Archivos Mensuales: febrero 2016

Alto al fuego en Siria: El principio del fin?

tregua siria

El pasado 22 de febrero de 2016, las autoridades rusas y estadounidenses anunciaron un alto al fuego en la lucha que emprenden desde hace casi 5 años el gobierno de Bashar Al Assad y la oposición en Siria; además de grupos islamistas que han aprovechado el desorden para aumentar sus zonas de influencia en el territorio. Ambas potencias mundiales actúan como la voz de cada una de las partes de interés; los rusos con su gobierno aliado de Bashar Al Assad y los estadounidenses con los miembros del Ejército Libre Sirio (ELS), por lo que se proclaman los responsables de cualquier acto que uno de estos haga contra el otro.

De esta guerra, el resultado hasta finales del 2015 contabilizaban más de 260 mil personas fallecidas y cerca de 4 millones y medio de refugiados, principalmente en países vecinos (Jordania, Turquía, Líbano) y en Europa. La guerra siria es la peor catástrofe humanitaria de este siglo XXI, por la cantidad de elementos que incorpora y que dificulta una solución efectiva pronto, con un país que además de destrozado ha quedado dividido entre las fuerzas que se lo disputan.

Esta tregua podría resultar como una bocanada de aire principalmente para los civiles que no han salido del país y que viven el diario vivir del fuego cruzado, de la toma de ciudades por parte de soldados, rebeldes e islamistas. Referente al último grupo mencionado, según las potencias, estos no están incluidos en la “pausa” y continuarán dándoles con fuerza. Por lo que los ciudadanos rodeados o administrados por Jabat Al Nusra, DAESH y hasta miembros del Hezbollah que se puedan encontrar metidos en Siria tendrán que dormir con un ojo abierto, atentos porque la violencia no se detendrá totalmente sino que se discriminará por zonas donde haya sospecha de presencia de elementos islamistas. Según informes, son al menos 100 diferentes grupos armados que aceptaron la tregua, algunos conocidos y otros no tanto, esto por el ordenamiento de los clanes y zonas en el país.

Los focos de tensión bajarán un poco, pero no hay una salida definitiva en un corto tiempo que le devuelva a Siria el orden que tenía antes de comenzados los enfrentamientos en marzo de 2011. Un territorio partido en tres principalmente entre oficialistas, kurdos y opositores, sumado a las escaramuzas contra los islamistas que promueven el establecimiento de un Califato regido bajo su versión radical de la ley islámica (sharia).

Por si esto no fuera suficiente, las tensiones entre Rusia y Turquía dan un aire de mayores preocupaciones, porque los comentarios pasados de tono de un sector y del otro no se detienen. Por si fuera poco, el apadrinamiento de Arabia Saudita a los turcos, le agrega más espesura al ambiente, y por supuesto que con la intervención saudita, la República Islámica de Irán muestra los dientes de forma solapada para intentar respaldar las acciones de su aliado en el Kremlin.

Si la escala de las confrontaciones se incrementan, se correría el riesgo de lanzar a la región en una guerra de características apocalípticas, el control de la zona está siendo disputado desde hace tiempo y se necesitaba una situación de estas como una perfecta excusa para dar una verdadera demostración de poder armado de los países con intereses en la zona.

La tregua es un frágil acuerdo, que cualquier confrontación alzada de tono podría romper. Habría que ser muy optimista para pensar que este cese de hostilidades es el camino al fin de la guerra, y sumamente ilusos considerar que este país regresará a las condiciones anteriores al inicio del conflicto, especialmente porque el gobierno de Bashar Al Assad ha perdido la confianza de un sector del país y además que las nuevas condiciones bajo las cuales se encuentran los ciudadanos de las zonas divididas son consideradas irreversibles, por ejemplo el territorio controlado por los kurdos en el Norte del país.

Además, se puede decir que este cese de violencia es solamente un respiro momentáneo, un ajuste en las estrategias y el acomodo de las fuerzas para consolidar la presencia en las zonas que han logrado obtener a lo largo de estos años, además intentar colocar una especie de barrera militar a las incursiones de islamistas para que no puedan ejercer influencia sobre territorios administrados por alguna de las fuerzas principales (Al Assad, Kurdos y ELS), e intentar que sean neutralizados totalmente hasta que su poder pueda ser disminuido y obligarlos a retroceder a una posición no militar sino solamente ideológica. Esto último porque el islamismo es una posición filosófica – religiosa que con acceso a armas extra limita el radicalismo de sus pensamientos y los llevan a cometer actos como los que se han visto en los últimos meses en distintas partes del mundo.

No se sabe cuánto tiempo se extienda el cese al fuego, lo que es un hecho es que pende de un hilo su continuidad, que aún y con intereses de conservarlo, hay elementos que tratará de debilitarlo hasta la ruptura, porque tienen mayor ganancia en una zona convulsa que en un estatus de no violencia.

Anuncios

Desgaste político: El caso venezolano

chavismo

Los modelos políticos o económicos tienen un tiempo, espacio y por supuesto razones por las cuales se transforman en sistemas aceptados por un porcentaje importante de una población. Grandes revoluciones sociales han comenzado con la perdida de confianza en un esquema anterior.

Para que un proyecto político perdure o se conserve durante tiempo como algunas revoluciones políticas, se necesita un respaldo popular, político y militar. No necesariamente se necesitan los tres para que funcione, basta con tener el poder militar para perpetuarse y cambiarle la opinión a los opositores (o hacerlos desaparecer); como ocurre en Corea del Norte por ejemplo, donde un levantamiento popular sería técnicamente imposible porque el poder del régimen de Pyongyang lo respaldan los militares con la exaltación de la figura del líder.

Algo similar ocurrió en Egipto con el golpe de Estado que le dieron los militares a Mohamed Morsi y los “Hermanos musulmanes”, cuando intentaron hacer reformas que afectaban la estabilidad del Estado, y establecieron a Abdel Fattah el – Sisi como presidente, quien tiene una posición política – militar similar a la del depuesto Hosni Mubarak, y que es del beneplácito de los militares, y donde el pueblo no cuenta con los recursos para una revolución que cambie radicalmente esto. Aunque existen excepciones en la historia donde estos cambios se lograron llevar a cabo.

La revolución rusa y la revolución islámica como modelos de ruptura político – social.

La revolución rusa (1917) contra los zares por ejemplo, instaurarían en esa nación el esquema socialista, la cual se conservó y extendió durante casi un siglo completo, brindando a los socialistas (soviéticos), con un poder respaldado por las principales fuerzas del país.

Estos a su vez apoyaban otros procesos con afinidades ideológicas o revolucionarias en el resto del mundo. Se convirtieron en un líder global y financiaron aliados contra su principal rival, los Estados Unidos, y durante un período de bonanza el poder que habían adquirido los socialistas lograrían tener el mundo en dos bandos y a las puertas de una nueva guerra mundial, hasta que su propio esquema económico se los trajo al traste y la reconstrucción de varios de los despojos dejados por ese sistema se siguen viviendo las secuelas; aunque el cambio ideológico y la moderación de los discursos contra el bloque sobreviviente le ha servido a algunos estados para sobrellevar y resurgir casi de las cenizas. Del desgaste soviético se hizo una transición a la República Federal Rusa con menos territorio que el administrado cuando se era la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas por supuesto, aunque reactivando sus mecanismos de persuasión para lograr focos de influencia geopolítica en el mundo.

Otro ejemplo del ocaso de un sistema para dar paso a otro con apoyo popular fue la Revolución Islámica (1979), donde el idealismo islámico sacó del poder al Sha Mohammed Reza Pahlevi (1959 – 1980). Esto significó una parte importante de la ruptura de la estabilidad política – laica de los países musulmanes, y motivó la activación y el empoderamiento de agrupaciones islámicas religiosas en las naciones de confesión islámica. Recordar que este proceso de la transición del nacionalismo árabe, a una unidad ideológica – política del Islam, se dio con mayor fuerza al ocurrir tres elementos esenciales: la derrota continua árabe en su afán por vencer al Estado de Israel, la victoria de la Revolución Islámica y la derrota soviética contra el Talibán en Afganistán, el apoyo a los movimientos religiosos en detrimento de los gobiernos laicos comenzaba a generar cambios radicales en el mundo musulmán, y todavía hoy ese proceso se mantiene generando fuertes modificaciones a los sistemas como se conocían a mediados del siglo XX.

El modelo bolivariano.

En América Latina también han existido revoluciones y movimientos políticos que han traído abajo los grupos que han gobernado durante largo tiempo en los diferentes países de la región. Venezuela es un claro ejemplo de estos cambios, la desconfianza en la política tradicional empujaría un proyecto político nacional que después se regionalizaría.

Cuando el Partido Socialista Unido de Venezuela expuso una propuesta diferente de hacer política y colocaron de candidato al carismático político y militar, Hugo Chávez Frías (1954 – 2013), su proyecto con una fuerte dosis de populismo y de proyectos sociales gestionó el cambio del poder en el país suramericano. Fue tal el éxito entre la población que su forma de gobernar adoptó su apellido como si fuera una clase de ideología “socialismo chavista”, aunque él prefería llamarle “Revolución Bolivariana”; de ahí la reforma constitucional de cambiarle el nombre al país como República Bolivariana de Venezuela.

Y no hay que engañar a nadie, y aunque mucho se ha criticado el modelo implementado por este gobierno. Su esquema ha sido producto de exportación, al punto que logró motivar otras “revoluciones sociales” en la región, Argentina, Nicaragua, Bolivia, Ecuador, Brasil. Logró crear un organismo internacional alterno para los países con pensamientos ideológicos similares al venezolano, o que aprovecharon la apertura de este sistema para tener bloques económicos aliados, de ahí surgió La Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), con un banco de por medio financiando gobiernos “hermanos”, aprovechando el sistema petrolero venezolano.

El gobierno de Hugo Chávez también impulsa la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) un foro alterno a la Organización de Estados Americanos (OEA) que dicho sea de paso ha caído en un desgaste e ineficacia deplorables, es un organismo débil. Tanto así que las decisiones de este no es tomado en serio realmente, principalmente por sus resoluciones no vinculantes y un lamentable peso moral de poca importancia.

A nivel interno, el “chavismo” por medio de las Misiones Bolivarianas (Misión Cristo) que mejorarían relativamente la calidad de vida de sus ciudadanos, reducción de la pobreza extrema en el año 2007 pasando al 12,5% (era del 25%) y llegando en el 2009 hasta el 8,7%. Los hogares con hacinamiento pasaron en el 2015 del 14,6% al 7,9%.

Una parte del financiamiento venezolano para estos programas fueron los excedentes producto de la venta internacional de petróleo y el endeudamiento por la emisión de dinero para financiar los proyectos sociales y para financiar el Banco del ALBA que ha prestado dinero a países como Nicaragua a quien al año 2013 les habrían prestado $2.188 millones. También Venezuela se daría el lujo de comprar bonos de deuda externa argentinos por $3.100 millones, por lo que ganaron simpatías y alianza con el gobierno Kirchnerista, que tuvo un giro hacia el “chavismo” a partir de ahí.

La debacle chavista

Las misiones bolivarianas dejaron de ser rentables por la falta de recursos para financiarlos y el excedente de inflación que la impresión de dinero deja en el país. A esto se le suma la molestia popular que comienza a rebelarse contra el gobierno “chavista”, principalmente aquellos que no sienten deberle favores al régimen. Por su parte el gobierno de Chávez decide aplacar las manifestaciones con violencia y persiguiendo opositores políticos, directamente o indirectamente, como con los “Colectivos chavistas”, pero los grupos contrarios al gobierno dejan sus diferencias de lado y se alían con un enemigo en común, el gobierno de Hugo Chávez y sus intenciones de extender su poder por muchos años más.

En varias oportunidades de elecciones, el chavismo vencería a la oposición, en otras se daría una victoria mínima a los opositores que no generarían mayores cambios. Pero la oposición comienza a crecer en respaldo popular, ciertos sectores ya se han cansado del régimen actual, lo ven decadente y poco efectivo, por lo que comienzan a volcarse con este grupo contrario al régimen en el poder.

En el año 2011, el presidente Chávez comienza a sufrir un quebranto de salud, y anuncia que tiene cáncer, a comienzos del 2013 se marcha hacia Cuba a un tratamiento por su enfermedad y allá fallece, quedando de manera dudosa y casi por herencia el vicepresidente Nicolás Maduro como presidente interino hasta las elecciones que finalmente gana contra Henrique Capriles con un margen de 1,5% del voto popular.

El movimiento dirigido por Hugo Chávez y ahora administrado por Maduro Moros, continúa sufriendo reveses sociales, hasta el punto que el 6 de diciembre del año 2015, el partido del gobierno recibe un fuerte golpe político al ser vencidos por la oposición de manera aplastante en las elecciones parlamentarias, lo que ha significado según ciertos analistas el principio del fin para un régimen que ha perdido apoyo popular y que la estabilidad de la oposición ha permitido que haya posibilidades de un cambio. Algo que en países donde la disidencia ha sido exterminada o huido no fue posible.

La mayoría coincide en que el carisma y la dialéctica del Comandante Chávez Frías, no lo pudo heredar Maduro, a quien además le señalan que el verdadero poder actual del chavismo es Diosdado Cabello, expresidente de la Asamblea Nacional venezolana; literalmente “la mano que mece la cuna”.

El efecto dominó

La pérdida de poder del chavismo en Venezuela, ha debilitado uno de los pilares del denominado “socialismo del siglo XXI”, los efectos de esto se han podido ver en otros países donde se están dando cambios radicales que perjudican los modelos socialistas establecidos.

Argentina en octubre de 2015 le dio un espaldarazo a las intenciones del “Kirchnerismo” de seguir su modelo “bolivariano”, y optaron por votar un candidato más liberal económicamente. Bolivia por su parte votó no a un referendo que permitiría al actual presidente Evo Morales (quien llegó al poder con aclamación popular) postularse para un nuevo mandato. Un país como Nicaragua que desea un cambio de estos necesitará una acción más fuerte, porque el Consejo Supremo Electoral (CSE) es controlado por el ejecutivo, por lo que el “sandinismo” puede perpetuarse en el poder, con el beneplácito militar y de la mayoría política.

Los cambios que ha causado la debacle del sistema en Venezuela, ha extendido su ola expansiva contra otros países aliados del régimen quienes han buscado alternativas para sobrevivir, así tengan que cambiar el discurso que hasta ahora conservaban en favor de la Revolución de los Pueblos.

La judeofobia islámica

cartoon6

Propaganda árabe judeofóbica: Sangre de un niño palestino, un regalo para el día de las madres (Al – Dustor, Jordania, 22 de marzo de 1994)

En una conferencia dictada por el analista israelí Gabriel Ben Tasgal, organizada en Costa Rica y que tuve el honor de poder participar, se explicaban los diferentes tipos de judeofobia que en la actualidad se practican. Llama poderosamente la atención el tema de la discriminación judía por parte de las comunidades islámicas y el trasfondo que hay en todo ese odio, que se exacerbó con la ayuda del fascismo en Europa.

La judeofobia tiene patente europea:

Se debe comenzar explicando que este es un fenómeno muy europeo, se gesta en el antiguo continente, comenzando con acusaciones de asesinato contra la divinidad, luego aparecen las acusaciones de libelos de sangre que se transformarían en excusas perfectas para atacar a las poblaciones judías. Ejemplos de lo anterior, acusar a los judíos de envenenar pozos de agua, de secuestrar niños cristianos para asesinatos rituales, de causar la peste europea (fiebre bubónica), etc.

Las acusaciones confinaron a los judíos en guetos durante largo tiempo, lo que les estigmatizó por ser “el otro no europeo”. Con el paso del tiempo en algunos lugares de Europa, principalmente Alemania los judíos se comenzaron a asimilar y a formar parte de la sociedad germánica desde todos los aspectos de la vida regular del pueblo.

Cuando las crisis aquejaron al país y se dio el empoderamiento político del Nazismo, resurgieron los estigmas contra el judío al cual se le transformó una vez más en el “chivo expiatorio” de los males europeos. Se recurrió una vez más a los discursos incendiarios al estilo Lutero pero con un agravante, ahora no se llamaba a los judíos a renunciar a su religión sino que el judaísmo lo llevaban en el ADN y por esto serían tratados como un grupo social inferior al resto.

De esto se encargaría el discurso de diseminarlo a través de la propaganda. El éxito de la judeofobia europea, se debió a la idea de un plan judío por adueñarse del mundo, idea que aparece plasmado en el infame libro “Los Protocolos de los Sabios de Sión” (El vulgar plagio del libro “Diálogos en los infiernos entre Maquiavelo y Montesquieu”), mismo libro que sirvió de inspiración para crear otras “obras literarias” bajo la misma temática, dentro de la cual destacan “El Judío Internacional” de Henry Ford y la obra autobiográfica de Hitler “Mi Lucha”.

La herencia judeofóbica en el mundo islámico:

Los párrafos anteriores tienen como objetivo demostrar lo que se dijo al comienzo, la judeofobia (antisemitismo) es algo propio de los europeos, pero también demostrar que es un sentimiento de “exportación”. Durante la Segunda Guerra Mundial, los nazis hicieron buena asociación con los árabes, principalmente musulmanes y sus planteamientos fueron absorbidos por estos.

