Archivos Mensuales: enero 2012

Memoria y Tiranía

Auschwitz Birkenau

Campo de concentración Auschwitz Birkenau

Por Bryan Acuña

La memoria del ser humano es cortoplacista y reincidente en cometer los mismos yerros del pasado, conforme pasan los años, lo que marcó con dureza la historia de la humanidad se transforma en simple relato del pasado, y para algunos intentar mantener viva la llama de la memoria podría transformarse en una especie de auto flagelo o explotación de un hecho doloroso para justificar actos en defensa propia.

Cuando la Asamblea General de la ONU en el año 2005 designó el 27 de enero como día de recordación de las víctimas del holocausto, fecha que fue liberado el campo de concentración de Auschwitz Birkenau en 1945, el Secretario Kofi Annan describió este día especial como “un importante recordatorio de las enseñanzas universales del Holocausto, atrocidad sin igual que no podemos simplemente relegar al pasado y olvidar”.

Lastimosamente en la actualidad ha crecido el porcentaje de revisionistas y negacionistas que minimizan el impacto de las muertes de judíos en los campos de exterminio nazis y hasta existe una larga lista de individuos que han transformado el tema del holocausto en un detonante para atacar a Israel, frases como “El holocausto fue la justificación para crear Israel”, “Ellos (los judíos) le hacen lo mismo que sufrieron durante el holocausto contra los palestinos”, razonamiento un tanto torcido, más conociéndose que no todos los judíos son ciudadanos israelíes, ni todos los ciudadanos israelíes son judíos, así como que el tipo de análisis es sumamente superficial para evaluar las tensiones de la crisis entre israelíes y palestinos.

En estos 67 años del acto de liberación realizado por el ejército soviético al campo de exterminio nazi, intimida escuchar a líderes de países miembros del organismo que declaró el día de recordación de la shoah rechazar su veracidad. Y junto a estos líderes, algunos “intelectuales”; muchos de tendencia abiertamente antisemita ; se han dedicado a realizar estudios para desestimar que el régimen hitleriano haya masacrado a 6 millones de judíos, o por lo menos intentar transformar la hecatombe en el asesinato de un puñado de judíos, lejos de ser parte de la política de limpieza étnica del “Tercer Reich”.

El representante de la teocracia islamista de Irán, Mahmoud Ahmadinejad no solamente ha sido uno de los máximos promotores del negacionismo del holocausto, sino que además es un presidente que expone su intención de destruir al Estado de Israel, lo que hace dudar de sus planes pacifistas para el desarrollo de energía nuclear.

Más íntimamente, en el conflicto entre israelíes y palestinos se ven entre mezclados varios aspectos del negacionismo o revisionismo. El actual presidente de la OLP, Mahmoud Abbas realizó una tesis de doctorado donde negaba la shoah. También los líderes de las agrupaciones islamistas de Gaza promueven el negacionismo y el exterminio de los “Ocupantes Sionistas”.

Pero el acto más peligroso en contra del reconocimiento y la recordación de este terrible hecho histórico, ha sido la transferencia del carácter de tragedia, de los judíos hacia lo vivido por los palestinos en los años que han transcurrido de conflicto con Israel, transformando la shoah en la “Nakba” (conmemorada los 15 de mayo de cada año), a los judíos masacrados en palestinos masacrados, los campos de concentración nazis en los “Ghettos” de Cisjordania y Gaza, los nazis en los “sionistas” e inflando el número de víctimas civiles en cada enfrentamiento que tienen islamistas contra soldados israelíes.

La realidad es que no habría Nakba si los países árabes hubieran aceptado a Israel como Estado desde 1948, o peor aún, no habría Nakba sino Shoah parte II si los árabes hubieran logrado su objetivo de destruir a Israel. No habría “Ghettos palestinos” si no hubiera terrorismo suicida de milicianos palestinos, ni víctimas civiles palestinas si se aceptara y reconociera el derecho de existencia de Israel con su naturaleza judía.

