teniendo presencia militar en diferentes países, entre los que destaca Afganistán, donde la Alianza ha determinado mantener sus 12.000 soldados. Además en julio de 2016 el organismo pretende invitar a Ucrania a su cumbre en Varsovia, un claro guiño para las pretensiones rusas en la zona de Eurasia.

China:

  • El panorama económico chino para el próximo año ya se ha pronosticado como un proceso de desaceleración, según los datos de organismos internacionales como la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), el Fondo Monetario Internacional (FMI) y The Conference Board. A pesar de eso la Academia China de Ciencias sociales pronostica un crecimiento entre el 6,6% y el 6,8%. Aunque todavía se encuentra la sombra de los problemas en el tipo de cambio del Yuan que pierde valor en el mercado internacional de divisas.

 

  • Con la implementación del XIII Plan quinquenal (2016 – 2021), el país pretende crear la plataforma innovadora y adecuada para tener una China “modestamente acomodada”. También se pretende un mayor compromiso con el tema ambiental, principalmente en políticas que ayuden a disminuir la emisión de CO2.

 

  • China pretende seguir su crecimiento económico y políticas internacionales que les hace tener fuerte presencia en todo el globo, pero quiere fortalecer sus relaciones generales con los otros miembros de la región a la cual pertenece. Mejorar las relaciones y limar asperezas con territorios como Japón, Filipinas o Vietnam con quienes han tenido diferencias profundas por asuntos territoriales. También fortalecer las relaciones con Taiwán, con quienes si bien hay profundas y casi irreconciliables, el comercio taiwanés depende mucho de la China continental ya que el 40% de sus exportaciones van al gigante asiático y reciben el 60% de sus importaciones de dicho país.

 

  • China promete grandes inversiones en territorios fuera de su zona natural. Por ejemplo ofreció $7 mil millones en créditos para Bolivia, y pretende fuertes inversiones en Brasil y Venezuela. No se puede dejar de lado que ya existe una cumbre China – CELAC que proyecta darle mayor presencia al gobierno de Beijing en la región latinoamericana, ni olvidar del supuesto Canal Interoceánico que han ofrecido a través de la firma HKND implementar en Nicaragua a partir del 2016.

 

  • También el gobierno de Xi Jinping ofreció $60 mil millones para el desarrollo en África, esto lo hizo en el marco del Foro de Cooperación China – África, y esto acrecienta la presencia del “gigante asiático” en el continente africano, algo que se ha venido consolidando desde hace algunos años.

 

Medio Oriente:

  • Los retos y circunstancias del Medio Oriente no generarán mayores cambios, las tensiones no disminuyen sino que por el contrario se van ampliando, conforme los conflictos envejecen, también sus soluciones se van tornando cada vez más complejas de implementar.

 

  • La guerra contra DAESH parece una cuestión global, lo cierto del caso es que esta agrupación es solamente el reflejo de otro proyecto político mundial, no necesariamente de las potencias occidentales ni ninguno de esos proyectos imperialistas que suponen algunos conspiradores, sino la realidad de un movimiento político – religioso nacido de la propia cuna de los principales movimientos del Islam, quienes han aprovechado el apoyo de algunas potencias para empoderarse en sus acciones y expandir sus ideologías expansionistas.

 

Hay un modelo de califato sunita promovido desde Arabia Saudita y las agrupaciones salafistas, a como existe un modelo de califato chiita patrocinado desde el liderazgo religioso iraní, quienes al mismo tiempo poseen el poder político de la nación persa.

 

Si se logra vencer a DAESH, otro grupo similar aparecerá para hacerse con el vacío de poder que deje esta agrupación. El complejo panorama de la guerra interreligiosa islámica en la que está sumergida la región se complementa con el involucramiento de los intereses de las potencias mundiales que tienen otros objetivos, alejados de los objetivos mesiánicos de los grupos religiosos que se disputan el poder regional.

 

  • También enfrentamientos entre agrupaciones islamistas son el resultado de esta lucha por imponer una ideología política – religiosa. Las luchas entre células terroristas como Jabat Al Nusra y DAESH contra Hezbollah, seguirán estando presentes el 2016, se podrán extender y afectar otras regiones donde los grupos islamistas quieran establecerse, de esto preocupan las células que han implementado su presencia en la Península del Sinaí, cerca de la Franja de Gaza, otro objetivo que pareciera tener DAESH para restar el poder de Irán en la región (por su alianza con Hamas) y además emprender nuevos objetivos políticos contra el “infiel Estado Sionista”.

 

  • La guerra siria, que en el 2016 cumplirá 5 años, fortalece la idea que el resultado final de esta confrontación es la división completa del territorio en tres sub Estados principales, con liderazgo dividido entre kurdos, Bashar Al Assad tutelando la vida de los chiitas, alauitas y otras minorías religiosas, así como un tercer territorio disputado entre oposición laica e islamistas de Jabat Al Nusra y el DAESH. Esto patrocinado por la intervención de la OTAN, Estados Unidos y Rusia.

 

  • El impacto de la guerra siria se puede ver reflejado en la generación de más refugiados, tanto los que se han marchado hacia Europa como quienes han terminado en otros países vecinos de la zona. Líbano y Jordania principalmente.

 

  • El complejo panorama israelí – palestino no cambiará positivamente de lo que se vivió hasta el 2015. Se han fortalecido los gobiernos palestinos en las regiones donde tienen poder; la Autoridad Nacional Palestina en Cisjordania y Hamas en la Franja de Gaza.

 

Para el 2016 el panorama parece que no tendrá mayores modificaciones, excepto momentos en los cuales la violencia se incrementará y se seguirán viendo ataques terroristas de baja intensidad que se han hecho constantes ahora con los ataques con cuchillo por parte de terroristas palestinos, los ocasionales ataques con cohetes desde la Franja de Gaza, así como eventuales respuestas militares del Estado de Israel a la violencia y el terrorismo palestino.

 

Latinoamérica y el Caribe:

  • Uno de los primeros asuntos que deberá afrontar la región será el estancamiento económico que vive la región en la desaceleración económica que se vive desde la crisis del año 2009.

 

  • Parte de los problemas en la región se debe a la desaceleración china, quien en los últimos años se ha convertido en uno de los mayores compradores de materias primas de la región.

 

  • Aumento en la tasa regional de desempleo que podría alcanzar el 6,9%, mientras el 2015 cerró con la cifra de 6,7% según la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

 

  • La situación del cambio ambiental coloca a Latinoamérica en una situación especial ya que por su condición es uno de los llamados a colaborar con el aspecto de la contaminación que acelera el calentamiento global. En esto países como Costa Rica, se colocan a la vanguardia de fomentar políticas que colaboren y aporten a la humanidad una forma de mitigar el impacto que años de destrucción ambiental ha causado por parte de la humanidad al planeta.

 

  • Otro problema, serán las migraciones, primero por la violencia de algunas regiones como la que acontece en los países del Triángulo Norte Centroamericano, más las situaciones ocasionadas por el narcotráfico, el tráfico de armas y las altas tasas de criminalidad.

 

  • También en el tema migratorio se encuentran los movimientos masivos de personas provenientes de Cuba motivados por políticas propiamente de los Estados Unidos de los últimos años (ley de ajuste y la regla de pies secos).

 

  • En las últimas semanas del 2015 el tema de las migraciones de cubanos mantuvieron a las expectativa a los centroamericanos por el gran número de migrantes que llegaron desde su éxodo saliendo de la Isla, llegando a Ecuador y movilizándose hasta quedar estancados en la Frontera Norte costarricense, donde el gobierno nicaragüense impidió el paso de los migrantes.

 

  • El tema narcotráfico que ya fue mencionado, continuará siendo un grave problema regional, tanto la producción, así como su venta en la región está motivando otras formas de crimen organizado y de violencia regional. México sufre hoy los embates del establecimiento de organizaciones criminales con un poder y alcance, casi similar al que el propio gobierno del Estado mexicano tiene.

 

El tema de los carteles de la droga mexicanos es tan delicado, que estos grupos han conformado casi un gobierno paralelo comprando funcionarios, ciudadanos y hasta fuerzas de seguridad para operar por la libre.