La propaganda islámica actual contra los judíos cuenta con los mismos estereotipos discursivos que los nazis utilizaban. Por ejemplo dibujar a los israelíes con los rasgos que los antisemitas en Alemania lo hacían con todos los judíos, nariz aguileña, ojos grandes y perversos, jorobados, etc. solamente que ahora el discurso del judío eterno se cambia por el del antisemita que quiere adueñarse del mundo. Se dibuja también a los judíos con características de animales carroñeros o salvajes (serpientes, perros, cerdos, etc.) o con figuras abiertamente con aires de “diabólicos”.

der-ewige-jude_thumbonu

Imagen 1: A la izquierda la propaganda del documental nazi “Der Ewige Jude” (El Judío eterno), a la derecha propaganda árabe con la inscripción “60 aniversario del holocausto”.

En ambos casos de las imágenes mostradas arriba, da las mismas facciones físicas para el judío con intenciones de ejecutar actos de maldad. La sociedad islámica; principalmente la de ideologías fundamentalistas absorbieron de buena forma los conocimientos provenientes de la judeofobia europea, principalmente alemana.

Se atiza el fuego del odio de los musulmanes radicales con el conflicto árabe – israelí y los reveses militares que han sufrido los árabes desde el año 1948. Se enciende la ira islámica con los enfrentamientos entre israelíes y palestinos, y las divisiones internas musulmanas hace a algunos pensar que todo es parte de un plan de conquista judío sobre el mundo.

El retorno del fascismo.

La radicalización de las posiciones islámicas dentro de la política (donde la separación Estado – Religión es casi nula), asimiló ideas muy cercanas a los movimientos fascistas de mediados del siglo anterior. El islam político, ideológicamente no es otra cosa que “islamofascismo”, donde todo lo que esté fuera de los parámetros de su interpretación político – religiosa es errónea y perseguida. Las minorías religiosas en ese marco, dependiendo del liderazgo islamista de turno les queda callarse, convertirse o desaparecer. El modo en el cual se refieren a otros pensamientos ajenos al islam también demuestra ese mimetismo con el fascismo europeo.

Ejemplo de lo mencionado arriba se puede encontrar en el Corán Sura (Al Maidah) 5:59 – 60:

…Di: “¡Gente de la Escritura! (cristianos y judíos) ¿Es que no tenéis más motivo para censurarnos que el que creamos en Alá y en la Revelación hecha a nosotros y a los que nos precedieron y que la mayoría seáis unos perversos?”. Di: “No sé si informaros de algo peor aún que eso respecto a una retribución junto a Alá. Los que Alá ha maldecido, los que han incurrido en Su ira, los que Él ha convertido en monos y cerdos, los que han servido a los taguts (rebeldes contra Alá o perversos), ésos son los que se encuentran en la situación peor y los más extraviados del camino recto”…” (Énfasis añadido).

En esta Sura Al Maidah (La Mesa Servida) que es de las suras medinesas del Corán (escrita en Medina), y donde el punto principal de los textos de Medina hacen referencia a una relación menos cordial con los “no musulmanes”, a diferencia del discurso conciliador de los textos de Meca. La costumbre de llamar monos y cerdos a los cristianos y judíos es utilizado constantemente por clérigos islámicos en países del Medio Oriente, y cuando se trata de Israel y los judíos con insistencia en algunos sermones de viernes en las principales mezquitas de Gaza y Cisjordania.

En cuanto a la literatura, los libros con contenido judeofóbico ya han sido traducidos al árabe, farsi y turco, por ejemplo “Los protocolos de los Sabios de Sión” y “Mi Lucha” de Adolf Hitler. Además se hacen documentales para presentarlos como material histórico reales, de un plan por parte de los judíos para hacerse con el control del mundo. Finalmente, según su opinión los judíos lograron hacerse con territorio considerado como “islámico”.

A lo anterior, se suman otros comportamientos antisemitas, como acusar a los israelíes de cometer libelos de sangre. Por ejemplo, decir que los israelíes matan palestinos para robar sus órganos. Y esto se ha escuchado aún por parte de los “árabes moderados” que negocian o tienen contacto con Israel, como la Autoridad Nacional Palestina.

Algunos como Hamas incorporan dentro de su carta fundacional textos tomados de libros antisemitas como los mencionados arriba. Un par de ejemplos de esto.

…Los judíos controlan los medios de comunicación y usan su riqueza para agitar revoluciones. Ellos estuvieron detrás de las revoluciones francesa y bolchevique…”

…No hay una sola guerra en cualquier parte que no tenga la huella de la mano judía en ella…”

…Israel existirá y continuará existiendo hasta que el Islam lo destruya, tal como ha borrado a otros antes…”

El uso de este tipo de discurso y propaganda, tienen un origen claro y una intención todavía más específica, por supuesto que ahora se adapta a las ideas del Islam radical, y en cierto modo es como retroceder en el tiempo a la Europa previa a la Segunda Guerra Mundial. La última misiva, que dicho sea de paso aparece en el Preámbulo de la Carta Fundacional, es similar al discurso de Hitler donde amenaza al “Judío Internacional” por llevar supuestamente a las sociedades a la guerra y que esto les llevaría a su propio exterminio.

Otro aspecto que imitan los fachos islámicos en su judeofobia como los fascistas europeos, es la negación, revisionismo o minimización de la Shoah. Tienen “estudiosos y expertos” contemporáneos que debaten acerca de la veracidad del suceso, otros sobre el número real de muertos judíos y algunos como el actual presidente de la Autoridad Palestina, Abu Mazen, realizan estudios que vincularían al movimiento sionista con el nazismo con el fin de establecer su Estado en territorio musulmán.

Finalmente esta clonación ideológica busca desprestigiar a Israel, pero no como un tema meramente político sino que abiertamente los señalamientos van enfocados contra el judaísmo. Abiertamente estos grupos no pierden el tiempo en señalar su odio visceral contra el pueblo judío, y al achacarles libelos, teorías conspirativas y negar cualquier situación previo de intento de destrucción contra estos, encamina su proyecto dialéctico a justificar cualquier intención posterior de querer repetir lo que otros grupos intentaron contra los judíos en otras oportunidades.

El dilema del taxista

uber

El debate actual nacional sobre el servicio de transporte sobre pasa la idea de que es un tema solo de legalidad. Que existan opciones como el porteo, el transporte informal y actualmente Uber, demuestra que hay una situación por la oferta y la demanda de servicios donde el principal objetivo tiene que ser mejorar en virtud de los clientes.

Las quejas generalizadas por anomalías en la manera como algunos taxistas ofrecen sus servicios, empujan a los clientes a utilizar sistemas alternativos de transporte, muchos de los cuales que están fuera de la legalidad o dentro de vacíos legales que dificultan su gestión en el país.

Pero en realidad no son las huelgas y las protestas a “huevazo limpio” lo que ayudarán a que los taxistas le ganen el pulso a las otras formas de servicio de transporte de personas, sino la actitud de ellos mismos.

El servicio al cliente:

Uno de los reclamos generalizados de los clientes de taxi es la mala actitud de los conductores, creo que a estos les obligan a llevar un curso de relaciones públicas antes de darles la licencia como transportistas públicos, por lo que o el curso está obsoleto, mal planteado o definitiva la evaluación no sirve para lo que fue creada.

Un taxista que no se deba a sus clientes, sencillamente debería dedicarse a otro oficio, si es por necesidad de trabajar, tendrá que aprender a tratar a sus pasajeros con el respeto debido. Lo cortes no quita lo valiente expresa el argot popular, comportarse amables con todos los usuarios; por corto que parezca un viaje les ayudará a tener mayor preferencia entre los consumidores de su servicio.

Ahí no voy porque el servicio es muy corto, si se lo hago tengo que cobrarle más”. Ya fue mencionado en el párrafo anterior, parte del mal servicio está en escoger hacia dónde hacen viajes o no, quizás ni siquiera por un tema de seguridad sino porque no lo consideran “económicamente viable”, hay que recordar a los amigos taxistas que si bien son dueños de sus vehículos, al ser concesionarios de una placa del Estado, el servicio brindado es público, no se trata de que que están realizando favores sino un servicio, y esta es una de los grandes reclamos que hacen los usuarios con mucha frecuencia, junto con el problema evidente de quienes en su afán de sacar más dinero se llevan a los clientes por largas rutas sin siquiera consultar.

El objetivo de los taxistas debe aspirar a ser competitivos y modernizar el servicio.

Cuando se habla de modernizar no se puede pensar solo en cambiar las flotillas de vehículos; esto es por supuesto una parte de ese cambio que se debe realizar. Pero también la modernización se refiere al uso de nuevas tecnologías para hacer más eficiente el servicio brindado.

Un ejemplo de lo anterior es que Uber utiliza una aplicación de libre acceso para que sus clientes los contacten, ubiquen al funcionario más cercano y en corto tiempo les envíen el transporte con una ruta designada y una tarifa convenida con anterioridad la cual se cobra de forma automática desde una tarjeta de crédito o débito cuya información se encuentra guardada de forma segura en una base de datos. En otras palabras, el servicio de Uber entró al siglo XXI con la tecnología y no realizó nada que otras aplicaciones como Easy taxi no hayan creado, le han facilitado además al cliente engorrosos momentos, porque hasta el nombre del chofer y número de placa del vehículo queda registrado.

Las aplicaciones para teléfonos inteligentes no son extremadamente costosas, se puede ver como una inversión más que como un gasto, le abre nuevos canales de recepción de clientes, con una serie de facilidades y al mismo tiempo moderniza los sistemas de tele operadores de llamadas en las cooperativas de taxistas.

Gran cantidad de los taxistas de Costa Rica están agremiados, son parte de cooperativas, pagan un “derecho de piso” para el uso de radio frecuencias por medio de las cuales brindan servicios. Si combinaran esa facilidad del radio con las aplicaciones móviles, podrían tener una excelente base de datos con clientes que por el buen servicio se mantendrían dándoles prioridad. Cada usuario registrado tendría un número de cliente asignado, por medio del cual la facturación sería sencilla de realizar de ser necesaria y con toda la información del servicio recibido.

En esto, las cooperativas del gremio tendrán por su parte una fuerte competencia por unir a la mayor cantidad de taxistas a su grupo, ya que esto fortalecerá los recursos captados por el servicio brindado y al mismo tiempo deberán fortalecer a sus asociados en temas de manejo de la aplicación para teléfonos inteligentes, así como sus actualizaciones, mejoras en el servicio al usuario. Al mismo tiempo captan dinero por el derecho de uso de radio y aplicación, pero al mismo tiempo serán los encargados de pagar a los taxistas el dinero por los servicios brindados.

Se conservaría el tradicional sistema de llamadas, pero con el uso de formas de pago alternativas (tarjetas), la exposición al riesgo por parte de los taxistas sería inferior, porque el uso de efectivo se disminuiría en grandes proporciones. Además, se puede ir creando una verdadera cultura de uso de este tipo de transporte en terminales designadas para estos fines, evitando que los taxis paren en cualquier sitio y donde los usuarios pueden elegir la compañía de taxis más conveniente, con el modo de pago que guste. Si tiene código de cliente se le realiza el respectivo cargo o si decide puede pagar en el momento como se realiza actualmente.

Los cambios en la legislación para regular el servicio de transporte debería dar cierta flexibilidad para el cobro de tarifas negociadas con los usuarios previamente, basados en un piso por el primer kilómetro realizado, y luego las diferencias tarifarias por horas pico, días feriados de poco flujo vehicular y demás, pero que exista una forma menos grosera de fijar los precios para el consumidor en especial cuando hay rutas que los propios usuarios hacen constantemente y a veces los cambios pueden resultar muy desproporcionados a pesar de que se esté en circunstancias similares.

Del mismo modo, a nivel de gobierno, se debe exigir a los que brindan el servicio de transporte de personas en estas modalidades que deben cumplir con un mínimo de seguros y de impuestos, similares a los que pagan los taxistas, para lo cual se les da un código para trabajar y se habilitan paradas especiales para brindar su servicio de forma abierta al público.

Todo el que quiera brindar este servicio debe pasar por estos filtros, y quien quiera aún así mantener un carácter de ilegalidad, por medio de la ley que se sienten responsabilidades, pero para que esto funcione, el beneficio debe ser para ambos lados, consumidores y oferentes del servicio.

Dios ha muerto…

DIOS HA MUERTO

“…Ahora amo a Dios: a los hombres no los amo. El hombre es para mí una cosa demasiado imperfecta. El amor al hombre me mataría…” “…Mas cuando Zaratustra estuvo solo, habló así a su corazón: “¡Será posible! ¡Este viejo santo en su bosque no ha oído todavía nada de que Dios ha muerto!”…” (Nietzsche, Friedrich. “Así habló Zaratustra”, 1883).

