Que su legado viva por generaciones…

baruch

Una semana y un par de días desde su partida y todavía quienes seguimos acá y que tenemos que lidiar con el trajín de su gran pasión, el Kosher Center, sentimos que todo ha sido un sueño, que en cualquier momento entrará por la puerta del negocio con su estuche de la talit y los tefillin, diciendo buenos días y de una vez indicándonos cómo vamos a trabajar diariamente, las llamadas para realizar y los clientes por contactar.

Después de 5 años compartiendo con una persona como él, no caemos en la realidad de que ya no está, todavía hay quienes nos atrevemos a hablar de él como alguien que todavía camina en el mundo de los mortales y hacemos como si fuera a llegar a seguir viendo el comportamiento del negocio que lo motivaba a pasar largas horas de su vida dando vueltas por este o descansando en la silla de su oficina.

Aún hay clientes que tienen fuertes sensaciones cuando nos visitan y tampoco lo pueden creer, esperan a este señor que era fuerte como un roble ofreciendo de sus nuevas creaciones culinarias o de sus productos estrellas, todavía hay quienes esperarían probar una vez más del último arenque que hizo o de sus cortes especiales que se atrevía a detener a los visitantes a esperar algunos minutos mientras iba a la cocina y se pavoneaba del sabor de su comida.

Y quienes más lo deben extrañar son aquellos que buscaban en Don Baruch (Don Baru como le decíamos la mayoría de sus empleados) una respuesta a una duda de la ley judía (halajá). Recuerdo que durante el servicio en el cementerio, alguien le llamó “Gaón” (sabio, esplendor, orgullo) por su sapiencia en temas de la Torá y la Halajá, aún quienes estamos en pañales en toda la temática, escucharlo hablar así fuera de pasada mientras conversaba con alguien más era toda una experiencia. Y ciertamente que él era un experto en alimentar a la comunidad tanto con alimento físico como con alimento espiritual a través de la transmisión de su conocimiento que lo hacía toda una enciclopedia andante.

No pasa el tiempo en vano cuando se siente admiración en muchos aspectos por una persona, lástima que no tuve más tiempo para aprender más de él, del “shoijet”, el mohel, del intérprete de shofar, del “Gaón”, de la persona con sus virtudes y defectos que fue él.

Hace días no escribía nada, y aunque no es mi línea regular de textos, hoy quise aprovechar la inspiración para dedicarle algunas líneas a ese señor que a sus 80 años todavía tenía la voluntad intacta para arremangarse la camisa y seguir trabajando fuerte, dándole una lección a todos aquellos que desaprovechan el tiempo y su juventud quejándose sin razón.

Bendita sea su memoria Baruch Shechter Abramovich Z’L. y que su legado viva por muchas generaciones.

Anuncios

Acerca de Bryan Acuña

Licenciado en Relaciones Internacionales de la Universidad Internacional de las Américas, especializado en la temática de Oriente Medio. Escritor de varios artículos de opinión para diferentes medios de prensa escrita nacional e internacional; entre ellos están el diario La Prensa Libre, El Mundo CR, El País CR, Cambio Político, La Nación (Costa Rica), Radio Jai (Argentina), Aurora Digital (Israel), Hatzad Hasheni (Israel), Por Israel (Israel), Diario El Exterior (España), además de tener una columna en Radio Sefarad (España)

Publicado el julio 29, 2015 en JUDAISMO, KOSHER y etiquetado en , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: