Salir de la tumba del oscurantismo

Luego de las revoluciones en los países musulmanes de las últimas semanas, muchos se frotan las manos pensando que esto tirará abajo los regímenes tiránicos de Oriente y traerá épocas mesiánicas de paz y democratización occidentalizada. Nada más lejos de la realidad.

Al igual que como lo vivieron otras religiones, entre ellas la cristiana; el Islam experimenta su propio período de Oscurantismo en el cual no hay tanta posibilidad de salir con vida si se critican los dogmas fundamentales de la fe, o si se cuestiona a sus líderes religiosos o si hay críticas o chistes acerca de su fundador.

“El Oscurantismo es la sistemática oposición al progreso, al cuestionamiento de dogmas y a la difusión del conocimiento más allá de ciertos límites. El oscurantismo es lo opuesto al Libre pensamiento y es con frecuencia asociado por sus opositores con los fundamentalismos religiosos.”(Tomado de Wikipedia)

La modificación de las dictaduras árabes, como las que han enfrentado Túnez, Egipto, Libia, Bahrein y que se van despertando en otras zonas, tienen mayores matices de generar el derrocamiento de estados de corte “laico” y abrir las puertas de par en par a una transformación islamista religiosa.

En este sentido, hasta que el Islam; como religión no experimente una transformación y apertura a la autocrítica, el mundo continuará temiéndoles, y no habrá nada similar a una democracia en los países musulmanes, una transición hacia dictaduras religiosas fundamentalistas son el fruto de un esquema oscurantista, en países donde el analfabetismo posee números rojos en las encuestas, ocasión que es aprovechada por los más radicales para que basados en interpretaciones propias del Islam, le enseñen a las personas un camino que quizás no se encuentre tipificado dentro del Canon musulmán.

La revolución árabe clama por mayores libertades; por menos imposiciones y más participaciones ciudadanas. Esta debe ser similar a la revolución realizada contra los pensamientos de la iglesia, cuando imponía a mansalva los dogmas incuestionables de la fe, so pena de muerte, persiguiendo y asesinando a quienes no compartían su nublada visión sobre los parámetros de la moralidad cristiana.

Esa será la verdadera evolución que experimentará el Islam en el tiempo, así como muchas otras religiones lo han vivido, dejando de lado la imposición de su pensamiento religioso y han cambiado el discurso belicoso por uno más inclusivo, más ecuménico; guardando la espada y esparciendo filosofías de amor; desde su propia visión.

Pero todo dependerá de que la revolución real sea vivida en el mundo musulmán contra los islamistas que han capturado al Islam y lo han encarcelado en la celda de sus destructivos dogmas bizarros.

Bryan Acuña Obando.

Estudiante Relaciones Internacionales.

Anuncios

Acerca de Bryan Acuña

Licenciado en Relaciones Internacionales de la Universidad Internacional de las Américas, especializado en la temática de Oriente Medio. Escritor de varios artículos de opinión para diferentes medios de prensa escrita nacional e internacional; entre ellos están el diario La Prensa Libre, El Mundo CR, El País CR, Cambio Político, La Nación (Costa Rica), Radio Jai (Argentina), Aurora Digital (Israel), Hatzad Hasheni (Israel), Por Israel (Israel), Diario El Exterior (España), además de tener una columna en Radio Sefarad (España)

Publicado el marzo 2, 2011 en Eurabia, Islam, Islamización, Religión, Terrorismo. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: