Elecciones municipales versus abstencionismo

elecciones municipales

Imagen: TSE

En el ambiente político no existe algo que desmotive más que leer personas que creen que la no participación en los procesos electorales son la mejor manera de castigar a los políticos que incumplen con el divino juramento de “…Qué Dios y la patria os ayude y sino que ellos os lo demanden…”

Una actitud de este tipo solamente fortalece la mediocridad política. El verdadero castigo a una mala gestión es un cambio de líderes y la exigencia de transparencia a la hora de demandar cuentas a nuestros gobernantes. En el caso actual, el gobierno municipal es el primer contacto político que tiene una comunidad, ellos son los que conocen de primera mano las necesidades que un sector de la población nacional tienen, y son los que están llamados a elevar las peticiones al gobierno central del país.

Cuando el porcentaje de personas que se abstienen en un proceso es elevado, se deja en manos del voto duro; quienes por lo general asisten a votar; la elección de las personas que llevarán adelante proyectos según sus convicciones. En algunos casos se eligen candidatos que tienen compadrazgos con algunos de sus compañeros de terna o patrocinadores económicos, también están aquellos que anteponen los intereses personales o partidarios antes que los cantonales y se dirigirán en la gestión conforme al desentendimiento ciudadano.

Hay que destacar que las elecciones son solamente una parte de todo el proceso, la exigencia de cuentas y la transparencia son parte también del ejercicio que el músculo político exige llevar a cabo. Ciertamente es muy amplia la acción política y los ciudadanos deben madurar a ver con el interés del caso el destino del cantón, y por supuesto, del país.

Quienes irresponsablemente ofrecen como alternativas el abstencionismo, sumergen a la sociedad en la arbitrariedad de las minorías. Es una realidad que abstenerse es una opción, sin embargo no quiere decir que sea de las más sensatas posibles, cuando se dice que no desean votar por los mismos de siempre, abren la brecha para que aparezcan caras nuevas en la política, no se trata de abrir el portillo a la falsa sensación que como no se votó, no hay responsabilidad social, porque es un hecho que a menos que una persona viva en una isla desierta donde se autogobierne, lo que afecte a la sociedad directamente le perjudicará o beneficiará.

En las últimas elecciones municipales los niveles de abstencionismo llegaron al porcentaje de 75% a nivel nacional, eso quiere decir que para elegir a los 81 alcaldes se ha necesitado solamente cerca de 700 mil electores en un padrón de más de 3 millones de personas. ¿Cuál es el cambio político que se logra con un voto de este nivel? La respuesta obviamente es sencilla de responder, ninguno.

Ciertamente carecemos muchas veces de información de los candidatos en los cantones, y de conocer sus programas de gobierno, pero para esto los propios ciudadanos deben exigir la información, y los candidatos sentir la responsabilidad de ir barrio por barrio, casa por casa, explicando a los ciudadanos cuáles son sus proyectos y por qué deben ser elegidos, no solamente porque es el hijo de la señora de la pulpería, o porque los hijos de él estudian con nuestros hijos. Sintamos la obligación de entender por qué el proyecto de un candidato es mejor que el de otro.

Y quieren hacer más serio un proceso, no se casen solamente con el color político de tradición de la casa, salvo que ese partido sea el que tiene las mejores y más aterrizadas propuestas para realizarlas en el período que gobernarán. ¿Quieren castigar realmente una mala gestión? Voten por otra propuesta política, que sientan que su voto y elección realmente valen. ¿Desean premiar la gestión de un partido político? En las siguientes elecciones permítanle continuar con la labor que por el tiempo no logró completar. Pero ante todo no permita que otros sigan decidiendo por usted el futuro de su cantón y de su país.

El que no vota, se puede quejar y criticar al gobierno de turno, en este país la libertad de expresión lo permite, que sea moral, se podría decir que quien no construye un proyecto comunal y aun así le permiten vivir en él, tiene derecho a decir lo que piensa, pero por su mala elección, mucho no se le tomará en serio.

Anuncios

Acerca de Bryan Acuña

Licenciado en Relaciones Internacionales de la Universidad Internacional de las Américas, especializado en la temática de Oriente Medio. Escritor de varios artículos de opinión para diferentes medios de prensa escrita nacional e internacional; entre ellos están el diario La Prensa Libre, El Mundo CR, El País CR, Cambio Político, La Nación (Costa Rica), Radio Jai (Argentina), Aurora Digital (Israel), Hatzad Hasheni (Israel), Por Israel (Israel), Diario El Exterior (España), además de tener una columna en Radio Sefarad (España)

Publicado el enero 14, 2016 en Elecciones, elecciones costa rica, Elecciones Municipales, Uncategorized y etiquetado en , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: