La campaña ideológica – teológica 2018

Esta campaña electoral está sensiblemente marcada por tres temas esencialmente, el caso del cemento chino, la polarización con el tema de los matrimonios igualitarios y los mensajes con alto contenido de populismo, más por supuesto la indignación generalizada que hay con el desgaste político en Costa Rica.

Esto ha provocado que los debates y presentaciones ante medios de comunicación se concentren solamente en temas polémicos de la coyuntura actual. Por ejemplo, en los últimos días la opinión pública se ha concentrado en la respuesta que dio la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) a un tema consultivo, sobre el matrimonio para poblaciones LGBTI, esto como ya fue mencionado, ha generado la creación de dos grandes bandos de la opinión pública, los que apoyan y los que rechazan que se aplique lo expresado por la corte, lo que además ocasiona no se tomen cartas en asuntos que son fundamentales para el futuro del país, procederé a mencionar solo algunos de los más delicados que necesitan una solución integral y que se han visto desplazados por el tema del momento.

En materia de seguridad, se ha desdibujado del panorama electoral. Costa Rica cerró el 2017 con un nada alentador número de 603 homicidios, lo cual supera los 578 del año anterior, y demuestra además un repunte en los índices de violencia motivada por el crimen organizado; guerra de narcos, sicariato, entre otros. Las soluciones o propuestas mencionadas hasta este momento por los candidatos y sus equipos de trabajo son muy laxas, poco aterrizadas o cargadas de ese discurso irreal y populista.

Otro aspecto que se ha dejado de lado es el delicado déficit fiscal del 5% sobre el PIB que tiene el país, donde las medidas más escuchadas son las que llaman a un nuevo paquete de impuestos, que ante la estructura de control de gasto que existe, termina siendo como echarle agua a un colador. No se verían destinados los nuevos recursos en impulsar el desarrollo económico, o en la atracción de inversión extranjera, sino que, en el marco de esos nuevos impuestos, alejan las posibilidades de nueva inversión, y además, resta posibilidades frente a competidores directos en el mercado.

El siguiente tema en lista sería tratar acerca de las tasas de desempleo (8,3%) y de pobreza (20% pobreza, 5,7% la pobreza extrema), son aspectos que han tenido una mejora nada despreciable, pero poco sostenibles en el largo del tiempo para conservar esos números o lograr disminuirlos de manera considerable. Entre las promesas de 150 mil o 200 mil empleos nuevos por parte de algunos de los candidatos, la solución no parece ser suficiente para enfrentarse a las tasas de informalidad (44,7% de la población laboralmente activa) y los problemas reales que existen para la atracción de nuevas inversiones que establezca empresas generando nuevas fuentes de empleo, lo cual es básico para alcanzar esas cifras propuestas por algunos candidatos.

Finalmente, el último tema poco abordado es la crisis del sistema de pensiones, sobre las cuales las medidas propuestas son insuficientes. Poco se habla que el esquema actual de recaudación es insostenible al tratarse de un régimen de reparto sobre los cuales la tasa demográfica y la informalidad laboral; así como el desempleo afectan directamente. El sistema como fue concebido está; además de quebrado, obsoleto y necesita un impulso hacia un régimen diferente donde la recaudación sea por participaciones o una alternativa cuya captación esté sujeta a cuánto se aporta voluntariamente pensando en el futuro, quizás como funcionan actualmente las pensiones voluntarias complementarias.

Los anteriores son algunos de los temas que a nivel de los debates y presentaciones mediáticas se han abordado de forma muy limitada. Los temas de coyuntura han hecho insípida y torpe esta campaña, y se ha concentrado más en aspectos de pose política o de frases trilladas, ni siquiera la forma de hacer política se ve a la altura del siglo XXI, es decir, que los candidatos vayan a la feria del agricultor o a comerse una “olla de carne” a un mercado central; algo que no vuelven a hacer en sus vidas (salvo que seas insistente como candidato presidencial) es estilo de campaña superada en la década de los 90 y hasta ese nivel de pobreza política hemos caído.

Está claro que los candidatos caminan con cuidado, el tema del cemento chino le bajó las ínfulas a esta campaña donde miembros de varios partidos se han visto involucrados, y si estaba fría la política, este tema la envió al congelador, resultado que se ve reflejado en las encuestas donde ningún candidato se cerca al 40% de la intención de voto necesaria para ser presidente de la República, lo que motivaría una eventual segunda ronda.

Las últimas encuestas realizadas, ubican a Juan Diego Castro del PIN, Antonio Álvarez del PLN y a Rodolfo Piza del PUSC como los primeros tres en intención de voto, cierran los sondeos con Rodolfo Hernández del PRSC, Fabricio Alvarado del PRN y Carlos Alvarado del partido oficialista PAC muy lejos de los primeros lugares de estas consultas populares. Necesario hacer la observación que, la población no confía plenamente en estos resultados y se acusa en ocasiones que los propios candidatos compran sus encuestas favorables.

Por si no fuera suficiente, el poco calor que ha adquirido la campaña política se ha incentivado por la respuesta de la CIDH que impulsaría al país legalizar las uniones civiles entre personas del mismo sexo, una respuesta en el marco de los Derechos Humanos y que como ya fue mencionado, ha generado bandos en el tema.

El partido de gobierno se atribuye esto a un logro de su gestión, mientras que el Partido Restauración Nacional ha tomado la batuta a favor de la “familia tradicional” contra lo que han denominado una “intromisión en la soberanía de Costa Rica”. Para ambos ha significado un repunte en las encuestas y en los medios destacan sus intervenciones en dicho tema, lo que ha opacado el enfrentamiento entre Juan Diego Castro y Antonio Álvarez.

Claramente no se había visto tanta polarización con un tema coyuntural en Costa Rica desde las elecciones referentes al referendo para la adhesión o no en el CAFTA (denominado referendo del TLC). Aunque está claro, hay que guardar las distancias entre ambos temas ya que en aquel momento la movilización mediática dividió la opinión pública de una forma que si se creara un calendario costarricense se podría designar con las siglas AR y DR (antes del referendo y después del referendo). Aun así, el llamado que hace el candidato Fabricio Alvarado contra la respuesta de la CIDH es que sea el propio 4 de febrero el que se transforme en una consulta popular contra lo argumentado por dicha corte, por lo tanto, todo hace indicar que los días que quedan de campaña; si no ocurre nada extraordinario, se concentrará en debatir el derecho que tiene la población diversa a poder casarse y formar una familia.

Los demás asuntos mencionados arriba, se vuelven secundarios, y las posiciones a favor y en contra de la respuesta de la Corte IDH terminarán por presionar a todos los candidatos a tomar una posición contemplando ganar el nicho de electores creyentes, que se ha vuelto de importancia en el proselitismo político de estas justas electorales. Y sin duda este desgaste al final va a pesar cuando se tome la decisión de cara a un duro período de gobierno que significarán los años venideros, en especial por el ambiente monotemático de la actual campaña, y la pobreza en los niveles de debate ofrecidos.

Fuente: El Mundo CR

Anuncios

El efecto Trump criollo

En una corta pero interesante reseña acerca del primer año del Presidente estadounidense, Donald Trump, la corresponsal para Expansión en New York, Clara Ruiz de Gauna expresa:

“…Doce meses después de lograr las llaves de la Casa Blanca, el magnate republicano afronta un nivel de popularidad mínimo. Sin embargo, volvería a ganar las elecciones ante la falta de alternativas…” (Gauna, 2017)

Ciertamente vale decir que cualquier parecido con alguno de los candidatos nacionales es mera coincidencia. Dicho sea de paso, insistir en comparar a cierto candidato con el presidente de los Estados Unidos podría ser contraproducente ante lo reflejado en la realidad política actual. Utilizar como argumento que el país no necesita su “Trump – Tico” en realidad podría generar el efecto contrario, el manual de política por lo general recomienda no hablar en su propia campaña del opositor, ni siquiera en forma negativa porque se le estaría dando tribuna y visibilidad, contra los pronósticos, esta ha sido una parte de la forma en que han querido atacarlo, peor aún, están utilizando de ejemplo al presidente estadounidense actual, y es necesario explicar por qué esto da resultados adversos a lo deseado.

El presidente Donald Trump ha demostrado que se puede ejercer el poder sin necesidad de ser “políticamente correcto”, ni ser “popular” delante de la opinión pública (solo 36% de la población apoya su gestión). En Costa Rica puede pasar similar, porque para algunos ser político es ya de por sí sinónimo de muchos aspectos negativos, además, la popularidad no es uno de los elementos de los que pueda alardear ninguno en la Asamblea Legislativa o Casa Presidencial.

Regresando al ejemplo de los Estados Unidos y el presidente Trump, se debe considerar que a pesar de sus decisiones en materia diplomática; por ejemplo los careos del “botón nuclear más grande” contra el presidente norcoreano Kim Jong Un, los recortes presupuestarios, reclamos y salidas en organismos internacionales como la UNESCO, UNRWA, Consejo de Seguridad de la ONU, Comisión de Derechos Humanos de la ONU, Asamblea General de la ONU, etc., el polvorín levantado por el tema de Jerusalem en diciembre anterior y sus inoportunos comentarios a través de redes sociales, lejos de todos los pronósticos, el presidente estadounidense tiene según algunos analistas una “prolija gestión” y el país ha mantenido un crecimiento superior al 3%, además ha mejorado aparentemente algunas de las tasas de empleo y se proyectan más cambios positivos con la reforma fiscal impulsada.

El presidente estadounidense sin duda tiene una ardua labor porque no todos los miembros de los poderes están con él (ni se diga los medios o la opinión pública), así como que no todos los Republicanos apoyan su gestión y a pesar de todo eso, ha logrado impactos considerables a nivel nacional y dejando, además, al descubierto a otros gobiernos anteriores con sus medidas sobre temas que se convirtieron en ejes de su campaña. Por ejemplo las políticas contra los indocumentados promovidas por los presidentes Bill Clinton y George Bush, o el descontrol de no pasar la reforma migratoria por parte de Obama.

También con respecto al presidente Obama, se le ha señalado por hacer movidas diplomáticas de alto impacto, por ejemplo dar dinero a la República Islámica de Irán para aceptar el acuerdo nuclear, y que se ha revelado, gran parte está financiando en apariencia el terrorismo, complementado con movimientos que han socavado los esfuerzos contra la agrupación islamista Hezbollah para asegurar el acuerdo con Teherán, en una acusación muy delicada que coloca en una posición riesgosa al país y por otro lado le da puntos positivos al gobierno de Trump que es el que finalmente realiza los “descubrimientos”.

Lejana es la intención de este artículo hacer apología a favor del presidente estadounidense, pero sin duda, llamar “Trump Tico” a un candidato a la presidencia de Costa Rica, más que bajarle el impulso, podría producir réditos positivos. De todas formas, cuántos costarricenses ante la crisis de seguridad actual, no ha pensado en mano dura, en reforzar las políticas migratorias y en darle un duro golpe al crimen organizado y la corrupción.

Finalmente, así como el Trump (original) llama a que sea “Estados Unidos primero”, la campaña de la “reconstrucción nacional” del apodado “Trump Tico” está haciendo eco en diversas personas que ven en este discurso populista una salida alterna a lo que en otro momento se llamó “los mismos de siempre”.

Fuente: El Mundo CR

El antisemitismo nuestro de cada día…

Una noticia que ha salido en varios medios donde en un hotel suizo se le pide a los “judíos” que antes de entrar en la piscina deben ducharse, me ha generado estupefacción, no porque ignore que para entrar en cualquier piscina en el mundo la gente debe ducharse; en especial porque se que al grupo que se refería el rótulo parece que tenía prácticas poco higiénicas, pero no por ser judíos, sino porque ellos en particular eran así.

El tema del cartel me impacta por la cantidad de comentarios negativos y ofensas que en diversos foros he leído de manera visceral contra el judaísmo en general, cosas como:

  • “Como que son bastante cochinos los del pueblo elegido”.
  • “Además de los judíos, deberían mandar a bañarse a otros del Medio Oriente y a los españoles”.
  • “Tras de asesinos y genocidas cochinos”

Y otra serie de frase más, de igual o peor magnitud, algunas obviamente, raya en el absurdo insulto al que nuestras redes sociales desgraciadamente nos han acostumbrado, porque esta es el medio que le ha dado voz a gente muy valiosa, pero también a personajes dañinos y cuasi sociópatas.

El patrón que vi también llamó mi atención, se trataba de gente que probablemente en la vida han visto o tratado con un judío y sencillamente se han dejado llevar por el estereotipo y el prejuicio que otros han impuesto para lanzar dardos venenosos cargados con mucho odio.

El uso de libelos sacados de textos religiosos anti judíos muy antiguos donde se acusa a los judíos de pérfidos (malos extremos), deicidas, rechazados por D’os, de asesinos para usar sangre en rituales para sus fiestas, entre otras expresiones de odio justificados por la religión.

También he visto otras acusaciones sacadas de panfletos como los Protocolos de los Sabios de Sión y similares más recientes, para acusar al judaísmo de creerse superior, o de cometer crímenes basados en supuestos “preceptos talmúdicos” que solamente son textos descontextualizados o inventados sobre uno de los libros judíos más tergiversados y satanizados injustamente, y donde se acusa a los judíos de tener un plan para conquistar el mundo; sí al estilo de Pinky y Cerebro.

Podría extender mucho más esto, pero sería redundar en lo común que estas manifestaciones se convierten en un hecho no aislado sino consuetudinario. En el tiempo que he colaborado con el Museo comunitario en Costa Rica, una de las frases que hemos convertido en un estandarte para las visitas es “Este es el momento de preguntar todo aquello que ha querido saber sobre los judíos y que no ha sabido cómo ni dónde preguntarlo”, de esa manera muchos sacan de ellos una serie de preguntas y en muchas oportunidades algunos de los estereotipos que traían con ellos terminan en el basurero, pero es una tarea muy compleja, en especial contemplando como los mismos argumentos continúan siendo replicados una y otra vez, enseñados como verdad a algunos miembros de nuestra sociedad y que terminan creyéndolo aunque no sea real, aunque por la repetición del discurso, termina siendo “cierto”, no por hechos sino como diría Chespirito en su personaje del Chavo del 8 “por mayoría de votos” y el virus del odio contra los judíos seguiría transportándose entre generaciones.

Y hablando de los prejuicios, siempre recuerdo el caso de la película “Borat”, interpretada por el actor británico Sacha Baron Cohen (judío) quien hace el rol de un importante periodista de Kazajistán quien viaja a Estados Unidos para aprender lecciones de cultura para beneficio de su nación, cuando este muestra algunas de las tradiciones kazajas hay una que se llama “El encierro del judío”; al mejor estilo de los encierros de Sanfermín (el del vídeo), solo que en vez de salir un toro, salen dos personajes con disfraces del estereotipo judío con nariz aguileña, ojos malvados y colmillos, y así cada vez que sale algo relacionado al tema, aparecen las referencias sobre los preconceptos que tienen algunos de los cuales, muchos nunca han visto un judío.

Lo interesante de la película es que el supuesto kazajo que habla Borat es en realidad hebreo con otro acento, y las referencias antisemitas son en realidad guiños para revelar lo absurdas que son esas acusaciones contra los judíos que se insiste en manifestar.

No se puede tomar para menos este tipo de manifestaciones, Christopher Barker líder del KKK manifestó como solución al problema de los inmigrantes en Estados Unidos, el mismo que se hizo con 6 millones de judíos. Cuando estas manifestaciones de odio empiezan a tener tribuna, los efectos inmediatos serán ciertamente nefastos, pero cuando la gente decide ver hacia otro lado mientras este tipo de manifestaciones se realizan, la contención es casi imposible y la expansión del odio será con mucha más fuerza.

“Primero vinieron a buscar a los comunistas, y yo no hablé porque no era comunista. Después vinieron por los socialistas y los sindicalistas, y yo no hablé porque no era lo uno ni lo otro. Después vinieron por los judíos, y yo no hablé porque no era judío. Después vinieron por mí, y para ese momento ya no quedaba nadie que pudiera hablar por mí” (Martin Niemöller, Pastor Luterano)

Fuente: Peripecia

¿Se hará Christiana la ONU?

christiana-figueres

El gobierno nacional decidió por aclamación de las principales fuerzas políticas proponer a Christiana Figueres Olsen como candidata a la Secretaría General de las Naciones Unidas, en sustitución del surcoreano Ban Ki Moon.

La señora Figueres Olsen, es economista y analista. Se ha destacado en una sorprendente labor con el tema del Cambio Climático, presente en los principales foros mundiales de dicho tópico, además de ser la fundadora del Centro para el Desarrollo Sostenible de las Américas, ha sido la Secretaria Ejecutiva de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, al cual ha renunciado para poder postularse a este importante puesto.

Le tocará competir contra otros 11 candidatos entre los que se encuentran también 5 mujeres, destacando la señora Irina Bokova quien desde el 2009 ha ejercido como Directora General de la UNESCO, un puesto por demás de mucho alcance mediático por la labor realizada en los temas de cultura y educación, así como el importante lobby de naciones que puede alcanzar para respaldar su candidatura.

Costa Rica a la vanguardia política mundial.

El país tiene una importante gama de diplomáticos que tendrán una dura labor en vender la candidatura de la señora Figueres Olsen ante los demás países para que la respalden a fin de alcanzar tan importante puesto.

Para Costa Rica sería un logro político de magnitudes sorprendentes. Se trataría de la primera mujer en alcanzar esta posición en la historia de la organización desde su fundación en 1945, por otra parte, destacaría que sea un país sin ejército quien tenga semejante líder a la cabeza de una de las instituciones más importantes del mundo, en especial contemplando que una de las prioridades de las Naciones Unidas es lograr la resolución pacífica de las disputas en el mundo, así como el fortalecimiento de la respuesta ante las crisis mundiales.

En algún momento previo se había contemplado la candidatura de otra costarricense para el puesto en ONU; la Señora Rebeca Grynspan Mayufis, quien ejerce desde el año 2014 como Secretaria en la Secretaría General Iberoamericana, quien también ha sido una mujer de una destacada trayectoria en la política mundial.

Lo anterior demuestra el crecimiento evidente en cuanto a la mujer en política que el país está presentando, ya se ha roto el paradigma con una presidenta de la República y ahora se está frente a la gran posibilidad de que una mujer se coloque a la cabeza de las Naciones Unidas.

La gestión proselitista no será sencilla, las oportunidades de que sea designada no serán sencillas, la labor de Christiana a nivel global ha sido destacable, aunque mucho dependerá del trabajo que a nivel del gobierno de la República puedan lograr para promover a la señora Figueres Olsen y llevarla a lo alto de diplomacia global.

Cuando callan los otros

SILENCIO LIBERTAD DE EXPRESION

En el año 2015, la ONG Global Witness a través de uno de sus importantes activistas, Billy Kite, designaron a Honduras como el país más peligroso del mundo, siendo el país donde se dan más asesinatos per cápita en todo el planeta. Por si fuera poco, el estudio de Kite vincula parte de los asesinatos con intereses estatales o empresariales, lo que complica más cualquier cambio en la forma de cambiar la perspectiva negativa que ha logrado el país centroamericano.

Por si fuera poco, el jueves 3 de marzo apareció asesinada la activista medio ambiental y líder indígena lenca, Berta Cáceres, a pesar de que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) desde el año 2009 había obligado al gobierno hondureño a otorgarle protección policial por las amenazas contra su vida.

La vela de Cáceres se apagó dejando atrás grandes logros en su activismo por el medio ambiente, como lograr que el Banco Mundial y la empresa china Sinohydro desistieran de construir una represa en el Río Gualcarque (ubicado a 4 horas de Tegucigalpa aproximadamente), un lugar de suma importancia para los indígenas lencas.

Su asesinato ha conmocionado al país completamente, y pone en una encrucijada al propio gobierno de Tegucigalpa, por no cumplir con protocolos exigidos por una entidad superior, y suma un nombre más a la lista de ecologistas que han muerto en el cumplimiento de su deber en este país (111 habían muerto según los datos de la Global Witness entre el 2002 y el 2014).

Sin embargo, Honduras es solamente un ejemplo de asesinatos, ajusticiamientos y otros ejemplos de silenciar a la oposición o grupo de pensamiento diferente en un país. Por supuesto que es mucho más delicado cuando ocurre en una nación con tradición democrática. Un sentimiento parecido ocurrió cuando en Venezuela se envió a prisión a Leopoldo López, acusado de conspirar contra el gobierno de la República Bolivariana y en algunos casos ser señalado de terrorismo. Esto le ha llevado a estar prisionero desde el año 2014.

Pero cuando esto ocurre en otros lares, en cierto modo se ve normal o el sistema no permite que los reclamos por silenciar a los opositores políticos tengan mayor fuerza. En particular, cuando los grupos de poder interesados en anular ese tipo de reclamos poseen además poder militar.

Por ejemplo, cuando en diciembre del 2007 la Ex Primera Ministra Paquistaní, Benazir Bhutto fue asesinada, 70 días después de regresar al país de su exilio, las fuerzas opositoras a lo que ella representaba como miembro de un partido de centro izquierda (Partido Popular de Pakistán), que empoderaba a las mujeres, algo que para el pensamiento radical de los grupos islamistas como el Talibán era mal visto. Una vez que fue asesinada, fue enterrada sin que se realizara una autopsia previa para conocer las verdaderas razones del deceso, y aunque las condenas alrededor del mundo fueron evidentes, con su muerte se ponía fin a un intento estéril por reformar el cuestionado sistema paquistaní, y sus intentos por pacificar el convulso país.

En la República Islámica de Irán, el político Mir Hussein Musavi fue acusado de querer causar una especie de Revolución de Terciopelo (ocurrido en Checoslovaquia en 1989), por sus técnicas muy “occidentales” de hacer política, a pesar de el mismo Musavi indicar que se mantenía dentro de la propia línea de la Revolución de 1979.

La campaña logró arrastrar a jóvenes, intelectuales y líderes ancianos iraníes a apoyar su posición, que desafiaba las posiciones del polémico expresidente Mahmoud Ahmadinejad, quien ganó las elecciones bajo la sombra de un supuesto fraude que empujó a los “musavistas” a causar revuelo por las calles iraníes. Como resultado, el disidente Mir Hussein Musavi fue puesto en arresto domiciliario y excluido de la vida política en general.

Costa Rica no se escapa de este tema de violencia contra activistas o de querer silenciar a alguien que tenía información delicada que podría mover las bases de algunos grupos de poder o de intereses.

En el primer caso se debe recordar el caso del ambientalista Jairo Mora que fue asesinado en mayo de 2013 cuando defendía a las tortugas en playa Moín de los ladrones de huevos. La defensa de la vida de estos animales le costó la vida al joven Mora.

También en julio del año 2001, Costa Rica fue sorprendido con el asesinato del comunicador de origen colombiano, Parmenio Medina, quien fue ultimado cuando se dirigía a su casa. Con las investigaciones posteriores se llegó a descubrir un problema de malversación de fondos y lavado de dinero que conllevaron al cierre de la emisora católica Radio María de Guadalupe, además de la detención de su director el Sacerdote Minor Calvo, quien además de los problemas propios de la emisora había sido acusado de ser el autor intelectual del asesinato del señor Medina, algo que fue desmentido posteriormente.

Hay una fuerte asociación entre defender una causa y los riesgos que eso implica, en países donde los pensamientos diferentes son perseguidos, mantenerse firme es toda una hazaña. Sin embargo, en lugares donde se defiende el supuesto de la libertad de expresión, de oponerse legalmente y demás, que asesinen, encarcelen o silencien a activistas, periodistas, comunicadores y demás, enciende todas las luces de alerta de que algo no está bien y la ruta que está tomando en ese momento esa nación o el gobierno de turno.

El dilema del taxista

uber

El debate actual nacional sobre el servicio de transporte sobre pasa la idea de que es un tema solo de legalidad. Que existan opciones como el porteo, el transporte informal y actualmente Uber, demuestra que hay una situación por la oferta y la demanda de servicios donde el principal objetivo tiene que ser mejorar en virtud de los clientes.

Las quejas generalizadas por anomalías en la manera como algunos taxistas ofrecen sus servicios, empujan a los clientes a utilizar sistemas alternativos de transporte, muchos de los cuales que están fuera de la legalidad o dentro de vacíos legales que dificultan su gestión en el país.

Pero en realidad no son las huelgas y las protestas a “huevazo limpio” lo que ayudarán a que los taxistas le ganen el pulso a las otras formas de servicio de transporte de personas, sino la actitud de ellos mismos.

El servicio al cliente:

Uno de los reclamos generalizados de los clientes de taxi es la mala actitud de los conductores, creo que a estos les obligan a llevar un curso de relaciones públicas antes de darles la licencia como transportistas públicos, por lo que o el curso está obsoleto, mal planteado o definitiva la evaluación no sirve para lo que fue creada.

Un taxista que no se deba a sus clientes, sencillamente debería dedicarse a otro oficio, si es por necesidad de trabajar, tendrá que aprender a tratar a sus pasajeros con el respeto debido. Lo cortes no quita lo valiente expresa el argot popular, comportarse amables con todos los usuarios; por corto que parezca un viaje les ayudará a tener mayor preferencia entre los consumidores de su servicio.

Ahí no voy porque el servicio es muy corto, si se lo hago tengo que cobrarle más”. Ya fue mencionado en el párrafo anterior, parte del mal servicio está en escoger hacia dónde hacen viajes o no, quizás ni siquiera por un tema de seguridad sino porque no lo consideran “económicamente viable”, hay que recordar a los amigos taxistas que si bien son dueños de sus vehículos, al ser concesionarios de una placa del Estado, el servicio brindado es público, no se trata de que que están realizando favores sino un servicio, y esta es una de los grandes reclamos que hacen los usuarios con mucha frecuencia, junto con el problema evidente de quienes en su afán de sacar más dinero se llevan a los clientes por largas rutas sin siquiera consultar.

El objetivo de los taxistas debe aspirar a ser competitivos y modernizar el servicio.

Cuando se habla de modernizar no se puede pensar solo en cambiar las flotillas de vehículos; esto es por supuesto una parte de ese cambio que se debe realizar. Pero también la modernización se refiere al uso de nuevas tecnologías para hacer más eficiente el servicio brindado.

Un ejemplo de lo anterior es que Uber utiliza una aplicación de libre acceso para que sus clientes los contacten, ubiquen al funcionario más cercano y en corto tiempo les envíen el transporte con una ruta designada y una tarifa convenida con anterioridad la cual se cobra de forma automática desde una tarjeta de crédito o débito cuya información se encuentra guardada de forma segura en una base de datos. En otras palabras, el servicio de Uber entró al siglo XXI con la tecnología y no realizó nada que otras aplicaciones como Easy taxi no hayan creado, le han facilitado además al cliente engorrosos momentos, porque hasta el nombre del chofer y número de placa del vehículo queda registrado.

Las aplicaciones para teléfonos inteligentes no son extremadamente costosas, se puede ver como una inversión más que como un gasto, le abre nuevos canales de recepción de clientes, con una serie de facilidades y al mismo tiempo moderniza los sistemas de tele operadores de llamadas en las cooperativas de taxistas.

Gran cantidad de los taxistas de Costa Rica están agremiados, son parte de cooperativas, pagan un “derecho de piso” para el uso de radio frecuencias por medio de las cuales brindan servicios. Si combinaran esa facilidad del radio con las aplicaciones móviles, podrían tener una excelente base de datos con clientes que por el buen servicio se mantendrían dándoles prioridad. Cada usuario registrado tendría un número de cliente asignado, por medio del cual la facturación sería sencilla de realizar de ser necesaria y con toda la información del servicio recibido.

En esto, las cooperativas del gremio tendrán por su parte una fuerte competencia por unir a la mayor cantidad de taxistas a su grupo, ya que esto fortalecerá los recursos captados por el servicio brindado y al mismo tiempo deberán fortalecer a sus asociados en temas de manejo de la aplicación para teléfonos inteligentes, así como sus actualizaciones, mejoras en el servicio al usuario. Al mismo tiempo captan dinero por el derecho de uso de radio y aplicación, pero al mismo tiempo serán los encargados de pagar a los taxistas el dinero por los servicios brindados.

Se conservaría el tradicional sistema de llamadas, pero con el uso de formas de pago alternativas (tarjetas), la exposición al riesgo por parte de los taxistas sería inferior, porque el uso de efectivo se disminuiría en grandes proporciones. Además, se puede ir creando una verdadera cultura de uso de este tipo de transporte en terminales designadas para estos fines, evitando que los taxis paren en cualquier sitio y donde los usuarios pueden elegir la compañía de taxis más conveniente, con el modo de pago que guste. Si tiene código de cliente se le realiza el respectivo cargo o si decide puede pagar en el momento como se realiza actualmente.

Los cambios en la legislación para regular el servicio de transporte debería dar cierta flexibilidad para el cobro de tarifas negociadas con los usuarios previamente, basados en un piso por el primer kilómetro realizado, y luego las diferencias tarifarias por horas pico, días feriados de poco flujo vehicular y demás, pero que exista una forma menos grosera de fijar los precios para el consumidor en especial cuando hay rutas que los propios usuarios hacen constantemente y a veces los cambios pueden resultar muy desproporcionados a pesar de que se esté en circunstancias similares.

Del mismo modo, a nivel de gobierno, se debe exigir a los que brindan el servicio de transporte de personas en estas modalidades que deben cumplir con un mínimo de seguros y de impuestos, similares a los que pagan los taxistas, para lo cual se les da un código para trabajar y se habilitan paradas especiales para brindar su servicio de forma abierta al público.

Todo el que quiera brindar este servicio debe pasar por estos filtros, y quien quiera aún así mantener un carácter de ilegalidad, por medio de la ley que se sienten responsabilidades, pero para que esto funcione, el beneficio debe ser para ambos lados, consumidores y oferentes del servicio.

Costa Rica 67 años sin ejército

Por: Lic. Bryan Acuña Obando.

La República de Costa Rica por medio de su presidente José Figueres Ferrer (Don Pepe), puso fin a la existencia del aparato castrense del país desde 1948, después de una guerra civil que cobró en su momento aproximadamente 1500 vidas, sumado centenares de heridos.

Que un bando ganador dirigidos por un militar, tomaran la decisión de una vez ganada la guerra se hiciera un proceso de transición para reformar el Estado y darle las riendas al Presidente Otilio Ulate ganador de las elecciones en 1948, es de por sí un acto memorable, principalmente considerando el pasado golpista de nuestra región; Panamá en 1931, Nicaragua en 1936 y 1947 por mencionar a sus vecinos fronterizos en períodos cercanos al de la guerra civil costarricense.

En su momento las palabras de “Don Pepe” en un discurso al respecto fueron las siguientes:

“…Costa Rica no quiere, ni puede tener un ejército. La conciencia ciudadana está muy bien formada en esta política tradicional de paz. Encomendémonos a los principios de la fuerza moral, la fuerza jurídica y la fuerza política para marchar hacia adelante con la noble causa que es la neutralidad…”

Con estas palabras más la destrucción simbólica de una de las paredes del “Cuartel Bellavista” se daría un ejemplo para el mundo de la necesidad de acabar con las armas y fomentar más el diálogo y las buenas relaciones entre los individuos, al menos ese es el espíritu idealista de una acción de esta categoría.

Después de 67 años de no contar con aparato militar, su decisión fue emulada por otras naciones (25 en total), entre esas el vecino del Sur, Panamá. Lo anterior podría considerarse como algo positivo, y al mismo tiempo preocupante que por otro lado, el vecino del Norte, con alianzas militares con Rusia, sea uno de los países de la región que tenga el mayor remozamiento de su aparato bélico, y también Honduras que con el beneplácito y patrocinio de los Estados Unidos le siga el paso a Nicaragua.

Esta militarización es todavía más preocupante cuando el gasto militar conjunto de Nicaragua, Honduras, El Salvador y Guatemala aumentó de $711.6 millones en el 2003 a $802.3 millones en el 2013, según los datos del Instituto Internacional de Estudios para la Paz (SIPRI).

El ejemplo de Costa Rica fue un golpe de timón a la carrera armamentista que hasta hoy se desarrolla en el mundo. El país no necesita ejército, no hay amenazas reales a su existencia que los obligue a invertir una parte del PIB en este rubro, lo que no quiere decir que no tengamos fuertes gastos en materia de seguridad, con un remozado aparato policial y de inteligencia contra el crimen organizado.

Según la Red de Seguridad y Defensa de América Latina (RESDAL), en el 2014, el país había invertido un 2% de su PIB en seguridad, lo que incluye por supuesto la lucha contra el narcotráfico. Lo cual demuestra que si bien los fines no tienen que ver con invasiones o defensa fronteriza (para lo cual hay ratificación de varios protocolos de seguridad internacional), existe una situación interna, que se muestra como nuevos retos para conservar la paz nacional.

Un país que a setiembre de 2014 se estimaba cuenta con medio millón de armas en la calle, entre policías, seguridad privada, individuos y crimen organizado, y ubicado en el puesto 89 de 133 países en las tasas de homicidio, demuestra que estamos en un peligro evidente.

Sigue siendo un hecho, que a diferencia de países donde el aparato militar hasta el momento les asegura su existencia, soberanía o disminuir los riesgos de golpes militares, por otro lado, el crecimiento militar en regiones donde se pensaba la efervescencia había casi desaparecido es preocupante. Y en el caso de un país como Costa Rica, si bien no hay una militarización como tal, el gasto en seguridad preocupa por los nuevos peligros que el crimen organizando están desatando en modo que los empuje en una cierta militarización para contener el poder que han logrado generar con el paso del tiempo.