Pero como las condiciones son diferentes, el mejor camino que le queda a los negacionistas, revisionistas y antisemitas actuales es de minimizar, transcribir la historia de la tragedia o simplemente intentar borrar de un plumazo lo sucedido durante la Segunda Guerra Mundial, intentando transformarla en alguna especie de “leyenda urbana” o “cuento de terror”, que podría lograr que hoy se justificara cualquier lucha armada contra Israel, o lo que es peor, ataques contra judíos en cualquier lugar del mundo porque ya lo dice el argot popular: “Quien es piadoso con los crueles acaba por ser cruel con los piadosos…”

Anuncios

Dhimma, Hudna y el carácter judío de Israel

Sometimiento a los islamistasEn el análisis realizado por el Dr. Dan Schueftan en Israel (Los árabes de Israel:¿situación “contra natura”?), se han planteado las dificultades que confronta la estabilidad judía de su Estado ante la creciente demografía árabe dentro de su territorio, y a esto también se le puede agregar que las crecientes tensiones en Oriente Medio, ha llevado a potencias como Estados Unidos a armar Naciones que si bien se muestran como aliadas de Occidente, son hostiles en sus percepciones frente a Israel; algunos de estos son Arabia Saudita, Los Emiratos Árabes, y hasta el propio Egipto que ha recibido ayuda militar norteamericana en los últimos años que en la actualidad causa temor por la caída del régimen favorable a los intereses de Occidente y favorables a los movimientos islamistas de la región.

Para el Estado de Israel en sus bases internas la mayor dificultad está en las intenciones árabes de replantear la posibilidad de acabar con la naturaleza judía del país, dictaminado de tal modo por la Declaración Balfour y por el propio “Plan de Partición”; misma razón por la cual aún los “moderados” de Al Fatah dicen reconocer al Estado de Israel, pero se niegan a aceptar que el país es de naturaleza judía.

La Dhimma:

Lo anterior se puede explicar basado en el concepto de la Dhimma islámica en la cual judíos y cristianos (también los zoroastristas) como primeros receptores de la “revelación divina” pueden vivir bajo países controlados por regímenes islámicos administrados a través de la sharia musulmana, dentro del concepto de conquista islamista de la denominada “Casa de la Guerra” (Dar al-Harb) que debe ser sometida y convertida en “Casa del Islam” (Dar al-Islam).

Es por esto que la existencia de Israel como un Estado Judío, se convierte en un tema delicado para los musulmanes habitantes de esta Nación, cuya legislación se concentra en normas heredadas de Occidente y de las normas de la Torá. Para ellos (los árabes musulmanes “israelíes”) no puede existir un sometimiento a leyes ajenas a su religión, ni deben ser sujetos a la legalidad de los Dhimmis, los cuales a través de la historia, para poder ejercer con cierta libertad su religión han tenido que sujetarse a sistemas legales que los han dejado como ciudadanos de segunda o tercera categoría. Por este motivo, los musulmanes en Israel abogan por la derogación de los símbolos judíos de la bandera, el himno judío del Estado (Hatikva – La Esperanza- ) y el candelabro de 7 brazos del Escudo Nacional.

En las normas de la Dhimma islámica el acto de los no musulmanes debe estar sometido a lo que dicten los liderazgos musulmanes so pena de ser condenados por la desobediencia, o el otro camino que les queda es la conversión al Islam:

“…En su tratado clásico en los principios del gobierno islámico, el 11th-century Shafi’i erudito Al-Mawardi dividió las condiciones unidas’ dhimma’ del `’ encima del requisito para pagar tributo en obligatorio y deseable. Las condiciones obligatorias incluyeron prohibiciones en blasfemia contra el Islam, entrando en relaciones o la unión sexuales con una mujer musulmana, ganando prosélitos entre musulmanes, y asistiendo a los enemigos del Islam. Las condiciones deseables incluyeron un requisito para usar la ropa distintiva, una prohibición para exhibir visiblemente símbolos religiosos, vino, o cerdo, las campanas de iglesia de sonido, o en alta voz rogación, un requisito de enterrar cuerpos muertos discreto, y finalmente, una prohibición en caballos del montar a caballo o camellos, pero no burros…” (La Dhimma)

Lo anterior es solamente una lista de ejemplos de los actos discriminatorios contra los denominados Dhimmis, donde también se contemplaban aspectos de seguridad, como la prohibición de los Dhimmis de portar armas, o algo tan sencillo como poder construir hogares más altos que los de sus vecinos musulmanes.

Explicado el concepto de la Dhimma se puede entender desde un aspecto político – religioso, que salvo una modificación en la interpretación islámica de convivencia con los gobiernos de los “pueblos del libro” (judíos y cristianos), la no aceptación del judaísmo como norma en Israel permite determinar el riesgo alto para la vida de un líder árabe musulmán que acepte la naturaleza judía de Israel.

No lo aceptarán los liderazgos musulmanes israelíes, y mucho menos lo harán los gobiernos de los Estados que le rodean y cuya norma es el Islam, como por ejemplo el grupo islamista Hamas, que desea instaurar un gobierno musulmán una vez que sean expulsados los israelíes del territorio. Lo mismo que Egipto y Jordania, que si bien firmaron la paz con Israel, hasta la fecha no aceptan ese Estado como Judío.

Por lo tanto los gobiernos israelíes deben tener presente que lo más cercano a la paz que pueden obtener de estos grupos islamistas es la denominada tregua (hudna) que solamente durará mientras Israel sea más poderosa que sus adversarios.

La Hudna

El concepto tregua aplicado por los islamistas es muchas veces confundido con la paz, sin embargo esto está lejos de la verdad. En el año 630 de la Era Actual, el profeta Mahoma luego de haber firmado una tregua de paz con el pueblo de Qureish, rompió dicho pacto y los invadió con 10.000 hombres para hacerse con el control de la Meca; esto ocurrió dos años después de haber firmado el acuerdo.

Al existir la idea de dos casas según los musulmanes; Dar al-Islam y Dar al-Harb; la paz solamente puede ser establecida con Dar al-Islam, ya que la otra debe ser sometida, y si esta es más poderosa que los ejércitos musulmanes, se mantiene una tregua con la misma para evitar que el dominio de los “paganos” o de los “no musulmanes” se expanda por los territorios islámicos. Por lo tanto hasta ese preciso momento aparentarán los islamistas estar en armonía con los no musulmanes, esperando poder someterlos cuando el poder político, económico o militar se los permita.

Ejemplos de lo anterior se puede ver la crisis del petróleo de 1973 donde los países de OPEP, en su mayoría musulmanes castigarían a los Estados que apoyaron a Israel en la guerra de “Yom Kippur” (Del Ramadán). O el espaldarazo militar que los turcos comienzan a darle a Occidente en la actualidad para tomar posiciones de poder dentro del mundo islámico y de peso en Oriente Medio; a pesar de sus muy conocidas intenciones de ingresar a la UE.

Por lo tanto y basado en lo anterior, es que resulta irónico y peligroso que países o grupos musulmanes que son patrocinados por Occidente para enfrentar a sus enemigos de turno (la URSS, Irán, Siria, etc.) se transforman posteriormente en enemigos para el propio Occidente.

El islamista fallecido, Osama Bin Laden fue entrenado por las fuerzas de inteligencia estadounidenses para enfrentarse a la amenaza soviética en Afganistán, pero años después esa misma inteligencia fue dirigida contra Estados Unidos en el peor atentado terrorista perpetrado dentro del propio territorio norteamericano en el año 2001. Sadam Hussein pasó de ser un fuerte aliado contra el régimen de los Ayatolas en los 80’s a un feroz enemigo que debió ser sacado del poder; en una acción militar que estaremos pagando próximamente.

Estados Unidos para intentar mantener el control del poder en Oriente Medio se ha encargado de armar Estados que son hostiles a posiciones israelíes en la región pero que por las inversiones estadounidenses en sus territorios, se hacen de la “vista gorda” y aceptan la ayuda.

En Egipto por ejemplo durante el gobierno de George Bush Jr. cerca de 20 mil millones de dólares fueron invertidos para que la tierra de los faraones mejorarán sus sistemas de defensa, y esto preocupaba a Israel, y mucho más preocupa en la actualidad por la inestabilidad islamista que sufre el país una vez caído el régimen de Mubarak, y donde solamente las fuerzas de seguridad son el último obstáculo para poder inestabilizar las relaciones entre Israel y Egipto.

Con Arabia Saudita, Estados Unidos ha realizado la venta de armas más grande de su historia con 60 mil millones de dólares, para intentar contener el poderío iraní en la región, una vez más la preocupación en Israel se hace latente, porque las relaciones entre ambos estados son tensas y de desaparecer la amenaza persa, se abre el abánico de oportunidades para que los sauditas se transformen en el nuevo enemigo israelí.

Ante dicho panorama, la estabilidad de la hudna en la región de algunos países árabes hacia Israel, parece tambalearse, y el crecimiento de la carrera armamentista en general de los países árabes de la región, más grupos de milicianos como Hamas, Hezbollah, Yihad Islámica, Al Qaeda, entre otros, hace apostar que el próximo enemigo que intentarán destruir será el propio Israel, por la cantidad de armamento que Occidente les ha otorgado, en un nuevo capítulo de violencia similar a las guerras de exterminio que confrontó Israel en 1948, 1967 y 1973.

A través de la Dhimma y de la Hudna es que nos debe quedar una idea más profunda de por qué entre árabes e israelíes no puede haber una paz concreta, y también entender que si por la lucha armada los árabes no han logrado desaparecer a Israel, por la vía demográfica lo intentarán muchas veces, para lo cual la causa palestina les es útil, porque al generar ese Estado binacional, desprenderán el arraigo judío de Israel a tal punto que puedan lograr tener un Estado musulmán árabe llamado Palestina y otro Estado musulmán árabe llamado Israel.

No es ser pesimista, sino acorde a la realidad de una ideología que todavía aguarda generar conquistas geopolíticas y metafísicas basándose en las ideas religiosas de sus dogmas oscurantistas y medievales.

El mundo seguirá igual por la mañana

El nuevo añoEl año 2011 marca sus últimos suspiros y dará paso al 2012, que lo único nuevo que trae consigo es el número en el calendario, pero las crisis heredadas hasta el año finalizado se conservan latentes y sencillamente hay que afrontar los problemas con la fuerte convicción que se debe cambiar todavía mucho para poder llegar a alcanzar una armonía en el mundo.

No se puede dejar de lado recordar un poco algunos de los temas que se arrastran hasta el año convencional que recién empieza (convencional porque hay culturas que manejan otro tipo de calendario adicional por motivos religiosos o de herencia milenaria), he aquí se presentan al menos diez de los cientos que se pueden abarcar:

1- Los problemas monetarios que han atacado la zona Euro y USA, han puesto en jaque las inversiones de dichos territorios, han colocado en ascuas tanto a los griegos, como a los portugueses, españoles y otros territorios, además del rebajo en las clasificaciones de riesgo que ha recaído sobre los Estados Unidos, hace pensar en más crisis y casos de recesión que genere mayores impactos, así como la esperanza de una salvaguarda empleada por los países emergentes.

2- La Primavera Árabe que ha querido traer esperanzas a territorios que durante años han vivido bajo regímenes dictatoriales de corte laico y con fuertes influencias sobre las fuerzas armadas. Los casos puntuales de Túnez, Egipto, Libia, Yemen, Siria, Jordania, Argelia, entre otros, hacía pensar a Occidente que se anhelaba alcanzar mayores democracias en los territorios. La caída de Mubarak, del presidente tunecino, la invasión a Libia, así como la caída de Muamar Gadafi, además de las revueltas sirias, colocan sobre el tapete el tema que más que una revolución pro democrática, las divisiones y las revueltas serían favorables a agrupaciones islamistas que desean imponer su versión extrema de la “sharia” islámica.

3- La campaña diplomática palestina se convirtió en el nuevo estandarte de la lucha sin violencia empleada por la OLP y su partido Al Fatah, causando que Israel debiera correr a realizar un contra ataque preventivo para evitar que los sentimentalismos que despierta la “Causa Palestina” entre ciertos gobiernos, se convirtiera en mayores problemas que afrontar para superar las crisis internas israelíes sumado a los inconvenientes que causa no tener negociaciones serias de paz desde hace mucho tiempo. El camino para Abbas parecía tornarse positivo ante la aceptación del polémico UNESCO a permitir la presencia de los palestinos como un Estado miembro, más sin embargo el camino se le ha vuelto turbio por las intenciones de incorporar a Hamas en un gobierno de unidad.

El gobierno israelí se ha visto envuelto en problemas internos que van desde el rechazo por parte de ciertos sectores del país a continuar brindando privilegios a colonos en territorios disputados de Judea, Samaria, así como el Este de Jerusalem, además de los favores económicos que reciben las poblaciones religiosas del país exoneradas de pagar impuestos y hacer el servicio militar.

Para los palestinos el rumbo no pareciera estar marcado con facilidad. Desean realizar elecciones, conformar un gobierno de unidad que pueda negociar con Israel sobre las bases de un territorio para el nuevo Estado Palestino, pero lo impide la negativa de Hamas a reconocer el derecho de existencia de Israel, su propuesta de establecer un Estado Palestino del Río Jordán al Mar Mediterráneo, así como el llamado a destruir y expulsar todo lo que sea judío de Israel. A esto se le debe sumar que la disminución de la violencia directa de Hamas, ha impulsado la violencia por parte de grupos como la Yihad Islámica y células favorables a Al Qaeda que mantienen la lucha armada como respuesta contra la existencia de Israel.

4- El fracaso político de Obama tanto a nivel casero como internacional generan un amargo sin sabor. Internamente no ha logrado generar los apoyos suficientes para los planes económicos necesarios para sacar al país del bache en el cual se ha entrampado por falta de liderazgo de alguien que tal parece ser murió su carisma con la campaña política que lo llevó a la Casa Blanca. A nivel internacional se ha mostrado maniatado desde la obtención del Premio Nobel de la Paz y sus acciones se han visto limitadas a tal punto que Francia debió asumir el rol estadounidense de líder en la invasión para sacar del poder a Muamar Gadafi. Su discurso ante el mundo árabe dirigido en el Cairo comenzando su mandato se lo ha llevado el viento y no ha sabido responder con sabiduría a lo que sucede en la región, sino que sus discursos se quedan cortos y poco elocuentes. Ni siquiera el acto de sacar las tropas de Iraq se han visto con el beneplácito necesario, ya que además de haber heredado una torpe invasión que sacó del poder uno de los contra pesos que tenía Irán en la región, al abandonar a tal velocidad el país da un aire de derrota y además un espacio de acción de los iraníes en el territorio iraquí donde los chiítas son una mayoría étnica.

También se debe agregar a la lista de fracasos diplomáticos de Obama, el asesinato anunciado con bombos y platillos del “actor intelectual” de los atentados contra el WTC en el 20o1; Osama Bin Laden, asesinado en Pakistán, lo que fue señalado como un insulto a la soberanía paquistaní, un territorio que vive en constante tensión por su situación con la India, los constantes atentados terroristas en su territorio y los enfrentamientos contra miembros de Al Qaeda en la frontera de Afganistán.

Afganistán con presencia militar estadounidense en la región continúa siendo una marca de error en los gobiernos norteamericanos, ya que el país una vez más se ha convertido en la tumba de cientos de soldados de una potencia mundial (ya lo fue en el pasado de soldados de la URSS), las guerras de desgaste y de guerrillas hacían pensar que la salida o traslado de fuerzas estadounidenses de Afganistán serían casi simultáneas con las retiradas de Iraq, pero la espera para muchos soldados ha sido larga y triste.

5- El nuevo bloque anti estadounidense en América Latina, encabezado por Hugo Chavez Frías, junto con los miembros del ALBA, más países de corte izquierdista como Argentina y Cuba, más sus alianzas con Rusia, China y el dúo Irán – Siria (además de sus guerrillas de Hezbollah y Hamas), se convierte en un nuevo problema para las intenciones estadounidense de mantenerse como el Hegemón del poder mundial, compartido con las potencias europeas y preocupa por el apoyo de esta alianza a la carrera nuclear armamentista iraní que cierra el año con amenazas militares en el estrecho de Ormuz; paso importante para los petroleros del mundo.

