Archivo de la categoría: Francia

¿Quién se supone que es Emmanuel Macron?

Para conocer quién es el nuevo presidente francés, no solo basta con ingresar en la biografía y leer lo que se ha escrito al respecto, sino que es necesario también analizar, lo que dicen los grupos políticos sobre él.

En términos generales de elección popular

Para poco más de 11,5 millones de personas; equivalentes al 24,5% de abstención que hubo según el sondeo del padrón electoral; el nuevo líder galo no representa un cambio real en la política del Estado, mientras que para 4,2 millones de personas (9% del padrón) que votaron en blanco o nulo, su voto protesta demuestra que ningún grupo político les representa como debe de ser. Esto presenta una antipatía política total de poco más de 15 millones de electores.

Por otra parte, si bien cerca de un 66% de los votantes se decidieron por el ex asesor del presidente Hollande, hubo un 34% favorable a una visión de ala dura proveniente de la candidata Marine Le Pen, que no es un número nada despreciable en cuanto a la cantidad de personas con una posición ultra nacionalista y de principios que rayan en el racismo y la discriminación. Aunque también, hay parte de esos casi 11 millones de electores que creen realmente que hay temas nacionales que Macron no puede asumir en beneficio de lo que ellos llaman “los verdaderos franceses”.

Macron es sinónimo de conspiración

Para algunos, el que un presidente se llame Emmanuel quizás le obligaría automáticamente el haber nacido en un pesebre, dentro de una familia humilde y haberse partido la espalda trabajando para ser un verdadero éxito y ejemplo para todos. Sin embargo, Macron nace en una familia burguesa, y además, entre sus muchos trabajos, por su formación financiera y económica, laboró en el Banco Rothschild, lo que ha valido que se le señale de ser parte de varias teorías conspirativas.

Se le acusa de estar bajo el dominio de la poderosa banca de la cual se han creado muchos mitos y leyendas sobre dominio mundial a través de los años, así como de tener afiliaciones oscuras con lo que algunos “conspiranoicos” han denominado la “estrategia sionista internacional”. En palabras de un sitio que expande este tipo de acusaciones que rayan entre el ridículo y las teorías judeófobas de los siglos XIX y XX:

“…Para este sujeto Francia es un peón más al servicio de la estrategia sionista internacional, la Unión Europea el elemento fundamental para acabar con la verdadera Europa y la inmigración masiva, especialmente la islámica, una herramienta para reducir a escombros la identidad europea…”

Es pues Macron, para los que atienden a estas teorías, un peón más del tablero de dominio mundial, donde él (Emmanuel) cumple el rol de ser la cara visible, pero por detrás hay un gobierno de la sombra que viene por el dominio total.

Y este tipo de ideas conspirativas las abrazan con el mismo entusiasmo tanto los seguidores de lo que anteriormente llamábamos la “derecha” como la “izquierda” política, con tal de no aceptar el resultado francés, las teorías de dominio de un grupo que trabaja a las sombras hacen eco en la era de la tecnología.

El temor frente al islamismo.

A lo anterior se suma otra idea entre los grupos que no estaban convencidos de la elección de Macron; aparte claro está de la línea dura de Le Pen. Existen aquellos que temen por el futuro de las migraciones principalmente de musulmanes a Francia, y el crecimiento de células islamistas en barrios de la periferia donde abundan las mezquitas wahabistas y se aplica la sharia como norma para controlar los destinos de los miembros de dichas zonas, al margen por supuesto de la Ley de la República.

El abordaje que el presidente electo ha realizado acerca de esta problemática es pobre, y algunos le acusan de mantener una línea laxa al respecto y no proponer ningún elemento que pueda eventualmente confrontar una crisis tanto con el tema de los refugiados como el fortalecimiento islamista en regiones importantes de Francia.

Entre las teorías conspirativas, y aquellos que se aprovechan de las concesiones que brindan algunos grupos políticos para no parecer “radicales”, la realidad es que el país cae en la encrucijada de un futuro turbio donde los extremistas de un sector y el otro se terminan encontrando y generando desastres.

El respiro para los europeístas

Lejos de los aspectos complejos citados arriba. Es un hecho que para aquellos grupos que defienden el modelo de la Unión Europea (UE), Emmanuel Macron representa un respiro después de ver movimientos que ponían en riesgo a la integración regional, como el BREXIT, la elección del presidente Donald Trump que abogaba por proyectos más nacionalistas, así como un llamado a debilitar las bases de la OTAN con amenazar en disminuir la contribución económica norteamericana a ese organismo multilateral y el crecimiento de grupos euro escépticos que abogan por la autodeterminación nacional como respuesta a lo que denominan el fracaso integracionista.

Para los defensores de la Unión Europea Francia junto con Alemania son los países que mantienen a flote el sistema, por lo que auguraban que de haber ganado la candidata Marine Le Pen, el terremoto en las bases de la integración habría sido de magnitudes catastróficas, y desde el propio lunes posterior a las elecciones habría sido necesario comenzar a recoger los despojos restantes de un sistema condenado a su extinción. Sería pues, crónica de una muerte anunciada.

La moneda en el aire para Macron.

La frase idealista sigue siendo el gran reto para una Nación que procura seguir siendo líder mundial. ¿Libertad, fraternidad e igualdad, pero hasta qué punto es así hoy?

Los principales temas que debe abordar Macron una vez que llegue al Palacio Eliseo tiene que ver con los siguientes aspectos, según dictaminan los principales analistas de la situación francesa:

  • Económico: desde la posición de los “parados” (desempleados), reformas laborales, reforma de pensiones.
  • Crisis migratoria: tema que debe ser abordado desde la posición de los derechos humanos, pero también de la seguridad nacional.
  • El espíritu anti europeo: el euro escepticismo sigue ganando terreno, y los partidos de ala dura lo promueven con más fuerza en una lucha sin tregua.

La resaca política en Francia no se hará esperar, y las próximas embestidas contra la elección de Macron serán fuertes y la ruta para gobernar los destinos franceses en los próximos años serán complicados marcados por la duda y teorías oscuras sobre él.

Anuncios

El neo antisemitismo, el despertar de la bestia

caricatura-antisemita

Caricatura antisemita

El 1ero de noviembre de 2005, la Asamblea General de las Naciones Unidas mediante la Resolución 60/7 decidió señalar el 27 de enero de cada año como el “Día Internacional de Conmemoración en memoria de las Víctimas del Holocausto”, por lo que desde hace más de una década en esa fecha se realizan actos de corte político donde se hace alguna mención a la conmemoración, aunque por lo general en ciertas esferas, se pretende manchar la memoria de las víctimas al mezclar la Shoah con los conflictos actuales del Medio Oriente o con el insistente negacionismo que toma fuerza entre grupos principalmente de carácter judeofóbico, algunos de los cuales ocultan su odio al judaísmo criticando la ideología política del sionismo de forma general; en general desconocen que existen diferentes ramas de dicha ideología, pero eso es tema de otro artículo.

En este año 2016, se puede señalar una desagradable diferencia a otras conmemoraciones. La persecución contra los judíos en Europa preocupa a esta minoría que ha visto el despertar de una gran bestia que nunca ha sido exterminada; el antisemitismo. Este duerme por épocas, sus crías eventualmente atacan y que ante las grandes crisis sociales, económicas y culturales se levanta con gran fuerza, bien alimentada por las circunstancias que vive esa región.

Ese terrible monstruo, se hace acompañar en la actualidad de otra criatura que no tiene un amo fijo y que sirve a los intereses del odio; ese ente inestable es la islamofobia. Su volatilidad sirve para los intereses de los antisemitas de todos los bandos; le funciona a la extrema derecha europea, blanca y cristiana.

Le sirve a la izquierda “buenista” y extrema que mezcla el supuesto apoyo de la causa palestina y la defensa de naturaleza “humanitaria” de los inmigrantes musulmanes hacia Europa, y quienes en sus discursos usan el antisemitismo solapado de “anti sionismo” junto con el discurso de que los europeos deben tener las puertas abiertas a estos migrantes como compensación a décadas de colonialismo y acusando de islamofobia a quienes no quieren permitir estas migraciones masivas.

También le favorece a los grupos islamistas que han estado absorbiendo las grandes masas de musulmanes inmigrantes que han llegado al continente, algunos en carácter de “refugiados” y otros como parte de una campaña de islamización promovida por clérigos musulmanes del Medio Oriente y otros que se encuentran en Europa expandiendo el germen del odio, como por ejemplo el abogado y religioso islamista Anjem Choudary.

El resultado de este antisemitismo en el último año ha generado oleadas de inmigrantes desde Europa hacia Israel y otros países occidentales no europeos, ejemplo de Francia donde en cerca de 5 años han migrado cerca de 13.000 personas, movidos por los actos de odio contra la comunidad francesa que es la más grande de Europa y la tercera más grande del mundo (superados solo por Israel y los Estados Unidos).

Los atentados terroristas contra el colegio de Toulouse en el 2012, el ataque contra la sinagoga Don Isaac Abravanel en julio 2014 durante una marcha pro palestina, también el atentado contra el Super Casher (junto con el ataque a la revista Charlie Hebdo) en enero de 2015, así como el ocurrido en París el 13 de noviembre del mismo donde se incluyeron objetivos judíos, se han convertido en algunos de los detonantes para una masiva salida de judíos de este país.

Pero en otros países europeos, la actitud antisemita y los actos violentos también han sido frecuentes, por ejemplo en Ucrania en la región de Donetsk donde los mensajes contra los judíos han preocupado a la comunidad, otro ejemplo fue en marzo de 2014, el rabino Hillel Cohen de la organización Hatzalah fue agredido en Kiev. El 25 de febrero del mismo año, la sinagoga Gymat Rosa en Zaporizhia fue atacada con bombas incendiarias.

En Alemania en el año 2015 se reportó un crecimiento de los ataques de corte judeofóbico en un 25% principalmente a manos de turcos y de inmigrantes árabes. La Liga Anti difamación (ADL) reportó que para ese mismo año, el porcentaje de antisemitismo ubica a Europa Occidental con un 24% de población con actitudes antisemitas siendo Grecia con un 69% el país con mayor cantidad de población que tienen ideas negativas sobre los judíos y Suecia el de niveles menores (4% de la población). Por su parte en Europa Oriental, los polacos con el 45% son quienes presentan el mayor nivel de judeofobia de la zona y la República Checa con 13% los que menos posiciones contra el judaísmo presenta, del poco alentador 34% general de la región.

Y es determinante que además de los actos de los judeofóbos locales, las poblaciones migrantes que se han ubicado en Europa traen también el virus del odio judío. El mismo análisis del 2015 indica que al menos un 74% de los ciudadanos del Medio Oriente y el Norte de África (MENA) tienen ideas negativas del judaísmo, una actitud que acarrean desde la conquista Islámica de la región donde por ejemplo en el siglo XVI los judíos de Persia eran obligados a vivir en zonas separadas de la ciudad (guetos) por considerarlos impuros, además de vivir otras vejaciones y sometimiento a la legalidad islámica que por su condición de “dhimmis”; no musulmanes que pueden vivir bajo la tutela islámica sometidos a una normativa diferenciada.

La mayoría de musulmanes del Medio Oriente y el Norte de África no han visto nunca a un judío, la cantidad de judíos en la región no es tan amplia para tener contacto con ellos; salvo Irán con 10.000 personas de esta fe aproximadamente, los demás países no cuentan con un número considerable de esta población para decir que han visto uno, pero la propaganda y las enseñanzas de clérigos han generado conceptos muy negativos, al punto que se les compara con monos o cerdos, por ejemplo en el sistema educativo de Arabia Saudita, algunos religiosos egipcios, entre otros.

Ocurre también donde la hostilidad no permite que sean muy abiertos a expresar su fe o donde al sufrir alguna violencia no tengan muchas posibilidades de declarar para evitar hostilidades, como ocurrió a mediados del mes de enero donde una sinagoga en Teherán sucumbió en una de sus paredes y se dañaron los rollos de la Torah, pero por temor no se han querido referir a esto como una situación “no accidental”, o la disminuida comunidad judía libanesa que prefieren mantener el anonimato y orar en silencio en sus hogares temerosos del ostracismo y la hostilidad.

Este pensamiento es el que muchos inmigrantes que se han movilizado a Europa llevan como elemento adicional, y que atiza el odio y los ataques contra comunidades que han intentado levantarse, después de la catástrofe de la II Guerra Mundial, por lo que desde varias esferas políticas y religiosas del liderazgo judío se predica, que ahí ya los judíos no tienen nada qué hacer, que salgan ya, como la advertencia que se hizo previo a que los nazis comenzaran su plan de conquista y exterminio. Esa bestia solo parecía muerta, en realidad se ha conservado alerta esperando una nueva oportunidad para dar un nuevo zarpazo y con sus afiladas garras de nuevo arrasar con los valores de nuestra sociedad.

 

Discriminación suave – reacción dura

CRUZADAS

Por: Bryan Acuña Obando (Analista Internacional)

El actual ambiente en Europa no podría ser más tenso e inoportuno para las minorías que por alguna razón se encuentran en este continente. Después de los atentados de París el viernes 13 de noviembre, los sentimientos eurocentristas afloraron como nunca, y han convertido la tragedia parisina en el espíritu y motivación para que los ciudadanos comunes y corrientes defiendan de alguna forma los ideales de una “Europa en paz, cristiana y blanca”.

En la dura batalla contra el crecimiento de las migraciones principalmente islámicas, han comenzado a representar esa Europa idealista con símbolos.

Por los atentados de París, la Marsellesa se transformó en el himno de los europeos y en eventos masivos y tan significativos como el fútbol, donde se pueden externar estos sentimientos. Que ciudadanos ingleses, españoles, holandeses canten el himno de un país que no es el suyo en una lengua que no es la propia como muestra de solidaridad, para mostrar el europeísmo en su máximo esplendor, transforma este acto en una señal clara del impacto que los atentados lograron en esta oportunidad, con una mayor fuerza que los ocurridos en Londres o Madrid.

De lo anterior, resulta a la propaganda ultra, el hecho que en el juego entre turcos y griegos, parte importante de los aficionados presentes en el Estadio de Estambul, decidieran chiflar durante el minuto de silencio por las víctimas francesas y se escuchara además el grito de “Allahu Akbar” (Alá es grande). Esto refuerza al discurso que los turcos no deben ser incorporados en la Unión Europea, porque su idiosincrasia es completamente ajena a los valores de esa Europa mencionada anteriormente.

Por si fuera poco, el diario ABC (España), el pasado 16 de noviembre publicó una nota en la cual señalaba el antisemitismo y la islamofobia como dos plagas que afectaban a la sociedad francesa.

En el artículo se señala que al menos un 50% de los ataques judeofóbicos son provocados por jóvenes musulmanes. Se destaca que el ataque al Bataclan se pudo deber a que los propietarios del lugar son judíos. En lugares como el Reino Unido y Alemania los ataques judeofóbicos se dan en porcentajes del 30% y el 35% por medio de agrupaciones islámicas, a pesar de que las comunidades musulmanas en estas últimas dos zonas son mayores que la francesa.

Esas acciones violentas acarrean puntos negativos para la percepción de los musulmanes y brinda herramientas a los ultranacionalistas para continuar en una cruzada ideológica que no afecta solo a los islamistas, sino también a los musulmanes que mantienen presencia en Europa desde el siglo VII cuando se establecieron en la Península Ibérica.

Pero cabe señalar que cuando se da la oportunidad y las herramientas para que se discrimine a una población por el comportamiento dañino que ocasiona una minoría de ésta, se empieza a dar carta blanca para que otras minorías también se vean afectadas o agredidas.

No es nada nuevo señalar como fascistas europeos la han emprendido en reiteradas ocasiones contra africanos, latinos, judíos, indios y asiáticos, tanto a nivel físico como en discursos xenofóbicos y discriminadores desde curules parlamentarias.

En esas oportunidades, se han hecho fuertes críticas desde la sociedad civil, sin tintes ultras como la de estos sujetos. Sin embargo, con la propaganda actual por la cruzada mediática que han logrado con los atentados del “viernes 13”, quienes mantenían una postura moderada, han comenzado a sucumbir en comentarios generalizados de manera “inocente” contra los migrantes de todas las latitudes, especialmente del Medio Oriente, y esto le sirve de carta blanca a los radicales de derecha para expandir sus semillas de odio y para que se les justifique de forma cómplice sus fechorías contra todo aquello que no les huele a europeo.

Este proceso es el que finalmente podríamos denominar “soft discrimination” (discriminación suave) y con una eventual “hard reaction” (reacción dura), porque se comienza con la demonización del que no es europeo, y terminan justificando la violencia irracional que puedan emprender contra estas minorías de forma sangrienta.

La ley del talión a la francesa

francia

Por Bryan Acuña Obando (Analista Internacional)

El ataque francés el domingo 15 de noviembre contra Raqqa en respuesta a los atentados del viernes 13 en París, no compensa nada. El enemigo más allá de estar en un Estado de facto, se encuentra compartiendo el mismo techo que los europeos, compartiendo su propio “espacio vital”.

No han comprendido los liderazgos occidentales que este tipo de respuesta más que minar los actos de terror, sumará nuevos adeptos a los movimientos de Islam radical, en un país donde según fuentes islámicas, de 6 millones de fieles a esa religión al menos 100 mil son convertidos, algunos de los cuales lo hacen a través de grupos integristas salafistas y wahabistas y entre los que se unen a estos grupos al menos 900 al 2014 se liaron en las redes del Califato Islámico.

Los grupos radicales han estado utilizando los púlpitos de las mezquitas dentro de Europa para inyectar en las comunidades no fundamentalistas ideas que las envenenan y los vuelcan en contra de la sociedad en la que viven, fortaleciendo sus posiciones intolerantes.

Además, los sentimientos de islamofobia sumados a las ideas de que países como Francia son sinónimo de pecado y de perdición para las comunidades islámicas, incentiva todavía más las posibilidades de que ataques como los de París se vuelvan habituales.

Pueden acabar con el “DAESH” o su cúpula en Iraq, Siria, Libia o en Plutón, pero el germen del islamismo se expande y se extiende como una enfermedad contagiosa. Este movimiento político – religioso (el islamismo) no es algo nuevo, solo que ahora aprovecha los vacíos de poder de sus territorios de origen para expandirse y recibir cada vez más soldados y obtiene más fuerza por el deterioro de la confianza en los gobiernos no religiosos tanto en países musulmanes, como ahora en naciones laicas y abiertamente seculares, como las europeas.

Cabe destacar que los propios países islámicos saben lo que es ser víctimas de estos radicales porque es un asunto que sucede casi a diario. El mismo viernes de los atentados en París, en Bagdad (Iraq) y el Sur de Beirut (Líbano), el terrorismo cobraba la vida de más de 60 personas entre ambos hechos lamentables, sin que la reacción categórica de los occidentales fuera tan contundente como se esperaría.

Pero Occidente se ha acostumbrado a ver este tipo de violencia como algo lejano a su sociedad “pluralista y democrática”, así como considerarlo el pan diario de países en el Medio Oriente y África y es así como se cae en el estereotipo que allí los asesinatos y el terrorismo son deporte nacional, por eso cuando ocurre en este lado del mundo, la sociedad se enloquece y cae en pánico colectivo.

La respuesta militar de Francia solamente intenta aplacar las posiciones ultranacionalistas del país, dar una muestra de fuerza militar, pero es en sí un acto que traerá más muerte y destrucción en una ciudad de más de 220 mil habitantes que recibirán el efecto colateral de estar siendo gobernados por aquellos que saben que sus muertes serán un excelente material de propaganda religiosa, mientras que para los efectos reales, no hay nada positivo que se pueda destacar realmente de esta acción bélica.

Smartpower en el Kremlin

PUTIN OBAMA

 

En un artículo escrito hace 3 años aproximadamente llamado “En la esquina Rusa, de nuevo el fantasma soviético” planteaba el peso político que ha retomado el gobierno ruso en alianzas estratégicas en zonas con alta presencia estadounidense ya sea militar, política o económica. No en vano se ha destacado presencia rusa en países latinoamericanos, en coordinaciones con países asiáticos y en los últimos meses en mantener un control oportuno en el Medio Oriente; el Heartland en un claro desempeño del denominado poder de persuasión; Smartpower”.

El gobierno de Vladimir Putin ha sabido emplear la diplomacia sin soltar el fusil, en el caso del conflicto en Siria; uno de sus mayores socios en compra de armamento de la región; el gobierno del Kremlin ha logrado evitar por el momento que una coalición occidental realice un ataque quirúrgico contra bases militares sirias como respuesta a un ataque con armas químicas realizado contra civiles a finales de agosto pasado. La propuesta rusa para evitar la intervención militar proponía la entrega del gobierno sirio de todo su arsenal químico y la firma del tratado internacional sobre este tipo de armamento, propuesta que fue aceptada por el gobierno de Bashar Al Assad.

Este movimiento político del gobierno ruso fue aplaudido a nivel global, pensando que acercará la paz en una región convulsa, donde a estas alturas va más allá de desaparecer armamento ilegal o de una salida abrupta del presidente Assad del poder sirio. Pero lo cierto del caso que enumerando algunas acciones rusas podría destacar que la vuelta en escena de esta potencia mundial lo hacen a costas de un Barack Obama cuyo Premio Nobel de la Paz en el año 2009 se le ha transformado en una pesada carga.

  • En setiembre de 2011 Rusia critica a la Unión Europea por tomar una acción unilateral de sancionar económicamente a Siria.
  • Rusia mantiene su posición de vender armas a Siria, sobre quien no pesa esta prohibición. Por supuesto no iba a desaprovechar un negocio de US$1.000 millones.
  • El 4 de febrero de 2012 el gobierno ruso junto con el chino vetan resolución que llamaba a intervenir Siria para evitar que siguiera creciendo el número de muertos que el conflicto ha generado desde su comienzo.
  • En reiteradas oportunidades los rusos y los chinos han vetado cualquier resolución contra el gobierno de Bashar Al Assad en especial si estas incluyen acciones de carácter militar.
  • Después del ataque con armas químicas del 28 de agosto, los rusos emprenden una campaña en medios propios y extranjeros señalando la autoría de los grupos de la oposición y no del gobierno de Bashar Al Assad.
  • Rusos y chinos abandonaron la sesión del Consejo de Seguridad de la ONU en la cual se discutía el caso sirio y se acogía una propuesta británica que incluía acciones militares.
  • Rusia y China movilizan fuerzas armadas cerca de las costas sirias advirtiendo los primeros que cualquier acción militar desencadenaría un efecto en cadena que incluiría ataques contra objetivos saudíes e israelíes.
  • La diplomacia rusa propone un plan de desarme químico de las fuerzas de Bashar Al Assad como salida a evitar un ataque militar que degenerara aún más la crisis siria que ya tiene un saldo cercano a los 200 mil muertos y más de 4 millones de desplazados.
  • El gobierno sirio acepta el plan ruso, mientras el estadounidense también lo acepta bajo condiciones de cumplimiento, en un gran logro diplomático del gobierno de Vladimir Putin.
  • El presidente ruso se dirige a los ciudadanos estadounidenses través del diario “The New York Times” donde señala que los Estados Unidos no son excepcionales, por lo que no deberían optar por vías militares ante cualquier situación en el mundo, mucho menos provocarla en Siria y ocasionar que se disparen las acciones de terror en el mundo.

Haciendo un resumen de lo expresado anteriormente, el gobierno de Vladimir Putin gestó un golpe de autoridad frente a la principal potencia mundial; los Estados Unidos, hecho que no se gestaba en esta magnitud desde la época de la Guerra Fría con la Unión Soviética como competidor directo del país norteamericano. El gobierno de Putin con tantas críticas internas por supuestas violaciones a los Derechos Humanos, ha logrado galardonarse a nivel internacional como un pacifista, y la estocada final que recibe el presidente Demócrata, Barack Obama, lo deja con puntos menos como estratega y como virtual perdedor en encontrar una salida al tema sirio que no tuviera que pasar por tantos filtros, tanta crítica internacional y procesos de desinformación tan profundos que ya nadie confiaba en una acción “quirúrgica” temiendo un nuevo Iraq desarmado (aunque es más que sabido la existencia de armas químicas en Siria desde hace años).