 

  • Hay retos que son más complejos para algunos sectores de la región que para otros. Por ejemplo la crisis de la violencia y el crimen en el Triángulo Norte Centroamericano con el tema de las maras y agrupaciones similares, no lo vive la región caribe, quienes tendrán por su parte un retroceso económico de al menos 0,4%.

 

Por supuesto que el complejo rompecabezas que es la región latinoamericana da para que cada país deba ser estudiado como un fenómeno propio, de ahí pasar a una situación subregional (Centroamérica y México, Suramérica y el Caribe), posteriormente a un tema de sistemas de integración (SICA, MERCOSUR, Asociación de Estados del Caribe, etc.).

 

El panorama latinoamericano es muy particular, si bien la mayoría comparten idioma (con sus variaciones) y sistemas políticos similares, el comportamiento es muy aislado entre los países y el involucramiento con los demás es solamente circunstancial.

 


 

África:

  • El fenómeno del terrorismo principalmente en el Norte africano sigue estando entre las primeras prioridades para el año 2016. El establecimiento de células islamistas en países como Somalia, Nigeria, Yemen, Libia, Mali, genera una sensación de impotencia entre los gobiernos de la zona y además el peligro de la inestabilidad que esto pueda genera.

 

  • Otro aspecto ligado al anterior son las migraciones masivas que están intentando huir de la región, por la violencia que se desarrolla en los diferentes países, a esto se suman los estados de pobreza y de inseguridad alimentaria que afectan a los ciudadanos africanos.

 

  • La corrupción de sus gobiernos les hace perder cifras millonarias, $60 mil millones anuales (4% de su PIB) como asegurara el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

 

  • Las epidemias y enfermedades que asesinan masivamente seres humanos son un reto también para los africanos. Virus como el Ebola ya están siendo controlados, aunque todavía quedan grandes retos para otros virus como el VIH que no se ha logrado controlar de manera adecuada.

 

Conclusión general:

En términos generales, el 2016 no presentará mayores cambios a las situaciones que en la actualidad se están dando en la mayoría de las zonas sensibles de nuestro planeta. Algunas crisis en vez de solucionarse pareciera que están destinadas a permanecer en su estatus sin grandes modificaciones.

Por otra parte hay otros problemas que en vez de mantenerse o mejorar, tenderán a agravarse, principalmente en zonas convulsas como el Medio Oriente, o el tema migratorio europeo, así como el flagelo del narcotráfico.

La labor que se debe realizar para poder mejorar las condiciones actuales del planeta requerirá mucho de la voluntad política de los países así como de acciones consecuentes que ayuden a solucionar las crisis, pero para que esto se pueda dar, obviamente tendrán que dejar de lado algunos temas de sus propias agendas de lado pensando en proyectos de beneficio global, lo que a todas luces parece que simplemente, no sucederá.

 

 

Referencias:

Estados Unidos:

Rusia:


 

Unión Europea:

China:


 

Medio Oriente:

Latinoamérica:

 

África:

La alianza pro rusa prueba fuerza

Fuente: Discovery News

Fuente: Discovery News

Por: Lic. Bryan Acuña Obando (Analista Internacional)

El pasado 30 de setiembre, las fuerzas rusas entraron en acción atacando supuestas posiciones de islamistas en Siria. Sin embargo, algunos informes como los que destaca la BBC de Londres[1], daba énfasis a que los sectores bombardeados por Rusia no registran presencia de radicales islámicos, pero sí de rebeldes del denominado “Ejército Libre Sirio (ELS)[2]”. Las críticas no se han hecho esperar a la actuación de los bombardeos del ejército de Vladimir Putin por parte de la coalición occidental, no es para menos, da a entender que el objetivo principal de Rusia no se centra en detener o destruir al Estado Islámico, sino en frenar la caída, del gobierno de Bashar Al Assad[3].

Pero, a pesar de lo mencionado anteriormente, que es sumamente importante, porque un aliado sirio ingresó en acción con las intenciones principalmente de salvaguardar los últimos bastiones de poder que tiene el presidente sirio, en sus intenciones de mantenerse liderando el país. Y de la entrada estratégica de Rusia en la defensa del régimen sirio, los otros componentes que están formando parte de un nuevo bloque estratégico pro ruso llaman poderosamente la atención por el nuevo escenario que plantean al dar estas demostraciones de fuerza.

El 23 de setiembre, el gobierno ruso inauguró la mezquita más grande de Europa[4], y el presidente invitó entre sus más destacados asistentes al Primer Ministro Turco, Recep Tayyip Erdogan y a representantes del gobierno iraní; además del presidente palestino Abu Mazen, pero este tiene otro trasfondo un poco diferente al de la presencia de los dos primeros. Adicional a lo anterior, el 26 de setiembre se confirmaba una alianza entre Rusia, Irak, Irán y Siria para combatir al Estado Islámico[5].

Aunque Turquía no forma parte de esta alianza, es un factor importante, por ser el miembro de la OTAN, que genera mayores desconfianzas en cuanto a sus “fidelidades políticas”. Los turcos además de tener su poderoso ejército en dicha organización, económicamente tienen fuertes intercambios con los rusos, y son miembros de los denominados BRICS, que tienen intereses económicos como naciones emergentes.

Además de eso, los turcos tienen una importancia estratégica en la crisis siria, por compartir fronteras, tener refugiados y porque funcionan en cierto modo como un contra peso para evitar la expansión del control territorial de los grupos islamistas principalmente cerca de sus fronteras. Aunque también los tienen sus propios problemas con la crisis siria que empuja de a pocos el empoderamiento de los kurdos sirios e iraquíes, que pueda motivar a los grupos kurdos de su territorio a querer hacer lo mismo y desestabilizar su nación.

De eso se desprende en cierto modo el acercamiento ruso con el gobierno del islamista (“moderado”) Erdogan, y al mismo tiempo acerca sus posiciones a los gobiernos de Irak e Irán. A pesar de la mayoría de la población turca ser “laica” y los musulmanes al menos un 80% pertenecer al sunismo islámico, el acercamiento a dos países de mayoría chiita obedece a una situación de estabilidad política que en estos momentos no puede reducirse al debate religioso. Para ser realistas, el sunismo del Estado Islámico no es del gusto del sunismo adoptado y practicado en Turquía.

Los iraquíes por conveniencia se unen a esta alianza sabiendo el riesgo que están corriendo de ser sometidos bajo el control del Estado Islámico en su totalidad, por lo tanto deben aprovechar esta nueva alianza que es más tangible y real que lo realizado por el bloque occidental hasta este momento, perdiendo el tiempo en debates burocráticos sin ver la erosión ocasionada por los radicales islámicos que se expanden como langostas sobre los cultivos.

Además de lo mencionado anteriormente, Irak tiene una buena disposición a la intervención de este bloque por su afinidad religiosa con Irán, ambos son de mayoría chiita y desde la caída del régimen de Sadam Hussein, el vacío de poder y el desequilibrio de fuerzas en el Medio Oriente, lo aprovecharon el país de los ayatolas para influir en la situación interna de Irak.

Estos tipos de bloques no son nada nuevos, en diciembre de 1996, Irán y Turquía realizaban acercamientos y consultas para conformar un “eje de naciones islámicas[6]”. En ese momento las agendas de interés marcaban propuestas de desarrollo económico y relaciones comerciales, mientras para Irán se trataba de una propuesta que ayudaría a evitar eventuales ataques por parte de Turquía contra los iraníes en caso que la OTAN quisiera tomar represalias militares contra ellos.

Al final esto significó al menos para los turcos, que el gobierno norteamericano viera con otros ojos al gobierno del Primer Ministro Necmettin Erbakan (Islamista), por estar negociando con un país considerado promotor y patrocinador del terrorismo internacional.

La idea de un bloque ruso – iraní, complementado con la presencia de Turquía, directa o indirectamente, es una idea que han planteado varios analistas internacionales, entre ellos el Director del Centro de Mecanismos Políticos Politkontakt, Andréi Médved, quien aseguraba al medio ruso “Sputnik News”:

“…Irán, Turquía y Rusia, a pesar de las distintas posturas, tienen clara su responsabilidad colectiva hacia la estabilidad de la región[7]…”

Una propuesta de bloque como esta en la cual Rusia es la cabeza, no es una locura, ni de extrañarse, de hecho, en una estructura de este tipo donde se quiere dar una opción diferente a la desgastada alianza occidental, tanto que analistas de este sector ven con positivismo la intervención rusa en el conflicto sirio, a veces sin tomar en cuenta los efectos colaterales que esta intervención como cualquier otra ocasionan y ocasionarán.

Debe quedar claro, el interés principal de Rusia no es el Estado Islámico. Para acabar con el Estado Islámico y su estructura de poderes en clanes se requiere una intervención por tierra y ninguna potencia quiere poner los muertos para eso. La solución en estos momentos al realizar ataques por aire y plantar soldados en zonas estratégicas es evitar su expansión, delimitarles “fronteras” dentro de las cuales pueden ser el ente político que expresan, pero más allá mantener estable el estatus quo que existía cuando fueron creados estos Estados artificiales.

El mensaje ruso a las potencias occidentales es que están ahí, en el mismo sitio donde ellos han armado al ELS contra Al Assad, y que evitarán hasta el último momento que el gobierno de Bashar caiga.

No renunciarán a su zona de influencia desde donde vigila a las potencias adversarias y además a sus aliados, y no solamente eso sino que coquetea con gobiernos aliados de Occidente (Ankara, el Cairo y Jerusalén) y les transmiten mensajes de seguridad a sus gestiones, y además aseguran relaciones bilaterales de distintas índoles (económicas, militares, cooperación, etc.)

Rusia tiene sus alianzas predilectas en la zona, pero eso no quiere decir que no puedan echar mano de vez en cuando de nuevas opciones, siempre que esto beneficie sus intereses geoestratégicos.

Lo hacen en Europa con sus zonas de influencia en ciertos territorios, cerca de las bases propias de los liderazgos de la OTAN, también con la apertura de nuevas actividades cerca del sector mediterráneo.

Lo realizan también en América con sus relaciones con el bloque que se denomina “anti imperialista” (Venezuela, Ecuador, Nicaragua, Argentina, Bolivia, etc.). En Asia con su alianza estratégica con China, tienen fuerte influencia en el Medio Oriente como ya fue explicado anteriormente y se van abriendo camino en África comenzando con un poderoso aliado como Egipto.

Ideológicamente el mundo es multipolar, sin embargo, los bloques de poder e influencia que se van desarrollando marcan un antes y un después de las relaciones entre Estados. La pérdida de confianza en potencias como Estados Unidos y las grandes potencias de la OTAN como Reino Unido, Francia y Alemania, han dado paso a que el vacío lo aproveche un liderazgo que ha sabido mover sus fichas de forma adecuada para hacerse con el visto bueno de un gran número de países que al cambiar su situación frente a las realidades del mundo, se sienten obligados a cambiar también sus alianzas por una que les brinde un nuevo aire y ese espacio es el que los rusos están aprovechando hoy.

[1] ¿A quién está bombardeando Rusia en Siria?, BBC (2015), Inglaterra, recuperado el 01 de octubre de 2015 de http://www.bbc.com/mundo/noticias/2015/09/150930_siria_rusia_ataques_az

[2] Ejército Libre Sirio, recuperado el 01 de octubre de 2015 de  https://es.wikipedia.org/wiki/Ej%C3%A9rcito_Libre_Sirio

[3] Putin respalda a Al Assad previo a reunión con Obama, Terra (2015), México, recuperado el 01 de octubre de 2015 de http://economia.terra.com.mx/rusia-respalda-putin-a-al-assad-previo-a-reunion-con-obama,70c3ca3b75c2d3efc25c3a2bc5969333ly47ua1b.html

[4] Inauguran la mezquita más grande de Europa, 2001 (2015), Venezuela, recuperado el 01 de octubre de 2015 de http://www.2001.com.ve/en-el-mundo/110643/inauguran-la-mezquita-mas-grande-de-europa.html

[5] Rusia, Irak, Irán y Siria sellan una alianza militar contra el Estado Islámico, EFE (2015) España, recuperado el 01 de octubre de 2015 de http://www.efe.com/efe/espana/mundo/rusia-irak-iran-y-siria-sellan-una-alianza-militar-contra-el-estado-islamico/10001-2722895