6- El propio asunto iraní es debe ser tomado como un punto aparte dentro de este análisis del 2011, porque se puede tomar como otro de los fracasos internacionales de la posición “pacifista” de Obama con el régimen de los Ayatolas, ya que al no emplear acertivamente el “Smart power” ha sido imposible persuadir al gobierno persa en que sea más abierto para presentar su programa nuclear el cual se tiene sospechas de estar siendo empleado para el desarrollo de armamento nuclear. En la actualidad se ha dejado indirectamente en manos del propio Estado de Israel en actuar primero contra Irán en caso que los documentos de inteligencia señalen que realmente el desarrollo iraní de energía nuclear es para el desarrollo armamentista, lo que deja a la región en una constante tensión ante la posibilidad de una hecatombe de magnitudes inimaginables.

7- Los indignados en el mundo que reclaman mejoras en sus calidades de vida, disminución en las tazas de desempleo y un sistema menos voraz que el capitalista, de corte neoliberal que se ha encargado de devorarse las economías, acabar con las clases medias y sumergir en crisis a muchos países. El clamor popular demuestra que los gobiernos más ricos del mundo no están haciendo bien su trabajo de alcanzar mayores equidades, sino que por el contrario las desigualdades crecen y lo que parecía ser un mal de países en “vías de desarrollo” del África, Asia y América Latina, se han trasladado a países como España, Italia, Estados Unidos, Israel, Inglaterra, entre otros…

8- La aparición de Sudán del Sur y aceptación en la ONU, después de décadas de enfrentamientos étnicos con sus vecinos del Norte, poniendo un carácter diferente a las disputas que han llevado a uno de los genocidios religiosos desde el siglo pasado, deseando darle un nuevo respiro a esta población que comenzó a generar apoyos internacionalmente.

9- La muerte del líder norcoreano Kim Jong-Il, coloca en jaque el futuro del país asiático, sus relaciones con el mundo exterior y la posibilidad de una apertura o la continuidad del anonimato internacional, con una población que es programada desde que nace a sentir que no necesitan más mundo que el presentado por su gobierno.

10- La pérdida de influencia de las Naciones Unidas y sus dependencias en temas de crisis humanitarias, como las vividas en África, el azote de enfermedades también enfrentadas en América, África, Asia, donde el alcance de los aportes de la OMS se vieron limitados. El mantenimiento de paz tampoco ha dependido de la ONU, en Siria el gobierno ha sobre pasado el asesinato de más de 5.000 personas, y generando desplazados hacia Turquía, y ni siquiera ha podido el Consejo de Seguridad por medio de la Liga Árabe de persuadir al régimen de Bashar Al Assad de detener su escalada de violencia.

Como se puede ver, en estos pocos datos está contenida mucha de la información de por qué el cambio de calendario no traerá por arte de magia un cambio en un mundo en el cual el egoísmo del ser humano lo lleva a realizar actos contra su “prójimo”, donde el poder adquisitivo sigue llevando la batuta acerca de quiénes son aliados y quiénes son enemigos.

Otros temas se han dejado de lado porque sino daría varios años para poder analizar lo sucedido solamente en el 2011, explicar el avance del narcotráfico, la violencia narcoterrorista en México, Colombia, tampoco se ha abarcado el tema de las BRICS en profundidad, ni se ha efectuado un estudio sistemático de la enfermedad de Hugo Chavez y el futuro de América con la fundación del CELAC como respuesta a la OEA sin la presencia de Estados Unidos y Canadá.

Tampoco se ha abarcado lo relacionado con el medio ambiente que es parte de las agendas de cada país y marcan también las relaciones entre Estados y la estabilidad de regiones y países por el control o manejo adecuado de recursos para un futuro.

Es decir, de lo poco que se pudo abarcar, mucho se puede hablar, esperamos que el 2012 pueda ser mejor que este 2011, pero eso no dependerá del cambio de un calendario a otro, ni del conteo de los últimos 10 segundos antes de pasar de año, sino que depende de mucho trabajo por parte de los gobiernos, los ciudadanos y de la voluntad de todos de querer hacer de este mundo algo mejor que lo que se tiene hasta este momento.