Lo escrito anteriormente es parte del dialogo que sostuvo el personaje de Zaratustra con el “santo” en uno de los libros más emblemáticos del filósofo alemán Nietzsche, donde siguiendo una parte de su el nihilismo ha expresado la carencia de valores morales. Por una parte expresaba la crítica general que sobre los religiosos el autor tenía ya que se dirigían a los “simples mortales” como seres imperfectos a los cuales no se les podía amar porque ese amor estaba viciado, y por otro lado reflejaba su pensamiento filosófico pleno; por lo que matar a “dios” era dar a comprender que los valores de la moralidad humana eran vacíos, condicionales, casi inexistentes.

El “santo” en este escrito, en su pensamiento amar a los hombres es complejo, por lo que amar a lo divino suele ser más sencillo, porque su práctica implica menos obligaciones. A veces a través de actos quizás ridículos se logra complacer el ego de ese ser supremo. En este espacio se pueden encontrar en la actualidad todos los extremistas que asesinan en el “nombre de Dios”.

Un ejemplo de lo mencionado anteriormente son los islamistas, que exponen su propia vida luchando contra todos aquellos que se oponen a su versión radical de lo divino, quien pareciera no puede defender su propia honorabilidad, y por esto echa mano de sus “guerreros sagrados”, quienes en un arrebato pasional de cumplimiento por los principios celestiales, son capaces de arrancar de raíz a todo aquel que consideren un infiel o que esté cometiendo afrentas contra los estatutos morales impuestos por sus líderes religiosos.

Para el islamismo; principalmente el radical, el supuesto respeto por lo divino los lleva a realizar actos de violencia sin contemplaciones, atentando contra la vida de otros seres humanos por considerarlos violadores de su interpretación de las normas islámicas (sharia). Muy a pesar de que otras interpretaciones islámicas prohíben el uso desmedido de la violencia y el asesinato (Sura La Mesa Servida 5:32), los islamistas justifican sus actos en que los infieles desagradan a Dios y por eso su eliminación o sometimiento son un acto de rectificación espiritual.

En ese principio, los actos de violencia del pensamiento radical islámico no afectan solamente a los no musulmanes, sino que en reiteradas oportunidades atenta directamente contra los propios practicantes de su religión. Países africanos donde la mutilación genital femenina es una practica común, musulmanes que viviendo en países occidentales practican los asesinatos por honor, y la práctica de normas islámicas que son prohibidas en los países que los albergan; pena de muerte por ejemplo, ejercen una normativa paralela con jueces comunitarios de carácter religioso y cuya jurisprudencia no es vinculante y hasta es algo ilegal.

Esta manera de actuar, alimenta las posiciones negativas que de la religión islámica se tiene en diversos grupos sociales, porque si bien hay comunidades islámicas que se desvinculan completamente de este tipo de actividades, cuando el radicalismo musulmán es el que ha logrado generar unión entre los clanes islámicos del Medio Oriente (de ahí parte del éxito del califato en la zona) y fortalece a las comunidades en países no musulmanes, su discurso logra ganar simpatías.

Los islamistas radicales, son además los que promueven la Dawah (proselitismo) en los países occidentales y la hégira (migración) a dos vías, una para fortalecer las posiciones sunitas en la región del Medio Oriente y el Norte africano y por otro lado, nutrir a las comunidades islámicas en su proselitismo dentro de países no musulmanes, promoviendo muchas veces las versiones más “ortodoxas” y tajantes de los principios islámicos, como el salafismo y los principios de la escuela de de Muhammad Ibn Ismail Al – Bujari, uno de los principales memorizadores de los dichos del profeta Mahoma (Hadices).

De este modo, promueven muchas veces una religión cuyo objetivo final sea agradar solamente a lo divino, sin importar lo suficiente si en la ejecución de este fin dañan a otros seres humanos, los cuales finalmente por su imperfección no son objeto de respeto pleno.

Meditando sobre la vida en un bosque lejano, el Profeta se encontró con un clérigo islamista que se hacía tajos sobre su piel y clamaba a los cielos a gran voz. El Profeta le preguntó sobre el objetivo de su vida, a lo que el clérigo contestó: Ahora amo a Alá y todos los principios que sus santos sabios han enseñado, a los hombres, primordialmente a los infieles y sus caminos pecaminosos no los amo. Los hombres son para mí una cosa demasiado imperfecta. El amor a los hombres me enviaría a los infiernos. Mas cuando el Profeta estuvo solo, habló así a su corazón: “Qué complicado ¡Este clérigo islamista que ha huido al bosque de seguro no se ha enterado todavía de que Alá ha muerto y con él todos sus santos sabios!”