La acción desarrollada por el Kremlin se complementó con dos actos que marcaron el terreno de juego en el cual se desarrollaría el accionar de las potencias involucradas, Rusia se mantuvo firme hasta el final en su apoyo al gobierno de Assad (socio militar y comercial de la región) tan así que además de vetas resoluciones realizó un movimiento inesperado, abandonó junto con China, una sesión del Consejo de Seguridad donde se planteaba intervención militar, estrategia que algunos vieron como un abandono a su suerte al gobierno de Bashar, pero que se fortaleció en el verdadero sentido cuando se enviaron buques de guerra rusos a la zona del conflicto en un careo militar que no pasaría de esa medición de fuerzas salvo que alguien de manera irresponsable disparara primero. Y a esto hay que agregarle que a la sombra de Rusia contaron con el respaldo chino, lo que haría de la crisis una situación todavía más tensa y peligrosa, por lo que cualquier acción generara confrontaciones haría estallar un conflicto global.

Con el transcurso de los días, el planteamiento ruso del desarme químico por parte del gobierno sirio tomó fuerza. La solución no atraerá la paz para este castigado país, sino que pretende evitar otro ataque químico como el del 28 de agosto contra poblaciones civiles, y el proceso de destrucción de dicho armamento en poder del gobierno sirio (no se ha dicho nada del material que puedan tener los grupos de insurgentes) bajaría la efervescencia y el tono de carácter apocalíptico que el conflicto tomó desde semanas atrás. Y como si fuera poco, la ONU confirmó el ataque hoy 16 de setiembre, otro elemento que ayudó a fortalecer la posición rusa, porque el informe no indica responsables, sino solamente reafirmar que efectivamente se usó material prohibido contra poblaciones civiles. Algo que bien pudieron utilizar los informes de “Médicos sin fronteras” para argumentarlo, más sin embargo era un movimiento político de la ONU actuar de esa manera para que se procurara bajar los ánimos tensos y encontrar una solución no militar a la crisis, lo que logró finalmente el gobierno de Moscú.

Para la administración Obama, es el tercer movimiento geopolítico que les deja mal parados. En la guerra contra la Libia de Gadafi debieron tomar un papel secundario para evitar las críticas internacionales, por lo que la batuta la tomaron los franceses y otros miembros de la OTAN. En el conflicto interno egipcio se les acusa de no apoyar al gobierno de Al Sisi por haber derrocado la presidencia de Mohamed Morsi, por lo que algunos han tildado al presidente Obama de ser favorable a los “Hermanos Musulmanes”. Finalmente los movimientos en Siria han dado muestras de mala estrategias, comenzó enfático en su posición de acciones duras contra el régimen de Bashar Al Assad, una condena enérgica ante los ataques contra civiles con armas químicas, consulta ante el congreso para ver si se atacaba o no, espera a los resultados de la ONU y finalmente aceptar sin tapujos la propuesta rusa.

Entonces se puede decir que para los efectos de evaluar el accionar del gobierno de Obama se podría ver desde dos perspectivas básicas muy generales:

  1. El gobierno de Obama analizó todas las posiciones internas del país y se dio cuenta que el saldo de intervenir militarmente Siria traería más números rojos, por lo que optó por congelar el asunto y ver si existe una solución desde el ámbito diplomático que evite incurrir en pérdidas monetarias y humanas al accionar una guerra en una zona volátil, por eso vio con buenos ojos la propuesta rusa.
  2. El gobierno en Washington que analizaba actuar así fuera de forma unilateral se quedó sin ideas, y los rusos vinieron a su rescate salvándoles de lo que sería el peor error del siglo XXI, por lo tanto aceptaron la propuesta de Putín sin importar el costo político que esto acarreaba.

Sin la intervención de Estados extranjeros directamente en el conflicto, la guerra civil continuará, las batallas sectarias se mantendrán, así como la división del país y continuará creciendo el número de muertos, este es el estado de acciones menos turbio en la actualidad, aunque parezca irónico. Por lo anterior se puede decir que el movimiento de Vladimir Putin fue acertado y su estrategia, en términos futbolísticos fue el legítimo “gol al ángulo” algo que surgió de manera inesperada y que genera una sensación de calmar la fuerte tensión de la región. Por el bien de Siria, por suerte apareció una propuesta que evite una intervención militar que pueda “balcanizar” la situación de las víctimas, por el momento se ha evitado el baño de sangre de carácter internacional, porque además se evitó momentáneamente el efecto expansivo de la ola de violencia por toda la región, los ciudadanos de Medio Oriente ciertamente lo agradecen, aunque esto al gobierno de Washington le reste puntos en su evaluación como hegemón del poder mundial.