[6] Irán y Turquía avanzan hacia la formación de un eje de naciones islámicas, ABC (2015), España, recuperado el 01 de octubre de 2015 de http://elpais.com/diario/1996/12/20/internacional/851036418_850215.html

[7] Un triángulo Rusia, Turquía e Irán permitiría estabilizar Oriente Medio, dice politólogo, Sputnik (2015), Rusia, recuperado el 01 de octubre de 2015 de http://mundo.sputniknews.com/politica/20150909/1051247991.html

OCCIDENTE, LA HUDNA NUCLEAR Y EL PLATO DE LENTEJAS

LENTEJAS

El denominado grupo de los 5 + 1 (Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia, China y Rusia), más Alemania, firmaron con Irán un acuerdo que expone los siguientes puntos generales:

Exigencias a Irán:

  • Detenga el enriquecimiento de uranio a un nivel medio de pureza
  • Reduzca la concentración de las reservas ya existentes de uranio enriquecido o que las convierta en forma oxida
  • No permita que el reactor Arak esté operativo
  • Se comprometa a permitir más inspecciones por parte del Organismo de la Energía Atómica.

Exigencias de Irán al G5+1:

  • Reconozca el derecho del país a enriquecer uranio
  • Ponga fina a las sanciones internacionales y unilaterales.

El acuerdo pareciera en un inicio positivo, porque compromete al gobierno persa a reducir su fabricación energética de los niveles utilizados para la producción de armamento, sin embargo no hay nada que detenga a Irán en su camino a obtener material para uso militar, el acuerdo solamente disminuirá las sanciones económicas y modificará el perfil belicista del régimen de los Ayatolas.

Sin embargo, el solo desuso de las instalaciones de Arak, no impedirá que se pueda continuar con el tratamiento de aguas pesadas, ya que Irán en ocasiones anteriores ha demostrado que posee plantas nucleares subterráneas, las cuales quedan por fuera de cualquier control de los entes encargados de velar por que Irán no esté haciéndose con los elementos necesarios para obtener armamento nuclear, o material para la fabricación de bombas sucias que pueda ser usadas por agrupaciones como Hezbollah o Hamas que son aliados de la Nación Persa.

Resulta irónico que Occidente se confíe de Irán a pesar de que estos no modifican su discurso, han desplegado nuevos misiles de largo alcance, algunos con capacidad nuclear; como acusara el gobierno de Londres en el año 2011. Además, y a pesar de que cambiaron de gobierno, las consignas “Muerte a América” y el llamado a erradicar a Israel de la faz de la tierra continúan estando vigentes, y una llamada telefónica de Rohani a Obama no cambiarán una política de Estado donde el “Gran Satán” y sus aliados deberán ser destruidos.

 

LA HUDNA NUCLEAR

Esta tregua dada a los iraníes para que muestren un poco de voluntad política, les ha brindado un espacio de acción que no tiene desperdicio para ellos. Lograrán de este modo desahogar su sistema económico, puesto que las sanciones realizadas a su economía han repercutido a lo interno. Sin embargo una vez que el esquema económico se vea refortalecido, al igual que en otros momentos lo hizo Corea del Norte, darán un golpe a la mesa y tendrán de nuevo enrumbado el proyecto nuclear militar, por cuanto el acuerdo del G5+1 a diferencia de cualquiera propuesto a Norcorea, este da posibilidades de desarrollo “energético”, lo que con un buen plan resultará más sencillo encubrir cualquier práctica de las prohibidas, llegando a ser descubiertas cuando ya sea tarde. Además de las grandes posibilidades de movilizar el material ya desarrollado hacia otras zonas del país, hacia las naciones vecinas aliadas de Irán, como Hezbollah en el Líbano como ha hecho el gobierno de Al Assad para cumplir con la desaparición del material químico ordenado por la comunidad internacional, y también pueden movilizar el material junto con los técnicos a la propia Siria.

En otras palabras, esta tregua con Irán es la carta blanca de acción que necesitaban los Ayatolas para poder acelerar el proceso de obtención del material para uso militar y tienen la ventaja de contar con dos fuertes aliados, China y principalmente Rusia, que en materia armamentista nunca ha estado en contra de que Irán cuente con la materia prima para la fabricación de armas con capacidad nuclear.

Y no tendrán mayor problema con nuevas sanciones, porque el accionar burocrático impedirá que nuevas sanciones económicas sean inmediatas sin tener que pasar por todo una maraña de discusiones propias de la herencia democrática de disidencia, y ni qué hablar de una posibilidad militar, la cual como última medida que es, no estará entre las primeras nunca.

EL PLATO DE LENTEJAS:

En el relato bíblico (Génesis 25:34) donde Esaú vende el derecho de herencia por su primogenitura a su hermano Jacob por un plato de lentejas, queda demostrado que muchas veces por una necesidad se llega a cualquier acuerdo, por más malo que sea este. Las naciones occidentales, encabezadas por Catherine Ashton (diplomática europea) y el presidente Barack Obama han empeñado la estabilidad de la región y la paz a cambio de un acuerdo sin mucho valor tácito en la práctica, por cuanto la suspensión del embargo económico, como ya fue expresado solamente desahogará la economía iraní, soltará las amarras al desarrollo nuclear y todo a cambio de que se saque de funcionamiento Arak y se diluya públicamente la posibilidad de desarrollo nuclear para fines militares.

Sin embargo, la jefa de la diplomacia europea ha tenido sus declaraciones desafortunadas que demuestra la debilidad europea al poner una vocera con fuertes carencias para expresarse, ejemplo claro, cuando tuvo la osadía de comparar los asesinatos contra miembros de la comunidad judía de Toulouse (Francia) con lo que ocurre en la “Franja de Gaza”. Por su parte, el presidente norteamericano demuestra el alejamiento de su gobierno con sus aliados en Medio Oriente, principalmente con Israel, a quien antes de ir a las negociaciones con Irán, se negó el presidente Obama conversar con el Primer Ministro Israelí, Benjamín Netanyahu.

Lo cierto del caso es que una vez más queda demostrada la debilidad y poca visión del “timing político” de los gobiernos europeos y de Estados Unidos. Por una parte buscan neutralizar a Irán a través del patrocinio a las agrupaciones opositoras del régimen sirio, lo que a su vez congela el suministro de fondos y de armamento para agrupaciones como Hezbollah y Hamas, y por el otro, le sueltan las amarras para que puedan seguir creciendo en poder en una región donde la posibilidad de un Irán nuclear no es solamente un dolor de cabeza para Israel, sino además para los países del Golfo y Turquía, por el desequilibrio en que caería la región, donde el último país que neutralizaba a los persas fue el gobierno de Sadam Hussein en Irak y que también fue arrancado de raíz por una mala decisión de un gobierno occidental.

Y el gran ganador militar de estas decisiones es Rusia, una vez más ha logrado “marcar la cancha” de la manera que mejor les conviene, favoreciendo sus intereses directamente y dejando mal parados a los liderazgos de Europa y Estados Unidos, con quienes pareciera tener intereses comunes para evitar un Irán nuclear, pero lo cierto del caso es que al ver sus movidas en Siria y ahora en el tema iraní en Oriente Medio, más la victoria política y económica rusa sobre la Unión Europea por Ucrania, deben recordar que los rusos están ahí para su propio beneficio y son un actor internacional importante que lucha por tener su lugar de privilegio en el escenario mundial, imponiendo sus “hojas de ruta” y ganando terreno de actividad geopolítica. No por nada tienen fuerte presencia en América Latina, Oriente Medio, África, Europa Oriental y Asia, donde está su gran aliado económico, China.

Entonces mientras los países occidentales confían en la “buena fe” de un Estado que durante más de 3 décadas se ha dedicado a patrocinar acciones de terrorismo internacional contra objetivos occidentales de Estados Unidos, Europa e Israel, Irán ha logrado bajar el nivel de tensión que sobre su gobierno pesaba, a pesar de que el discurso no se modifica, llamen a la muerte de Estados Unidos, a la destrucción de Israel y su patrocinio a las actividades terroristas siguen presentes. En otras palabras, Occidente ha empeñado la paz de la región (y del mundo) por un plato de lentejas; por una sensación de tranquilidad pasajera que posteriormente traerá dolores de cabeza muchos mayores que los actuales y con una capacidad de reacción muy reducida.