Libelo de sangre

Santo Niño Al Durrah

En el año 1491, en Toledo, España, 5 judíos son condenados a muerte por la Inquisición, por el delito de un supuesto “crimen ritual” en el que se decía que estos dieron muerte a un niño para con su sangre consagrar el pan ácimo (matzá) que se come durante toda la Pascua hebrea. Una acusación sin fundamento, sin cadáver y sin prueba real, sino simplemente generada por el odio visceral y las intenciones del populacho de destruir a los “enemigos de Cristo”; los judíos.

Unos siglos después; en setiembre del año 2000, cuando se comenzaba a gestar la denominada Segunda Intifada (levantamiento palestino), en Gaza; un enclave palestino controlado por Israel, se libraba una batalla entre soldados del ejército israelí y milicianos palestinos, en medio del conflicto aparecen dos figuras que posteriormente se convertirían en figuras emblemáticas del conflicto; Jamal al – Durrah y su hijo Muhammad al – Durrah, quienes de una extraña manera quedan en medio del fuego cruzado, suceso que llama la atención de un solo camarógrafo llamado Talal Abu Rahma quien se desempeñaba en labores propias para el Canal 2 de TV francesa y que logró ser el único en captar y grabar el momento en que posterior a una ráfaga de balas y un repentino corte, se logra ver a Jamal al – Durrah herido y su hijo postrado sobre sus piernas, aparentemente muerto; según la voz en off de Charles Enderlin quien utilizó su voz para narrar lo que la cámara de Rahma había logrado captar en un minuto.

La imagen de los al – Durrah dieron la vuelta al mundo y se transformaron en el símbolo de la revuelta palestina, pero además de ser un video de corta duración, con cortes repentinos, llamó poderosamente la atención que cuando supuestamente el niño había muerto, en los diez segundos últimos del video que fueron cortados en la edición del canal francés, se ve como Muhammad mueve sus brazos y además en las tomas no se distinguen rastros de sangre lo que genera todavía más dudas para los expertos.

En la acusación de 1491 contra los judíos, algunos como Yuce Franco, confesaron bajo amenaza y tortura haber generado la muerte al hoy “Santo Niño de la Guardia” crucificándole entre cuatro maderos. La historia posterior y su correspondiente revisión, determinó que todo fue un montaje para continuar con las persecuciones contra judíos y “nuevos cristianos” por medio de la “Santa Inquisición” y su sed de sangre hebrea.

Cuando Muhammad al – Durrah fue declarado muerto, y se transformó en emblema de los mártires de la segunda revuelta palestina, las fuerzas armadas israelíes se atribuyeron la culpa, hasta que investigaciones posteriores han puesto en duda la veracidad de la muerte del niño en manos de balas israelíes, y hasta se ha puesto en interrogante, que dicho muchacho haya siquiera muerto, ya que el video de un minuto grabado por Talal Abu Rahma no muestra más que el “spot publicitario” que lo convirtió en estrella de las guerras de Arafat. El camarógrafo indicó que el niño yació durante 17 minutos en el suelo, pero esto tampoco lo registra ninguna cámara, ni siquiera la suya que era la más interesada en guardar el momento.

En la actualidad el cuestionamiento contra la veracidad del asesinato israelí del niño Muhammad al – Durrah, genera controversia por haber sido el niño de la Intifada, pero al igual que el “Santo Niño de la Guardia”, aunque se demuestre con pruebas que la acusación fue falsa, muchos seguirán creyéndola como verdadera, porque les ayuda a alimentar su odio visceral contra Israel y la idea de una supuesta ocupación de la cual sus paladines de Hamás, Yihád Islámica, Hezbollah y otras organizaciones, al estilo de la Inquisición podrán lograr exterminar a sus enemigos para librarlos para siempre. Por lo tanto, la utilización del Libelo de Sangre solamente fue trasladado de la era oscurantista del cristianismo, a la actual época del oscurantismo islamista con un alcance mediático mayor y aprovechado de gran forma para generar los anticuerpos necesarios para que aún y aquellos que no conocen realmente y sin adoctrinamientos previos la realidad de los territorios en disputa en esa zona del planeta, opinen con una propiedad otorgada por la idea de que si es Israel o los Judíos, claramente debe haber algo turbio en el aire que lo hace tóxico para la sociedad.

Anuncios

Acerca de Bryan Acuña

Licenciado en Relaciones Internacionales de la Universidad Internacional de las Américas, especializado en la temática de Oriente Medio. Escritor de varios artículos de opinión para diferentes medios de prensa escrita nacional e internacional; entre ellos están el diario La Prensa Libre, El Mundo CR, El País CR, Cambio Político, La Nación (Costa Rica), Radio Jai (Argentina), Aurora Digital (Israel), Hatzad Hasheni (Israel), Por Israel (Israel), Diario El Exterior (España), además de tener una columna en Radio Sefarad (España)

Publicado el mayo 24, 2013 en Acuerdos de Oslo, Al Qaeda, Asentamientos, Auschwitz, Barack Obama, Boicot, BOYCOTT, Buycott, Conflicto arabe - israeli, DDHH, Democracia, Estados Unidos, Eurabia, Fayyad, Franja de Gaza, Genocidio, Hamas, Haniyeh, Hermanos musulmanes, Hezbollah, Holocausto, Iran, Islam, Islamismo, Islamización, Israel, Jimmy Carter, Musulmanes, Osama Bin Laden, Oscar Arias, Palestina, Política Exterior, Primavera árabe, Racismo, Salafismo, Sharia, Shoa, SHOAH, Taliban, Terrorismo, Wahabismo, Yihad y etiquetado en , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: